Un mo­jón pa­ra re­crear­se en me­dio del cam­po

Asa­do con bai­le, sa­bo­res tí­pi­cos y tra­di­cio­nes son las claves de La Mar­ga­ri­ta, en Ge­ne­ral Ro­drí­guez.

Clarin - Viajes - - ESCAPADAS PROVINCIA DE BUENOS AIRES - Cristian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

Las pa­la­bras de bien­ve­ni­da a la ca­sa

de cam­po La Mar­ga­ri­ta cue­lan una ines­pe­ra­da voz cor­do­be­sa en el ai­re cá­li­do que co­pa el pai­sa­je ru­ral de Ge­ne­ral Ro­drí­guez. Pa­blo Pe­dra­za cam­bió la ciu­dad de Cór­do­ba por Bue­nos Ai­res ha­ce 25 años, pe­ro su to­na­da in­tac­ta lo ase­me­ja a un tu­ris­ta que an­da de pa­so y for­tui­ta­men­te dio con es­te re­fu­gio de tra­di­cio­nes au­tóc­to­nas.

Cuan­do se aso­mó por pri­me­ra vez a es­te cam­po de 40 hec­tá­reas, el fla­man­te pro­pie­ta­rio se en­con­tró con un cua­dro po­co agra­cia­do, po­bla­do de ca­lles de tie­rra y ba­rro, chan­chos des­per­di­ga­dos cer­ca de un mon­te de eu­ca­lip­tos y un des­ven­ci­ja­do quin­cho sin luz co­mo úni­co es­bo­zo de ur­ba­ni­za­ción. Du­ran­te 25 años, Pe­dra­za se ocu­pó de trans­for­mar ese pá­ra­mo des­an­ge­la­do en un res­pe­ta­ble mo­jón don­de en­con­trar so­sie­go y un tí­pi­co asa­do en un in­que­bran­ta­ble ambiente fa­mi­liar.

El an­fi­trión se abre pa­so en­tre los em­plea­dos y las pri­me­ras fa­mi­lias que lle­gan pa­ra dis­fru­tar del Día de cam­po, de­ci­di­do a con­du­cir en per­so­na una vi­si­ta por ca­da uno de los rin­co­nes de la finca trans­for­ma­da des­de la tran­que­ra has­ta la alam­bra­da del fon­do, ro­za­do por las va­cas pas­tan so­bre el sue­lo re­ver­de­ci­do. El or­gu­llo des­bor­da al guía más idó­neo de la ca­sa y arras­tra a un nu­tri­do con­tin­gen­te de se­gui­do­res, que de­jan cla­ros en la can­cha de te­jo, el so­la­rio que ro­dea la pi­le­ta y el sa­lón prin­ci­pal, don­de va­rias fa­mi­lias ya se ha­bían apro­pia­do de una me­sa pa­ra el asa­do y el es­pec­tácu­lo mu­si­cal.

El ape­go a las tra­di­cio­nes pam­pea­nas se re­fle­ja en un ca­rrua­je ex­hi­bi­do en el bar y re­ga­le­ría, jun­to a un horno de ba­rro, la si­lla des­pren­di­da de un trac­tor, una mar­mi­ta, un horno de ba­rro, ta­rros le­che­ros y una co­ci­na eco­nó­mi­ca de hie­rro. Pe­ro la at­mós­fe­ra te­lú­ri­ca se ex­tien­de a otros ho­ri­zo­nes del país, fru­to del es­pí­ri­tu via­je­ro de Pa­blo Pe­dra­za y su her­mano Ber­nar­do. El rin­cón asig­na­do a Santiago del Es­te­ro mues­tra de­li­ca­das ar­te­sa­nías en ma­de­ra de al­ga­rro­bo, una de las mar­cas dis­tin­ti­vas de Las Ter­mas de Río Hon­do. Ju­juy es­tá re­pre­sen­ta­da por pie­zas de ba­rro crea­das en la Que­bra­da de Hu­mahua­ca y la Pu­na.

Ca­mi­na­ta por el par­que

El pa­seo con­ti­núa por un sen­de­ro, de a ra­tos ilu­mi­na­do por el sol y os­cu­re­ci­do por la som­bra que le pro­di­gan tu­pi­dos sau­ces, fres­nos, ca­sua­ri­nas, pal­me­ras pin­dó y aler­ces. De ese re­fres­can­te ovi­llo ve­ge­tal sa­len dis­pa­ra­dos los vue­los de te­ros y jil­gue­ros, que ha­cen es­ca­la en al­gu­nas de las 14 es­cul­tu­ras de ma­de­ra de al­ga­rro­bo ali­nea­das jun­to al ca­mino, las ad­mi­ra­bles obras rea­li­za­das en una pie­za por el es­cul­tor Cristian Iba­rra, ins­pi­ra­do en los mon­tes que en­mar­can Ica­ño, en Ca­ta­mar­ca.

Des­de el mos­tra­dor de la Pul­pe­ría, Es­te­la Le­gui­za­món re­co­mien­da lle­nar el pa­la­dar con el sa­bor in­ten­so de la lon­ga­ni­za ca­la­bre­sa pre­pa­ra­da en Na­va­rro y lle­var­se a ca­sa un sa­la­me,

una hor­ma de que­so, un li­cor ar­te­sa­nal y al­gu­na con­ser­va fa­bri­ca­da en Londres (Ca­ta­mar­ca). Pe­dra­za in­te­rrum­pe la su­ge­ren­cia de la pul­pe­ra de la ca­sa pa­ra se­ña­lar una foto his­tó­ri­ca col­ga­da en la pa­red de ba­rro:

su pa­dre (el mé­di­co Ra­fael Pe­dra­za) y Ernesto Gue­va­ra for­man par­te de la ima­gen en blan­co y ne­gro de la pro­mo­ción 1946 del co­le­gio se­cun­da­rio Dean Fu­nes de Cór­do­ba. “El ni­ño que mu­cho des­pués se trans­for­ma­ría en el Che se enoja­ba con mi vie­jo por­que era el úni­co que le ga­na­ba al ti­ro al blan­co”, ase­gu­ra el hi­jo me­mo­rio­so.

Más tar­de, en el sa­lón co­me­dor, las pa­sio­nes se en­cien­den de a po­co en­tre el pú­bli­co, en­tre­te­ni­do a la vez con ca­da pa­so del al­muer­zo y la pro­pues­ta de mú­si­ca fol­cló­ri­ca, la­ti­na y tan­go con­du­ci­da por Na­za­reno Le­mos.

El ve­re­dic­to del pú­bli­co

El es­pec­tácu­lo ha­bía arran­ca­do de me­nor a ma­yor, con el re­per­to­rio de Ro­xa­na Da Sil­va ba­sa­do en te­mas de Isa­bel Pan­to­ja. Más aten­ta a la lle­ga­da de los ca­ma­re­ros con por­cio­nes de cho­ri­zo, po­llo y va­cío, la gen­te des­pi­dió a la can­tan­te con una rá­fa­ga de aplau­sos ti­bios. Bien dis­tin­ta fue la reac­ción an­te las po­ten­tes cha­ca­re­ras dis­pen­sa­das por el dúo Hon­ta­na­res. Fe­de­ri­co Da Sil­va y Ma­xi­mi­li­ano Pi­ni se ga­na­ron pal­mas des­de el pri­mer acor­de y bai­la­ri­nes im­pro­vi­sa­dos pre­fi­rie­ron in­te­rrum­pir el al­muer­zo y sal­tar a la pis­ta.

En me­dio del ambiente sú­bi­ta­men­te en­cen­di­do, Lua­na Con­sor­ti y Fran­cis Agui­lar sa­lie­ron a bai­lar “La cum­par­si­ta” y “Mi­lon­ga de mis amo­res”. A los pos­tres, Le­mos apla­có por un ra­to la fies­ta co­lec­ti­va con su ver­sión de “A mi ma­ne­ra”, pe­ro el en­tu­sias­mo ge­ne­ral vol­vió a es­ta­llar cuan­do se es­cu­chó un so­ni­do de cum­bia y no que­dó más re­me­dio que co­rrer las me­sas pa­ra am­pliar la pis­ta de bai­le has­ta la ho­ra de la me­rien­da. ■

Mu­seo. Má­qui­nas ru­ra­les se ex­hi­ben en el par­que.

Mú­si­ca na­ti­va. El dúo Hon­ta­na­res ani­ma la fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.