Uz­be­kis­tán

Mer­ca­dos po­pu­la­res, ma­jes­tuo­sos pa­la­cios, mez­qui­tas y una an­ti­gua ciu­dad amu­ra­lla­da se su­ce­den en un ex­ten­so re­co­rri­do por es­te país de Asia cen­tral.

Clarin - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR - Leo­nor Rei­tano Do­cen­te. Vi­ve en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y via­jó a Uz­be­kis­tán en sep­tiem­bre de 2016.

El des­tino del via­je que com­par­tí con mi es­po­so Fran­cis­co fue Uz­be­kis­tán, des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos pe­ro con te­so­ros va­lio­sos. Ya des­de la lle­ga­da a la ca­pi­tal, Tash­kent, se tran­si­ta por am­plias ave­ni­das en­tre gran­des par­ques con re­mi­nis­cen­cias de la épo­ca so­vié­ti­ca. Se des­ta­can la Pla­za de la In­de­pen­den­cia -con el Mo­nu­men­to de Amir Te­mur, el famoso Ta­mer­lán, que en el si­glo XIII li­be­ró a los uz- be­kos del do­mi­nio del con­quis­ta­dor mon­gol Gen­gis Khan-, la Ópe­ra -en una gran pla­za or­na­men­ta­da con fuen­tes- y otros mo­der­nos edi­fi­cios, co­mo el Ban­co de Uz­be­kis­tán, el com- ple­jo de ma­dra­sas o es­cue­las co­rá­ni- cas -co­mo el de Has­ti Iman- y el Ba- zar Chor­sú, don­de se ven­de de to­do, co­mo ha­ce un si­glo.

Un bre­ve vue­lo nos lle­vó a It­chan Ka­la, la ciu­dad amu­ra­lla­da de Ji­va, con cons­truc­cio­nes de ado­be, ma­dra- sas, mez­qui­tas y el Pa­la­cio del Kan con el Ha­rem, un mu­seo al ai­re li­bre en el que re­sal­ta una mez­qui­ta del si- glo XVII que ya no se uti­li­za, con 214 co­lum­nas de ma­de­ra ta­lla­da y el mi- na­re­te inaca­ba­do de 38 me­tros, de­co- ra­do con sus azu­le­jos azu­les.

En Bu­ja­rá vi­si­ta­mos una ne­cró­po­lis, un mau­so­leo y gran mer­ca­do. Nos alo­ja­mos en el sec­tor an­ti­guo de la ciu­dad, fren­te a la pla­za prin­ci­pal, con res­tau­ran­tes y fuen­tes que re­fres­ca­ban la cá­li­da tar­de. Ad­mi­ra­mos ma­dra­sas con­ver­ti­das en cen­tros co­mer­cia­les tí­pi­cos que ofre­cen ar­tícu­los tra­di­cio­na­les y re­cuer­dos y re­co­rri­mos una ca­lle pea­to­nal que co­nec­ta mer­ca­dos y mez­qui­tas. Es muy ca­rac­te­rís­ti­co el Mer­ca­do del Oro, cu­yas ven­de­do­ras lu­cen la ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal, muy co­lo­ri­da.

Ac­ce­di­mos al pe­di­do de al­gu­nos pa­sean­tes, que nos pe­dían fo­to­gra­fiar­se con no­so­tros. Se iban muy agra­de­ci­dos, ya que el pue­blo es muy hos­pi­ta­la­rio y ama­ble. Fal­ta­ba el bro­che fi­nal: la le­gen­da­ria Sa­mar­can­da, nu­do prin­ci­pal de la Ru­ta de la Se­da. Ha­cia allí fui­mos y, en el mo­nu­men­tal cas­co an­ti­guo Re­gis­tan, nos im­pac­ta­ron tres enor­mes ma­dra­sas -una del si­glo XV y dos del si­glo XVII. La prin­ci­pal es­tá de­co­ra­da con pan de oro. Otra lu­ce imá­ge­nes del ve­na­do -que re­pre­sen­ta el in­vierno- y el ti­gre con el sol, sím­bo­lo del ve­rano. Des­de allí lle­ga­mos a un gran par­que, flan­quea­do por dos leo­nes y una pea­to­nal con co­mer­cios mo­der­nos, y al in­men­so mer­ca­do. A la no­che nos en­can­tó ver el Mau­so­leo de Ta­mer­lán ilu­mi­na­do.

An­tes de re­gre­sar co­no­ci­mos la ne­cró­po­lis Shah I Zin­da y el Mau­so­leo de Al Bu­ja­ri, lu­gar de mul­ti­tu­di­na­rias pe­re­gri­na­cio­nes al que lla­man “Pe­que­ño Taj Mahal” por su de­co­ra­ción ex­te­rior, don­de los de­vo­tos re­zan jun­to al imán. Es­te via­je su­peró nues­tras ex­pec­ta­ti­vas, por la cul­tu­ra, la hos­pi­ta­li­dad y ca­ri­ño que nos pro­di­gó el pue­blo uz­be­ko.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.