Las no­ches blan­cas de San Pe­ters­bur­go

Con sus ca­na­les y palacios, la ciu­dad más eu­ro­pea de Ru­sia se­rá la se­de del ter­cer par­ti­do de Ar­gen­ti­na en el Mun­dial. Los mu­seos, las igle­sias y pa­seos im­per­di­bles.

Clarin - Viajes - - DIARIO DE VIAJE RUSIA - Dia­na Pa­zos dpa­zos@cla­rin.com

Co­mien­zan las no­ches blan­cas en San Pe­ters­bur­go y ce­le­bra el no­roes­te de Ru­sia: has­ta los in­vier­nos más cru­dos al­gu­na vez se ter­mi­nan. Des­pués de lar­gos me­ses de nie­ve y llu­via, de bru­ma y vien­to, por fin el río Ne­va y los ca­na­les se des­con­ge­lan, los puen­tes le­va­di­zos de­jan pa­sar ha­cia la me­dia­no­che a los bar­cos mer­can­tes con rum­bo al mar Bál­ti­co, los ha­bi­tan­tes dis­fru­tan de los fes­ti­va­les al ai­re li­bre.

Fun­da­da en 1703 por el zar Pe­dro el Gran­de, la ciu­dad más eu­ro­pea de Ru­sia se en­cuen­tra tan cer­ca del Círcu­lo Po­lar que nun­ca os­cu­re­ce del to­do des­de fi­nes de ma­yo has­ta prin­ci­pios de ju­lio, ya que el sol no pa­sa por de­ba­jo del ho­ri­zon­te. En es­tos tiem­pos de no­ches blan­cas (qui­zá no exis­ta otro fe­nó­meno at­mos­fé­ri­co con un nom­bre más poé­ti­co), los pro­lon­ga­dos oca­sos ro­sa­dos se­gui­dos por ma­dru­ga­das azu­la­das y ama­ne­ce­res do­ra­dos fue­ron y se­rán fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­to­res y ar­tis­tas. Y en la mis­ma sin­to­nía, los palacios a la ve­ra de los ríos, los puen­tes y las cú­pu­las han si­do el es­ce­na­rio re­cu­rren­te de jo­yas y clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra.

Cla­ve en la his­to­ria del país más ex­ten­so del mun­do -y del ma­pa po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cio­cul­tu­ral del si­glo XX-, San Pe­ters­bur­go fue crea­da en el gol­fo de Fin­lan­dia, cuan­do Pe­dro I bus­ca­ba un lu­gar pa­ra le­van­tar una for­ta­le­za con­tra los sue­cos. Fren­te a la red de más de 40 is­las del del­ta del Ne­va, inun­da­ble y con un cli­ma in­hós­pi­to, el zar afir­mó en 1703: “Aquí ha­brá una ciu­dad”. Ha­bi­ta­das por lo­bos y osos, las tie­rras pan­ta­no­sas -don­de el río Ne­va desem­bo­ca en el mar Bál­ti­co- per­te­ne­cían a los sue­cos, a quie­nes los ru­sos ven­cie­ron en 1710 y ase­gu­ra­ron su sa­li­da al mar.

En­ton­ces, no só­lo cons­tru­ye­ron la For­ta­le­za de San Pe­dro y San Pablo sino que tra­je­ron 250 mil sol­da­dos y sier­vos de Si­be­ria y el Cáu­ca­so pa­ra tra­zar ca­mi­nos y cons­truir palacios.

La “Ve­ne­cia del Nor­te”

Pe­dro el Gran­de (1672-1725) no re­pa­ra­ba en gas­tos pa­ra de­jar atrás las cos­tum­bres “atra­sa­das” de Mos­cú e in­gre­sar pau­la­ti­na­men­te al mun­do de la Ilus­tra­ción, to­man­do co­mo mo­de­los a los ca­na­les y di­ques de Ams­ter­dam y Ve­ne­cia, y mez­clan­do los es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos de las ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Sin em­bar­go, mien­tras las ciu­da­des de Eu­ro­pa ha­bían si­do cons­trui­das a lo lar­go de los si­glos, San Pe­ters­bur­go fue ter­mi­na­da en 50 años.

Y has­ta hoy se la co­no­ce co­mo la “Ve­ne­cia del Nor­te”.

Des­de sus orí­ge­nes, la nue­va ca­pi­tal del Im­pe­rio Ru­so fue con­ce­bi­da co­mo una “ven­ta­na a Oc­ci­den­te”, a tono con la cultura eu­ro­pea adop­ta­da por las eli­tes cul­ti­va­das del si­glo XVIII. Cues­tio­na­do al prin­ci­pio, Pe­dro usa­ba ro­pas oc­ci­den­ta­les, se afei­ta­ba la bar­ba y via­ja­ba pa­ra apren­der lo que Ru­sia ne­ce­si­ta­ba pa­ra con­ver­tir­se en una po­ten­cia mo­der­na. En tan­to, los no­bles ru­sos co­men­za­ron a lle­var un es­ti­lo de vi­da opu­len­to, y la al­ta bur­gue­sía te­nía tan­ta can­ti­dad de sir­vien­tes que qui­zá ésa ha­ya si­do una de las cau­sas de su ex­tin­ción.

Ya los es­cri­to­res y ar­tis­tas ru­sos del si­glo XIX se plan­tea­ban dón­de se en­con­tra­ba, en reali­dad, el al­ma ru­sa: ¿Es­ta­ba en Eu­ro­pa o en Asia? ¿En San Pe­ters­bur­go o en Mos­cú? ¿En la cor­te del zar o en el es­ti­lo de vi­da del cam­pe­si­na­do? “Ru­sia era un país de­ma­sia­do com­ple­jo, de­ma­sia­do di­vi­di­do en el as­pec­to so­cial y di­ver­si­fi­ca­do en lo po­lí­ti­co, de­ma­sia­do in­de­fi­ni­do geo­grá­fi­ca­men­te y, tal vez, de­ma­sia­do gran­de”, plan­tea Or­lan­do Fi­ges en “El bai­le de Na­ta­cha”, tí­tu­lo que alu­de a una fa­mo­sa es­ce­na de “Gue­rra y paz” de León Tols­tói. Por­que la Ru­sia de la an­ti­gua Mos­co­via era bien di­fe­ren­te a Oc­ci­den­te an­tes de que Pe­dro el Gran­de in­ten­ta­ra eu­ro­pei­zar­la. Du­ran­te la vi­da de Tols­tói (1828-1910), “aque­lla vie­ja Ru­sia es­ta­ba vi­va en las tra­di­cio­nes de la Igle­sia, en las cos­tum­bres de los mer­ca­de­res y de gran par­te de la al­ta bur­gue­sía te­rra­te­nien­te, así co­mo en los se­sen­ta mi­llo­nes de cam­pe­si­nos di­se­mi­na­dos en me­dio mi­llón de al­deas re­mo­tas, en los bos­ques y en las es­te­pas”.

Po­cas ciu­da­des tie­nen una re­la­ción tan es­tre­cha con la li­te­ra­tu­ra co­mo San Pe­ters­bur­go, al punto que sue­le de­cir­se que la ca­pi­tal ru­sa (des­de 1712 has­ta 1918, cuan­do vol­vió a Mos­cú) en­con­tró su mi­to fun­da­dor en el poe­ma “El ji­ne­te de bron­ce” de Ale­xandr Push­kin (1799-1837) con sus pre­sen­ti­mien­tos apo­ca­líp­ti­cos, en­ri­que­ci­dos por los sim­bo­lis­mos y con­no­ta­cio­nes so­cia­les de Ni­ko­lái Gó­gol (1809-1852) y Fió­dor Dos­toievs­ki (1821-1881).

Uno sien­te que se van ma­te­ria­li­zan­do los recuerdos de an­ti­guas lec­tu­ras y que son re­ani­ma­dos los per­so­na­jes reales y fic­ti­cios, cuan­do se re­co­rren las ca­lles y ca­na­les. ¿Se­rá Ras­kól­ni­kov, de “Cri­men y cas­ti­go”, el que le son­ríe a la tu­ris­ta ar­gen­ti­na?

En es­tas jor­na­das cá­li­das y so­lea­das (di­cen que el sol bri­lla 60 días al año), los pro­ce­sos his­tó­ri­cos cen­tra­les de la ciu­dad con 5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes son re­pe­ti­dos cons­tan­te­men­te por los guías a los viajeros que dis­fru­tan del be­llo en­tra­ma­do ar­qui­tec­tó­ni­co y cul­tu­ral. Ello se re­la­cio­na con el cam­bio de nom­bres: San Pe­ters­bur­go sig­ni­fi­ca “ciu­dad de San Pe­dro” y, co­mo es de ori­gen ale­mán, en­tre 1914 y 1924 se pre­fi­rió usar un vo­ca­blo ru­so y pa­só a ser Pe­tro­gra­do; de 1924 a 1991 fue lla­ma­da Le­nin­gra­do, tras la muer­te de Le­nin (1870-1924); y con la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca vol­vió a ser San Pe­ters­bur­go (pe­ro la re­gión si­guió co­mo Le­nin­gra­do).

Por la ave­ni­da Nevsky

Al atar­de­cer, no hay me­jor plan que ca­mi­nar por la vía prin­ci­pal de San Pe­ters­bur­go y una de las ca­lles más fa­mo­sas del mun­do: la ave­ni­da Nevsky. Unos cuan­tos car­te­les en ci­rí­li­co es­tán tra­du­ci­dos al in­glés, idio­ma que tam­bién ha­blan mu­chos mo­zos en los ba­res y res­tau­ran­tes por tra­tar­se de una ciu­dad con mu­cho mo­vi­mien­to tu­rís­ti­co, an­tes de que fue­ra ele­gi­da co­mo una de las se­des pa­ra el Mun­dial de Fút­bol 2018. De to­das for­mas, du­ran­te y des­pués del gran even­to de­por­ti­vo se mul­ti­pli­ca­rán los vi­si­tan­tes, que en­con­tra­rán an­ti­guos palacios con­ver­ti­dos en tien­das de mar­cas in­ter­na­cio­na­les y ho­te­les, igle­sias, puen­tes y ar­tis­tas ca­lle­je­ros.

Al des­an­dar es­ta ave­ni­da (Nevsky Pros­pect) se pue­de to­mar co­mo re­fe­ren­cia a la agu­ja do­ra­da del Al­mi­ran­taz­go -fren­te a la Pla­za de los De­cem­bris­tas y el Her­mi­ta­ge- has­ta lle­gar al Mo­nas­te­rio de Ale­jan­dro Nevsky y el lla­ma­do “ce­men­te­rio de los ar­tis­tas”.

Qui­zás es­ta ave­ni­da sin­te­ti­ce las dis­tin­tas eta­pas his­tó­ri­cas a lo lar­go de sus 4 ki­ló­me­tros, que cru­zan los ca­na­les Moi­ka, Gri­boé­dov (se des­ta­ca el puen­te del Ban­co, pea­to­nal y ador­na­do por leo­nes ala­dos) y Fon­tan­ka. Se su­ce­den los ne­go­cios de sou­ve­nirs, un Bur­ger King que ofre­ce com­bos de ham­bur­gue­sas en ru­so, la mega tien­da Za­ra, el edi­fi­cio art nou­veau más lla­ma­ti­vo don­de fun­cio­na­ba la Ca­sa Sin­ger y hoy al­ber­ga una li­bre­ría y un ca­fé en el ni­vel su­pe­rior, la Ca­te­dral de Ka­zán -con 96 co­lum­nas que re­cuer­dan a San Pe­dro, en el Va­ti­ca­no­que fue­ra le­van­ta­da lue­go de la vic­to­ria del ejé­ci­to ru­so so­bre Na­po­león, un Star­bucks, el lo­cal gas­tro­nó­mi­co de lu­jo Eli­séevsky Ma­ga­zín, el Pa­la­cio Stro­ga­nov...

Al sur de la ave­ni­da Nevsky, el lla­ma­do “ba­rrio de Dos­toievs­ki” se ca­rac­te­ri­za por sus ca­sas más mo­des­tas. Hay cir­cui­tos de las dis­tin­tas vi­vien­das del escritor y de sus per­so­na­jes más cé­le­bres. En el de­par­ta­men­to que ocu­pó des­de 1878 has­ta su muer­te y don­de es­cri­bió “Los her­ma­nos Ka­ra­ma­zov”, hoy fun­cio­na un mu­seo (pa­sa­je Kuz­nechny 5).

A po­cas cua­dras, y so­bre una de las már­ge­nes del río Fon­tan­ka, el Mu­seo Fa­ber­gé ex­hi­be la co­lec­ción más gran­de de or­fe­bre­ría de Carl Fa­ber­gé, en la que se des­ta­can las cos­to­sas jo­yas y hue­vos de Pas­cua im­pe­ria­les.

En un bar de la ave­ni­da Nevsky, to-

1. Des­de le­jos so­bre­sa­le la agu­ja de la ca­te­dral, den­tro de la For­ta­le­za de San Pe­dro y San Pablo, el si­tio fun­da­cio­nal. 2. Con 3 mi­llo­nes de obras y pie­zas de co­lec­ción, el Her­mi­ta­ge es uno de los mu­seos más im­por­tan­tes del mun­do. In­clu­ye el his­tó­ri­co Pa­la­cio de In­vierno. 3. En Pe­ter­hof, la re­si­den­cia ve­ra­nie­ga de los za­res, las fuen­tes y jar­di­nes co­bran pro­ta­go­nis­mo en es­tos me­ses. 4.Nevsky, la ave­ni­da re­tra­ta­da por Gó­gol y Dos­toievs­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.