Su­dá­fri­ca

Cró­ni­ca de un fas­ci­nan­te iti­ne­ra­rio de vein­te días, con punto de par­ti­da en Ciu­dad del Ca­bo y es­ca­las en re­ser­vas na­tu­ra­les, pla­yas, cas­ca­das y de­sier­tos.

Clarin - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR - Eugenio Gon­zá­lez Vi­ve en San Pe­dro (pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res) y via­jó a Áfri­ca en di­ciem­bre de 2016.

Con mi mu­jer, mi cu­ña­do y su es­po­sa lle­ga­mos a la con­clu­sión que fue “el via­je de nues­tras vi­das”. Áfri­ca no es neu­tral pa­ra el al­ma. De­ja hue­lla en el corazón y creo que to­dos vol­ve­mos es­pe­ran­za­dos en que oja­lá pu­dié­ra- mos traer­nos de vuel­ta una par­te de sus má­gi­cos ama­ne­ce­res o man­sos atar­de­ce­res, la sin­ce­ra ca­li­dez y la son­ri­sa trans­pa­ren­te de su gen­te o la sal­va­je mi­ra­da de las fie­ras en­tre la ma­le­za. Pe­ro es más, mu­cho más.

Arran­ca­mos en la mul­ti­cul­tu­ral Ciu­dad del Ca­bo, en Su­dá­fri­ca, don- de nos es­pe­ra­ba nues­tro en­la­ce y guía Gua­da­lu­pe. A po­co de an­dar du­ran­te un día diá­fano nos tre­pa­mos por ca- ble ca­rril a la Ta­ble Mon­tain y te­nía- mos la ciu­dad, sus cos­tas y pla­yas a nues­tros pies. Pro­ba­mos la gas­trono- mía y hos­pi­ta­li­dad sud­afri­ca­na en Ma­má Áfri­ca, re­co­rri­mos pin­to­res­cas ca­lles y mer­ca­dos, be­bi­mos su cultura y apre­cia­mos las cons­truc- cio­nes de ma­de­ra y co­lo­res de la co- lo­nia. Co­no­ci­mos Ro­ben Is­land, la pri­sión de Nelson Man­de­la du­ran­te más de 20 años. Por la cos­ta lle­ga­mos a los ca­bos Bue­na Es­pe­ran­za y Agul- has, don­de con­flu­yen el ver­do­so océa- no Atlán­ti­co con las aguas tur­que­sas del Ín­di­co, al­go in­des­crip­ti­ble.

Al­qui­la­mos un un vehícu­lo 4x4 pre­pa­ra­do y equi­pa­do pa­ra sa­fa­ri y tran­si­ta­mos más de 5.500 km por mo­der­nas au­to­pis­tas, ex­ce­len­tes ru­tas en per­ma­nen­te man­te­ni­mien­to y ca­mi­nos y sen­de­ros de tie­rra co­lo­ra­da, ri­pio y are­na del desierto. Nues­tro via­je con­ti­nuó por la Ru­ta Jar­dín, que bor­dea la cos­ta sud­afri­ca­na del océano Ín­di­co des­de Ciu­dad del Ca­bo has­ta la bahía Mos­sel, cer­ca de Port Eli­sa­beth. Es una zo­na de vi­ñe­dos bien cui­da­dos que pro­du­cen ex­ce­len­tes vi­nos y bos­ques atra­ve­sa­dos por ríos, cas­ca­das, pla­yas de are­na blan­ca, re­ser­vas de pin­güi­nos y el há­bi­tat del te­mi­ble ti­bu­rón blan­co.

Rum­bo al nor­te nos acos­tá­ba­mos a las 9 de la no­che y nos le­van­tá­ba­mos a las 5. Subimos ser­pen­tean­do has­ta los 2 mil me­tros de al­tu­ra, cru­za­mos el desierto de Ka­laha­ri en­tre de­ce­nas de ele­fan­tes con sus crías y lle­ga­mos a las ca­ta­ra­tas Vic­to­ria, en la fron­te­ra de Zam­bia y Zim­ba­bue. Jun­to al es­tre­me­ce­dor pai­sa­je de esa ma­ra­vi­lla na­tu­ral, un pe­que­ño pue­blo cuen­ta con ho­te­les de ca­te­go­ría. El ver­de de la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción se mez­cla con el ama­ri­llo re­se­co de los pas­ti­za­les y el río Zam­be­ze cae con fuer­za a una pro­fun­da gar­gan­ta, ca­va­da en la mon­ta­ña por la ero­sión.

En nues­tro pe­ri­plo de vein­te días pa­sa­mos por Su­dá­fri­ca, Bot­sua­na, Zim­ba­bue, Zam­bia y las cos­tas de Na­mi­bia, na­ve­gan­do el río Cho­be. Re­co­rri­mos re­ser­vas na­tu­ra­les (los par­ques Kru­ger, Cho­be, Hluh­lu­we Um­fo­lo­si e Isi­man­ga­li­so), san­tua­rios de ele­fan­tes y de ri­no­ce­ron­tes y los puen­tes col­gan­tes del Tsit­si­kam­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.