Con­se­jos pa­ra via­jar a Ru­sia en cla­ve low cost

Cla­ves pa­ra co­mer bien, via­jar, co­nec­tar­se a In­ter­net y vi­si­tar atrac­cio­nes con un pre­su­pues­to ajus­ta­do.

Clarin - Viajes - - SERVICIO - gra­tis en la ciu­dad, y tam­bién en­tre ciu­da­des, el día del par­ti­do.

Si te gus­ta el fút­bol y via­jar, el Mun­dial es la me­jor oca­sión pa­ra co­no­cer un nue­vo país al mis­mo tiem­po que apo­yas a la Se­lec­ción en al­guno de sus par­ti­dos. Del 14 de ju­nio al 15 de julio te­nés la opor­tu­ni­dad de via­jar al even­to de­por­ti­vo del año, que se ce­le­bra en Ru­sia, un país ab­so­lu­ta­men­te fas­ci­nan­te por su his­to­ria, su ex­ten­sión y su cul­tu­ra.

Y aun­que sea bas­tan­te ac­ce­si­ble, las gran­des ciu­da­des, co­mo Mos­cú o

San Pe­ters­bur­go, si­guen sien­do ca­ras. Si el pre­su­pues­to es el pro­ble­ma, siem­pre pue­des se­guir unas sen­ci­llas recomendaciones que te ayu­da­rán a no gas­tar más de lo ne­ce­sa­rio.

El ac­tual cam­bio es de un dó­lar a 62 ru­blos y un eu­ro a 73, aun­que siem­pre es re­co­men­da­ble que lo che­quees nue­va­men­te an­tes de via­jar.

Trans­por­te

Pa­ra via­jar ba­ra­to en Ru­sia, el tren es una bue­na elec­ción, por­que es se­gu­ro y eco­nó­mi­co. La me­jor ma­ne­ra de com­prar los pa­sa­jes es di­rec­ta­men­te en la web de RZD (eng.rzd.ru), la com­pa­ñía na­cio­nal de fe­rro­ca­rri­les ru­sos, evi­tan­do in­ter­me­dia­rios. An­tes de ini­ciar el pro­ce­so de com­pra, de­be­rás dar­te de al­ta co­mo usua­rio. Si no te sen­tís se­gu­ro con el in­glés, la web de rus­sian­train (www.rus­sian­trains. com) es­tá en cas­te­llano.

Cla­ro, en tra­yec­tos lar­gos, via­jar du­ran­te la no­che ayu­da a aho­rrar, ya que, por po­cos ru­blos, se pue­de sus­ti­tuir el ho­tel por un com­par­ti­mien­to con ca­ma que pue­de ser: de 1ª cla­se (con dos li­te­ras), com­par­ti­men­tos ku­pé de 2ª cla­se (con cua­tro li­te­ras), o co­ches dor­mi­to­rio plats­kartny, de 3ª cla­se, con ca­mas que dan al pa­si­llo.

Por otra par­te, pa­ra des­pla­zar­se den­tro de las ciu­da­des lo me­jor es el trans­por­te pú­bli­co, y es­pe­cial­men­te el me­tro, que es ba­ra­to y efi­cien­te y es­tá en seis de las se­des del Mun­dial: Mos­cú, San Pe­ters­bur­go, Ka­zán, Nizh­ni Nóv­go­rod, Sa­ma­ra y Eka­te­rim­bur­go. En Vol­go­gra­do, en tan­to, exis­te el “me­tro­tram”, un tran­vía de al­ta ve­lo­ci­dad. El go­bierno ru­so dis­pu­so que du­ran­te los días de la com­pe­ti­ción fun­cio­ne las 24 ho­ras.

El pre­cio de los pa­sa­jes van des­de los 22 has­ta los 55 ru­blos (en­tre 9 y 22 pe­sos ar­gen­ti­nos), aun­que es re­co­men­da­ble, si se pue­de, com­prar un bi­lle­te mul­ti­uso vá­li­do pa­ra rea­li­zar viajes ili­mi­ta­dos en cual­quier ti­po de trans­por­te (in­clu­ye me­tro, co­lec­ti­vo, tro­le­bús y tran­vía).

Eso sí, re­cor­dá que si com­pras­te en­tra­das y te­nés tu FAN ID, po­drás via­jar

Co­mi­da

De­gus­tar la ri­ca gas­tro­no­mía ru­sa no tie­ne por­que ser ca­ro, así que po­dés pro­bar tran­qui­la­men­te tan­to esa es­pe­cie de tor­te­lli­ni que se lla­ma pel­me­ni co­mo el bi­fe stro­ga­noff, la so­pa

borsch (a ba­se de re­mo­la­cha) y, por­qué no, el fa­mo­so ca­viar, en­tre otras mu­chas ex­qui­si­te­ces.

Los pre­cios de las co­mi­das de los res­tau­ran­tes son muy va­ria­dos, pe­ro los más eco­nó­mi­cos son los pues­tos ca­lle­je­ros con una es­pe­cia­li­dad de sal­chi­cha lla­ma­da ru­lé, y los es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mi­da rá­pi­da co­mo los de las fa­mo­sas ham­bur­gue­se­rías, don­de por unos cin­co o seis dó­la­res se pue­de co­mer co­rrec­ta­men­te, y por un po­co más se pue­de pro­bar el fast

food de las ca­de­nas ru­sas, co­mo Te­re­mok y Krosh­ka Kar­tosh­ka, don­de sir­ven bli­nis y pa­pas re­lle­nas.

Tam­bién es muy usual co­mer en res­tau­ran­tes ti­po buf­fet co­mo Mu Mu, Sto­lo­va­ya 57, Gra­bli, Yol­ki Pal­ki, con co­mi­da más ela­bo­ra­da, don­de po­dés te­ner, por ejem­plo, una en­sa­la­da, so­pa, pla­to, pos­tre y be­bi­da por no más de 10 dó­la­res. Y siem­pre es­tá la op­ción de bus­car lu­ga­res con ofer­tas, co­mo las can­ti­nas, don­de los pla­tos son ca­se­ros y se pue­de co­mer por unos 7 u 8 dó­la­res. Y pa­ra re­ma­tar, los su­per­mer­ca­dos ven­den co­mi­da por pe­so a muy bue­nos pre­cios.

Alo­ja­mien­to

Con el Mun­dial, los ho­te­le­ros se es­tán ha­cien­do su tem­po­ra­da y los pre­cios tien­den a su­bir, así que una de las me­jo­res op­cio­nes pa­ra los pre­su­pues­tos ajus­ta­dos son los hos­ta­les, en los que el pre­cio sue­le ser de en­tre 6 y 12 dó­la­res la no­che en ha­bi­ta­ción com­par­ti­da, que se ele­va a unos 22 o 23 dó­la­res si op­tás por una ha­bi­ta­ción pri­va­da.

La ven­ta­ja es que sue­len es­tar muy bien ubi­ca­dos y te per­mi­ten co­no­cer a gen­te de to­do el mun­do, aun­que son más rui­do­sos y con me­nos po­ca in­ti­mi­dad, en mu­chos ca­sos con ba­ños y du­cha com­par­ti­dos. Eso sí, sue­len te­ner una co­ci­na bien equi­pa­da, con agua, té y ca­fé gra­tui­tos.

Otra al­ter­na­ti­va es la de al­qui­lar un apar­ta­men­to a tra­vés de Win­du o Airbnb, so­bre to­do si son va­rios o via­jan en fa­mi­lia. Pa­ra con­sul­tar alo­ja­mien­tos, una bue­na op­ción pue­de ser la web ru­sa Os­tro­vok (os­tro­vok.ru), don­de pue­den en­con­trar­se bue­nas ofer­tas, así co­mo la pá­gi­na de Vi­sit Rus­sia (www.vi­si­trus­sia.com) y los con­se­jos de alo­ja­mien­to de la FIFA.

Vi­si­tas

La ma­yo­ría de las igle­sias, par­ques y mo­nu­men­tos im­por­tan­tes son gra­tui­tos, ex­cep­to las ca­te­dra­les más fa­mo­sas. Fue­ra de las gran­des ciu­da­des, ca­si to­do es gra­tis o muy ba­ra­to. Es im­por­tan­te bus­car el día en que se pue­de en­trar de for­ma gra­tui­ta en ca­da museo. Por ejem­plo, en el Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go es el pri­mer jue­ves de ca­da mes, mien­tras que en la Nue­va Ga­le­ría Tret­ya­kov, en Mos­cú, los miér­co­les. Nor­mal­men­te el ter­cer do­min­go de mes es gra­tis en mu­chos mu­seos.

Tam­bién se pue­de con­sul­tar la web de Ci­vi­ta­tis, don­de se ofre­cen ac­ti­vi­da­des sin cos­to.

Co­ne­xión a In­ter­net

Aun­que mu­chos ho­te­les, ca­fe­te­rías y zo­nas pú­bli­cas co­mo es­ta­cio­nes de tren o bu­ses tie­nen co­ne­xión wi­fi gra­tui­ta, si que­rés es­tar per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­do, la me­jor op­ción es com­prar una tar­je­ta SIM ru­sa.

Por unos ocho dó­la­res po­dés ad­qui­rir una tar­je­ta pre­pa­ga con da­tos y/o lla­ma­das en nu­me­ro­sas tien­das, co­mo MTS, Me­ga­fon y Bee­li­ne, que se en­cuen­tran fá­cil­men­te por la ca­lle. So­lo te re­que­ri­rán, muy pro­ba­ble­men­te, que mues­tres el pa­sa­por­te.

La Van­guar­dia y Cla­rín

AFP

So­bre rie­les. Los tre­nes, ur­ba­nos e in­ter­ur­ba­nos, son eco­nó­mi­cos y pun­tua­les; una de las me­jo­res for­mas de tras­la­dar­se den­tro del país.

Ga­le­ría Tret­ya­kov. Una gran co­lec­ción de ar­te ru­so con in­gre­so gra­tui­to los miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.