Ca­ta­lu­ña en el corazón

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - En­tre­vis­ta de Cristian Si­rou­yan

Mi ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca me brin­dó el enor­me pri­vi­le­gio de re­si­dir cua­tro años en Es­pa­ña. Pro­me­dia­ban los años 70 y, des­pués de ha­ber de­bu­ta­do en el tea­tro Cal­de­rón de Ma­drid con el es­pec­tácu­lo “La re­vis­ta si­gue”, em­pe­cé una inol­vi­da­ble tem­po­ra­da en el tea­tro Vic­to­ria de Bar­ce­lo­na. La ca­pi­tal de Ca­ta­lu­ña me des­lum­bró des­de el pri­mer mo­men­to. Des­de 1905, el tea­tro es­tá en Ave­ni­da Pa­ra­lel, que desem­bo­ca en Las Ram­blas.

En ese tra­di­cio­nal pa­seo pea­to­nal que lle­ga has­ta la zo­na por­tua­ria me des­lum­bró el in­ten­so mo­vi­mien­to de gen­te de to­do el mun­do, un mul­ti­tu­di­na­rio fe­nó­meno que no se apa­ga­ba en nin­gún mo­men­to. Se man­te­nía en­cen­di­do tan­to de día co­mo de no­che. No eran po­cos los que lle­ga­ban ahí des­pués de pa­sar por la sa­la don­de ac­tua­ban una ar­tis­ta ar­gen­ti­na, el re­cor­da­do con­duc­tor y ac­tor uru­gua­yo Juan Car­los Ma­re­co (“Pi­no­cho”) y la ma­ra­vi­llo­sa can­tan­te, ve­det­te y hu­mo­ris­ta ca­ta­la­na Mary Sant­pe­re Her­náez, a quien con­si­de­ro mi maes­tra.

Si bien lo pri­me­ro que sue­le im­pac­tar a los vi­si­tan­tes pri­me­ri­zos es la ba­sí­li­ca Sa­gra­da Fa­mi­lia o La Pe­dre­ra -las obras cum­bres del ar­qui­tec­to Antonio Gau­dí-, la pri­me­ra ima­gen que re­gis­tra­ban mis ojos ape­nas me des­per­ta­ba en mi de­par­ta­men­to bar­ce­lo­nés era la pos­tal per­fec­ta del Me­di­te­rrá­neo. Des­de el pi­so dé­ci­mo po­día ob­ser­var, de­mu­da­da du­ran­te lar­go ra­to, el in­ce­san­te trán­si­to de gran­des bar­cos y ve­le­ros, la pla­ya de are­na y ese cie­lo tan ce­les­te co­mo el agua.

El per­fec­to con­tras­te del en­torno na­tu­ral con el mar lo en­con­tré en Mont­juich -don­de se le­van­tan los es­tu­dios de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la-, du­ran­te las ca­mi­na­tas por sen­de­ros re­cor­ta­dos en­tre la es­pe­su­ra ver­de in­ten­sa. To­do lu­cía muy bien cui­da­do so­bre esa mon­ta­ña, a pa­sos del cen­tro de Bar­ce­lo­na. Na­da es­ta­ba des­ali­ña­do, van­da­li­za­do ni ro­to.

El pú­bli­co ca­ta­lán se mos­tra­ba ex­tre­ma­da­men­te ama­ble y cá­li­do. No só­lo pu­de com­pro­bar­lo en su ciu­dad más fa­mo­sa sino tam­bién en otros pue­blos de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma, co­mo Mont­ca­da y Rei­xac, Sant Mar­tí Ses­gueio­les y Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat. Allí acu­día pa­ra par­ti­ci­par de sus re­nom­bra­das Ga­las, que or­ga­ni­zan en el mar­co de las fies­tas pa­tro­na­les de ca­da mu­ni­ci­pio.

Tam­bién ex­pe­ri­men­té esa ca­li­dad hu­ma­na de los ca­ta­la­nes, su pa­sión con­ta­gio­sa y vo­ca­ción por el ar­te, cuan­do me to­ca­ba una fun­ción el úl­ti­mo día del año. Se­gun­dos an­tes de la me­dia­no­che, to­do el elen­co y los co­la­bo­ra­do­res subían al es­ce­na­rio pa­ra co­mer las 12 uvas con el pú­bli­co mien­tras so­na­ban las do­ce cam­pa­na­das. Ese mo­men­to su­bli­me me emo­cio­na­ba has­ta las lá­gri­mas.

Ca­da vez que re­gre­so a Bar­ce­lo­na, vuel­vo a en­con­trar­me con ami­gos, ex com­pa­ñe­ros, bai­la­ri­nes y co­reó­gra­fos, pa­ra dis­fru­tar de ani­ma­das ce­nas que, in­de­fec­ti­ble­men­te, com­par­ti­mos en las Ram­blas. A tra­vés de ellos re­des­cu­bro la fuer­za ener­gé­ti­ca que trans­mi­te la so­cie­dad ca­ta­la­na, una mar­ca re­gis­tra­da que pa­re­ce con­ta­giar a to­dos sus vi­si­tan­tes.

Ca­li­dad hu­ma­na. “Los ca­ta­la­nes son ex­tre­ma­da­men­te ama­bles. Su fuer­za ener­gé­ti­ca es con­ta­gio­sa”, afir­ma Ma­ri­qui­ta Ga­lle­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.