Una pos­tal so­ña­da al pie de la Cor­di­lle­ra

A 115 km de Es­quel, Cho­li­la se­du­ce con su co­lo­ri­do en­torno de la­gos, ríos y mon­ta­ñas y un cir­cui­to his­tó­ri­co.

Clarin - Viajes - - TURISMO AVENTURA CHUBUT - Cristian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com In­for­ma­ción. (02945) 498-202/040. dir­tur­cho­li­la@gmail.com www.sen­de­ros­cho­li­la.blogs­pot.com www.pa­ta­go­niaex­press.com www.tu­ris­mo­ru­ta40.com.ar

Las cum­bres an­di­nas se ele­van co­mo un mu­ro in­fran­quea­ble ha­cia el oes­te de Cho­li­la. Un pu­ña­do de ki­ló­me­tros se­pa­ra el po­bla­do de los pri­me­ros plie­gues de la Cor­di­lle­ra. En el me­dio, el des­lum­bran­te pai­sa­je del no­roes­te de Chu­but ex­tien­de una am­plia fran­ja ador­na­da por va­lles de co­lo­res in­ten­sos, te­ñi­dos de tur­que­sa por las aguas de des­hie­lo que se vuel­can en la­gos y ríos.

Co­lum­nas de hu­mo se des­pren­den de las chi­me­neas que co­ro­nan las ca­si­tas des­per­di­ga­das en el eji­do ur­bano de Cho­li­la, pa­ra agre­gar un to­que su­til a la pos­tal per­fec­ta. La jor­na­da ama­ne­ció so­lea­da, a pe­dir de los aman­tes de la pesca de­por­ti­va, que sa­lie­ron dis­pa­ra­dos con los pri­me­ros des­te­llos en pro­cu­ra de tru­chas ar­coi­ris y ma­rrón, sal­món, per­ca y la va­rie­dad pa­ta­gó­ni­ca de pe­je­rrey.

Pe­ro no fue­ron ellos los pri­me­ros ade­lan­ta­dos que es­pe­ra­ban la se­ñal de lar­ga­da pa­ra de­jar­se lle­var por las ma­ra­vi­llas que ofre­ce el en­torno na­tu­ral. Cuan­do la os­cu­ri­dad to­da­vía no se ha­bía des­pe­ja­do, un ex­pe­ri­men­ta­do ba­queano, mon­ta­do a ca­ba­llo y se­gui­do por una ca­ra­va­na de ji­ne­tes principiantes, avan­zó al pa­so a la con­quis­ta de va­lles, ca­ña­do­nes, an­gos­tos sen­de­ros y pi­ca­das pro­nun­cia­das. Un par de ho­ras más tar­de, los tu­ris­tas y su guía com­ple­ta­ron el iti­ne­ra­rio a pie y sa­ca­ron a re­lu­cir sus cá­ma­ras de fotos y te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. La vis- ta que los ro­dea­ba re­sul­ta­ba ca­da vez más atrac­ti­va. Des­pués de bor­dear el arro­yo Las Mi­nas, cru­za­ron un pe­que­ño puen­te de ma­de­ra, as­cen­die­ron unos 500 me­tros y des­cu­brie­ron la mag­ní­fi­ca si­lue­ta de los va­lles El Ca­jón y El Rin­cón. A par­tir de ahí, un sen­de­ro de po­ca di­fi­cul­tad los in­tro­du­jo en el so­to­bos­que de ci­pre­ses y ar­bus­tos, la lú­gu­bre an­te­sa­la que en­se­gui­da con­tras­ta­ría con el lu­mi­no­so sem­blan­te del la­go Car­los Pe­lle­gri­ni. En el tra­mo fi­nal de la aven­tu­ra, la se­sión fo­to­grá­fi­ca, a la que aca­ban de su­mar­se una rui­do­sa mul­ti­tud de aves y la son­ri­sa am­plia de un pes­ca­dor afor­tu­na­do -que ex­hi­be un por­ten­to­so ejem­plar de sal­món-, alar­ga la es­ca­la inevi­ta­ble en la ori­lla.

Otras sen­sa­cio­nes -no me­nos pla­cen­te­ras­se vi­ven sin des­bor­des a unos 15 ki­ló­me­tros al sur de Cho­li­la. Una hi­le­ra de ka­yaks avan­za sin so­bre­sal­tos por el río Ca­rri­leu­fú. El pa­seo so­se­ga­do per­mi­te que las cum­bres cor­di­lle­ra­nas re­ten­gan las mi­ra­das ex­ta­sia­das de los na­ve­gan­tes, aun­que en cual­quier mo­men­to las vo­ces de los ins­truc­to­res res­que­bra­ja­rán la at­mós­fe­ra si­len­cio­sa, ca­si un sa­cri­le­gio en es­tas la­ti­tu­des vír­ge­nes. En­fá­ti­ca­men­te, los guías or­de­nan em­pu­jar con fuer­za los re­mos y pre­pa­rar­se pa­ra des­em­bar­car a po­co de lle­gar a la desem­bo­ca­du­ra en el la­go Ri­va­da­via. Pe­ro el en­can­to del desafío, le­jos de de­caer, vuel­ve a atra­par a los tu­ris­tas con el gri­to fi­nal que ex­pre­sa la mi­sión cum­pli­da.

Un hom­bre ca­no­so y su mu­jer po­nen pie en tie­rra eu­fó­ri­cos. Lu­cen co­mo ce­le­bri­da­des que aca­ban de ba­tir un ré­cord mun­dial más que ka­ya­quis­tas pri­me­ri­zos que subie­ron a la em­bar­ca­ción lle­nos de du­das y, tras dos ho­ras de na­ve­ga­ción, apro­ba­ron el de­but. Su re­la­to so­no­ro re­su­me la ex­pe­rien­cia vi­vi­da por to­dos, aun­que no se apre­cia in­ter­lo­cu­tor que les pres­te aten­ción. Más aún cae en el va­cío su monólogo cuan­do la tran­qui­li­dad de Vi­lla La­go Ri­va­da­via se al­bo­ro­ta ape­nas con la lle­ga­da de dos fa­ná­ti­cos del ciclismo y el trek­king que al­can­za­ron la cum­bre del ce­rro La Mo­mia. Des­de ese pri­vi­le­gia­do balcón, si­tua­do a 1.757 m de al­tu­ra, sus ojos tu­vie­ron el pri­vi­le­gio de abar­car el co­llar de va­lles, la­gos y ríos ex­ten­di­do al­re­de­dor de Cho­li­la y has­ta se re­go­dea­ron con una por­ción del Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces.

Los cir­cui­tos más so­se­ga­dos se ini­cian en la pla­za de Cho­li­la. Atra­vie­san edi­fi­cios his­tó­ri­cos, bor­dean cen­tros cul­tu­ra­les, cha­cras, ca­ba­ñas y una an­ti­gua ca­pi­lla, pe­ro in­de­fec­ti­ble­men­te se fun­den con el pai­sa­je na­tu­ral, que aso­ma en to­das las di­rec­cio­nes. Los an­ti­guos al­ma­ce­nes de ra­mos ge­ne­ra­les del pa­ra­je El Blan­co re­ve­lan el asen­ta­mien­to que dio ori­gen a Cho­li­la a prin­ci­pios del si­glo XX. A esos mo­jo­nes del pa­sa­do se su­man los res­tos de la cer­ve­ce­ría An­zó, un mo­lino ha­ri­ne­ro, el pri­mer hos­pi­tal -trans­for­ma­do en Es­cue­la Agro­téc­ni­cay una vi­vien­da de pie­dra re­con­ver­ti­da en ca­sa de té de es­ti­lo ga­lés.

Otro ves­ti­gio de ese pue­blo prós­pe­ro que da­ba sus pri­me­ros pa­sos es el edi­fi­cio de la Es­cue­la Na­cio­nal Pri­ma­ria N° 17, inau­gu­ra­da en 1906. Ba­jo el te­cho de cha­pas y en­tre las pa­re­des de­rruí­da so­bre­vue­la el re­cuer­do del maes­tro rio­jano Vi­cen­te Cal­de­rón, un pró­cer in­ta­cha­ble pa­ra las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, quien de­di­có par­te de su vi­da a ins­truir a po­bla­do­res ori­gi­na­rios e in­mi­gran­tes ga­le­ses.

Pa­ta­go­nia al na­tu­ral. El pai­sa­je de Cho­li­la des­lum­bra en el ca­mino del Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces a la Co­mar­ca An­di­na del Pa­ra­le­lo 42°.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.