Las mi­sio­nes je­suí­ti­cas

La evangelización de los pue­blos ori­gi­na­rios de­jó un va­lio­so le­ga­do cul­tu­ral en la Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay, Bo­li­via y Bra­sil des­de los si­glos XVII y XVIII.

Clarin - Viajes - - EL VIAJERO ILUSTRADO -

Cuan­do El Via­je­ro vi­si­ta las rui­nas de la re­duc­ción de San Ig­na­cio Mi­ní, una mi­sión je­suí­ti­ca fun­da­da a co­mien­zos del si­glo XVII en Mi­sio­nes, a 60 km de Po­sa­das, no pue­de me­nos que con­mo­ver­se an­te ese le­ga­do pa­tri­mo­nial, his­tó­ri­co y cul­tu­ral. Las mi­sio­nes -o re­duc­cio­nes- de los je­sui­tas en Amé­ri­ca ocu­pa­ron la zo­na de in­fluen­cia del río Pa­ra­ná, don­de se asen­ta­ban ma­yor­men­te los pue­blos gua­ra­níes. En las pro­vin­cias de Mi­sio­nes y Co­rrien­tes se crea­ron quin­ce mi­sio­nes. Tam­bién hu­bo en Córdoba. En el cen­tro de la ca­pi­tal so­bre­sa­le la Man­za­na Je­suí­ti­ca, con­for­ma­da por edi­fi­cios co­mo la Igle­sia de la Com­pa­ñía de Je­sús, la Ca­pi­lla Do­més­ti­ca, la Re­si­den­cia de los je­sui­tas y el ac­tual Rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Córdoba, en el an­ti­guo Co­le­gio Má­xi­mo de la Com­pa­ñía de Je­sús.

La or­den creó ocho mi­sio­nes en Pa- ra­guay y Bo­li­via y sie­te en las Mi­sio- nes Orien­ta­les del sud­oes­te del Bra- sil. Las mi­sio­nes fue­ron po­bla­das por in­te­gran­tes de los pue­blos ori­gi­na- rios, or­ga­ni­za­dos y ad­mi­nis­tra­dos por los je­sui­tas co­mo par­te de su obra ci- vi­li­za­do­ra y evan­ge­li­za­do­ra. El ob­je- ti­vo era crear una so­cie­dad con los be­ne­fi­cios y cua­li­da­des de la so­cie- dad cris­tia­na eu­ro­pea, au­sen­te de “vi- cios y mal­da­des”. Pa­ra atraer a los po- bla­do­res lo­ca­les, los je­sui­tas apren- die­ron sus len­guas y cons­tru­ye­ron edi­fi­ca­cio­nes pa­ra al­ber­gar a mi­les de per­so­nas. Bus­can­do ser au­to­su­fi- cien­tes, crea­ron una in­fra­es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va, eco­nó­mi­ca y cul­tu- ral que fun­cio­na­ba en un ré­gi­men co- mu­ni­ta­rio. Los na­ti­vos edu­ca­dos en la fe cris­tia­na fue­ron ins­trui­dos pa- ra crear ar­te de ca­li­dad, si­guien­do el mo­de­lo eu­ro­peo. Tan im­por­tan­te fue la pro­duc­ción que se ex­por­ta­ron ins- tru­men­tos mu­si­ca­les y es­cul­tu­ras.

A me­dia­dos del si­glo XVIII, los je- sui­tas fue­ron acu­sa­dos de ha­ber crea- do un im­pe­rio in­de­pen­dien­te. Con es- te ar­gu­men­to fue­ron ex­pul­sa­dos de las co­lo­nias es­pa­ño­las en 1759. Vein- te años más tar­de, la or­den fue di­suel- ta. Ca­si to­das las cons­truc­cio­nes de las mi­sio­nes son hoy Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. La Com­pa­ñía de Je­sús ha­bía si­do fun­da­da en 1540 por San Ig­na­cio de Lo­yo­la. Su di­na­mis­mo y la só­li­da pre­pa­ra­ción teo­ló­gi­ca y cul­tu­ral de sus miem­bros le gran­jea­ron pres­ti­gio a ni­vel mun­dial. Los pri­me­ros je­sui­tas lle­ga­ron a Bra­sil en 1549. Vein­te años más tar­de arri­ba­ron a Pe­rú. En el desierto de So­no­ra (en Mé­xi­co, don­de des­em­bar­ca­ron en 1572) se con­ser­van va­rias cons­truc­cio­nes en muy buen es­ta­do.

El utó­pi­co pro­yec­to fue tan exi­to­so que en el si­glo XVII mu­chas re­duc­cio­nes eran bas­tan­te prós­pe­ras, te­nían un comercio ac­ti­vo con ciu­da­des y pro­vin­cias pró­xi­mas y has­ta ex­por­ta­ban pro­duc­tos a Eu­ro­pa. En Bo­li­via con­mue­ve el va­lio­so le­ga­do de los gru­pos chi­qui­ta­nos. La Mi­sión de San­to Corazón per­te­ne­ce a la pro­vin­cia Ángel San­do­val y, si bien con­ti­núa ais­la­da por fal­ta de ca­mi­nos tran­si­ta­bles, se pue­de lle­gar atra­ve­san­do el Va­lle de Tu­ca­va­ca, una re­ser­va na­tu­ral, con fa­ra­llo­nes y se­rra­nías, que en­mar­ca esos ves­ti­gios co­lo­nia­les. A su vez, no se pue­de de­jar de vi­si­tar San­tí­si­ma Tri­ni­dad del Pa­ra­ná, la re­duc­ción gua­ra­ní más ex­ten­sa y me­jor con­ser­va­da de Pa­ra­guay, fun­da­da en 1706 a 28 km de En­car­na­ción.

San Ig­na­cio Mi­ní. Fue una de las 15 re­duc­cio­nes del No­res­te ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.