El Ra­ma­dán

El tra­di­cio­nal ri­tual mu­sul­mán se ce­le­bra du­ran­te 29 días por 1.600 mi­llo­nes de fie­les en to­do el mun­do. Es el tiem­po del per­dón de los pe­ca­dos.

Clarin - Viajes - - EL VIAJERO ILUSTRADO -

Los que no pro­fe­san la fe mu­sul­ma­na aso­cian el Ra­ma­dán con las jor­na­das de ayuno se­ña­la­das por el Co­rán. De­sig­na el no­veno mes del ca­len­da­rio is­lá­mi­co y obli­ga a los fie­les a man­te­ner un ayuno dia­rio des­de el al­ba has­ta que se po­ne el sol du­ran­te 29 días. Co­mo se ri­ge por un ca­len­da­rio lu­nar, el mes del Ra­ma­dán cam­bia por año. En 2018, se cum­ple en to­do el mun­do en­tre el 16 de ma­yo y el 14 de ju­nio. La pa­la­bra de­ri­va del tér­mino ára­be

ra­ma­da (“que­mar” o “ar­dien­te”). Du­ran­te el mes se­ña­la­do, a tra­vés de la ob­ser­van­cia de cier­tas cos­tum­bres, se per­do­nan los pe­ca­dos, co­mo si se que­ma­ran. En es­tos días, 1.600 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes vi­ven su prin­ci­pal ce­le­bra­ción re­li­gio­sa. Re­pre­sen­tan el 23% de la po­bla­ción mun­dial, por lo cual es la se­gun­da re­li­gión más gran­de de­trás del cris­tia­nis­mo.

El Co­rán sir­ve co­mo guía pa­ra sus fie­les. “El pro­fe­ta del Is­lam di­jo: Ra- ma­dán es uno de los nom­bres de Dios”, se­ña­la el li­bro sa­gra­do del Is- lam. Por su par­te, el sex­to imán de los chii­tas, Ya`far as-sadiq, di­jo: “Ra­ma- dán es el mes del per­dón. Si los pe­ca- dos no son per­do­na­dos en es­te mes no hay más es­pe­ran­za en el per­dón de ellos en otros me­ses del año”.

El Ra­ma­dán co­mien­za con la apa­ri- ción de la lu­na el úl­ti­mo día del mes de shaa­bán (oc­ta­vo mes del ca­len­da- rio is­lá­mi­co). Se de­be to­mar al­go an­tes del sa­lat (ora­ción), aun­que so­lo sea un sun­na (va­so de agua) y al­go an- tes de la ora­ción del ano­che­cer. Se de- be ob­ser­var abs­ti­nen­cia de be­bi­da, co­mi­da y re­la­cio­nes car­na­les y evi­tar los cam­bios de áni­mo exa­ge­ra­dos.

Es­tán obli­ga­dos al ayuno los mu­sul­ma­nes adul­tos, hom­bres y mu­je- res en sano jui­cio, sa­lu­da­bles y re­si- den­tes, o sea, que no es­tén via­jan­do. La ley is­lá­mi­ca con­tem­pla al­gu­nas ex­cep­cio­nes al ayuno: las mu­je­res em­ba­ra­za­das, en pe­río­do de mens- trua­ción, puer­pe­rio o que ama­man- tan. Tam­po­co de­ben ayu­nar los en- fer­mos men­ta­les o cró­ni­cos, los an- cia­nos dé­bi­les ni los que rea­li­zan ta- reas de fuer­za, de gran des­gas­te fí­si­co. La per­so­na que es­tá de via­je pue­de desa­yu­nar, acor­tar las ora­cio­nes y re­zar­las to­das jun­tas a la no­che. Los mu­sul­ma­nes del norte de Ca­na­dá y la pe­nín­su­la es­can­di­na­va afron­tan el pro­ble­ma del cli­ma du­ran­te el Ra­ma­dán. El sol aso­ma po­cas ho­ras en in­vierno y en verano bri­lla ca­si to­do el día. Por eso, los cen­tros mu­sul­ma­nes de ca­da país sue­len au­to­ri­zar a se­guir el ho­ra­rio de La Me­ca. En Alas­ka se ajus­tan al ho­ra­rio de otras zo­nas de Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te es­tas fe­chas.

El Ra­ma­dán con­tem­pla la no­che del De­cre­to -re­cuer­da cuan­do Muham­mad o Maho­ma re­ci­bió la pri­me­ra re­ve­la­ción del Sa­gra­do Co­rán y co­men­zó su mi­sión co­mo pro­fe­ta de Alá- y el día en que fi­na­li­za el ayuno y se ce­le­bra una gran fies­ta.

Son jor­na­das de fe­li­ci­dad pa­ra los cre­yen­tes. La fies­ta cul­mi­na con la ora­ción de Rup­tu­ra del Ayuno y la en­tre­ga de una li­mos­na en es­pe­cies, que equi­va­le a cua­tro ma­nos lle­nas de pa­sas, dá­ti­les, grano o que­so. Ese día tam­bién se en­tre­gan re­ga­los a los ni­ños, los vis­ten con ro­pa nue­va y acu­den a la mez­qui­ta pa­ra la pri­me­ra ora­ción de la ma­ña­na. Al sa­lir del re­zo, to­da la fa­mi­lia re­cuer­da en el ce­men­te­rio a sus pa­rien­tes fa­lle­ci­dos y por la tar­de vi­si­ta a fa­mi­lia­res y ami­gos.

AFP

Ley is­lá­mi­ca. Hom­bres y mu­je­res adul­tos de­ben cum­plir el ayuno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.