Da­tos úti­les pa­ra los fans que via­jan

Clarin - Viajes - - DIARIO DE VIAJE RUSIA -

ma cer­ve­za Ni­ko­lái, quien cuen­ta que na­ció en Mos­cú, es fa­ná­ti­co de Mes­si y se que­da­rá só­lo tres días en San Pe­ters­bur­go. “Vi­ne por tra­ba­jo, en pe­tró­leo; ha­ce bas­tan­te que no ha­blo en in­glés. Pe­ro me in­tri­ga sa­ber qué pien­san los tu­ris­tas que vie­nen de tan le­jos -co­mo Ar­gen­ti­na-, si lo que en­cuen­tran coin­ci­de con la idea que tie­nen de Ru­sia, qué les lla­ma la aten­ción”, di­ce. Ha­bla de Si­ria, sa­be al­go del Che Gue­va­ra y Ma­ra­do­na, es crí­ti­co del sta­li­nis­mo.

“Vi­vo en Mos­cú, des­pués de cin­co años en Ucra­nia oc­ci­den­tal y cua­tro en San Pe­ters­bur­go. Pa­ra mí es­ta es la ciu­dad más lin­da de Ru­sia, pe­ro los in­vier­nos son muy du­ros. ¿Te gus­tó el Her­mi­ta­ge?”. Ni­ko­lái sal­ta de un te­ma al otro, co­mo si fue­ra periodista o an­sio­so. Su­ma a Ol­ga a la con­ver­sa­ción. “¡Pri­vet (ho­la)!”, sa­lu­da ella, que da la mano y di­ce que es guía de tu­ris­mo: “Vie­nen mu­chos chi­nos, es­tán cer­ca”. Es al­ta y pe­li­rro­ja y, al en­te­rar­se de la can­ti­dad de ar­gen­ti­nos que lle­ga­rán al Mun­dial pa­ra alen­tar a la Se­lec­ción, Ol­ga pre­gun­ta cuál es el suel­do pro­me­dio en nues­tro país.

El ar­ca ru­sa

Co­mo si se tra­ta­ra de una co­ro­na ar­qui­tec­tó­ni­ca, la Pla­za del Pa­la­cio obli­ga a rea­li­zar un gi­ro de 360 gra­dos pa­ra unir los edi­fi­cios del Es­ta­do Ma­yor Ge­ne­ral, el Pa­la­cio de In­vierno y el com­ple­jo del Her­mi­ta­ge, la co­lum­na de Ale­jan­dro y el Es­ta­do Ma­yor de la Guar­dia. Las sa­las don­de fue fil­ma­da en una so­la to­ma la re­cor­da­da pe­lí­cu­la “El ar­ca ru­sa” se en­cuen­tran de­trás de la in­con­fun­di­ble fa­cha­da ver­de con co­lum­nas blan­cas: el Pa­la­cio de In­vierno de Isa­bel I (el cuar­to edi­fi­cio que se le­van­tó en el mis­mo em­pla­za­mien­to) fue cons­trui­do en­tre 1754 y 1762 gra­cias al pro­yec­to de Fran­ces­co Bar­to­lomeo Ras­tre­lli.

Co­mo la his­to­ria del Pa­la­cio es­tá muy re­la­cio­na­da con la del Mu­seo Her­mi­ta­ge, al in­gre­sar a la re­si­den­cia im­pe­rial ofi­cial en­tre 1763 y 1917, los vi­si­tan­tes pa­san de sa­la en sa­la y se des­orien­tan: ¿se en­cuen­tran en el Pa­la­cio de In­vierno, el Pe­que­ño Her­mi­ta­ge, el Vie­jo Her­mi­ta­ge, el Nue­vo Her­mi­ta­ge o el Tea­tro? Con más de tres mi­llo­nes de obras de ar­te y ob­je­tos de dis­tin­tas cul­tu­ras, el Her­mi­ta­ge es uno de los mu­seos más im­por­tan­tes del mun­do y se con­si­de­ra que na­ció en 1764, cuan­do el co­mer­cian­te ber­li­nés Gotz­kows­ki le pro­pu­so a la cor­te ru­sa una co­lec­ción de 225 cua­dros ho­lan­de­ses y fla­men­cos, que sir­vió de ba­se pa­ra la galería de Ca­ta­li­na la Gran­de. Mien­tras los apo­sen­tos pri­va­dos fue­ron ex­pe­ri­men­tan­do re­fac­cio­nes se­gún las mo­das y gus­tos de ca­da fa­mi­lia im­pe­rial, la gran lí­nea di­vi­so­ria fue el in­cen­dio de 1837, que des­tru­yó ca­si to­do el in­te­rior (me­nos la es­ca­le­ra prin­ci­pal y la igle­sia).

El Pe­que­ño Her­mi­ta­ge -pa­ra pri­va­ci­dad ab­so­lu­ta de Ca­ta­li­na II- le dio su nom­bre a to­do el com­ple­jo (el ob­je­to más co­di­cia­do aho­ra es el re­loj de bron­ce del Pa­vo Real). En cam­bio, el Nue­vo Her­mi­ta­ge -cons­trui­do pa­ra mu­seo por or­den de Ni­co­lás I- cuen­ta con el mo­nu­men­tal pór­ti­co de los Atlan­tes, la me­jor co­lec­ción del mun­do de pie­zas de oro de los si­glos VII ac. a I dc. y una ri­quí­si­ma co­lec­ción de pin­tu­ras y es­cul­tu­ras. “El re­gre­so del hi­jo pró­di­go, de Rem­brandt, es nues­tra Gio­con­da”, di­ce una guía fren­te al cua­dro más fo­to­gra­fia­do.

Ves­ti­gios za­ris­tas y re­vo­lu­cio­na­rios

En cuan­to al Pa­la­cio de In­vierno, lue­go de las sa­las de ma­la­qui­ta, los ma­ris­ca­les de cam­po, de Pe­dro, de los es­cu­dos y del Trono, hay una so­la ha­bi­ta­ción en el área pri­va­da de los Ro­ma­nov que no tie­ne nin­gu­na co­lec­ción. El edi­fi­cio, lue­go de ser se­de del go­bierno pro­vi­sio­nal de Ke­rensky, man­tie­ne en su si­tio ori­gi­nal a la me­sa y las si­llas del co­me­dor co­mo sím­bo­los de la to­ma del Pa­la­cio de In­vierno en la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre.

Pa­ra des­an­dar los pa­sos re­vo­lu­cio­na­rios, en la an­ti­gua ca­pi­tal ru­sa se re­co­mien­dan vi­si­tar el his­tó­ri­co cru­ce­ro Au­ro­ra, con­ver­ti­do en bu­que­mu­seo, y el com­ple­jo del Mo­nas­te­rio y la Ca­te­dral Smolny, en cu­yo Ins­ti­tu­to (aho­ra, se­de de la ad­mi­nis­tra­ción) Le­nin ins­ta­ló el cuar­tel cen­tral de los bol­che­vi­ques. Si se pres­ta aten­ción, no cos­ta­rá iden­ti­fi­car a los edi­fi­cios cons­trui­dos en la eta­pa so­vié­ti­ca, que con­vi­ven con otros mo­der­nos.

En cam­bio, en el cen­tro his­tó­ri­co hay dos tem­plos que con­vo­can mul­ti­tu­des de tu­ris­tas. Ca­da ma­ña­na se for­ma fi­la fren­te a la Ca­te­dral de San Con más de 200 mu­seos, 8.000 mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, 36 ob­je­tos ba­jo pro­tec­ción de la Unesco y 977 ho­te­les cer­ti­fi­ca­dos de to­das las ca­te­go­rías, San Per­ters­bur­go es­tá pre­pa­ra­da pa­ra el Mun­dial de Fút­bol de la FIFA Ru­sia 2018. Se­gún la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo, el año pa­sa­do que­dó inau­gu­ra­do -pa­ra la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes- el es­ta­dio con ca­pa­ci­dad pa­ra 68.000 es­pec­ta­do­res don­de ju­ga­rá Ar­gen­ti­na con Ni­ge­ria el 26 de ju­nio. Con mo­ti­vo del gran even­to de­por­ti­vo, la ciu­dad ha su­ma­do cin­co es­ta­cio­nes nue­vas de me­tro, un puen­te pea­to­nal -con vis­ta al es­ta­dio y al gol­fo de Fin­lan­dia­que une la is­la Kres­tovsky con los ba­rrios re­si­den­cia­les, el ser­vi­cio tu­rís­ti­co mó­vil “Ask me” y 11 dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos ins­ta­la­dos en lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra usar In­ter­net. Los fans ar­gen­ti­nos que via­jen con en­tra­das pa­ra ver par­ti­dos tie­nen que so­li­ci­tar su FAN ID on­li­ne (www.fan-id.ru) pa­ra in­gre­sar al es­ta­dio y usar el trans­por­te pú­bli­co en for­ma gra­tui­ta du­ran­te los días de los par­ti­dos (el me­tro es mun­dial­men­te fa­mo­so por­que es­ta red lle­ga a fun­cio­nar a una pro­fun­di­dad de 130 me­tros: en al­gu­nos pun­tos una for­ma­ción pa­sa por de­ba­jo de otra y del río Ne­va). Tam­bién son gra­tis los tre­nes que unen las se­des (www. trans­port2018. com; www. tic­kets. trans­port2018.com). Hay 12 ofi­ci­nas de Tu­ris­mo que ofre­cen ma­pas y guías sin cos­to y los em­plea­dos ha­blan va­rios idio­mas. La Fan Zo­ne tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 15.000 per­so­nas y fue crea­da la apli­ca­ción mó­vil Vi­sit-pe­ters­burg.ar. Isaac pa­ra com­prar en­tra­das al mu­seo y la cú­pu­la, mien­tras que la co­lo­ri­da Igle­sia de la San­gre De­rra­ma­da (re­cuer­da a la San Ba­si­lio de Mos­cú) se le­van­tó en el lu­gar don­de ha­bía si­do ase­si­na­do el zar Ale­jan­dro II en 1881. So­bre esa ca­lle, un mer­ca­do ven­de ma­triosh­kas y re­me­ras de Pu­tin.

A 29 km de la ciu­dad, el Pa­la­cio Pe­ter­hof fue la re­si­den­cia de ve­rano de los za­res has­ta 1917 y es el lu­gar más vi­si­ta­do. Co­no­ci­do co­mo “el Ver­sai­lles ru­so”, tie­ne ex­ten­sos jar­di­nes, fuen­tes, es­ta­tuas do­ra­das y jue­gos de agua. El Pa­la­cio Gran­de fue re­cons­trui­do lue­go de ser to­ma­do y bom­bar­dea­do por los ale­ma­nes en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Al­go si­mi­lar ocu­rrió con el Pa­la­cio de Ca­ta­li­na, a 25 km y aún en re­pa­ra­ción (im­per­di­ble, el Sa­lón de Am­bar), por ha­ber que­da­do afue­ra de las lí­neas de­fen­si­vas del Si­tio de Le­nin­gra­do.

Co­mo cie­rre del via­je, un pa­seo en bar­co ofre­ce­rá una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te e inol­vi­da­ble de otros puen­tes y palacios im­pres­cin­di­bles, ba­jo las no­ches blan­cas. Por­que en San Pe­ters­bur­go to­do es his­to­ria. Y poe­sía. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.