La Gran Vía, en­tre tien­das y ta­pas

El tra­di­cio­nal pa­seo de com­pras a cie­lo abier­to de Ma­drid en­ca­ra re­for­mas, pe­ro man­tie­ne su es­ti­lo.

Clarin - Viajes - - VIAJES | POSTALES | ESPAÑA - Lean­dro Afri­cano Es­pe­cial pa­ra Clarín

La Gran Vía de Ma­drid, Es­pa­ña, es una de las prin­ci­pa­les ave­ni­das co­mer­cia­les de Eu­ro­pa. A lo lar­go de sus 1.300 me­tros de lon­gi­tud se en­cuen­tran tien­das, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes y al­gún que otro lo­cal le­gen­da­rio pa­ra to­mar­se una co­pa. Es­ta ele­gan­te ave­ni­da fue es­ce­na­rio de pe­lí­cu­las, epi­cen­tro de ma­ni­fes­ta­cio­nes y ob­je­ti­vo de bom­bar­deos en épo­ca de gue­rra, y ni si­quie­ra es la más lar­ga, ni la más an­cha ni la más an­ti­gua.

La Gran Vía, que du­ran­te mu­chos con­cen­tró el 80% de los ci­nes de la ciu­dad, se di­vi­de en tres tra­mos: el que se ex­tien­de des­de la ca­lle Al­ca­lá has­ta la Red de San Luis, el que con­ti­núa des­de es­te pun­to has­ta la pla­za de Ca­llao y, por úl­ti­mo, el que fi­na­li­za en la Pla­za de Es­pa­ña.

A lo lar­go del re­co­rri­do es muy re­co­men­da­ble al­zar la vis­ta pa­ra con­tem­plar la ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca y dis­fru­tar de edi­fi­cios co­mo el Me­tró­po­lis –en la es­qui­na con ca­lle Al­ca­lá– , el Pa­la­cio de la Mú­si­ca –en Gran Vía 35–, el edi­fi­cio Lo­pe de Ve­ga –es­qui­na con la ca­lle San Ber­nar­do– o el Co­li­seum –en Gran Vía 78–.

La ac­ti­vi­dad co­mer­cial co­mien­za con la esen­cia de es­te histórico pa­seo en su pri­mer tra­mo: des­de su casa cen­tral, de Gran Vía 8, la mar­ca Loe­we ha si­do una vi­drie­ra de los pro­duc­tos de lu­jo des­de 1939, con­tan­do ade­más en la ac­tua­li­dad con un es­pa­cio-mu­seo en su plan­ta ba­ja. En la Ga­le­ría Loe­we, ade­más, es po­si­ble ha­cer un re­co­rri­do in­ter­ac­ti­vo por la his­to­ria de la com­pa­ñía que fue ad­qui­ri­da años atrás por el con­glo­me­ra­do fran­cés de em­pre­sas de lu­jo LVMH (Louis Vuit­ton Moët Hen­nessy).

En el se­gun­do eje de Gran Vía es­tán las co­no­ci­das ca­de­nas de mo­da y ac­ce­so­rios, co­mo las es­pa­ño­las Za­ra, Sfe­ra, Cor­te­fiel, Bersh­ka o Stra­di­va­rius, que se han ins­ta­la­do en las plan­tas ba­jas de al­gu­nos edi­fi­cios his­tó­ri­cos. Tam­bién la sue­ca H&M (que dis­po­ne de dos es­ta­ble­ci­mien­tos en la mis­ma ca­lle, uno en el an­ti­guo Ci­ne Ave­ni­da que re­con­vir­tió en un atrac­ti­vo lo­cal de mo­da jo­ven que con­ser­va el hall, las es­ca­li­na­tas la­te­ra­les y la dis­tri­bu­ción de un an­ti­guo pa­tio de bu­ta­cas de la sa­la de es­pec­tácu­los) y la ir­lan­de­sa Pri­mark, que se con­vir­tió en el su­ce­so del mo­men­to y es con­si­de­ra­da la tien­da más grande de Es­pa­ña con el mo­de­lo de ven­ta mul­ti­mar­ca y pre­cios ac­ce­si­bles.

Co­mo re­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca e his­tó­ri­ca, el Es­pa­cio Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca es uno de esos lu­ga­res de vi­si­ta obli­ga­da si se quie­re es­tar al día con las no­ve­da­des del sec­tor, pe­ro tam­bién so­bre per­so­na­jes o te­má­ti­cas que hi­cie­ron his­to­ria, co­mo Ju­lio Ver­ne o Ni­ko­la Tes­la, en­tre otros. Ex­po­si­cio­nes, ac­ti­vi­da­des y una tien­da de te­le­fo­nía mó­vil y nue­vas tec­no­lo­gías son al­gu­nas de las pro­pues­tas que se pue­den en­con­trar en el edi­fi­cio.

Asi­mis­mo, es muy re­co­men­da­ble dar­se una vuel­ta por al­gu­na de las cua­tro plan­tas de la Casa del Li­bro, re­fe­ren­cia en el pa­no­ra­ma edi­to­rial ibe­roa­me­ri­cano; y aun­que los ar­gen­ti­nos so­mos más se­gui­do­res del club Bar­ce­lo­na, es im­po­si­ble no en­trar en el Real Ma­drid Sto­re, don­de se en­cuen­tra ab­so­lu­ta­men­te to­do el mer­chan­di­sing del club más ga­na­dor de la his­to­ria de fút­bol.

Una de las ar­te­rias trans­ver­sa­les a la Gra Vía es la Ca­lle de Fuen­ca­rral, un es­pa­cio mí­ti­co de en­cuen­tro pa­ra los ma­dri­le­ños que aglu­ti­na a más de 200 mar­cas en sus ca­si 12 cua­dras, don­de se des­ta­can la gas­tro­no­mía en for­ma­to bo­de­gón y mar­cas in­ter­na­cio­na­les de in­du­men­ta­ria al­ter­na­ti­va co­mo Die­sel, Man­go, Adol­fo Do­min­guez, Blan­co, Pe­pe Jeans, GI Joe, Hoss In­tro­pia, Ki­pling o Cam­per.

La lu­na ro­dan­do por Ca­llao

Co­mo to­da gran ave­ni­da cén­tri­ca, en la Gran Vía hay nu­me­ro­sas ca­fe­te­rías y ba­res, así co­mo res­tau­ran­tes, pa­ra to­mar un tra­go o un ten­tem­pié, o re­po­ner fuer­zas con una bue­na co­mi­da. En­tre los clá­si­cos se en­cuen­tran el Bar de Ta­pas Don Ja­món, que du­ran­te años se ha pro­mo­cio­na­do co­mo el que te­nía la ca­ña (cer­ve­za ti­ra­da) más ba­ra­ta a 0,70 eu­ros, la ma­ris­que­ría La Si­re­na Ver­de y Txa­pe­la, am­bos es­pe­cia­li­za­dos en pint­xos vas­cos, el fa­mo­so Mu­seo del Ja­món, Ta­pas 44 (con te­rra­za in­clui­da) y el clá­si­co de clá­si­cos 100 Mon­ta­di­tos, tam­bién con una gran te­rra­za.

Pe­ro sin lu­gar a du­das, el cen­tro neu­rál­gi­co de la Gran Vía es Ca­llao, don­de es­tá la es­ta­ción de me­tro ho­mó­ni­ma. Allí hay una pla­za que es­tá ro­dea­da por una tien­da de la mar­ca de in­du­men­ta­ria De­sigual, un edi­fi­cio de FNAC (la mega tien­da de ob­je­tos cul­tu­ra­les y elec­tró­ni­cos) y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, una to­rre de El Cor­te In­glés.

Y aquí va­le de­te­ner­se pa­ra la úl­ti­ma re­co­men­da­ción: pa­ra fi­na­li­zar el pa­seo no hay na­da me­jor que su­bir a la te­rra­za (par­te cu­bier­ta y otra al ai­re li­bre) de El Cor­te In­glés a la ho­ra del atar­de­cer y dis­fru­tar de un pa­tio de co­mi­das con to­das las po­si­bi­li­da­des gas­tro­nó­mi­cas que ofre­ce Es­pa­ña, con la in­me­jo­ra­ble vis­ta de Ma­drid des­pi­dién­do­se del sol pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da a la no­che, que tam­bién en­cien­de la eter­na Gran Vía.

Ícono. La ave­ni­da más tra­di­cio­nal de Ma­drid, que du­ran­te años con­cen­tró ca­si to­dos los ci­nes de la ciu­dad, tie­ne 1,3 ki­ló­me­tros de lar­go, en­tre la Pla­za de Es­pa­ña y la ca­lle Al­ca­lá.

A pie. Las re­for­mas bus­can am­pliar los es­pa­cios pa­ra pea­to­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.