El Día de la Vic­to­ria en San Pe­ters­bur­go

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Por Dia­na Pa­zos dpa­zos@cla­rin.com

Fue­ron 872 días, dos años y cua­tro me­ses, des­de el 8 de sep­tiem­bre de 1941 has­ta el 27 de enero de 1944. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el Si­tio de Le­nin­gra­do de la Ale­ma­nia na­zi so­bre la ac­tual ciu­dad de San Pe­ters­bur­go fue uno de los ase­dios más pro­lon­ga­dos y trau­má­ti­cos de la his­to­ria y, al mis­mo tiem­po, un ca­so úni­co de re­sis­ten­cia. Las tro­pas ale­ma­nas cer­ca­ron a la an­ti­gua ca­pi­tal del Im­pe­rio Ru­so y cu­na de la Re­vo­lu­ción de 1917, que con­ta­ba con la fá­bri­ca Kí­rov -ex fá­bri­ca ro­ja Pu­tí­lo­vets- y un puer­to ma­rí­ti­mo es­tra­té­gi­co en la ex Unión So­vié­ti­ca. Y mu­rie­ron un mi­llón 200 mil per­so­nas, víc­ti­mas de los cons­tan­tes bom­bar­deos, del ham­bre -con ca­sos de ca­ni­ba­lis­mo in­clui­dos- y del frío ex­tre­mo.

El fin del Si­tio de Le­nin­gra­do no sig­ni­fi­có la ca­pi­tu­la­ción ale­ma­na en la Se­gun­da Gue­rra, así co­mo la ren­di­ción na­zi del 8 de ma­yo de 1945 no re­pre­sen­tó la com­ple­ta vic­to­ria de los alia­dos sino has­ta que ca­yó Ja­pón. Sin em­bar­go, am­bas de­rro­tas ale­ma­nas fue­ron bi­sa­gras en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad en ge­ne­ral y de Ru­sia y la ex Le­nin­gra­do en par­ti­cu­lar. Ca­da 9 de ma­yo, la ciu­dad de los za­res y la Re­vo­lu­ción ce­le­bra el Día de la Vic­to­ria, co­mo si 1945 que­da­ra cer­ca, co­mo si la me­mo­ria nun­ca fue­ra a es­qui­var el mo­men­to en el que se ven­ció a los na­zis de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

Ha­ce un mes, el 9 de ma­yo de 2018, las ca­lles de San Pe­ters­bur­go ama­ne­cie­ron con sol y tan­ques. Con des­fi­les mi­li­ta­res, ban­de­ras y cin­tas na­ran­jas y ne­gras de la Or­den de San Jor­ge, la ciu­dad ce­le­bra­ba el 73° aniver­sa­rio de la vic­to­ria de la ex Unión So­vié­ti­ca con­tra la Ale­ma­nia na­zi en la Gran Gue­rra Pa­tria. To­das las ciu­da­des ru­sas fes­te­ja­ban -el des­fi­le prin­ci­pal fue en Mos­cú-, pe­ro mi des­tino era San Pe­ters­bur­go.

El Día de la Vic­to­ria te­nía co­mo es­ce­no­gra­fía las cú­pu­las bri­llan­tes de las igle­sias y los pa­la­cios que re­sis­tie­ron, a la ve­ra de los ca­na­les y del río Ne­va, du­ran­te los 872 días del Si­tio de Le­nin­gra­do. Co­mo sou­ve­ni­res, se ven­dían go­rros mi­li­ta­res, ban­de­ras que de­cían 9 de ma­yo en ru­so y ma­triosh­kas con la fi­gu­ra de Pu­tin.

Des­de la ma­ña­na, tam­bién se fes­te­ja­ba en las man­sio­nes ve­ra­nie­gas de los za­res y la aris­to­cra­cia re­cons­trui­das, en las afue­ras de San Pe­ters­bur­go. En el Pa­la­cio Gran­de de Pe­ter­hof, jun­to a las es­ta­tuas do­ra­das y las fuen­tes de los ex­ten­sos jar­di­nes, to­ca­ban ban­das mi­li­ta­res, so­bre­vo­la­ban avio­nes y es­ta­lla­ban fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

La gran ci­ta era a la no­che. Lue­go de pa­gar 45 ru­blos el cos­pel del me­tro con mi tar­je­ta de dé­bi­to (me­nos de un dó­lar), ba­jar 130 me­tros en es­ca­le­ras me­cá­ni­cas has­ta an­dar por de­ba­jo del río y de otra lí­nea del sub­te, lle­gué al cen­tro jun­to a la mul­ti­tud. Los fue­gos ar­ti­fi­cia­les du­ra­ron unos 15 mi­nu­tos. Y el de­seo es que la me­mo­ria sea eter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.