Ho­te­les: es tiem­po de rein­ven­tar el room ser­vi­ce

Pla­tos de chefs mul­ti­pre­mia­dos y em­pre­sas de de­li­very: el ser­vi­cio de co­mi­da al cuar­to es­tá cam­bian­do.

Clarin - Viajes - - TENDENCIAS - San­dra Lion Es­pe­cial para Cla­rín

El room ser­vi­ce o la co­mi­da in-room ha si­do siem­pre un ser­vi­cio ca­rac­te­ri­za­do por su di­fi­cul­tad: para el alo­ja­mien­to es ca­ro de ges­tio­nar, a los via­je­ros de ne­go­cios no les re­sul­ta sen­ci­llo jus­ti­fi­car su cos­to usual­men­te ele­va­do, y el tu­ris­ta pro­me­dio lo en­cuen­tra con­tra­dic­to­rio al pro­pó­si­to del via­je de sa­lir a co­no­cer y pro­bar nue­vas co­mi­das.

No obs­tan­te, hay mo­men­tos en los que las gran­des ba­tas mu­lli­das y las sá­ba­nas de al­go­dón egip­cio se vuel­ven un ob­je­to de de­seo mien­tras se dis­fru­ta de un buen pla­to de co­mi­da. Es en­ton­ces cuan­do se re­vi­sa el me­nú so­bre el fri­go­bar y, con los ojos ce­rra­dos para no ver el pre­cio de ca­da pla­to, se lla­ma al room ser­vi­ce.

Para for­tu­na de los huéspedes, el ser­vi­cio de co­mi­da a la ha­bi­ta­ción se es­tá rein­ven­tan­do, tal vez im­pul­sa­do por la com­pe­ten­cia que pre­sen­tan los gran­des si­tios y apps que ofre­cen hos­pe­da­je en ca­sas de par­ti­cu­la­res, tal vez por­que han sa­bi­do es­cu­char las nue­vas de­man­das de los via­je­ros. Lo cier­to es que la co­mi­da in-room se ha so­fis­ti­fi­ca­do y pre­sen­ta al­ter­na­ti­vas que han co­men­za­do a adap­tar­se a las nue­vas exi­gen­cias del mer­ca­do.

Sa­bo­res lo­ca­les en la ha­bi­ta­ción

El room ser­vi­ce es un ser­vi­cio que re­pre­sen­ta un por­cen­ta­je ca­da vez me­nor en la fac­tu­ra­ción ho­te­le­ra.

La caí­da de su con­su­mo a ni­vel in­ter­na­cio­nal, que afec­ta tan­to a gran­des ca­de­nas co­mo a ho­te­les bou­ti­que, obli­gó a los em­pre­sa­rios del sec­tor a re­di­se­ñar su pro­pues­ta: o bien des­man­te­lar­lo y per­der así una fuen­te de in­gre­sos in­tere­san­tes, o bien adap­tar­se a las nue­vas de­man­das de sus huéspedes, quie­nes mues­tran, en­tre otros fac­to­res, un in­te­rés cre­cien­te en pe­dir co­mi­da por de­li­very para dis­fru­tar en la ha­bi­ta­ción.

An­te es­ta nue­va ten­den­cia, con pre­pon­de­ran­cia en el pú­bli­co mi­llen­nial, los es­ta­ble­ci­mien­tos se vie­ron obli­ga­dos a re­ver el ser­vi­cio in-room. Fue así co­mo mu­chos ho­te­les co­men­za­ron a efec­tuar acuer­dos con ser­vi­cios de re­par­to -co­mo Ube­reats, Grub­hub, Post­ma­tes, Glo­vo o Rap­pi, se­gún el país don­de se en­cuen­tren­pa­ra fa­ci­li­tar­les a sus clien­tes el pe­di­do de co­mi­da a res­tau­ran­tes. Al­gu­nos ho­te­les in­clu­so in­te­gra­ron el ser- vi­cio a su web y ofre­cen un abanico de re­co­men­da­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas pro­pues­tas por el mis­mo staff.

Jo­nat­han Fro­lich, vi­ce­pre­si­den­te de la mar­ca glo­bal Hyatt, cuen­ta que “nues­tros clien­tes nos di­je­ron que no que­rían un room ser­vi­ce tra­di­cio­nal con ca­rri­tos y man­te­les blan­cos sino que bus­ca­ban una ex­pe­rien­cia de al­ta ca­li­dad con mu­chas op­cio­nes que les per­mi­tie­ran pro­bar la me­jor co­mi­da del des­tino”. Por es­te mo­ti­vo Hyatt Cen­tric, una sub­mar­ca de la cadena ho­te­le­ra que apunta al via­je­ro mi­llen­nial, em­pe­zó ha­ce unos me­ses a po­ner a prue­ba un sis­te­ma pi­lo­to con una de las com­pa­ñías de re­par­to para re­di­se­ñar la ex­pe­rien­cia del room ser­vi­ce y po­der ofre­cer­le a su pú­bli­co gran va­rie­dad de co­mi­das.

El New York Hil­ton Mid­town, uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos más im­por­tan­tes en la Gran Man­za­na, eli­mi­nó el room ser­vi­ce ha­ce cin­co años, pe­ro só­lo un mes des­pués se vio obli­ga­do a re­in­cor­po­rar­lo y dar­le un gi­ro a su ser­vi­cio de co­mi­das. Así lle­gó a lo que ofre­ce hoy: un de­li­very en bol­sas de pa­pel para el desa­yuno y ce­na, de su res­tau­ran­te Herb ‘N’ Kit­chen que en­tre­ga en­sa­la­das con in­gre­dien­tes de tem­po­ra­da, sánd­wi­ches ar­te­sa­na­les y piz­zas al horno de pie­dra.

Si bien en to­das las ca­te­go­rías ho­te­le­ras ha dis­mi­nui­do el por­cen­ta­je de es­ta­ble­ci­mien­tos que ofre­cen room ser­vi­ce, el seg­men­to de lu­jo tam­bién su­po leer la de­man­da de sus huéspedes y readap­tar sus pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas. Al­gu­nos ele­va­ron tan­to el ni­vel de su cocina que ofre­cen una gas­tro­no­mía con es­tán­da­res de es­tre­llas Mi­che­lin.

Ese es el ca­so del No­bu Re­sorts and Ho­tels, una cadena de ho­te­les con alo­ja­mien­tos en Mia­mi, Mar­be­lla, Ibi­za, Londres, Chicago, To­ron­to y Bar­hein, en­tre otros des­ti­nos. Su pres­ti­gio­so chef, No­bu Mat­suhi­sa, ad­qui­rió más no­to­rie­dad aún cuan­do se aso­ció al ac­tor Ro­bert De Ni­ro y abrió en 1994 el pri­mer No­bu en Nue­va York. Va­rios de sus 38 res­tau­ran­tes en los cin­co con­ti­nen­tes, que fue­ron ga­lar­do­na­dos con una es­tre­lla Mi­che­lin, ofre­cen sus pla­tos para de­gus­tar­se en las sui­tes.

Por su la­do, el Ritz-carl­ton de Bar­hein, que os­ten­ta es­tre­llas Mi­che­lin, si­gue la lí­nea de la al­ta gas­tro­no­mía y ofre­ce sa­bo­res de to­dos los rin­co­nes del mun­do, des­de ex­qui­si­tos desa­yu­nos árabes has­ta que­sa­di­llas de lan­gos­ta de Omán, di­rec­ta­men­te en la ca­ma del hués­ped.

In­gre­dien­tes a pe­di­do

Otros ho­te­les que cuen­tan con cocina en sus ha­bi­ta­cio­nes op­ta­ron por ofre­cer un ser­vi­cio de com­pra de pro­duc­tos para sus clien­tes. El Hawt­horn Sui­tes by Wynd­ham in­cor­po­ró ha­ce unos me­ses un pro­gra­ma de cocina in-room, que le per­mi­te a sus huéspedes pre­pa­rar­se co­mi­das sen­ci­llas en las sui­tes.

In­clu­so, el chef neo­yor­quino Ha­ri Na­yak y un con­cur­san­te del pro­gra­ma de cocina Top Chef desa­rro­lla­ron un li­bro elec­tró­ni­co de re­ce­tas ex­clu­si­vo para ellos. Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por es­ta cadena ho­te­le­ra, dos ter­cios de sus huéspedes con­si­de­ran que po­der co­ci­nar en su ha­bi­ta­ción los ha­ce sentir co­mo en su ca­sa, y los mi­llen­nials y via­je­ros de es­ta­día pro­lon­ga­da –ge­ne­ral­men­te por ne­go­cios­son quie­nes más se sien­ten atraí­dos por la pro­pues­ta.

Re­si­den­ce Inn by Ma­rriott en­con­tró otro mo­do de adap­tar­se al room ser­vi­ce y le pro­po­ne a sus huéspedes lle­nar un for­mu­la­rio para so­li­ci­tar ali­men­tos a sus ha­bi­ta­cio­nes, don­de cuen­tan con co­ci­nas to­tal­men­te equi­pa­das con he­la­de­ra, mi­cro­on­das y la­va­va­ji­llas. Los em­plea­dos com­pran los pro­duc­tos so­li­ci­ta­dos, sin co­brar ex­tras, per­mi­tién­do­les a los clien­tes dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia en la co­mo­di­dad de sus sui­tes, si­mi­lar a la que ten­drían en sus ca­sas.

A co­mer. Al­gu­nos ho­te­les con­ser­van el room ser­vi­ce tra­di­cio­nal; otro in­cor­po­ra­ron co­ci­nas en los cuartos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.