El ca­ta­le­jo

Los bi­no­cu­la­res o lar­ga­vis­tas son la ver­sión más co­no­ci­da de es­te an­ti­guo ins­tru­men­to óp­ti­co, que per­mi­te apre­ciar pai­sa­jes y ob­je­tos le­ja­nos.

Clarin - Viajes - - EL VIAJERO ILUSTRADO -

El Via­je­ro Ilus­tra­do sa­be que des­de tiem­pos pre­té­ri­tos el ser hu­mano se ocu­pó de bus­car lu­ga­res ele­va­dos des­de don­de mi­rar el mun­do. Es­tos pun­tos cul­mi­nes de un po­bla­do se de­no­mi­na­ron mi­ra­do­res y ser­vían para dis­po­ner de una pa­no­rá­mi­ca, so­bre to­do por cues­tio­nes de­fen­si­vas. En la ac­tua­li­dad, los cu­rio­sos vi­si­tan­tes cuen­tan con nu­me­ro­sos mi­ra­do­res en los cin­co con­ti­nen­tes.

Los mi­ra­do­res brin­dan pa­no­rá­mi­cas ex­cep­cio­na­les de cual­quier lu­gar. El ca­ta­le­jo o lar­ga­vis­ta per­mi­te acer­car­se a ese mun­do que se ex­pan­de. En mu­chos ca­sos se tra­ta de bi­no­cu­la­res. El Via­je­ro sa­be que un ca­ta­le­jo es un ins­tru­men­to óp­ti­co mo­no­cu­lar -de un so­lo len­te-, em­plea­do para ver de cer­ca ob­je­tos le­ja­nos. Ade­más de un ob­je­ti­vo óp­ti­co tie­ne otro ocu­lar, ge­ne­ral­men­te co­lo­ca­do en un tu­bo co­rre­di­zo, que per­mi­te en­fo­car y acer­car o ale­jar la ima­gen.

La pa­la­bra se ori­gi­na en el tér­mino

ca­tar -del la­tín ca­ta­re-, no en el sen­ti­do de de­gus­tar sino de cap­tar o “cap­tu­rar” al­go. A su vez, el pre­fi­jo le­jo vie­ne de la­xius (suel­to, es­pa­cio­so, se­pa- ra­do). De es­ta raíz de­ri­van le­jano y ale­jar, en­tre otras pa­la­bras.

Cuan­do un vi­si­tan­te se en­ca­ra­ma en el enor­me ca­ta­le­jo de Sa­bón (“El “mi­rón”, en La Co­ru­ña, Es­pa­ña) des­cu­bre es­te gi­gan­tes­co apa­ra­to, ins­ta­la­do en 2006 so­bre una enor­me pie- dra de la cos­ta, en­tre las pla­yas de Sa- bón y A Sal­sa. Ese ca­ta­le­jo de Ga­li­cia tie­ne 14 me­tros de lon­gi­tud y ca­si 4 to­ne­la­das de pe­so. Una gran silla de ace­ro de 3 me­tros de al­to es el ar­ti­fi­cio ne­ce­sa­rio para apo­yar el ojo y ob­ser- var el cie­lo y el mar has­ta de­ce­nas de ki­ló­me­tros y de­ta­lles que hi­cie­ron que he­re­da­ra ese ape­la­ti­vo.

El pri­mer ca­ta­le­jo fue pa­ten­ta­do por el ho­lan­dés Hans Lip­pers­hey en- tre los si­glos XVI y XVII. Era un apar- to de gran uti­li­dad para ma­ri­nos y na- tu­ra­lis­tas que se su­mó a la ob­ser­va- ción or­ni­to­ló­gi­ca y sir­vió para la in- ves­ti­ga­cio­nes as­tro­nó­mi­cas.

Los ca­ta­le­jos o bi­no­cu­la­res ins­ta- la­dos en mi­ra­do­res tu­rís­ti­cos sue­len ser de bue­na ca­li­dad aun­que no óp- ti­mos. Ge­ne­ral­men­te hay que co­lo- car una mo­ne­da para es­cu­dri­ñar ese am­plio ho­ri­zon­te, una ex­pe­rien­cia mu­chas ve­ces so­bre­co­ge­do­ra.

El Via­je­ro re­cuer­da los ca­ta­le­jos de los mi­ra­do­res de Gua­lan­dar (en Pal- mira, en el Va­lle de Cau­ca de Co­lom- bia, en­tre mon­ta­ñas, llu­vias y na­tu- ra­le­za ple­na, ge­ne­ro­sa), St. Pe­ter’s Church (en Londres, In­gla­te­rra) y el ist­mo Ameg­hino, en Chu­but.

La di­fe­ren­cia en­tre el ca­ta­le­jos y el pris­má­ti­co o bi­no­cu­lar re­si­de en que es­te úl­ti­mo tie­ne dos len­tes. Por eso se lo lla­ma vul­gar­men­te ge­me­los. Al igual que el mo­no­cu­lar y el telescopio acer­ca el ob­je­to ob­ser­va­do, pe­ro por su sis­te­ma de pris­mas, pro­vo­ca el efec­to de es­te­reos­co­pía, vi­sión en re­lie­ve ge­ne­ra­da por­que se mira si­mul­tá­nea­men­te con am­bos ojos.

Un gran pio­ne­ro en la fa­bri­ca­ción de bi­no­cu­la­res fue el vi­sio­na­rio ale­mán Hans Lip­pers­hey. El Via­je­ro se emo­cio­na al vi­si­tar el Ca­ta­le­jos de Mo­ne­das, en Pa­ris (Fran­cia), que se hi­zo fa­mo­so en la pe­lí­cu­la “Ame­lie” y al en­car­mar­se so­bre la Oro­ta­va, en Is­las Ca­na­rias (Es­pa­ña), que com­par­te la vis­ta con una es­cul­tu­ra del geó­gra­fo, as­tró­no­mo y ex­plo­ra­dor ale­mán Ale­xan­der von Hum­boldt. Asi­mis­mo, ca­ta­le­jos me­dian­te, las co­li­nas de Edim­bur­go (Es­co­cia) re­ga­lan unas pa­no­rá­mi­cas im­pa­ga­bles.

El Via­je­ro Ilus­tra­do tam­bién es sor­pren­di­do por los bi­no­cu­la­res del ob­ser­va­to­rio me­teo­ro­ló­gi­co del Mon­te Ai­goual (en el Par­que Na­cio­nal de Cé­ven­nes, en Fran­cia) y el im­po­nen­te es­pec­tácu­lo que brin­da Sky­walk a unos 1.200 me­tros de al­tu­ra, en el Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do, en Ari­zo­na, Es­ta­dos Unidos.

Para acer­car la ima­gen. El ca­ta­le­jo es un tu­bo co­rre­di­zo con un len­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.