Un paseo di­dác­ti­co para su­mer­gir­se en los se­cre­tos de la ciencia

Inau­gu­ra­do en 2017 en la ciu­dad de Cór­do­ba, Pla­za Cie­lo y Tie­rra es una pro­pues­ta gra­tui­ta muy en­tre­te­ni­da.

Clarin - Viajes - - POSTALES CÓRDOBA - Cristian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

Con la aper­tu­ra al pú­bli­co del com­ple­jo Pla­za Cie­lo y Tie­rra en septiembre de 2017, la ciu­dad de Cór­do­ba hi­zo ho­nor a su en­vi­dia­ble mo­te de “La doc­ta”. A pri­me­ra vis­ta, es­te mo­derno cen­tro de in­ter­pre­ta­ción cien­tí­fi­ca no tie­ne re­la­ción al­gu­na con aquel le­jano hi­to de 1613, cuan­do fue fun­da­da aquí la pri­me­ra uni­ver­si­dad del país. Sin em­bar­go, ese fa­ro de la edu­ca­ción su­pe­rior no de­jó de atraer a es­tu­dian­tes de to­das las pro­vin­cias has­ta la ac­tua­li­dad y el nue­vo par­que de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca no es más que el fru­to del re­co­no­ci­do ni­vel aca­dé­mi­co de la mis­ma Uni­ver­si­dad Na­cio­nal­de Cór­do­ba que ha­bía crea­do la Com­pa­ñía de Je­sús en el si­glo XVII.

El en­tu­sias­mo y una no­to­ria vo­ca­ción para trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos im­pul­sa a un gru­po de es­tu­dian­tes avan­za­dos de dis­tin­tas ca­rre­ras -di­ri­gi­dos por seis coor­di­na­do­res- a la ho­ra de con­du­cir la vi­si­ta guia­da. La lla­ma­ti­va es­truc­tu­ra de Cie­lo y Tie­rra, do­mi­na­da por dos do­de­cae­dros se­mi­en­te­rra­dos y unidos en una de sus ca­ras, agita la cu­rio­si­dad en me­dio de la ar­bo­le­da y los jue­gos in­fan­ti­les del Par­que de las Te­jas, en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria. Al­re­de­dor, el ba­rrio Nue­va Cór­do­ba bu­lle al rit­mo de la gen­te de a pie que tro­ta o ca­mi­na, los ci­clis­tas y los au­to­mo­vi­lis­tas.

Amor­ti­gua­do por el cer­co vegetal, el rui­do mo­no­cor­de del trán­si­to se aquie­ta en el Jar­dín de los Sen­ti­dos, la an­te­sa­la del com­ple­jo idea­da para agu­di­zar la vis­ta, el tac­to, el oí­do y el ol­fa­to a tra­vés de jue­gos in­ter­ac­ti­vos.

El sen­ti­do pe­da­gó­gi­co y re­crea­ti­vo que trans­mi­te el es­pa­cio de es­ti­mu­la­ción sen­so­rial se am­pli­fi­ca en los jar­di­nes de Cie­lo y Tie­rra. El apren­di­za­je con­ti­núa en el As­tro­par­que, que ex­hi­be ins­tru­men­tos an­te­rio­res al te- les­co­pio, co­mo una ve­le­ta (di­se­ña­da para re­gis­trar vien­tos a ba­ja al­tu­ra) y un ne­fros­co­pio. A un cos­ta­do, un gran es­pe­jo cir­cu­lar mues­tra el mo­vi­mien­to de las nu­bes y dos re­lo­jes de sol re­po­san so­bre el sue­lo.

Los vi­si­tan­tes son in­vi­ta­dos a com­pro­bar el fun­cio­na­mien­to de ca­da ins­tru­men­to. Arran­can los chi­cos, mien­tras sus pa­dres se revelan al­go re­ti­cen­tes, qui­zá fre­na­dos por la in­cre­du­li­dad. Son los pri­me­ros pa­sos. En­se­gui­da, la Pla­za Di­dác­ti­ca re­sul­ta el me­jor es­tí­mu­lo para su­pe­rar la des­con­fian­za. Dos adul­tos prue­ban sus fuer­zas en un jue­go con tres ti­pos de pa­lan­cas y otros acep­tan el desafío de su­bir y ba­jar cin­co po­leas que sos­tie­nen car­gas de 10 ki­los.

Los tu­ris­tas no se con­for­man y de­man­dan más lec­cio­nes prácticas. Avan­zan unos me­tros has­ta el Geo­par­que y co­te­jan sus pies con las hue­llas de los di­no­sau­rios de la Pa­ta­go­nia. Las enor­mes mar­cas de la fau­na prehis­tó­ri­ca mi­ni­mi­zan los pa­sos gra­ba­dos en el pi­so de pie­dra de al­gu­nos ani­ma­les del país en pe­li­gro de ex­tin­ción. Las mi­ra­das de sor­pre­sa revelan que más de uno to­ma no­ta por pri­me­ra vez del ries­go que co­rren el agua­rá guazú, el ya­gua­re­té, el ta­tú ca­rre­ta, pumas y ñan­dúes.

Una es­tu­dian­te de Tea­tro to­ma la pos­ta de su com­pa­ñe­ro de As­tro­no­mía para con­ti­nuar el re­co­rri­do en el el pa­be­llón prin­ci­pal de Cie­lo y Tie­rra. Re­ci­be a sus in­ter­lo­cu­to­res con una ama­ble re­co­men­da­ción, que sue­na co­mo una man­tra des­pren­di­do del es­pí­ri­tu de es­te pro­yec­to: “Des­cu­brir, ob­ser­var, dis­fru­tar y ex­pe­ri­men­tar”.

To­do re­lu­ce im­pe­ca­ble, pul­cro y si­len­cio­so, so­bre el pi­so vi­dria­do. Las lu­ces te­nues que ilu­mi­nan el Ni­vel Tie­rra -1 se apa­gan com­ple­ta­men­te en el Pla­ne­ta­rio para ex­hi­bir el la­do os­cu­ro de la Lu­na y dar pa­so a los ful­go­res de los as­tros, las cons­te­la­cio­nes y nu­bes de gas y de pol­vo fi­ja­dos en el cie­lo bri­llan­te de Cór­do­ba.

En el fas­ci­nan­te via­je al cen­tro de la Tie­rra des­de la cor­te­za, una bió­lo­ga en cier­nes pa­re­ce em­pe­ci­na­da en brin­dar una cla­se ma­gis­tral an­te un au­di­to­rio ideal, que la es­cu­cha aten­ta­men­te y en si­len­cio. Pri­me­ro ex­pli­ca que la tem­pe­ra­tu­ra en el in­te­rior del pla­ne­ta aumenta un gra­do ca­da 30 me­tros en di­rec­ción al cen­tro, des­pués re­ve­la que la ro­do­cro­si­ta de An­dal­ga­lá (Ca­ta­mar­ca) es con­si­de­ra­da el mi­ne­ral “na­cio­nal” y ter­mi­na su ex­po­si­ción ex­pli­can­do que el vol­cán más al­to del mun­do es­tá en Ca­ta­mar­ca (Ojos del Sa­la­do, de 6.901 me­tros) y que Po­cho y Los Cón­do­res (en Tras­la­sie­rra) son las dos zo­nas de vol­ca­nes inac­ti­vos de Cór­do­ba.

La jor­na­da di­dác­ti­ca tie­ne más es­ca­las en los ni­ve­les Fue­go, Agua y Ai­re, para asi­mi­lar otros da­tos de pri­me­ra mano. Un es­tu­dian­te de As­tro­no­mía de­ja en cla­ro que el roe­dor más gran­de del mun­do vi­ve en la zo­na de Mar Chi­qui­ta, en el norte de Cór­do­ba. Des­pués, un as­pi­ran­te a in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co ex­pli­ca el mo­vi­mien­to de ro­ta­ción de la Tie­rra se­gún una ré­pli­ca del pén­du­lo, in­ven­ta­do por Fou­cault en el si­glo XIX. Una cer­te­za aflo­ra al fi­nal del paseo: los se­cre­tos de la ciencia de­jan de ser ta­les y se trans­for­man en he­rra­mien­tas a mano, ac­ce­si­bles a to­dos. ■

Pén­du­lo. Una ré­pli­ca del apa­ra­to crea­do por Leon Fou­cault en el si­glo XIX ex­pli­ca la ro­ta­ción de la Tie­rra.

Glo­bo te­rrá­queo. El As­tro­par­que es una de las es­ca­las del re­co­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.