Es­ta­dos Uni­dos

Un am­plio re­co­rri­do por Was­hing­ton. El ce­men­te­rio de Ar­ling­ton, el tea­tro Ford, los mu­seos, el Ca­pi­to­lio y el Con­gre­so, en­tre otros si­tios his­tó­ri­cos.

Clarin - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR - Ale­jan­dro Des­tuet In­ge­nie­ro in­dus­trial y es­cri­tor. Vi­ve en Mar­tí­nez (pcia. de Bue­nos Aires) y via­jó en no­viem­bre de 2010.

El au­to­bús par­tía de Nue­va York al me­dio­día, lo que me per­mi­ti­ría vi­si- tar la Ca­sa Blan­ca, al­go que con­se­guí gra­cias a Pa­trick Ken­nedy, el hi­jo de Ted. Le en­vié un mail a su di­rec­ción en el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos. Al día si­guien­te me res­pon­die­ron que ges­tio­na­rían el per­mi­so. En Es­ta­dos Uni­dos, to­do pue­de su­ce­der.

Era sá­ba­do tem­prano en el tea­tro Ford. Se­guí los pa­sos de Booth ha­cia el pal­co em­ban­de­ra­do don­de dis­pa­ró a Lin­coln. Aún se con­ser­van, por ejem­plo, la pe­que­ña pis­to­la y las ca­pu­chas con que col­ga­ron a los cons­pi- ra­do­res. La vie­ja pe­lí­cu­la co­men­za- ba a des­ple­gar­se an­te mis ojos.

Por la ave­ni­da Pennsyl­va­nia, en la puer­ta de la re­si­den­cia pre­si­den­cial che­quea­ron mi nom­bre. In­gre­sé al sa­lón Orien­tal, don­de ve­la­ron a Ken- nedy. So­ña­ba que en cual­quier mo- men­to apa­re­ce­ría Jac­kie, ha­cien­do de guía co­mo en la his­tó­ri­ca trans­mi- sión de TV. Des­de el sa­lón Azul vi el Con­gre­so. Ima­gi­né a Oba­ma ob­ser- ván­do­lo mien­tras tra­ta­ba de adi­vi­nar qué suer­te co­rre­rían sus pro­yec­tos.

A la tar­de co­men­zó la lar­ga re­co­rri- da por los Smith­so­nian: la co­ci­na de Ju­lia Child con sus uten­si­lios ori­gi­na­les, los ves­ti­dos de las pri­me­ras da­mas, la pri­me­ra ban­de­ra de la Unión. A úl­ti­ma ho­ra de la no­che lo­gré dar cuen­ta de ca­si to­dos los mu­seos. Mi ce­na ere tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­na: ham­bur­gue­sa con Sa­muel Adams y la ex­qui­si­ta cer­ve­za de Bos­ton.

Es­tu­ve en el ce­men­te­rio de Ar­ling­ton, cu­yas 320 mil tum­bas in­clu­yen los ce­no­ta­fios de las mi­sio­nes es­pa­cia­les que es­ta­lla­ron en el ai­re. Ar­ling­ton era la re­si­den­cia del bri­llan­te mi­li­tar Ro­bert Lee. Su con­cien­cia le hi­zo re­cha­zar el ofre­ci­mien­to de Lin­coln pa­ra li­de­rar las tro­pas del Nor­te y po­ner­se a dis­po­si­ción del Sur. Su mu­jer y sie­te hi­jos de­bie­ron aban­do­nar apre­su­ra­da­men­te la ca­sa des­de la cual se do­mi­na Was­hing­ton. Las tro­pas de la Unión trans­for­ma­ron el lu­gar en ce­men­te­rio.

En lí­nea rec­ta, ba­jo la co­li­na, es­tá la tum­ba de John Ken­nedy. El lu­gar, con una her­mo­sa vis­ta de la ciu­dad, fue ele­gi­do por el ex pre­si­den­te dos me­ses an­tes de ser ase­si­na­do. Al su la­do es­tá la tum­ba de Jac­kie y dos hi­jos fa­lle­ci­dos pre­ma­tu­ra­men­te. A po­cos me­tros, una cruz blan­ca y una lá­pi­da re­cuer­dan a Ro­bert Fran­cis Ken­nedy. Cer­ca es­tá la de Ted.

A la tar­de re­co­rrí la ele­gan­te Geor­ge­town, don­de se con­ser­va la pri­me­ra ca­sa de John y Jac­que­li­ne. El lu­nes vi­si­té el Ca­pi­to­lio, las dos cá­ma­ras y la bi­blio­te­ca. La de Jef­fer­son reúne fi­lo­so­fía, his­to­ria, geo­gra­fía, cró­ni­cas de via­je y tea­tro. Me des­pe­dí de Was­hing­ton con una ca­mi­na­ta has­ta el mo­nu­men­to a Lin­coln. Atar­de­cía so­bre el río Po­to­mac. Del otro la­do, la ca­sa de Ar­ling­ton pa­re­cía ve­lar el sue­ño de la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.