El te­re­ré

Si­mi­lar al ma­te, es­ta in­fu­sión de ori­gen gua­ra­ní de­cla­ra­da “be­bi­da ofi­cial de Pa­ra­guay”, es muy co­mún tam­bién en re­gio­nes de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Bo­li­via.

Clarin - Viajes - - VIAJES | EL VIAJERO ILUSTRADO -

Así co­mo en la Ar­gen­ti­na el ma­te pue­de ser con­si­de­ra­do una be­bi­da na­cio­nal, el te­re­ré es, sin du­da, la mar­ca de la cul­tu­ra pa­ra­gua­ya. Sin em­bar­go, es­ta an­ti­gua in­fu­sión de ori­gen gua­ra­ní -si­mi­lar al ma­te, pe­ro con agua fría- es­tá ex­pan­di­da tam­bién en el no­res­te ar­gen­tino y el sur del Bra­sil.

El vo­ca­blo re­fle­ja la ono­ma­to­pe­ya que sur­ge de los sor­bos fi­na­les cuan­do se suc­cio­na la bom­bi­lla en el re­ci­pien­te ya se­co. Pa­ra al­gu­nos es­tu­dio­sos, la pa­la­bra es de ori­gen la­tín y fue in­cor­po­ra­do al idio­ma lo­cal por los je­sui­tas. El vo­ca­blo te­re­ré tie­ne el sen­ti­do de tri­tu­rar y ya apa­re­ce men­cio­na­do por los clá­si­cos Pli­nio y Vir­gi­lio, el au­tor de “La Enei­da”.

Los gua­ra­níes to­ma­ban el ma­te frío o ca­lien­te, in­dis­tin­ta­men­te. De he­cho, el nom­bre de la plan­ta y su pro­duc­to, yer­ba ma­te, en gua­ra­ní es

ka’ay: ka’a es yer­ba y la le­tra y sig­ni­fi- ca “agua”. Los men­sú -pri­me­ros tra­ba- ja­do­res de los yer­ba­les-, ex­plo­ta­dos por los due­ños de la tie­rra y el pro­duc- to, te­nían prohi­bi­do to­mar ma­te y en- con­tra­ron en el te­re­ré -pre­pa­ra­do con agua que sa­ca­ban del río- una for­ma de di­si­mu­lar su in­ges­ta.

Con la apa­ri­ción del hie­lo, co­men- zó a ser­vir­se con agua he­la­da.

La be­bi­da es tan po­pu­lar en Asun- ción que los cho­fe­res de co­lec­ti­vos tie­nen su ma­te y un dis­po­si­ti­vo pa­ra sos­te­ner sus ter­mos gran­des, de ma- ne­ra que só­lo aprie­tan un bo­tón pa­ra ser­vir­se el agua. Fa­mi­lias y ami­gos se en­tre­gan a esa ce­re­mo­nia a to­da ho­ra.

El te­re­ré, cu­ya Fies­ta Na­cio­nal se ce­le­bra en fe­bre­ro, fue de­cla­ra­do “be- bi­da ofi­cial de Pa­ra­guay” y tam­bién “Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Na­ción”.

Pe­ro es­ta es­pe­cie de “ma­te frío” tam­bién es muy po­pu­lar en las provincias ar­gen­ti­nas de Co­rrien­tes, Cha­co y For­mo­sa, en los es­ta­dos bra- si­le­ños de Ma­to Gros­so del del Sur, San­ta Ca­ta­ri­na, Pa­ra­ná y Río Grande del Sur, y en los de­par­ta­men­tos del orien­te bo­li­viano, co­mo San­ta Cruz de la Sie­rra. Es par­te de la die­ta de pue­blos ori­gi­na­rios co­mo los qom, y de las co­mu­ni­da­des me­no­ni­tas.

Por otro la­do, lo que en nues­tro pa- ís se de­no­mi­na ma­te (de ca­la­ba­za o ma­de­ra), en Pa­ra­guay es la guam­pa, y en re­gio­nes de Bra­sil se co­no­ce co­mo cuia. El te­re­ré pue­de lle­var agua fría con yer­ba ma­te y hier­bas re­fres­can­tes o me­di­ci­na­les co­mo ce­drón, men­ta pe­pe­ri­na, co­cú, co­la de ca­ba­llo y bu­rri­to.

Co­mo en el ma­te, la ron­da del te­re­ré tie­ne su ce­ba­dor, que siem­pre es el me­nor del gru­po. El que re­ci­be el te­re­ré, co­mo en el ma­te, di­ce gra­cias re­cién cuan­do ya no quie­re más.

En la ciu­dad de Asun­ción y en otras zo­nas de Pa­ra­guay, pa­ra pre­pa­rar el agua se mue­len en un mor­te­ro las hier­bas a agre­gar y lue­go se las vue­lca en el agua fría, con hie­lo. El mor­te­ro de­be ser de pa­lo san­to, una ma­de­ra ver­de y olo­ro­sa que su­ma sa­bor a la in­fu­sión.

La ex­pre­sión te­re­ré ru­pá (“ca­ma del te­re­ré”) re­fie­re a una es­pe­cie de re­fri­ge­rio ma­tu­tino an­tes del te­re­ré, que sue­le ha­cer­se a me­dia ma­ña­na e in­clu­ye al­gún bo­ca­di­llo pa­ra que el agua fría no cau­se ma­les­tar. En cam­bio, el “te­re­ré ru­so”, tí­pi­co del de­par­ta­men­to pa­ra­gua­yo de Ita­púa -don­de hay mu­chos in­mi­gran­tes bie­lo­rru­sos- no se sir­ve con agua sino con ju­go de na­ran­ja u otro cí­tri­co.

“Ru­so”. Así llaman en Pa­ra­guay al te­re­ré pre­pa­ra­do con ju­gos cí­tri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.