Mu­seos para los fa­ná­ti­cos de los au­tos italianos

En Tu­rín, Mó­de­na, Bo­log­na y Ma­ra­ne­llo se ex­hi­ben mo­de­los de mar­cas cé­le­bres, co­mo Lam­borg­hi­ni y Fe­rra­ri.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS ITALIA - vehículo Ita­la de 1907, que ganó el rally Pa­rís-pe­kín en se­sen­ta días.

Se sa­be, en Ita­lia los au­tos na­cie­ron en Tu­rín ha­ce más de cien años. Es la ciu­dad in­di­ca­da para em­pe­zar es­te via­je sen­ti­men­tal. Allí es­tá el Mu­seo Na­zio­na­le dell´au­to­mo­bi­le Gio­van­ni Ag­ne­lli, re­mo­de­la­do en 2011 con nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les. En los tres pi­sos del mu­seo, que tie­ne trein­ta sa­las de­co­ra­das con es­ce­no­gra­fías de épo­ca, se ven más de dos­cien­tos co­ches de 80 mar­cas mun­dia­les, des­de los lu­jo­sos Isot­ta Fras­chi­ni, De­la­ge y Rolls Roy­ce de 1910 has­ta los in­no­va­do­res Ci­troen 11 CV y Fiat 500 de la dé­ca­da de 1930.

El re­co­rri­do arran­ca con la mues­tra “El au­to en el si­glo XX” en el se­gun­do pi­so, si­gue con el sec­tor “El hom­bre y el au­to” en el pri­mer pi­so y se com­ple­ta con “El au­to y el di­se­ño” en la plan­ta ba­ja. Con re­ser­va pre­via, los fa­ná­ti­cos pue­den ac­ce­der al ga­ra­ge del sub­sue­lo, don­de hay más co­ches y es­tá la es­cue­la y ta­ller de res­tau­ra­ción. No fal­tan una es­plén­di­da li­bre­ría es­pe­cia­li­za­da, el cen­tro de do­cu­men­ta­ción y una ca­fe­te­ría. En­tre las ra­re­zas del mu­seo se des­ta­ca el

Fá­bri­ca re­ci­cla­da

Lin­got­to, la his­tó­ri­ca fá­bri­ca que Fiat inau­gu­ró en Tu­rín en 1923, fue re­ci­cla­da por el ar­qui­tec­to Ren­zo Piano y en la ac­tua­li­dad al­ber­ga un cen­tro co­mer­cial, un ho­tel, una ga­le­ría de ar­te y las au­las del Po­li­téc­ni­co de Tu­rín. Pe­ro en es­ta ciu­dad exis­te el Cen­tro Sto­ri­co Fiat, un mu­seo que ocu­pa el edi­fi­cio de es­ti­lo art nou­veau don­de en 1907 fun­cio­na­ron las ofi­ci­nas de la em­pre­sa. Aquí se fir­mó en 1966 el acuer­do con la Unión So­vié­ti­ca para pro­du­cir el Fiat 124 en To­gliat­ti­grad, a ori­llas del río Vol­ga y aho­ra se pue­den ob­ser­var des­de afi­ches pu­bli­ci­ta­rios has­ta el im­po­nen­te Fiat Me­fis­tó­fe­le, que en 1924 ba­tió re­cords de ve­lo­ci­dad. Se apre­cia el avión ca­za Fiat G-91 di­se­ña­do en 1958 y se evo­ca a un gran maes­tro del di­se­ño ita­liano, Dan­te Gia­co­sa (1905-1966), creador de los pe­que­ños e inol­vi­da­bles mo­de­los Fiat 500 y 600.

Bien dis­tin­to es el pa­no­ra­ma en Bo­log­na, an­te el edi­fi­cio de dos pi­sos del Mu­seo Lam­borg­hi­ni ubi­ca­do jun­to a la fá­bri­ca de es­tos lu­jo­sos au­tos, en Sant’aga­ta Bo­log­ne­se, a unos vein­te ki­ló­me­tros de la ciu­dad. La em­pre­sa que ac­tual­men­te per­te­ne­ce al Gru­po Volks­wa­gen- na­ció en 1963 por ini­cia­ti­va de Fe­rruc­cio Lam­borg­hi­ni, quien so­ña­ba con fa­bri­car los más so­fis­ti­ca­dos co­ches de­por­ti­vos. El mu­seo, re­mo­de­la­do en 2016, tie­ne un área de­di­ca­da a los mo­de­los his­tó­ri­cos. En­tre ellos, el 400 GT de 1964, el Miu­ra de 1966, el Coun­tach de 1973 y su ae­ro­di­ná­mi­co su­ce­sor, el Lam­borg­hi­ni Dia­blo. Otro es­pa­cio pre­sen­ta mo­de­los re­cien­tes, co­mo el Lam­borg­hi­ni Mur­cie­la­go y el Ga­llar­do. Ade­más, asom­bra un pro­to­ti­po di­se­ña­do en fi­bra de car­bono, el Ses­to Ele­men­to, que por su ba­jo pe­so po­día ace­le­rar a 100 ki­ló­me­tros por ho­ra en ape­nas 2,5 se­gun­dos.

Bó­li­dos ro­jos

La fá­bri­ca crea­da por En­zo Fe­rra­ri en 1948 no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción. Esos co­ches ro­jos con el sím­bo­lo del ca­va­llino ram­pan­te fue­ron pi­lo­tea­dos, en dis­tin­tas épo­cas, por los pi­lo­tos de Fór­mu­la 1 Al­ber­to As­ca­ri, Juan Ma­nuel Fan­gio, John Sur­tees y Mi­chael Schu­ma­cher, en­tre otros. Hoy la em­pre­sa cuen­ta con dos se­des para sus mu­seos. En Mó­de­na se re­crea la his­to­ria de En­zo Fe­rra­ri y es­tá en pie el edi­fi­cio de la­dri­llos don­de fun­cio­nó el ta­ller de su pa­dre. En­tre los co­ches no fal­tan la Fe­rra­ri Tes­ta­ros­sa de 1984, la Fe­rra­ri 458 de 2009 ni las es­ti­li­za­das Fe­rra­ri de la dé­ca­da de 1980, co­mo la 512BBI y la 288GTO.

Para fa­ná­ti­cos de las ca­rre­ras es im­per­di­ble Ma­ra­ne­llo. Fe­rra­ri mu­dó su fá­bri­ca a es­te pue­blo ubi­ca­do a 20 km de Mó­de­na, cuan­do la ciu­dad fue bom­bar­dea­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En la sa­la de­di­ca­da a los cam­peo­nes de F-1 es­tán los co­ches cé­le­bres, in­clu­so una edi­ción es­pe­cial co­mo la SP12EC en­car­ga­da por el mú­si­co in­glés Eric Clap­ton. En los si­mu­la­do­res de ma­ne­jo, el vi­si­tan­te jue­ga a ser un pi­lo­to de Fór­mu­la 1, al me­nos por diez mi­nu­tos. Se pue­de vi­si­tar la fá­bri­ca y so­ñar con la com­pra de una Fe­rra­ri -cu­yo pre­cio ron­da los 200.000 dó­la­res- o com­prar una ré­pli­ca en es­ca­la. Es par­te del jue­go.

Para ad­mi­rar. En los dos mu­seos de Fe­rra­ri se ex­po­nen fa­mo­sos mo­de­los de ca­lle y au­tos que ga­na­ron el Cam­peo­na­to Mun­dial de Fór­mu­la 1.

Di­se­ños in­no­va­do­res. El Mu­seo Lam­borg­hi­ni fue inau­gu­ra­do en 1963 en Sant Ága­ta Bo­log­ne­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.