Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res

Gen­te cá­li­da y ama­ble, una at­mós­fe­ra muy fa­mi­liar y la be­lle­za na­tu­ral de la la­gu­na Epe­cuén, en­tre otras im­pre­sio­nes que de­jó una vi­si­ta a Car­hué.

Clarin - Viajes - - VIAJES | EL VIAJE DEL LECTOR - Cristina Lan­dei­ra Do­cen­te. Vi­ve en Flo­res­ta (ciu­dad de Bue­nos Ai­res) y via­jó a Car­hué en di­ciem­bre de 2014.

No cos­tó mu­cho la de­ci­sión de re­ci- bir en fa­mi­lia un nue­vo año en un lu- gar dis­tin­to y má­gi­co co­mo Car­hué. Al lle­gar a esa lo­ca­li­dad del sud­oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res nos en­con­tra­mos con un pue­blo muy or- de­na­do, pro­li­jo, lim­pio y co­lo­ri­do. Fue una agra­da­ble im­pre­sión la va­rie­dad de pi­nos de di­fe­ren­tes to­nos que de- co­ra­ban la pla­za prin­ci­pal y ca­da bu- le­var de la ciu­dad.

Co­men­za­mos a pre­gun­tar a la gen- te acer­ca de lu­ga­res pa­ra vi­si­tar y co- no­cer un po­co más. Nos sor­pren­dió la excelente pre­dis­po­si­ción de los po- bla­do­res pa­ra de­te­ner­se, con­tar­nos y ex­pli­car la for­ma de lle­gar. De­ja­ban sus au­tos en mar­cha mien­tras ba­ja- ban a in­di­car­nos. Al ca­mi­nar por las ca­lles nos asom­bra­ron la im­pe­ca­ble pro­li­ji­dad del es­pa­cio pú­bli­co y las puer­tas abier­tas de las ca­sas, mien- tras los ve­ci­nos ma­tea­ban en la ve­re­da o los chi­cos ju­ga­ban a la pe­lo­ta. Las puer­tas y ven­ta­nas no te­nían re­jas.

Des­pués de com­prar al­go en un co- mer­cio nos ofre­cie­ron una bol­sa de pa­pel ma­de­ra o una ca­ja pe­que­ña de car­tón pa­ra guar­dar los ar­tícu­los, ya que en ese mo­men­to y pa­ra pre­ser- var el me­dio am­bien­te, ya se prohi­bía uti­li­zar bol­sas plás­ti­cas.

Pa­ra des­pe­dir el año pre­sen­cia­mos un fes­ti­val con baile en la pla­za cen­tral pe­ro no es­cu­cha­mos nin­gún so­ni­do de pi­ro­tec­nia, ya que pro­te­gen a los ani­ma­les de los es­truen­dos. Los res­pon­sa­bles del ho­tel don­de nos hos­pe­da­mos nos en­tre­ga­ron glo­bos in­fla­dos con he­lio, con un hi­lo y una tar­je­ta pa­ra es­cri­bir un de­seo pa­ra el nue­vo año y sol­tar­lo a la me­dia­no­che.

No muy le­jos del pue­blo, el la­go Epe­cuén re­ci­be a mu­chos vi­si­tan­tes y po­bla­do­res por las fa­mo­sas pro­pie­da­des de sus aguas ti­bias y pe­sa­das, con una con­cen­tra­ción de sal su­pe­rior al mar y múl­ti­ples mi­ne­ra­les que las en­ri­que­cen, con­vir­tién­do­las en me­di­ci­na­les y ter­ma­les. Di­fru­ta­mos de flo­tar sin el más mí­ni­mo es­fuer­zo, ca­si ven­cien­do to­dos los prin­ci­pios ló­gi­cos, co­mo si es­tu­vié­ra­mos en el mar Muer­to.

Es­ta la­gu­na len­ta­men­te ba­jó el ni­vel de sus aguas, pe­ro años atrás cu­brió to­da la prós­pe­ra y muy tu­rís­ti­ca Vi­lla Epe­cuén, de­jan­do rui­nas y ár­bo­les muer­tos en pie, blan­cos, hue­cos, sin ho­jas, ade­más de una nos­tal­gia pro­fun­da. Ac­tual­men­te, en ple­na era de la tec­no­lo­gía, el rui­do, el con­su­mo, el smog, los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, la ex­hi­bi­ción y la os­ten­ta­ción, to­da­vía po­de­mos creer en el cam­bio y la aper­tu­ra de pen­sa­mien­to.

Un pue­blo co­mo Car­hué, des­pués de ser gol­pea­do du­ra­men­te por la inun­da­ción que cau­só el des­bor­de de la la­gu­na, vuel­ve a apos­tar a la vi­da, al cui­da­do, la sa­na con­vi­ven­cia y la paz, y a en­se­ñar­le al otro que es po­si­ble re­cu­pe­rar los me­jo­res va­lo­res, y va­le la pe­na in­ten­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.