Un tren en bus­ca de la au­ro­ra bo­real

El Ex­pre­so de las Lu­ces del Nor­te par­te de Mos­cú y lle­ga a Múr­mansk, en el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co.

Clarin - Viajes - - DIARIO DE VIAJE RUSIA - Pablo Bi­zón pbi­zon@cla­rin.com bli­nis Le­nin­gradsky Vok­zal bli­nis, Nast­ya. Died Mo­roz, ola­di ka­wa Nast­ya

Hay que te­ner cui­da­do al ca­mi­nar por el puen­te Bols­hoi Mos­ko­vetsk­yi de

con nie­ve y con­ge­la­do, se vuel­ve un desafío. Pe­ro des­de el cen­tro, en lo al­to, la vis­ta va­le el ries­go: el río Mos­co­va ta­pi­za­do de gran­des blo­ques de hie­lo, las es­bel­tas to­rres de las ca­te­dra-

Mos­cú:

les tras la mu­ra­lla ro­ja del Krem­lin, la Pla­za Ro­ja ilu­mi­na­da por un mer­ca­do na­vi­de­ño que per­sis­te a prin­ci­pios de fe­bre­ro, el ele­gan­te shop­ping GUM ta­pi­za­do de lu­ce­ci­tas.

De­san­da­mos la de­sier­ta ca­lle Bo­lot­na­ya has­ta vol­ver a cru­zar el río por el puen­te Bols­hoy Ka­menny y sur­car los jar­di­nes ex­te­rio­res de Krem­lin, en­tre pi­las de nie­ve, pa­san­do por el mo­nu­men­to a Ale­jan­dro I y la Tum­ba al Sol­da­do Des­co­no­ci­do, an­tes de des­pe­dir la fría no­che mos­co­vi­ta.

Al otro día cae una per­sis­ten­te ne­viz­ca en el mer­ca­do de la Pla­za Ro­ja; una mu­jer ba­rre la nie­ve de las me­sas y al la­do se enciende el fue­go de un pues­to que ven­de a 200 ru­blos.en los stands hay ma­triosh­kas a 50 ru­blos, ré­pli­cas de San Ba­si­lio a 1.500, va­sos de cris­tal por 5.000.

Y si hay una vi­si­ta im­per­di­ble en Mos­cú, jun­to a la Pla­za Ro­ja, es el Krem­lin. Sus al­tos mu­ros ro­jos res­guar­dan bue­na par­te de la his­to­ria ru­sa, y tam­bién del mun­do. Yu­lia Ar­se­ne­va nos guía por el Pa­la­cio Es­ta­tal Pa­la­cio de los Con­gre­sos-, el enor­me Ca­ñón del Zar, la Cam­pa­na del Zar -la más gran­de y pe­sa­da del mun­do, nun­ca uti­li­za­da- y la Pla­za de las Ca­te­dra­les -de la Asun­ción, de la Anun­cia­ción, de San Mi­guel Ar­cán­gel y la igle­sia del Man­to de la Vir­gen-, an­tes de re­gre­sar a la Pla­za Ro­ja.

Des­pués del al­muer­zo, un pa­seo por la ciu­dad con­clu­yen­do en la Co­li­na de los Go­rrio­nes, en­tre el in­men­so edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mos­cú y el es­ta­dio Luzh­ni­ki -don­de el 14 de ju­nio Ru­sia inau­gu­ra­rá el Mun­dial en­fren­tan­do a Ara­bia Sau­di­ta-, al otro la­do de un re­co­do del río.

Y a la no­che, lue­go de la ce­na, es cuan­do co­mien­za real­men­te es­ta aven­tu­ra. Por­que es­ta vez lle­ga­mos a Ru­sia en pleno in­vierno pa­ra to­mar un tren muy es­pe­cial ha­cia el nor­te, bien al nor­te del país... y del mun­do. Un tren que par­te de cru­za el

y lle­ga has­ta pa­ra co­no­cer par­te de la Ru­sia pro­fun­da y ser tes­ti­gos de uno de los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les más ex­tra­or­di­na­rios del mun­do: la

Un via­je muy es­pe­cial, por­que es­ta­mos inau­gu­ran­do un nue­vo tren tu­rís­ti­co es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­do, con ca­ma­ro­tes en dos ca­te­go­rías stan­dard y gold- y va­go­nes bar y res­tau­ran­te.

Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co Mos­cú, Múr­mansk, au­ro­ra bo­real.

Y con to­do in­clui­do: pa­sa­je, to­das las co­mi­das dia­rias, pa­ra­das en dis­tin­tas ciu­da­des con alo­ja­mien­to en ho­te­les, ex­cur­sio­nes, guías en es­pa­ñol y sa­li­das pa­ra “ca­zar” au­ro­ras bo­rea­les, un ex­tra­or­di­na­rio es­pec­tácu­lo que só­lo pue­de ver­se en in­vierno, bien al nor­te del mun­do. Ha­cia allí va­mos.

Es­ta­ción de Le­nin­gra­do, an­dén 16

Sa­li­mos en ple­na no­che -las 0.41 del lu­nes- des­de (Es­ta­ción de Le­nin­gra­do), don­de una ban­da nos re­ci­bió to­can­do en pleno an­dén, ba­jo una ne­va­da in­sis­ten­te. Pe­ro el frío ter­mi­nó ape­nas en­tra­mos al tren, y es­pe­cial­men­te a nues­tros ca­ma­ro­tes: nos es­pe­ra­ba una re­cep­ción con cham­pán, fru­tas, cho­co­la­tes y el pro­gra­ma del via­je, que pro­me­tía una pri­me­ra ba­ja­da en la es­ta­ción Apa­ti­te, con alo­ja­mien­to en Ki­rovsk pa­ra co­no­cer atrac­ti­vos lo­ca­les co­mo la Al­dea de Hie­lo y una vi­lla saa­mi, pa­ra lue­go se­guir “su­bien­do” en el ma­pa has­ta Múr­mansk, la ciu­dad más sep­ten­trio­nal de Ru­sia, y sa­lir tres no­ches a dis­fru­tar –si apa­re­ce, por­que nun­ca pue­de ga­ran­ti­zar­se- de la au­ro­ra bo­real. Co­mo fru­ti­lla del pos­tre, dos días re­co­rrien­do San Pe­ters­bur­go.

En es­te pri­mer tra­mo nos es­pe­ran ca­si 32 ho­ras so­bre el tren: a re­la­jar­se. To­do co­mien­za con un re­ci­bi­mien­to a bor­do, un brin­dis y los pri­me­ros acor­des de Vik­tor Lu­zin, que tie­ne 25 años y to­ca co­mo los dio­ses el ele­gan­te piano Pe­trof, blan­co co­mo la nie­ve que cu­bre los bos­ques que pa­san y pa­san tras las ven­ta­ni­llas.

El se­gun­do gran mo­men­to es el desa­yuno: una me­sa con fru­tas va­rias, ca­fé, té, yo­gurt, ce­rea­les, (ce­rea­les con le­che), (unos pe­que­ños y de­li­cio­sos pan­que­ques) y has­ta ca­viar ro­jo. Y el ca­fé humean­te fren­te al bos­que blan­co y con­ge­la­do es un poe­ma.

Lue­go, una “cla­se” a car­go de nues­tra guía Anas­ta­sia, Nos ha­bla de Ru­sia, de eco­no­mía, de po­lí­ti­ca, de las cos­tum­bres, de la gen­te nor­te­ña, la fa­mo­sa ru­ta de los ma­res del nor­te y del es­cu­do de dos ca­be­zas -una mira a Eu­ro­pa y la otra a Asia-. “En Ru­sia no so­mos ni eu­ro­peos ni asiá­ti­cos, so­mos ru­sos”, re­su­me.

Un ra­to li­bre. En ca­da va­gón hay dos en­car­ga­das -en el nues­tro son Iri­na e Ilo­na a las que se les pue­den pe­dir fru­tas, ca­fé, té o agua ca­lien­te. Así que un buen ca­fe­ci­to y a dis­fru­tar vien­do pa­sar bos­ques ne­va­dos, pa­sos a ni­vel, tre­nes y más tre­nes, va­go­nes de car­ga y de pa­sa­je­ros. Por­que la ac­ti­vi­dad de los ferrro­ca­rri­les en Ru­sia es siem­pre asom­bro­sa: siem­pre hay al­gún tren cru­zán­do­se; uno que lle­va pe­tró­leo o trae ma­de­ra, que car­ga hie­rros pa­ra la cons­truc­ción o dis­tri­bu­ye el car­bón de las mi­nas, que vie­ne de Si­be­ria o sa­le ha­cia el Cáu­ca­so o las he­la­das tun­dras del nor­te.

Lue­go, el al­muer­zo, una bre­ve cla­se de ru­so a car­go de pa­ra apren­der el al­fa­be­to ci­rí­li­co y pa­la­bras bá­si­cas y, lue­go de la ce­na, una vi­si­ta es­pe­cial: el “Pa­pá Noel” ru­so, en reali­dad el “abue­lo frío” que re­pre­sen­ta al in­vierno, y vie­ne con su nie­ta, la Don­ce­lla de las Nie­ves. Aun­que no tan frío: el abue­lo lle­ga car­ga­do de vod­kas dis­tin­tos -el co­mún, el de cen­teno, el con miel, el...- y nos en­se­ña a to­mar­los y a brin­dar. Por­que si al­go no les cues­ta a los ru­sos es brin­dar: por el en­cuen­tro, por la amis­tad, por el ma­ña­na, por lo que sea. Una

Ba­jo la nie­ve. El Nort­hern Light Ex­press a punto de par­tir de Mos­cú, pa­ra un via­je de sie­te días has­ta el océano Ár­ti­co y San Pe­ters­bur­go.

Des­de el puen­te. Vis­ta del Krem­lin de Mos­cú y el río con­ge­la­do.

Ar­te frío. Es­cul­tu­ras en hie­lo en la Al­dea de Nie­ve de Ki­rovsk.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.