10 pre­gun­tas pa­ra sa­ber si sos un buen pa­sa­je­ro

En cla­se Eco­nó­mi­ca, los vue­los se ha­cen lar­gos y mu­chos via­je­ros re­pi­ten con­duc­tas que fas­ti­dian a las aza­fa­tas.

Clarin - Viajes - - LÍNEAS AÉREAS -

Las aza­fa­tas sa­ben bien que las ho­ras de los vue­los en cla­se Eco­nó­mi­ca se ha­cen lar­gas. Sin em­bar­go, al­gu­nas ac­ti­tu­des de los via­je­ros les re­sul­tan bas­tan­te mo­les­tas y, ca­da vez que se les pre­gun­ta por el te­ma, se­ña­lan las mis­mas “con­duc­tas odio­sas” de los pa­sa­je­ros.

Te­nien­do en cuen­ta las prin­ci­pa­les que­jas de los tri­pu­lan­tes de a bor­do, es­te cues­tio­na­rio te per­mi­ti­rá sa­ber si sos un buen pa­sa­je­ro o una pe­sa­di­lla pa­ra las aza­fa­tas.

¿Sa­lu­dás a los tri­pu­lan­tes? Al su­bir al avión, los pa­sa­je­ros sue­len es­tar pen­dien­tes de su equi­pa­je de mano y an­sio­sos por lle­gar al asien­to. Al lle­gar a des­tino, to­dos quie­ren ba­jar cuan­to an­tes pa­ra bus­car las va­li­jas. En am­bos ca­sos, mu­chos pa­san al la­do de las aza­fa­tas -que son­ríen y sa­lu­dan a ca­da per­so­na- sin si­quie­ra mi­rar­las. ¿Vos sa­lu­dás?

¿Lle­nás to­dos los com­par­ti­men­tos su­pe­rio­res? El apu­ro de al­gu­nos pa­sa­je­ros por su­bir ra­di­ca en que quie­ren aca­pa­rar los com­par­ti­men­tos pa­ra el equi­pa­je de mano con sus carry on, car­te­ras o mo­chi­las, abri­gos y/o com­pras. Pe­ro to­dos tie­nen de­re­cho a guar­dar sus per­te­nen­cias so­bre sus pro­pios asien­tos, así que hay que pen­sar en los de­más y co­lo­car al­gu­nos ítems ba­jo el asien­to de­lan­te­ro.

¿Pres­tás aten­ción a las ex­pli­ca­cio­nes de se­gu­ri­dad? Al­gu­nas ae­ro­lí­neas ofre­cen vi­deos ex­pli­ca­ti­vos pa­ra dar a co­no­cer las ins­truc­cio­nes de se­gu­ri­dad. Pe­ro igual­men­te los au­xi­lia­res de vue­lo se­ña­lan las sa­li­das de emer­gen­cia y en­se­ñan a usar cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, máscaras de oxí­geno y cha­le­cos sal­va­vi­das. Du­ran­te esos mi­nu­tos, hay pa­sa­je­ros que cie­rran los ojos, leen o ha­blan en­tre ellos sin pres­tar aten­ción: ade­más de una ac­ti­tud irres­pon­sa­ble, las aza­fa­tas lo con­si­de­ran una fal­ta de res­pe­to.

¿Te sa­cás los au­ri­cu­la­res cuan­do te ha­blan? Una de las con­duc­tas que más mo­les­ta a las aza­fa­tas es te­ner que re­pe­tir va­rias ve­ces a ca­da per­so­na las op­cio­nes del menú y reite­rar las pre­gun­tas so­bre las be­bi­das por­que no po­nen en “pau­sa” la pe­lí­cu­la.

¿Les das la ba­su­ra en cual­quier mo­men­to? Mu­chos, al ter­mi­nar de co­mer, quie­ren sa­car­se de en­ci­ma la ban­de­ja con los des­per­di­cios. Pe­ro hay mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos en los que las aza­fa­tas los jun­tan en ca­rri­tos y bol­sas; cues­tión de te­ner pa­cien­cia.

¿Lla­más a las aza­fa­tas por cual­quier co­sa? No es­tá bien ha­cer­lo pa­ra pre­gun­tar

qué hay de co­mer o cuán­to fal­ta pa­ra lle­gar; esa in­for­ma­ción se ofre­ce a tra­vés de los par­lan­tes o pan­ta­llas. Del mis­mo mo­do, que­jar­se por la co­mi­da o el en­tre­te­ni­mien­to (sal­vo que no fun­cio­ne) son cues­tio­nes que ex­ce­den a los em­plea­dos.

¿Ex­pli­cás cla­ra­men­te có­mo que­rés el ca­fé o el té? Una y otra vez, las aza­fa­tas re­pi­ten las mis­mas pre­gun­tas: “¿ca­fé o té?”, ¿con azú­car?”, “¿con cre­ma?”. Si el pa­sa­je­ro di­je­ra qué quie­re to­mar en for­ma clara y sin los au­ri­cu­la­res pues­tos, se­ría de gran ayu­da.

¿Vas al ba­ño en pleno des­cen­so? Mu­chos se acuer­dan de ir al ba­ño -y has­ta de la­var­se los dien­tes- cuan­do el avión ya co­men­zó las ope­ra­cio­nes de des­cen­so y hay que per­ma­ne­cer sen­ta­do con el cin­tu­rón pues­to.

¿Apo­yás los pies en la pa­red o el asien­to? Es­pe­cial­men­te en los vue­los lar­gos, to­do el mun­do ne­ce­si­ta es­ti­rar las pier­nas ca­da tan­to. Pe­ro una co­sa es ca­mi­nar por el pa­si­llo o per­ma­ne­cer de pie un ra­to, y otra muy dis­tin­ta es apo­yar los pies en la pa­red o en los asien­tos de ade­lan­te.

¿Ca­mi­nás des­cal­zo? Con o sin me­dias, al­gu­nos pa­sa­je­ros ca­mi­nan por los pa­si­llos sin co­lo­car­se sus za­pa­tos. Las aza­fa­tas se dis­gus­tan por los olo­res y una con­duc­ta po­co hi­gié­ni­ca. Y se pre­gun­tan: si na­die en­tra­ría sin za­pa­tos a un ba­ño pú­bli­co, ¿por qué sí al ba­ño del avión?

Ba­ta­lla. Los pa­sa­je­ros que aca­pa­ran el es­pa­cio en los com­par­ti­mien­tos no son bien vis­tos por las aza­fa­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.