Los pa­sa­jes de Pa­rís, ele­gan­tes ga­le­rías co­mer­cia­les del si­glo XIX

Die­ron ori­gen a la so­cie­dad de con­su­mo y re­sur­gie­ron en los años 80 pa­ra trans­for­mar­se en una gran atrac­ción.

Clarin - Viajes - - POSTALES FRANCIA - Eduar­do Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

Un per­so­na­je crea­do por el escritor Ju­lio Cor­tá­zar en su re­la­to “El otro cie­lo”, con­fe­sa­ba que ca­si siem­pre sus pa­seos ter­mi­na­ban “en el ba­rrio de las ga­le­rías cu­bier­tas, qui­zá por­que los pa­sa­jes y las ga­le­rías han si­do mi pa­tria se­cre­ta des­de siem­pre”. En aquel cuen­to, Cor­tá­zar ima­gi­na­ba un vai­vén en­tre la por­te­ña Galería Güe­mes y la Ga­le­rie Vi­vien­ne, uno de los pa­sa­jes más fa­mo­sos de Pa­rís, Fran­cia, ubi­ca­do cer­ca del Pa­lais Ro­yal. Otro gran escritor y crí­ti­co li­te­ra­rio, el ale­mán Wal­ter Ben­ja­min, de­cía en su “Li­bro de los pa­sa­jes” que es­tas cons­truc­cio­nes eran co­mo “gru­tas de ha­das”. Ben­ja­min in­ten­tó des­ci­frar el sig­ni­fi­ca­do de los pa­sa­jes. Pa­ra él eran una cla­ve de Pa­rís en el si­glo XIX por­que con ellos na­cie­ron mu­chas co­sas nue­vas, des­de la so­cie­dad de con­su­mo has­ta el su­rrea­lis­mo. Es cier­to que, a pe­di­do del em­pe­ra­dor Na­po­león III, el ba­rón Hauss­mann de­mo­lió bue­na par­te de Pa­rís des­de 1852 en fa­vor de las gran­des ave­ni­das que hoy son íco­nos ur­ba­nos. Esas ave­ni­das des­pla­za­ron a los pa­sa­jes. Ha­bía más de cien y al­gu­nos fue­ron cons­trui­dos a fi­na­les del si­glo XVIII pe­ro hoy so­bre­vi­ven ape­nas 18 pa­sa­jes, la ma­yo­ría ubi­ca­dos en la ori­lla de­re­cha del río Se­na, co­mo ano­ta el ex­per­to Pa­tri­ce de Mon­can en su do­cu­men­ta­da guía “Pas­sa­ges de Pa­ris”. Mu­chos de esos pa­sa­jes hoy son un imán pa­ra los cu­rio­sos y los tu­ris­tas.

En aque­lla ciu­dad me­die­val an­te­rior a Hauss­mann, los pa­sa­jes per­mi­tían atra­ve­sar las ca­lles sin preo­cu­par­se por el trá­fi­co, el ba­rro y el cam­bian­te cli­ma de Pa­rís. Los pri­me­ros apa­re­cie­ron en 1786 cer­ca del Pa­lais Ro­yal, al com­pás de las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias y co­mo un signo de los nue­vos tiem­pos. Allí los pea­to­nes des­cu­brían con asom­bro el pro­gre­so téc­ni­co: la ilu­mi­na­ción a gas, las gran­des vi­drie­ras de cris­tal, la ar­qui­tec­tu­ra en hie­rro. Con ellos na­ció el comercio y la pu­bli­ci­dad mo­der­na, por eso fue­ron imi­ta­dos en mu­chas otras ciu­da­des del mun­do.

Es­tá bien cla­ro que ellos an­ti­ci­pa­ban el fu­tu­ro, la gran tien­da de­par­ta­men­tal al es­ti­lo de Ga­le­ries Laf­fa­yet­te en Pa­rís y Ha­rrods en Lon­dres, en un ca­mino que lle­va­ba pa­so a pa­so ha­cia los shop­pings ac­tua­les.

Lo cier­to es que ya en 1835 el cro­nis­ta Au­gus­te Lu­chet de­cía que un buen pa­sa­je de­bía cum­plir con “seis man­da­mien­tos”. Te­nía que es­tar re­ser­va­do a los pea­to­nes, de­bía ser un tra­yec­to atrac­ti­vo pa­ra unir dos ca­lles y re­unir ne­go­cios y otras atrac­cio­nes ba­jo te­cho. Te­nía que es­tar ilu­mi­na­do co­mo una ca­lle, dan­do ca­lor en in­vier­nal no y fres­cu­ra en ve­rano. De­bía ser un re­fu­gio an­te las va­rian­tes ines­pe­ra­das del cli­ma y te­ner una fuen­te ar­ti­fi­cial de luz, que se­ría pri­me­ro el gas y lue­go la elec­tri­ci­dad. El lu­jo de­bía ca­rac­te­ri­zar la ar­qui­tec­tu­ra del pa­sa­je, el es­ti­lo de sus ne­go­cios y las mer­ca­de­rías en ven­ta.

To­da­vía en la dé­ca­da de 1910 va­rios de los pa­sa­jes his­tó­ri­cos atraían al pú­bli­co, pe­ro ya se im­po­nía el gus­to por las gran­des tien­das. Cuan­do el ale­mán Ben­ja­min se fas­ci­nó con los pa­sa­jes pa­ri­si­nos en la dé­ca­da de 1930, es­ta­ban en de­ca­den­cia. Eran be­llas dur­mien­tes y así si­guie­ron has­ta que en 1970 un mo­dis­to ja­po­nés que lle­ga­ría a ser cé­le­bre, Ken­zo Ta­ka­da, se ins­ta­ló en la Ga­le­rie Vi­vien­ne con una bou­ti­que. Ken­zo hi­zo es­cue­la y otros lo imi­ta­ron. Así, po­co a po­co, des­de la dé­ca­da de 1980 en ade­lan­te mu­chos pa­sa­jes re­na­cie­ron.

Al­gu­nos si­tios, co­mo el Pas­sa­ge Jouf­froy, con­ser­van hoy un mu­seo de ce­ra, el Gre­vin, que da­ta de 1882. Otros, co­mo el Pas­sa­ge des Pa­no­ra­mas, cons­trui­do en 1799, con­ser­va el Tea­tro de Va­rie­da­des inau­gu­ra­do en 1807, que aún fun­cio­na: por allí pa­sa­ron to­dos, des­de Ale­xan­dre Du­mas has­ta Jean Paul Bel­mon­do. La aris­to­crá­ti­ca Ga­le­rie Vé­ro Do­dat so­bre­sa­le por sus ele­gan­tes tien­das, co­mo la de Ch­ris­tian Lou­bou­tin -co­no­ci­do por sus za­pa­tos de lu­jo- o la del de­co­ra­dor y mar­chand de ar­te Pierre Pas­se­bon. El Pas­sa­ge Ver­deau reúne a los an­ti­cua­rios, así co­mo el Pas­sa­ge Brady es fa­mo­so por sus res­tau­ran­tes y ne­go­cios de es­pe­cia­li­da­des de la In­dia y Pa­kis­tán. Quie­nes bus­quen ju­gue­tes de dis­tin­tas épo­cas, de­be­rían vi­si­tar el Pas­sa­ge des Prin­ces. La lis­ta po­dría se­guir, por­que ca­da pa­sa­je es un mun­do. En los vie­jos tiem­pos po­dían alo­jar des­de tien­das de mo­das has­ta ta­ba­que­rías, sa­las de tea­tro, sa­las de lec­tu­ra, lo­ca­les de bai­le, ca­fés, li­bre­rías, ju­gue­te­rías, res­tau­ran­tes, im­pren­te­ros, an­ti­cua­rios, gra­ba­do­res y lut­hiers, en­tre otras ac­ti­vi­da­des. Ins­pi­ra­ron a poe­tas, mú­si­cos y no­ve­lis­tas. Char­les Bau­de­lai­re ha­bló de ellos en su obra “El Spleen de Pa­rís”, pe­ro tam­bién lo hi­cie­ron otros es­cri­to­res, en­tre ellos Bal­zac, Mus­set, Ara­gon, Ce­li­ne, Tza­ra y Bre­ton.

Iti­ne­ra­rios po­si­bles

Una pri­me­ra ca­mi­na­ta de­be­ría in­cluir los pa­sa­jes si­tua­dos en los al­re­de­do­res del Pa­lais Ro­yal. Es el ca­so de la Ga­le­rie Vé­ro Do­dat, cons­trui­da en 1826 muy cer­ca del Mu­seo del Lou­vre, es un frag­men­to del Pa­rís de la épo­ca de Bal­zac, un po­co som­bría con sus tien­das de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, ar­te y de­co­ra­ción. Un da­to en­tre mu­chos: en el lo­cal de Pas­se­bon se ex­po­nían has­ta ha­ce po­co las mu­ñe­cas pre­fe­ri­das de la ac­triz Cat­he­ri­ne De­neu­ve. Muy cer­ca es­tá la Ga­le­rie Vi­vien­ne y su ve­ci­na, la Ga­le­rie Col­bert, am­bas de 1826. Mo­dis­tos fa­mo­sos co­mo Jean Paul Gaul­tier es­tán en la Vi­vien­ne. En la Col­bert, de 1823, no hay tien­das pe­ro sí una es­pec­ta­cu­lar ro­ton­da con cú­pu­la vi­dria­da y las au­las del Ins­ti­tu­to Na­cio- de His­to­ria del Ar­te y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Pa­tri­mo­nio, es que la pro­pie­dad per­te­ne­ce a la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Fran­cia. El re­co­rri­do se com­ple­ta­ría aquí con el Pas­sa­ge Choi­seul, de 1827, con mu­cha his­to­ria tam­bién. Se re­no­vó en 2013 pe­ro allí es­tá aún el Thea­tre des Buf­fes Pa­ri­siens crea­do por Jac­ques Of­fen­bach, el maes­tro de la ope­re­ta fran­ce­sa.

Otro iti­ne­ra­rio, es­ta vez al­re­de­dor de las gran­des ave­ni­das -co­mo el Bou­le­vard des Ca­pu­ci­nes o el Hauss­man­nin­clu­ye el Pas­sa­ge des Prin­ces, cons­trui­do en 1860 y re­cons­trui­do en 1995, hoy es el pa­raí­so de los ju­gue­te­ros. Sin du­da, el Pas­sa­ge des Pa­no­ra­mas es un ícono: na­ció en 1799 y se agran­dó en 1834 y es­tá li­ga­do al mun­do del es­pec­tácu­lo des­de en­ton­ces. Aquí se pro­yec­ta­ban los “pa­no­ra­mas” pin­ta­dos con es­ce­nas de la his­to­ria o la ac­tua­li­dad, eran un an­ti­ci­po del ci­ne. Ade­más del la­zo his­tó­ri­co con el Tea­tro de Va­rie­da­des, va­le de­te­ner­se en el ac­tual “Ca­fé Stern”, es un res­tau­ran­te de al­ta ga­ma pe­ro en­tre 1837 y 2008 fue la tien­da del gra­ba­dor e im­pre­sor Stern, con una clien­te­la que in­cluía a los za­res ru­sos, a Le­nin, Sta­lin y De Gau­lle. El punto fi­nal de es­te re­co­rri­do es el Pas­sa­ge Jouf­froy, da­ta de 1847 y ade­más del mu­seo de ce­ra Gre­vin es­tá el vie­jo ho­tel Cho­pin, fre­cuen­ta­do por el mú­si­co cuan­do iba por aquí a pro­bar los pia­nos de la Sa­la Ple­yel. Hay una ju­gue­te­ría no­ta­ble, Pain d´epi­ces, que re­cu­pe­ra jue­gos in­fan­ti­les de an­ta­ño. En fin, tam­bién de 1847 es el ve­cino Pas­sa­ge Ver­deau, prác­ti­ca­men­te la tras­tien­da de la ca­sa de subas­tas Drouot: en sus ne­go­cios se con­si­guen des­de por­ce­la­nas a tar­je­tas pos­ta­les, li­bros, mue­bles y pin­tu­ras.

Aque­llos con bue­nas pier­nas y cu­rio­si­dad, de­be­rían te­ner en cuen­ta al me­nos otros dos iti­ne­ra­rios. Cer­ca de la Rue Saint De­nis si­guen en pie otros seis pa­sa­jes: Grand Cerf, Brady, Pra­do, Bourg l’ab­bé, Pon­ceau y Pas­sa­ge du Cai­re. Fi­nal­men­te, hay pa­sa­jes un po­co más le­ja­nos, co­mo la Ga­le­rie de la Ma­de­lei­ne -cer­ca de la co­no­ci­da igle­sia- o los pa­sa­jes Ven­do­me y Pu­teaux, ade­más de las Ar­ca­des des Champs Ely­sées, que des­de 1926 le die­ron mo­vi­mien­to al ba­rrio.

En­tre los pa­sean­tes de hoy, ha­brá quien vea los pa­sa­jes de Pa­rís co­mo si fue­ran so­bre­vi­vien­tes de otro tiem­po. Pe­ro, con el escritor Marcel Proust en la men­te, aca­so tam­bién sea po­si­ble ver­los co­mo si fue­ran los tes­ti­gos de un tiem­po re­co­bra­do. ■

AFP

Sím­bo­lo. Ga­le­rie Vi­vien­ne, que ins­pi­ró un re­la­to de Ju­lio Cor­tá­zar y hoy es el si­tio pre­di­lec­to de los di­se­ña­do­res de mo­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.