Hue­llas de la his­to­ria jun­to a las Sie­rras Chi­cas

Al­ta Gra­cia con­ser­va un va­lio­so tes­ti­mo­nio de la épo­ca co­lo­nial en su Es­tan­cia Je­suí­ti­ca. Ade­más de las postales na­tu­ra­les, el cir­cui­to de mu­seos res­ca­ta el pa­so de cé­le­bres per­so­na­jes por es­ta ciu­dad.

Clarin - Viajes - - DIARIO DE VIAJE | CÓRDOBA - AL­TA GRA­CIA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

Con las pri­me­ras som­bras, la tar­de em­pie­za a des­ha­cer­se len­ta­men­te. Se pro­yec­tan des­de los mu­ros de la Es­tan­cia Je­suí­ti­ca, pa­ra des­plo­mar­se al­re­de­dor de la To­rre del Re­loj. A un cos­ta­do de la pos­tal más di­fun­di­da de Al­ta Gra­cia des­de 1928, so­bre el bor­de del Ta­ja­mar cons­trui­do por los sa­cer­do­tes je­sui­tas lle­ga­dos a Cór­do­ba en el si­glo XVII, la jor­na­da del do­min­go si­gue en­cen­di­da con la me­lo­día del dab­ke. La tra­di­cio­nal dan­za ára­be bri­lla con la ar­mó­ni­ca ca­den­cia del con­jun­to Ash­tar y em­pu­ja al pú­bli­co -ve­ci­nos y tu­ris­tas de a pie mez­cla­dos con gen­te de pa­so a pun­to de se­guir de lar­go, que se en­cuen­tra con la fies­ta ines­pe­ra­da y pre­fie­re des­en­si­llar­ha­cia la pla­zo­le­ta de pie­dra. Pa­ra los principiantes no es na­da sen­ci­llo acom­pa­ñar el rit­mo de las bai­la­ri­nas, pe­ro po­co im­por­ta.

“Que­re­mos ge­ne­rar un es­pa­cio de di­fu­sión, reunión y ex­pan­sión de nues­tro fol­clo­re”, se ilu­sio­na Ilo­na Ayub, na­ci­da en Si­ria y por­ta­do­ra de un in­con­fun­di­ble acen­to ára­be su­per­pues­to con un des­liz de to­na­da cor­do­be­sa. El mag­ne­tis­mo que sue­le ejer­cer es­ta ciu­dad -ubi­ca­da a 30 ki­ló­me­tros al sur de la ciu­dad de Cór­do­ba­so­bre los vi­si­tan­tes pue­de en­con­trar una ex­pli­ca­ción po­si­ble en la di­ver­si­dad apor­ta­da por el en­cuen­tro de dis­tin­tas co­rrien­tes de in­mi­gran­tes con la cul­tu­ra le­ga­da por los po­bla­do­res ori­gi­na­rios. Es un mo­ti­vo na­da des­de­ña­ble pa­ra vi­si­tar­la.

Sin em­bar­go, no son po­cos los que lle­gan en­can­di­la­dos por los nom­bres fuer­tes que de­ja­ron su im­pron­ta aquí y ras­trean sus hue­llas en el cir­cui­to de las ca­sas-museo. Dé­ca­das atrás, al rit­mo so­se­ga­do de las ca­lles de Al­ta Gra­cia se adap­ta­ron Er­nes­to Gue­va­ra -cuan­do el Che ni­ño era más co­no­ci­do co­mo Te­té-, el mú­si­co es­pa­ñol Ma­nuel de Fa­lla y el ar­tis­ta plás­ti­co fran­cés Ga­briel Du­bois. Me­nos co­no­ci­dos son los pa­sos de otras ce­le­bri-

da­des. El pres­ti­gio­so cien­tí­fi­co ale­mán Al­bert Eins­tein -na­cio­na­li­za­do sui­zo, aus­tría­co y es­ta­dou­ni­den­se- , el prín­ci­pe de Ga­les y los ex pre­si­den­tes ar­gen­ti­nos Ar­tu­ro Fron­di­zi y Ar­tu­ro Illia tu­vie­ron el pri­vi­le­gio de atra­ve­sar en dis­tin­tos mo­men­tos el lus­tro­so pi­so de azu­le­jos blan­cos que en­ga­la­na la ga­le­ría del Sie­rras Ho­tel.

Cli­ma sa­lu­da­ble

Pe­ro hay otra cre­den­cial en­vi­dia­ble que Al­ta Gra­cia ex­hi­be des­de la en­tra­da mis­ma por la ru­ta 5, la ave­ni­da San Mar­tín o la ro­ton­da de Fal­da del Car­men: su at­mós­fe­ra es­tá im­preg­na­da por el ca­rac­te­rís­ti­co cli­ma be­nigno de la re­gión, un in­vi­si­ble ve­lo per­fu­ma­do por el aro­ma de hier­bas, que las bri­sas -ca­si im­per­cep­ti­ble­sa­rras­tran des­de el vis­to­so co­llar de sie­rras te­ñi­das de ver­de.

Ha­cia el oes­te, el Va­lle de Pa­ra­va­chas­ca (“ve­ge­ta­ción en­ma­ra­ña­da”, se­gún una ex­pre­sión de los na­ti­vos co­me­chin­go­nes) am­plía el ho­ri­zon­te so­bre un plano in­cli­na­do. Al ama­ne­cer, una es­pe­sa nie­bla bo­rro­nea las par­ce­las sem­bra­das, que bien al fon­do de la pa­no­rá­mi­ca se dis­tin­guen en las al­tu­ras de la Pam­pa del Con­do­ri­to.

Ese pre­do­mi­nan­te pai­sa­je ári­do se in­te­rrum­pe brus­ca­men­te en el cen­tro mis­mo de la ciu­dad. A los pies de la ata­la­ya de pie­dra que sos­tie­ne el em­ble­má­ti­co re­loj pú­bli­co, las aguas quie­tas del Ta­ja­mar re­pli­can las si­lue­tas de los no­ga­les ali­nea­dos so­bre la cos­ta, co­mo una ama­ble pro­pues­ta pa­ra re­crear la vis­ta du­ran­te un buen ra­to de ocio. La obra del cen­te­na­rio em­bal­se tu­vo co­mo ob­je­ti­vo el apro­ve­cha­mien­to del cau­ce del arro­yo Al­ta Gra­cia pa­ra re­gar los sem­bra­díos e im­pul­sar el fun­cio­na­mien­to de dos mo­li­nos ha­ri­ne­ros y un ba­tán. Su mu­ra­llón de 80 me­tros de lar­go, he­cho con pie­dra, cal y are­na, su­gie­re el tí­pi­co pa­seo pa­ra es­pe­rar el mo­men­to irre­pe­ti­ble de la caí­da del sol en fa­mi­lia, des­preo­cu­pa­dos con el ter­mo y el ma­te a mano.

El re­cuer­do del Che se tor­na ca­da vez más pre­sen­te en el co­ra­zón de la ciu­dad, a unas diez cua­dras de Vi­lla Ny­dia, la ca­sa trans­for­ma­da en museo en 2001 don­de se ins­ta­ló la fa­mi­lia Gue­va­ra en 1935. Por un mo­men­to, los ven­de­do­res de pas­te­li­tos de la pla­za So­la­res apla­can sus vo­ces so­no­ras pa­ra re­ve­lar, po­co me­nos que con un su­su­rro, el pri­mer da­to lo­cal so­bre el hom­bre ro­sa­rino con­ver­ti­do en mi­to de al­can­ce in­ter­na­cio­nal: “Allí en­fren­te, en la es­cue­la Ma­nuel So­la­res, es­tu­dia­ba Er­nes­ti­to”.

A par­tir del apor­te de es­tos guías es­pon­tá­neos, la fi­gu­ra del Che se tor­na re­cu­rren­te en la Fe­ria de Ar­te­sa­nos del pue­blo. La mi­ra­da fir­me que re­gis­tró el fo­tó­gra­fo cu­bano Al­ber­to Gu­tié­rrez (Kor­da) en 1960 y la fir­ma del Che apa­re­cen re­pro­du­ci­dos en vi­deos, li­bros, cd, re­me­ras y has­ta en ma­gis­tra­les tra­ba­jos crea­dos en ce­rá­mi­ca, cue­ro y ma­de­ra de al­ga­rro­bo. A par­tir de esa tá­ci­ta ma­ni­fes­ta­ción de bien­ve­ni­da -que los tu­ris­tas in­ter­pre­tan sin mu­cho es­fuer­zo-, los lu­ga­re­ños re­ve­lan la ra­zón por la cual los pues­tos de­ja­ron de lu­cir los co­lo­res vis­to­sos de los te­ji­dos -he­chos a mano o con agu­ja- de la­na de lla­ma, al­pa­ca y ove­ja, que pro­du­cían las ma­nos ex­per­tas de la fá­bri­ca tex­til Ta­dar. Ese ge­nuino mo­ti­vo de or­gu­llo de Al­ta Gra­cia, inau­gu­ra­do en la dé­ca­da del 40 y fa­mo­so por sus pon­chos, rua­nas, cha­li­nas, guan­tes, fra­za­das, sué­te­res y go­rros, ce­rró sus puer­tas en 2015 y aho­ra aso­ma un cen­tro cul­tu­ral en los gal­po­nes de la ca­lle San Juan Bos­co, brus­ca­men­te si­len­cia­dos por los es­tra­gos de la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Por el con­tra­rio, el pa­sa­do prós­pe­ro de Al­ta Gra­cia con­ser­va su me­jor sem­blan­te a lo lar­go de la ca­lle Ave­lla­ne­da, el eje en el que se en­co­lum­nan ca­so­nas de es­ti­lo art de­có, art

nou­veau, co­lo­nial e in­glés. A los dos la­dos re­lu­cen sus techos de cinc a dos aguas, ga­le­rías abier­tas, re­jas de hie­rro fun­di­do y ce­ne­fas de ma­de­ra. De esa ur­ba­ni­za­ción sin­gu­lar, el ma­tri­mo­nio Gue­va­ra se in­cli­nó por Vi­lla Ny­dia pa­ra echar raí­ces en Al­ta Gra­cia y ayu­dar a su hi­jo Er­nes­to, de 4 años, a re­cu­pe­rar­se de un se­ve­ro cuadro de as­ma. “La ca­sa de los dos pi­nos” es una de los seis cha­lés don­de re­si­dió la fa­mi­lia del Che du­ran­te su es­tan­cia de on­ce años en es­ta ciu­dad.

Tra­ve­sía en bi­ci­cle­ta

So­bre la pa­red de una de las sie­te ha­bi­ta­cio­nes, un mu­ral ilus­tra el de­rro­te­ro del Che por el No­roes­te ar­gen­tino, Cu­yo y el cen­tro del país en 1950. Esa tra­ve­sía de más de 4 mil ki­ló­me­tros, tra­ji­na­da en una bi­ci­cle­ta a pe­da­les y mo­tor con su ami­go Al­ber­to Gra­na­do, se­ría ape­nas un en­sa­yo del desafío ma­yor, que reali­zó tres años des­pués en tren y a pie por to­da La­ti­noa­mé­ri­ca con Car­los “Ca­li­ca” Fe­rrer.

El museo con­ser­va el uni­for­me que el re­vo­lu­cio­na­rio vis­tió en Sie­rra Maes­tra, cen­te­na­res de fotos de dis­tin­tas épo­cas (des­de que, de ni­ño, vis­tie­ra som­bre­ro e im­pe­ca­ble tra­je blan­co en las ca­lles de tie­rra de Al­ta Gra­cia), los bo­le­ti­nes es­co­la­res con las me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes en Geo­gra­fía, His­to­ria e Ins­truc­ción Cí­vi­ca, el tí­tu­lo de mé­di­co ex­ten­di­do por la Uni-

Le­ga­do co­lo­nial. La igle­sia que for­ma par­te de la cen­te­na­ria Es­tan­cia Je­suí­ti­ca se le­van­ta en­fren­te de la pla­za So­la­res, don­de fun­cio­nan los sen­ci­llos pues­tos de la Fe­ria de Ar­te­sa­nos de Al­ta Gra­cia.

Ur­bano y bu­có­li­co. En el cen­tro de Al­ta Gra­cia se des­ta­can la To­rre del Re­loj (cons­trui­da en 1928) y el re­fres­can­te par­que que ro­dea el Ta­ja­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.