La Se­re­na En­tre el mar y las es­tre­llas

La pla­ya, la ru­ta de Gabriela Mis­tral, las pis­que­ras y los ob­ser­va­to­rios as­tro­nó­mi­cos de uno de los destinos más ele­gi­dos por los ar­gen­ti­nos al otro la­do de la Cor­di­lle­ra.

Clarin - Viajes - - DIARIO DE VIAJE CHILE - Pa­blo Bi­zón pbi­zon@cla­rin.com

Es so­lo le­van­tar un po­co la ca­be­za des­de la ca­ma y pis­pear por la ven­ta­na: está nu­bla­do; buen mo­men­to pa­ra ir a ca­mi­nar. Es­te pi­so 21 del edi­fi­cio de de­par­ta­men­tos Club Océano es co­mo un pan­óp­ti­co des­de el que se ve to­do: la lar­ga pla­ya de La Se­re­na re­cos­ta­da so­bre el Pa­cí­fi­co, con el Fa­ro Mo­nu­men­tal co­mo ícono y enor­mes torres de de­par­ta­men­tos, co­mo és­ta des­de la que mi­ra­mos, que em­pie­zan a sur­gir aquí y allá: la ciu­dad, 470 km al nor­te de San­tia­go, está en pleno boom de la cons­truc­ción. Es uno de los prin­ci­pa­les destinos tu­rís­ti­cos de Chi­le, y tam­bién una de las pla­yas más ele­gi­das por los ar­gen­ti­nos ca­da ve­rano.

Ha­cia el otro la­do ve­mos aso­mar esa es­pe­cie de gran pe­ñas­co ro­co­so ta­pi­za­do de ca­sas y ca­si­tas y co­ro­na­do en su par­te más ele­va­da por la enor­me Cruz del Mi­le­nio: es Co­quim­bo, que es otra ciu­dad y otro mu­ni­ci­pio pe­ro es co­mo si fue­ra el mis­mo, por­que to­do está uni­do. Así co­mo más al sur -a 430 km- es­tán ca­si jun­tos el puer­to de Val­pa­raí­so y la pla­ya de Vi­ña del Mar, aquí su­ce­de lo mis­mo con Co­quim­bo -el puer­to- y La Se­re­na -la pla­ya-.

Y aquí, en es­te de­par­ta­men­to, es­ta­mos en La Se­re­na pe­ro en reali­dad en Co­quim­bo. ¿Có­mo es eso? Es que el lí­mi­te en­tre am­bos mu­ni­ci­pios pa­sa unos me­tros más allá, más al nor­te. Des­de es­ta es­qui­na de Co­quim­bo ve­mos to­da La Se­re­na; y si quie­re su­mar­le otro en­re­do, es­ta­mos en la re­gión de Co­quim­bo, cu­ya ca­pi­tal es, pre­ci­sa­men­te, La Se­re­na. En­tre am­bos mu­ni­ci­pios ha­cen una ur­be de ca­si 500 mil ha­bi­tan­tes per­ma­nen­tes. Y mu­chos, mu­chí­si­mos más, en­tre di­ciem­bre y fe­bre­ro.

Bien. El he­cho es que sue­le ama­ne­cer nu­bla­do por aquí, co­mo hoy. Ideal pa­ra los que pre­fie­ren la pla­ya con po­ca gen­te y sin un sol abra­sa­dor (aun­que ojo, que que­mar, que­ma). Un gran mo­men­to en­ton­ces pa­ra ca­mi­nar, dis­fru­tar del fres­co y el mar tran­qui­lo, en­tre al­gu­nos ca­mi­nan­tes ha­bi­tua­les, los run­ners ma­dru­ga­do­res y al­gu­nos re­cién lle­ga­dos -so­bre to­do ar­gen­ti­nos, y muy es­pe­cial­men­te de Men­do­za y San Juan- que el pri­mer día aún no se ubi­can: ba­jan tem­prano a la pla­ya con som­bri­lla, si­llas, ma­te y to­do el com­bo y em­pie­zan a mi­rar aquí y allá, co­mo pre­gun­tán­do­se dón­de está la gen­te.

Lo que se di­ce pla­ya-pla­ya co­mien­za aquí a me­dio­día, o al­go más tar­de. En­ton­ces sa­le el sol y las som­bri­llas flo­re­cen co­mo hon­gos, se mar­can las can­chas de te­jo, pa­le­ta, se jue­ga al spi­ke­ball y al frees­bee y apa­re­cen los ba­na­nos, to­do un fu­ror es­te ve­rano: esas re­po­se­ras-puff que se in­flan con la bri­sa y son la mar de có­mo­das.

Y to­do sigue has­ta bien tar­de, cuan­do el sol va ca­yen­do so­bre el ho­ri­zon­te azul y la bri­sa fres­ca obli­ga a bus-

car la cam­pe­ri­ta que que­dó en el fon­do de la bolsa. Eso sí, a los sur­fers, que siem­pre es­tán bus­can­do “la mejor ola” se los pue­de ver a to­da ho­ra, en ge­ne­ral por la zo­na que va en­tre el fa­ro y el pa­ra­dor Maui.

Si se pre­gun­ta por el tiempo aquí, da­tos me­teo­ro­ló­gi­cos: en pri­mer lu­gar, va­ya tran­qui­lo que en ve­rano no hay sor­pre­sas. Nun­ca llue­ve. En ge­ne­ral ama­ne­ce nu­bla­do y lue­go des­pe­ja, y la tem­pe­ra­tu­ra di­fí­cil­men­te su­pera los 22 o 23 gra­dos. ¿Otro? El mar, en fe­bre­ro, tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 17/18 gra­dos, un par más que en Vi­ña.

Las olas y el vien­to

Vol­va­mos a es­te de­par­ta­men­to-mi­ra­dor. Des­de don­de es­ta­mos has­ta el fa­ro son 4,5 km. Ida y vuel­ta, 9 km en unas dos ho­ras. Un buen ejer­ci­cio pa­ra co­men­zar. Pa­ra el otro la­do, has­ta Co­quim­bo, son 5 km. Pe­ro yen­do ha­cia el fa­ro te­ne­mos un buen pan­ta­lla­zo del lu­gar: en la zo­na cen­tral de la lar­ga Ave­ni­da del Mar es­tán los pri­me­ri­zos, los con­do­mi­nios va­ca­cio­na­les más an­ti­guos, con to­ques ele­gan­tes y no más de 5 o 6 pi­sos.

Ha­cia los ex­tre­mos –es­pe­cial­men­te ha­cia el sur, más cer­ca de Co­quim­bo, don­de la Ave­ni­da del Mar se lla­ma Ave­ni­da Cos­ta­ne­ra- y un par de cua­dras cos­ta aden­tro, las torres nue­vas: al­tas, blan­cas, con pis­ci­nas -al ai­re li­bre y cli­ma­ti­za­das-, pa­rri­lla, SUM, en­tre­te­ni­mien­to pa­ra niños, gim­na­sio, y to­do lo que ima­gi­ne.

Sol y pla­ya. Es, cla­ro, el prin­ci­pal ar­gu­men­to de La Se­re­na pa­ra atraer a mi­les de vi­si­tan­tes ca­da ve­rano. Aun­que pa­ra ser exac­tos, di­ga­mos que és­ta es la prin­ci­pal y más po­bla­da de las pla­yas, pe­ro hay mu­chas más: des­de Pi­chi­dan­gui en el sur has­ta Pun­ta de Cho­ros al nor­te, pa­san­do por Ton­goy, Gua­na­que­ros, Los Vi­los, To­to­ra­li­llo o Chi­gua­lo­co, en­tre otras, la re­gión de Co­quim­bo ofre­ce una gran va­rie­dad de pla­yas, pe­que­ñas o am­plias, so­li­ta­rias o en me­dio de la ciu­dad, con vi­da noc­tur­na o su­per tran­qui­las.

To­me­mos un ejem­plo un po­co al azar: de ca­mino ha­cia el nor­te por la ru­ta 5 -si vie­ne de Men­do­za o San­tia­go­pa­sa­rá cer­ca de si­tios co­mo Aguas Dul­ces: no más que are­na, mar y al­gu­nos po­cos acam­pan­tes que lle­gan a pa­sar el día. Aun­que po­si­ble­men­te no du­re mu­cho, por­que ya es­tán tra­za­das va­rias ca­lles del mas­ter­plan pa­ra lo que pró­xi­ma­men­te se­rá una nue­va vi­lla bal­nea­ria.

La Se­re­na, la an­ti­gua

Sí, la pla­ya aquí es el ar­gu­men­to cen­tral, pe­ro no el úni­co; tam­bién la his­to­ria, por ejem­plo, tie­ne un lu­gar im­por­tan­te. Por­que La Se­re­na, fun­da­da en 1544, es la se­gun­da ciu­dad más an­ti­gua del país des­pués de San­tia­go. Así que no di­ga que no le avi­sa­mos y re­sér­ve­se un ra­to pa­ra pe­gar­se una vuel­ti­ta por el cen­tro, por­que va­le la pe­na re­co­rrer, por ca­so, la Pla­za de Ar­mas, el lu­gar don­de se re­fun­dó la ciu­dad en 1549 por or­den de Pe­dro de Val­di­via, lue­go de que una su­ble­va­ción de in­dí­ge­nas des­tru­yó aquel pri­mer in­ten­to.

En el cen­tro de la pla­za hay una gran fuen­te es­cul­pi­da en pie­dra por el ar­tis­ta Sa­muel Ro­mán, y a su al­re­de­dor es­tán, co­mo co­rres­pon­de, la Mu­ni­ci­pa­li­dad, el edi­fi­cio del Go­bierno re­gio­nal, la se­de del Ser­na­tur –el or­ga­nis­mo de tu­ris­mo de Chi­le- y la Ca­te­dral, en el mis­mo lu­gar que, en 1549, el fun­da­dor Fran­cis­co de Agui­rre eli­gió pa­ra la igle­sia ma­triz. La pri­me­ra cons­truc­ción da­ta de 1633, pe­ro el edi­fi­cio ac­tual es de 1844.

En to­da la zo­na del cen­tro an­ti­guo hay her­mo­sos edi­fi­cios neo­co­lo­nia­les de vis­to­sos bal­co­nes, y muy cer­ca de la Pla­za de Ar­mas está La Re­co­va, que no es otra co­sa que el Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal. Lo de re­co­va vie­ne, jus­ta­men­te, por su es­ti­lo neo­co­lo­nial, con va­rios ar­cos que res­guar­dan una más que re­co­men­da­ble fe­ria ar­te­sa­nal, con res­tau­ran­tes va­rios y pa­tios. ¿Qué pue­do com­prar tra­di­cio­nal de la zo­na?, pue­de que se pre­gun­te. Anote: ar­te­sa­nías en pie­dra com­bar­ba­li­ta o la­pis­lá­zu­li, esa pie­dra se­mi­pre­cio­sa tan azul, que es la más tí­pi­ca de Chi­le. Tam­bién te­ji­dos de la­na de al­pa­ca y pro­duc­tos gas­tro­nó­mi­cos co­mo man­jar blan­co con nueces o lú­cu­mas, que­sos de ca­bra, fru­tos en al­mí­bar y pa­pa­yas en dis­tin­tas for­mas, por­que la re­gión, sé­pa­lo de pa­so, es una gran pro­duc­to­ra de pa­pa­yas.

La ciu­dad ofre­ce tres ru­tas tu­rís­ti­cas com­ple­men­ta­rias, que bien va­len la pe­na. Una es la Ru­ta de los Mi­ra­do­res, pa­ra de­lei­tar­se con gran­des vis­tas so­bre la ciu­dad y el mar -co­mo el mi­ra­dor San­ta Lu­cía, el Ce­rro Gran­de y el Cam­pus Co­li­na el Pino, en la Uni­ver­si­dad de La Se­re­na-. La otra es la sor­pren­den­te Ru­ta de los Par­ques, con her­mo­sos es­pa­cios ver­des en­tre los cua­les des­ta­can el Par­que Ja­po­nés y el par­que Pe­dro de Val­di­via, con un mi­ni zoo, sec­tor de jue­gos in­fan­ti­les, sen­de­ros y zo­na de pic­nic.

Y fi­nal­men­te está la Ru­ta de los Mu­seos, que in­clu­ye, en­tre otros, la ca­sa-mu­seo Ga­briel Gon­zá­lez Vi­de­la, la úni­ca ca­sa del si­glo XIX que aún se con­ser­va cer­ca de la Pla­za de Ar­mas, en el lu­gar don­de es­tu­vo la ca­sa de Fran­cis­co de Agui­rre. Tam­bién el mu­seo de arte re­li­gio­so de la Ca­te­dral, con ele­men­tos de la eu­ca­ris­tía des­de el si­glo XVIII; el mu­seo co­lo­nial de San Fran­cis­co, que ate­so­ra nu­me­ro­sos ob­je­tos usa­dos por los fran­cis­ca­nos y, es­pe­cial­men­te, el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co, con más de 25.000 pie­zas di­fe­ren­tes cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas del Nor­te Chi­co de Chi­le y co­lec­cio­nes ar-

queo­ló­gi­cas de las cul­tu­ras pre agrí­co­las y agro al­fa­re­ras de Co­quim­bo y de la ve­ci­na re­gión de Ata­ca­ma.

Po­dría com­ple­tar el re­co­rri­do con una ca­mi­na­ta por el ba­rrio In­glés de Co­quim­bo, es­pe­cial­men­te al atar­de­cer, pa­ra dis­fru­tar de las an­ti­guas ca­so­nas in­gle­sas de prin­ci­pios del si­glo XIX, las ca­lles em­pe­dra­das y los mu­chos pubs, res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas que re­vi­ven al ba­rrio ca­da no­che, con mú­si­cos ca­lle­je­ros y has­ta mer­ca­di­tos vin­ta­ge. La zo­na fue pues­ta en va­lor ha­ce no tan­to, y hoy en mu­chas de las an­ti­guas ca­sas que so­lían ha­bi­tar los in­gle­ses se ins­ta­la­ron tien­das que ofre­cen des­de los me­jo­res vi­nos de Chi­le has­ta cho­co­la­tes, ta­ba­co, obras de arte y ar­te­sa­nías. Y co­mo va­lor agre­ga­do, está jun­to al puer­to, que se sue­le po­blar de pe­lí­ca­nos que, cuan­do va ca­yen­do el sol, dan un es­pec­tácu­lo con sus zam­bu­lli­das, jun­to a las co­lo­ri­das bar­ca­zas de pes­ca­do­res que sa­len muy tem­prano y al me­dio­día es­tán de re­gre­so, sal­pi­can­do de ama­ri­llo y ro­jo las aguas azu­les.

Y no se va­ya sin su­bir a la ci­ma de la im­pre­sio­nan­te Cruz del Ter­cer Mi­le­nio, que tie­ne 93 me­tros y está en la ci­ma del ce­rro El Vi­gía, a po­cos me­tros del mar. Fue inau­gu­ra­da en 2001 y tie­ne tres ni­ve­les: en el pri­me­ro está el área de cul­to, con la ca­pi­lla ma­yor (allí hay ob­se­quios en­via­dos por el pa­pa Juan Pa­blo II, que vi­si­tó Co­quim­bo en 1987), un mu­seo y una mues­tra de fo­tos so­bre la cons­truc­ción e inau­gu­ra­ción. En el se­gun­do, una pla­za de­di­ca­da a la ora­ción, con diez co­lum­nas que re­pre­sen­tan los diez man­da­mien­tos y una ré­pli­ca en bron­ce de La Pie­dad, de Mi­guel Án­gel. En el ter­cer ni­vel está el pri­mer mi­ra­dor, a 20 me­tros, y en el úl­ti­mo pi­so, el mi­ra­dor prin­ci­pal, a 60 me­tros so­bre el sue­lo de ac­ce­so al mo­nu­men­to y una al­tu­ra to­tal, su­ma­da a la del ce­rro, de 201 me­tros so­bre el ni­vel del mar: gran vis­ta pa­no­rá­mi­ca a la bahía de Co­quim­bo y La Se­re­na.

Pis­co, poe­mas y ener­gía cós­mi­ca

Una de las ex­cur­sio­nes re­co­men­da­bles pa­ra ha­cer des­de La Se­re­na es a la reserva de pin­güi­nos de Hum­boldt, en las islas Da­mas, Cho­ros y Cha­ña­ral. Des­de Pun­ta Cho­ros, unos 110 km al nor­te de la ciu­dad, par­ten las em­bar­ca­cio­nes que lle­van a la is­la, en na­ve­ga­cio­nes que sue­len ir es­col­ta­das por del­fi­nes sal­ta­ri­nes. Tam­bién se ven lo­bos ma­ri­nos, gran va­rie­dad aves y el pin­güino que le da nom­bre a la reserva. La is­la tie­ne, ade­más, her­mo­sas pla­yas de are­na so­bre aguas de un lla­ma­ti­vo co­lor tur­que­sa.

Pe­ro aho­ra nos va­mos pa­ra el otro la­do: a las mon­ta­ñas, que aquí es­tán tan cer­ca del mar. To­man­do la ru­ta 41 ha­cia el oes­te, y lue­go de pa­sar por el zoo­ló­gi­co de La Se­re­na y el ae­ro­puer­to, va­mos en­tran­do al Va­lle del El­qui: al­go más de 100 km de lar­go, con sus bi­fur­ca­cio­nes y va­lles ad­ya­cen­tes, que se van in­ter­nan­do en el co­ra­zón de la Cor­di­lle­ra, en­tre ce­rros ma­rro­nes y ocres y plan­ta­cio­nes de vi­des y pa­pa­yas re­ga­das con las aguas del río El­qui y sus afluen­tes, y del em­bal­se Pu­cla­ro, don­de se prac­ti­can de­por­tes náu­ti­cos.

Cua­tro prin­ci­pa­les atrac­ti­vos lle­van a mi­les de tu­ris­tas a es­te va­lle en­can­ta­do: las pis­que­ras -aquí se en­cuen­tran va­rias de las ela­bo­ra­do­ras de pis­co más fa­mo­sas de Chi­le-, Gabriela Mis­tral -por es­tos pue­blos vi­vió y de­jó sus re­cuer­dos la poe­ti­sa que fue Pre­mio No­bel en 1945-, los ob­ser­va­to­rios as­tro­nó­mi­cos -ver Im­per­di­bley la ener­gía: pa­ra mu­chos, es­te va­lle es un po­lo ener­gé­ti­co y aso­cia­do a los OV­NIS, así que an­dan­do por allí se cru­za­rá con más de un cen­tro de yo­ga, me­di­ta­ción y eso­te­ris­mo.

E aquí don­de na­ció Gabriela Mis­tral -en Vi­cu­ña, pa­ra ser exac­tos-, y en to­do el va­lle se la ho­me­na­jea con una Ru­ta Pa­tri­mo­nial com­pues­ta por seis tra­mos, que van des­de La Se­re­na y Co­quim­bo has­ta Pis­co El­qui. Son unos 150 ki­ló­me­tros con 19 hi­tos, en­tre ellos la ca­sa na­tal, sus pri­me­ras es­cue­las, la ca­sa-es­cue­la don­de vi­vió y en­se­ñó, y va­rios pe­que­ños po­bla­dos ru­ra­les que man­tie­nen mu­cho del en­torno que la ins­pi­ró.

En el pe­que­ño pue­blo de Mon­te­gran­de, ese que en una de sus car­tas ella nom­bra co­mo su “lu­gar de ori­gen”, la poe­ti­sa pa­só par­te de su in­fan­cia, y allí fue en­te­rra­da. En la pe­que­ña ca­sa-es­cue­la, con­ver­ti­da en un mo­des­to y en­can­ta­dor mu­seo, se pue­de ver la sa­la en la que dio de cla­ses, el pa­tio, el dor­mi­to­rio que com­par­tió con su her­ma­na y su ma­dre y la ofi­ci­na de co­rreos. Y en Vi­cu­ña está el Mu­seo Gabriela Mis­tral, que ate­so­ra más de mil vo­lú­me­nes de la bi­blio­te­ca per­so­nal de la es­cri­to­ra y mu­chos otros do­na­dos por par­ti­cu­la­res, ade­más de ob­je­tos que la acom­pa­ña­ron en su vi­da, car­tas y fo­tos, ex­hi­bi­cio­nes per­ma­nen­tes y tem­po­ra­les.

En to­do el re­co­rri­do por el va­lle po­drá vi­si­tar, ade­más, al­gu­nas pis­que­ras fa­mo­sas, co­mo Nor­te, Ca­pel, Mis­tral, Tres Erres o Ar­te­sa­nos de Co­chi­guaz, don­de se pue­de co­no­cer en de­ta­lle el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del pis­co y de­gus­tar­lo en sus dis­tin­tas va­rie­da­des: co­mún, es­pe­cial, reserva, sour, li­cor de lú­cu­ma, tof­fe cream, chi­cha de uva, cóc­tel de chi­ri­mo­ya, man­go co­la­da y el po­pu­lar co­la de mono, un cóc­tel he­cho con aguar­dien­te, le­che, ca­fé, azú­car y es­pe­cias.

¿Y el shop­ping?, qui­zás an­de pre­gun­tán­do­se a es­ta al­tu­ra. No se preo­cu­pe, aquí tam­bién hay “har­to” pa­ra com­prar. Por ejem­plo, el mall Vi­vo de Co­quim­bo, con to­das las mar­cas que pue­de en­con­trar en los malls, y ape­nas un par de cua­dras has­ta el vi­vo Outlet Pe­ñue­las, un cen­tro co­mer­cial a cie­lo abier­to al cual, le cuen­to de pa­so, mu­chos ar­gen­ti­nos van a com­prar sá­ba­nas, aun­que hay mu­chos pro­duc­tos a bue­nos pre­cios.

Aun­que el prin­ci­pal cen­tro co­mer­cial es el Mall Pla­za La Se­re­na, uno de esos enor­mes shop­pings con dos gran­des tien­das por de­par­ta­men­to más otros 70 lo­ca­les, seis sa­las de ci­ne, zo­na de jue­gos in­fan­ti­les, res­tau­ran­tes va­rios y has­ta es­ca­le­ras me­cá­ni­cas a cie­lo abier­to que, al mejor es­ti­lo Las Vegas, ayu­dan a cru­zar por un puen­te la ave­ni­da Huan­hua­li.

Si pue­de, qui­zás ya de re­gre­so ha­cia San­tia­go, há­ga­se un tiempo pa­ra vi­si­tar, en Ovalle, el Par­que Na­cio­nal Bos­que de Fray Jor­ge, un sor­pren­den­te bos­que hú­me­do de 30 mil años de edad, que es pro­pio del sur de Chi­le pe­ro, cu­rio­sa­men­te, está ubi­ca­do en pleno se­mi­de­sier­to, con una gran bio­di­ver­si­dad de flo­ra y fau­na. Fue de­cla­ra­do Reserva de la Biós­fe­ra y tam­bién Reserva Star­light, por su cie­lo noc­turno. Si pa­sa al atar­de­cer, apro­ve­che pa­ra sen­tar­se un mi­nu­ti­to y dis­fru­tar una vez más del cie­lo más lim­pio del mun­do. ■

1. Vis­ta de la pla­ya de La Se­re­na con la Ave­ni­da del Mar y el Fa­ro Mo­nu­men­tal (Ser­na­tur). 2. Vi­ñe­dos en el Va­lle del El­qui, don­de se en­cuen­tran va­rias fá­bri­cas de pis­co de Chi­le, que se pue­den vi­si­tar (Getty Images). 3. La pla­za de Pis­co El­qui, uno de los pue­blos más pin­to­res­cos del va­lle, a 100 ki­ló­me­tros de La Se­re­na.

SER­NA­TUR

Cruz del Sur. Ubi­ca­do en Com­bar­ba­lá, es el com­ple­jo de as­tro­tu­ris­mo más gran­de de Su­da­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.