In­gla­te­rra

Fies­ta en las ca­lles y an­ti­guas tra­di­cio­nes, du­ran­te la vi­si­ta al Cas­ti­llo de Wind­sor el día del cum­plea­ños de la rei­na Isa­bel II de Gran Bre­ta­ña.

Clarin - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR -

Alan Ja­cobs

Li­cen­cia­do en In­for­má­ti­ca. Vi­ve en Mar­tí­nez (par­ti­do de San Isi­dro, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res) y via­jó a In­gla­te­rra en ma­yo de 2016.

Cuan­do con mi es­po­sa Fer­nan­da pla- nea­mos un via­je a Ma­drid, Pa­rís y Lon­dres no es­pe­rá­ba­mos en­con­trar- nos con al­go tan es­pe­cial en Wind­sor, una de las ciu­da­des que for­ma­ban par­te del pa­seo por Gran Bre­ta­ña. Lue­go de re­co­rrer las be­lle­zas de la ca­pi­tal de In­gla­te­rra -co­mo Lon­don To­wer, To­wer Brid­ge, el Pa­la­cio de Buc­king­ham y el ma­ra­vi­llo­so Museo de Wim­ble­don, con vis­ta al Court Cen­tral de te­nis-, nos tras­la­da­mos en tren con des­tino a Wind­sor.

Du­ran­te el tra­yec­to nos lla­ma­ron la aten­ción los co­lo­ri­dos cam­pos ver- des o ama­ri­llos y las con­for­ta­bles ca- sas de cam­po cer­ca­nas a las vías. Al lle­gar a Wind­sor ya po­día­mos ver el cas­ti­llo, el ho­gar de fin de se­ma­na de la rei­na Isa­bel. Ca­mi­na­mos una cua- dra, cru­za­mos el río Tá­me­sis y es­ta- ba el ho­tel The Geor­ge Inn, don­de nos alo­ja­ría­mos. Al in­gre­sar con nues­tras va­li­jas pa­sa­mos en­tre las me­sas de la ta­ber­na. Era me­dio­día y no se po­día ha­cer el check-in, pe­ro pe­di­mos de­jar nues­tro equi­pa­je en la Recepción. Es que nos ha­bía­mos en­te­ra­do a tra­vés de la web que las puer­tas del cas­ti­llo se ce­rra­ban al pú­bli­co a las 14.

A esa al­tu­ra ya ha­bía­mos no­ta­do que el pe­que­ño po­bla­do es­ta­ba bas­tan­te al­bo­ro­ta­do, ya que, se­gún nos acla­ró muy ex­ci­ta­do el con­ser­je, era el día en que la rei­na Isa­bel II cum­plía 90 años. Ca­mi­na­mos has­ta el cas­ti­llo y nos en­con­tra­mos con una gran mul­ti­tud con las ca­ras pin­ta­das agi­tan­do ban­de­ras, va­llas y po­li­cías.

Le pre­gun­ta­mos a un agen­te uni­for­ma­do si po­dría­mos vi­si­tar ese im­po­nen­te edi­fi­cio his­tó­ri­co y nos con­tes­tó que creía que nos re­sul­ta­ría im­po­si­ble. El pro­ble­ma era que se tra­ta­ba de nues­tra úni­ca jor­na­da en Wind­sor. Al día si­guien­te se­gui­ría­mos via­je a Ox­ford. De­ci­di­mos ro­dear el cas­ti­llo por atrás y así lo­gra­mos lle­gar a la re­ja, don­de el pú­bli­co es­pe­ra­ba la sa­li­da de la má­xi­ma au­to­ri­dad del Reino. Allí nos di­je­ron que íba­mos a po­der en­trar una vez con­clui­da la ce­re­mo­nia. Más re­la­ja­dos, em­pe­za­mos a dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo.

La ban­da mu­si­cal in­ter­pre­tó va­rios te­mas y apa­re­ció el au­to que trans­por­ta­ba a la rei­na en la par­te tra­se­ra. So­na­ron los pri­me­ros acor­des del “Happy birth­day” y la fies­ta con­ti­nuó más le­jos, fue­ra de nues­tro al­can­ce. Nos lla­ma­ron pa­ra au­to­ri­zar­nos a vi­si­tar el cas­ti­llo en un día tan es­pe­cial.

Gui­ller­mo El Con­quis­ta­dor or­de­nó cons­truir el cas­ti­llo de Wind­sor so­bre una co­li­na en 1066. Des­pués, En­ri­que II se en­car­gó de le­van­tar la to­rre cir­cu­lar y la pa­red ex­te­rior de pie­dra. Des­de ha­ce diez si­glos es la re­si­den­cia ofi­cial de los mo­nar­cas de Gran Bre­ta­ña. Por eso, se tra­ta del cas­ti­llo ha­bi­ta­do más an­ti­guo del mun­do. En­tre los sec­to­res imperdibles del cas­ti­llo es­tán la Ca­pi­lla de San Jor­ge y la ca­sa de mu­ñe­cas Queen Mary.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.