Fi­nis­te­rre

Has­ta que Co­lón lle­gó a Amé­ri­ca a fi­nes del si­glo XV, un acan­ti­la­do de Ga­li­cia al bor­de del Atlán­ti­co era con­si­de­ra­do el fin de la Tie­rra. Du­ran­te la An­ti­güe­dad, ese pun­to ex­tre­mo era el Pe­ñón de Gi­bral­tar.

Clarin - Viajes - - EL VIAJERO ILUSTRADO -

Co­mo sa­be El Via­je­ro Ilus­tra­do, hu­bo un tiempo en el que se creía que la tie­rra era pla­na: una plan­cha só­li­da que flo­ta­ba en un mar eterno y mis­te­rio­so. En esa épo­ca le­ja­na, las pe­nín­su­las, los ca­bos y los acan­ti­la­dos ofre­cían es­ce­na­rios pri­vi­le­gia­dos pa­ra ob­ser­var dón­de ter­mi­na­ba “el mun­do co­no­ci­do”.

Du­ran­te la Edad Me­dia, el fin de la tie­rra (del la­tín fi­nis te­rrae) fue el hi­to que da­ba cuen­ta de esa ver­dad in­cues­tio­na­ble: que la tie­rra era pla­na.

Cuan­do los ro­ma­nos lle­ga­ron a un acan­ti­la­do de Ga­li­cia, fren­te al océano Atlán­ti­co, fun­da­ron el mi­to del fi­nis­te­rre. Era el úl­ti­mo re­co­do de Es­pa­ña, don­de ter­mi­na el Ca­mino de San­tia­go. Así na­ció Fi­nis­te­rre -Fis­te­rra, en ga­lle­go-, un mu­ni­ci­pio de la pro­vin­cia de La Co­ru­ña. Pe­ro con sus via­jes a Amé­ri­ca, Cris­tó­bal Co­lón des­mo­ro­nó el mi­to de la tie­rra pla­na.

Ca­da año, mi­les de vi­si­tan­tes se aso­man des­de ese pun­to a las agi­ta- das aguas del Atlán­ti­co. Mu­chos pe­re- gri­nos del Ca­mino de San­tia­go sien- ten que en Fi­nis­te­rre fi­na­li­za una par- te de su vi­da y co­mien­za otra. Por eso, sue­len que­mar sus ro­pas co­mo sím- bo­lo de pu­ri­fi­ca­ción y re­na­ci­mien­to fren­te a esa tie­rra de cos­tas que­bra- das y ai­res má­gi­cos, que se abre an­te un ho­ri­zon­te re­cón­di­to.

El pue­blo de me­nos de 5 mil ha­bi- tan­tes tie­ne mu­cho pa­ra ofre­cer. La igle­sia de San­ta Ma­ría de las Are­nas, re­li­quia de fi­nes del si­glo XII que con- ser­va la ima­gen del San­to Cris­to de Fi­nis­te­rre: una ta­lla gó­ti­ca del si­glo XIV y de es­ti­lo si­mi­lar al San­to Cris­to de Bur­gos y de Oren­se. Fren­te a la igle- sia es­ta­ba el Hos­pi­tal del Pe­re­grino, fun­da­do por el pá­rro­co Alonso Gar- cía en 1469. Re­cien­tes ex­ca­va­cio­nes sa­ca­ron a la luz an­ti­guos ya­ci­mien- tos, co­mo la Er­mi­ta de San Gui­ller­mo -mues­tra la afluen­cia de pe­re­gri­nos des­de el Me­dioe­vo- y el Mo­nu­men­to al Emi­gran­te, que re­cuer­da a los ga- lle­gos emi­gra­dos a la Ar­gen­ti­na.

El Via­je­ro tam­bién se to­ma su tiempo pa­ra re­co­rrer el im­po­nen­te Cas­ti­llo de San Car­los, una for­ti­fi­ca- ción de­fen­si­va del si­glo XVIII don­de fun­cio­na el Mu­seo de la Pes­ca. Sin em­bar­go, el lu­gar más vi­si­ta­do es el Fa­ro de Fi­nis­te­rre, de 1868.

A su vez, el Ce­men­te­rio del Fin de la Tie­rra es una sin­gu­lar obra ar­qui­tec­tó­ni­ca re­co­no­ci­da en to­do el mun­do. Y en el mer­ca­do Lon­ja Tu­rís­ti­ca se su­bas­tan los pes­ca­dos y ma­ris­cos re­cién lle­ga­dos del mar. Fi­nis­te­rre es el hi­to más fa­mo­so pe­ro no el úni­co que en al­gún mo­men­to mar­co el fin de la Tie­rra. Los fe­ni­cios ya ha­bían de­ter­mi­na­do el lu­gar en que la Tie­rra se abría al va­cío y re­co­no­cie­ron ca­da por­ción de tie­rra co­mo Co­lum­nas de Mel­kart. Los grie­gos las de­no­mi­na­ron Co­lum­nas de He­ra­cles y los ro­ma­nos las re­bau­ti­za­ron Co­lum­nas de Hér­cu­les. Son los pe­ño­nes de Gi­bral­tar y de Ceu­ta, la di­vi­so­ria geo­grá­fi­ca en­tre el Atlán­ti­co y el Me­di­te­rrá­neo.

Por­tu­gal tam­bién cuen­ta con su hi­to li­mi­nar. El Via­je­ro Ilus­tra­do tie­ne la fe­liz idea de vi­si­tar el Ca­bo da Ro­ca, el pun­to más oc­ci­den­tal de Eu­ro­pa con­ti­nen­tal. Pa­ra los ro­ma­nos, ese lu­gar era el Pro­mon­to­rium Mag­num. A 40 km de Lis­boa, el acan­ti­la­do se ele­va has­ta los 140 me­tros so­bre el ni­vel del mar. En Fran­cia, El Via­je­ro des­cu­bre Fi­nis­tè­re (en bre­tón, “Penn ar Bed”), en el ex­tre­mo más oc­ci­den­tal de la re­gión de Bretaña: está orien­ta­do ha­cia el Ca­nal de la Man­cha y se abre ha­cia el ho­ri­zon­te del Atlán­ti­co, allí don­de se con­si­de­ra­ba que ter­mi­na­ba el mun­do.

Hi­to. El acan­ti­la­do de Fi­nis­te­rre al­ber­ga el Mu­seo de la Pes­ca y un fa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.