El pub que sir­ve cer­ve­za des­de ha­ce más de 800 años

The Bra­zen Head, en Du­blín, es el más an­ti­guo del país y has­ta apa­re­ce nom­bra­do en el “Uli­ses” de Ja­mes Joy­ce.

Clarin - Viajes - - IRLANDA | NOTICIAS -

La en­tra­da al lo­cal re­sul­ta de­ma­sia­do tea­tral, e in­clu­so ar­ti­fi­cio­sa. Una pa­red de la tí­pi­ca pie­dra gris ir­lan­de­sa con la par­te al­ta al­me­na­da y unas me­die­va­les an­tor­chas de hie­rro for­ja­do. Si el vi­si­tan­te acu­de tras el ano­che­cer, com­pro­ba­rá que se en­cien­den con fue­go real.

El ró­tu­lo con el nom­bre del lo­cal, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra en Du­blín, ca­pi­tal de Ir­lan­da, lle­va una de las clá­si­cas ti­po­gra­fías de ori­gen cél­ti­co, y di­ce: The Bra­zen Head. Aun­que po­dría pre­su­mir más de ello, es­te pub se li­mi­ta a te­ner un dis­cre­to ró­tu­lo en la pa­red que in­for­ma que se tra­ta del lo­cal de gas­tro­no­mía más an­ti­guo del país.

Se pu­so en mar­cha en el año 1198 co­mo pos­ta de di­li­gen­cias, y des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de ser­vir cer­ve­zas: más de ocho si­glos.

Quie­nes di­ri­gen el Bra­zen Head tie­nen la de­cen­cia de re­co­no­cer que no sa­ben si se con­ser­va un so­lo ele­men­to del bar ori­gi­nal. Lo cier­to es que el pub es­tá amue­bla­do a la ma­ne­ra clá­si­ca ir­lan­de­sa; uno le da­ría tran­qui­la­men­te al me­nos un par de si­glos ba­sán­do­se en la ma­de­ra os­cu­ra de los mue­bles o en lo bru­ñi­do de la ba­rra, so­bre cu­yo ta­ble­ro han go­tea­do mi­llo­nes de co­ro­nas de la es­pu­ma re­bo­san­te de las pin­tas.

Si se desea apre­ciar el sa­bor más au­tén­ti­co del si­tio, es me­jor ir cual­quier día la­bo­ra­ble por la ma­ña­na, cuan­do en la ba­rra es­tán aco­da­dos pa­rro­quia­nos que pa­re­cen sa­li­dos de un set ci­ne­ma­to­grá­fi­co: se­ño­res pe­li­rro­jos de na­riz ber­me­ja ata­via­dos con cha­que­tas de tweed que acep­tan con­ver­sa­ción al pri­mer in­ten­to.

Por las no­ches, es­pe­cial­men­te los fi­nes de se­ma­na, la gen­te lle­na el pub pa­ra asis­tir a al­gu­na de las se­sio­nes de mú­si­ca en vi­vo que se or­ga­ni­zan con fre­cuen­cia, y apro­ve­cha pa­ra ce­nar o es­cu­char los cuen­tos tra­di­cio­na­les que se re­ci­tan pe­rió­di­ca­men­te.

De Ja­mes Joy­ce a Van Mo­rri­son

Dis­fru­te de la at­mós­fe­ra ca­si mi­le­na­ria del lo­cal y pien­se que, igual que us­ted, en es­te bar han be­bi­do cer­ve­za íco­nos de la cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca ir­lan­de­sa co­mo Jonathan Swift, Ja­mes Joy­ce (el Bra­zen Head apa­re­ce ci­ta­do en su mo­nu­men­tal “Uli­ses”), Do­nald O’con­nell o Michael Co­llins. Y más re­cien­te­men­te, los can­tan­tes Van Mo­rri­son o Mary Black.

Cla­ro, la lon­ge­vi­dad in­mo­bi­lia­ria de los ne­go­cios re­la­cio­na­dos con el al­cohol go­za de una tra­di­ción pro­di­gio­sa en la ciu­dad. Los lu­ga­res más vi­si­ta­dos por los tu­ris­tas no son ni las dos ca­te­dra­les (una ca­tó­li­ca y una pro­tes­tan­te), ni el Tri­nity Co­lle­ge, ni el par­que Saint Step­hen’s Green, sino los lo­ca­les de la cer­ve­ce­ría Gui­ness.

Su fun­da­dor, Art­hur Gui­ness, tu­vo la idea de fir­mar un con­tra­to de al­qui­ler a mi­tad del si­glo XVIII por 45 li­bras, una can­ti­dad no­ta­ble pa­ra la épo­ca. Pe­ro el truco es­tu­vo en que el pe­río­do pac­ta­do era de… ¡9.000 años! Así que aún fal­ta bas­tan­te pa­ra que ven­za el tra­to: has­ta el año 10759.

The Bra­zen Head es­tá en 20 Lo­wer Brid­ge St, Mer­chants Quay, Du­blin. Abre to­dos los días des­de las 10.30 has­ta la me­dia­no­che.

Ocho si­glos. El pub abrió en 1198 co­mo pos­ta de di­li­gen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.