Dul­ces re­cuer­dos de Bei­rut

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Ara Ma­li­kian Mú­si­co y com­po­si­tor En­tre­vis­ta de Cristian Si­rou­yan

Esa ma­ra­vi­llo­sa com­bi­na­ción del pai­sa­je ur­bano -an­ti­guo y mo­derno al mis­mo tiem­po- con el mar es uno de los más gra­tos re­cuer­dos que me de­jó Bei­rut, la ciu­dad don­de na­cí, des­de que en 1983 la cruen­ta gue­rra ci­vil y mis de­seos de des­cu­brir nue­vos ho­ri­zon­tes mu­si­ca­les y per­fec­cio­nar­me me em­pu­ja­ron a de­jar Lí­bano con el vio­lín guar­da­do en el es­tu­che.

De a po­co, es­tan­do en Ale­ma­nia o úl­ti­ma­men­te en Es­pa­ña, em­pe­cé a año­rar mis ca­mi­na­tas por el paseo ma­rí­ti­mo -en­ton­ces des­trui­do por las bom­bas-, un lu­gar má­gi­co, por suerte aho­ra re­cu­pe­ra­do, que me ins­pi­ra­ba para crear. Yo vi­vía me­ti­do de lleno en el mun­do de la mú­si­ca y to­do el tiem­po me nu­tría de la at­mós­fe­ra cos­mo­po­li­ta que se res­pi­ra­ba en Bei­rut. Los cen­tros cul­tu­ra­les de la ciu­dad te­nían la sa­lu­da­ble cos­tum­bre de in­vi­tar a des­ta­ca­dos mú­si­cos italianos, es­pa­ño­les y fran­ce­ses, en­tre otros orí­ge­nes.

En los úl­ti­mos cin­co años vol­ví va­rias ve­ces y re­des­cu­brí la ciu­dad con su me­jor sem­blan­te. La pu­de co­no­cer me­jor, sin ten­sio­nes, aun­que no pu­de evi­tar la nos­tal­gia ca­da vez que re­cor­da­ba el pri­mer ins­tru­men­to que me re­ga­ló mi pa­dre Gi­rair -un exi­mio vio­li­nis­ta- cuan­to yo te­nía 7 años, mi pri­mer re­ci­tal a los 12 años en la sa­la Ame­ri­can Uni­ver­sity y las ca­mi­na­tas des­de mi ca­sa -des­pués de es­cu­char la mú­si­ca que tocaba mi pa­dre en el co­me­dor fa­mi­liar- has­ta el co­le­gio Ns­han Pa­land­jian.

Úl­ti­ma­men­te, en Bei­rut tam­bién re­cu­pe­ré el so­ni­do del con­mo­ve­dor can­to de las mez­qui­tas du­ran­te el Ra­ma­dán, la her­mo­sa con­vi­ven­cia que te­nía­mos los cris­tia­nos con los mu­sul­ma­nes y, por su­pues­to, los sa­bo­res y aro­mas muy es­pe­cia­les de la co­mi­da li­ba­ne­sa, que tam­bién co­ci­nan en Europa pe­ro siem­pre es di­fe­ren­te.

Tu­ve la suerte de re­si­dir du­ran­te mis pri­me­ros 15 años en Ham­ra, el cen­tro de la ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual, don­de abun­dan tea­tros y pro­pues­tas cul­tu­ra­les. Su vi­ta­li­dad se ma­ni­fies­ta en el am­bien­te es­tu­dian­til que ca­rac­te­ri­za los ca­fés y los ba­res y tam­bién se no­ta en los mer­ca­dos y tien­das re­bo­san­tes de ve­ci­nos, jun­to a tu­ris­tas que pro­cu­ran lle­var­se las me­jo­res es­pe­cias de Me­dio Orien­te.

Por su­pues­to que mi san­gre ancestral re­mue­ve mis me­jo­res sen­ti­mien­tos ca­da vez que re­gre­so a Bei­rut. Al­go es­pe­cial me pa­sa al vi­si­tar Bourdj Ham­moud, que más que un ba­rrio de la ca­pi­tal pa­re­ce una por­ción de Ar­me­nia, fun­da­da por so­bre­vi­vien­tes del Ge­no­ci­dio de 1915 en el co­ra­zón de Lí­bano. Allí sue­le ha­ber muy bue­nas ofer­tas en ro­pa y elec­tró­ni­cos, los res­tau­ran­tes que ofre­cen pla­tos tí­pi­cos ar­me­nios, ba­res, cen­tros cul­tu­ra­les, clu­bes de­por­ti­vos y so­cia­les y va­rias igle­sias.

Pe­ro lo más ma­ra­vi­llo­so es en­con­trar un tem­plo cris­tiano cons­trui­do exac­ta­men­te al la­do de una mez­qui­ta. No es una ra­re­za. La ri­ca di­ver­si­dad cul­tu­ral de Bei­rut se per­ci­be mu­cho me­jor aho­ra, en un am­bien­te de paz y ar­mo­nía que de­ja atrás las se­cue­las de la gue­rra, un fla­ge­lo que du­ró 25 años y re­cién se apa­gó en 1991.

GETTY IMAGES

Cru­ce de cul­tu­ras. Se­gún Ma­li­kian, “lo más ma­ra­vi­llo­so en Bei­rut es en­con­trar un tem­plo cris­tiano al la­do de una mez­qui­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.