Un gra­to pa­seo por Cen­tral Park

El más fa­mo­so pul­món ver­de de Nue­va York atrae a ve­ci­nos y tu­ris­tas de to­do el mun­do desde 1859.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS ESTADOS UNIDOS - Eduar­do Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

Desde su pi­so del edi­fi­cio Dakota, en la ca­lle 72 y la ave­ni­da Cen­tral Park West, en Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos, el mú­si­co John Len­non acos­tum­bra­ba ca­mi­nar has­ta su rin­cón pre­fe­ri­do en los jar­di­nes del Cen­tral

Park, hoy bau­ti­za­do Straw­berry Fields en me­mo­ria de una de sus can­cio­nes. Di­se­ña­do por su viu­da, Yo­ko Ono, jun­to al ar­qui­tec­to Bru­ce Kelly, Straw­berry Fields es la ci­ma de una gran ro­ca ro­dea­da de ár­bo­les, un círcu­lo de bancos al­re­de­dor de un mo­sai­co, don­de se lee “Ima­gi­ne”.

Tan le­gen­da­rias co­mo las can­cio­nes de Len­non son las co­las de es­pec­ta­do­res, que en ve­rano es­pe­ran su en­tra­da gra­tis fren­te al teatro De­la­cor­te, una sa­la al ai­re li­bre con ca­pa­ci­dad pa­ra más de 1.800 per­so­nas, que fun­cio­na en Cen­tral Park desde 1962. To­dos los ve­ra­nos se hace allí el fes­ti­val “Sha­kes­pea­re in the Park”, don­de se han pre­sen­ta­do, en­tre otras ce­le­bri­da­des, Meryl Streep y Al Pa­cino.

Nom­bres de pe­so

Aca­so el Cen­tral Park sea el pa­seo pú­bli­co más fo­to­gra­fia­do de Nue­va York. Apa­re­ce en in­nu­me­ra­bles se­ries de te­le­vi­sión y pe­lí­cu­las, co­mo “Ma­ra­tón de la muer­te”, el fil­me de John Schles­sin­ger don­de Dus­tin Hoff­man in­ter­pre­ta­ba a un es­tu­dian­te que se en­tre­na­ba co­rrien­do en el par­que. Los lec­to­res de “El guar­dián en­tre el cen­teno”, la no­ve­la de Je­ro­me David Sa­lin­ger, re­cor­da­rán que el per­so­na­je prin­ci­pal, Hol­den Caul­field, que­ría sa­ber si los pa­tos de uno de los la­gos del par­que emi­gran en in­vierno.

La lis­ta de gran­des nom­bres po­dría con­ti­nuar. Es un in­di­cio del lu­gar es­pe­cial que el Cen­tral Park ocu­pa en la cul­tu­ra po­pu­lar de Es­ta­dos Uni­dos. Este mo­de­lo del pai­sa­jis­mo victoriano del si­glo XIX -nacido en 1859 co­mo un es­pa­cio ver­de pa­ra re­la­jar­se en me­dio de la gran ciu­dad- ya en 1865 te­nía 7 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les, que dis­fru­ta­ban de 341 hec­tá­reas de jar­di­nes y la­gos. El par­que di­se­ña­do por Cal­vert Vaux y Fre­de­rick Law Olms­ted en­car­na­ba el sue­ño de­mo­crá­ti­co de Nue­va York. Fue di­se­ña­do pa­ra ser un pa­seo pú­bli­co, a di­fe­ren­cia de sus mo­de­los eu­ro­peos. En su ori­gen, Hy­de Park, en Lon­dres, y el Bois de Bou­log­ne, en París, eran los co­tos de ca­za de la aris­to­cra­cia.

Hoy vi­si­tan el par­que 42 mi­llo­nes de per­so­nas por año, se­gún Cen­tral Park Con­ser­vancy, la ins­ti­tu­ción que cui­da el lu­gar desde la dé­ca­da de 1980. Igual que la ciu­dad, el par­que vi­vió mo­men­tos de es­plen­dor y re­caí­das, so­bre to­do en los años 70. Desde en­ton­ces, Cen­tral Park Con­ser­vancy, una ini­cia­ti­va de la éli­te so­cial neo­yor­qui­na, gas­tó más de 950 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra re­cu­pe­rar­lo y man­tie­ne una es­cue­la que en­se­ña a cui­dar y ge­ren­ciar par­ques pú­bli­cos.

El par­que tie­ne más de 25 mil ár­bo­les, en­tre ellos hay ol­mos, ro­bles, ci­pre­ses y ce­re­zos. Los afi­cio­na­dos al pa­ti­na­je so­bre hie­lo tie­nen mu­cho es­pa­cio en el Woll­man Rink. Cen­tral Park Zoo atrae a chi­cos y gran­des, tie­ne 130 es­pe­cies de ani­ma­les, desde osos pan­da a pin­güi­nos y leo­par­dos.

Hay in­fi­ni­dad de re­co­rri­dos guia­dos por el par­que, desde pa­seos en ca­rrua­jes ti­ra­dos por ca­ba­llos has­ta ca­mi­na­tas pa­ra en­tu­sias­tas del yo­ga o las es­ta­tuas. The Ca­rou­sel, la his­tó­ri­ca ca­le­si­ta, con­vo­ca a mi­les de ni­ños. Es una obra maes­tra del ar­te po­pu­lar re­la­cio­na­do con los par­ques de diversiones. Sus 57 ré­pli­cas de ca­ba­llos fue­ron ta­lla­das a mano en 1908.

“Cen­tral Park es una obra de ar­te”, de­cían sus crea­do­res. Los ca­mi­nan­tes de hoy an­dan por sen­de­ros co­mo East Dri­ve y West Dri­ve, que fun­cio­nan co­mo ejes del par­que. En­tre los puen­tes y rin­co­nes pin­to­res­cos no fal­tan mul­ti­tu­des fo­to­gra­fián­do­se a to­da ho­ra en el puen­te Bow Brid­ge.

Y es­tán los la­gos, co­mo The Pond, The La­ke, Turtle Pond, The Re­ser­voir y Har­lem Meer. Es un pai­sa­je bu­có­li­co en el co­ra­zón de la ciu­dad, en­mar­ca­do por al­gu­nos gran­des es­pa­cios abier­tos, co­mo The Great Lawn.

Rin­co­nes pa­ra la aven­tu­ra

Hay rin­co­nes que pa­re­cen sa­lir de un cuen­to. Es el ca­so del cas­ti­llo Belvedere y la jun­gla de The Ram­ble, di­se­ña­da pa­ra re­crear es­ce­na­rios de aven­tu­ra en­tre el can­to de los pá­ja­ros, los sen­de­ros jun­to a ro­cas y cue­vas, el bos­que de mag­no­lias, aza­leas y ro­bles. Otros vi­si­tan­tes se to­man un tiem­po pa­ra ad­mi­rar las es­ta­tuas de poe­tas que bor­dean The Mall, el gran pa­seo a la som­bra de ol­mos ame­ri­ca­nos. Sara Ce­dar Mi­ller, au­to­ra de la guía ofi­cial del par­que, ano­ta en su libro que The Mall es “el ras­go de­fi­ni­to­rio de ese ex­pe­ri­men­to de­mo­crá­ti­co que es el Cen­tral Park”.

Es que an­tes de la aper­tu­ra del par­que al­gu­nos creían que se­ría im­po­si­ble la con­vi­ven­cia en­tre per­so­nas de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, creen­cias re­li­gio­sas y cla­ses so­cia­les. Jus­ta­men­te por eso, The Mall só­lo pue­de re­co­rrer­se a pie y cul­mi­na en Beth­se­da Te­rra­ce, que es más que una te­rra­za pa­no­rá­mi­ca ha­cia uno de los gran­des la­gos. Si el pa­seo de The Mall fue­ra la na­ve de una ca­te­dral, Beth­se­da Te­rra­ce se­ría el áb­si­de, un in­trin­ca­do edi­fi­cio en tres ni­ve­les con una fuen­te cen­tral, “el án­gel de las aguas”, que fun­cio­na co­mo al­tar. Pa­ra los pai­sa­jis­tas Olms­ted y Vaux, la na­tu­ra­le­za era ca­si un sím­bo­lo de lo di­vino. Y así de­bía ser ce­le­bra­da siem­pre por los pa­sean­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.