El ca­lor y el co­lor del Ca­ri­be en ca­da rin­cón de una is­la so­ña­da

Pla­tos tra­di­cio­na­les, si­tios his­tó­ri­cos, pla­yas y el rit­mo del reg­gae atraen en Ja­mai­ca, cu­na de Bob Mar­ley.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS | JAMAICA - Die­go Je­mio Es­pe­cial pa­ra Cla­rín jerk

Al ver­lo, uno sa­be de qué es­tá com­pues­to el pla­to y cuál es su es­truc­tu­ra. An­tes del pri­mer bo­ca­do -y de la sor­pre­sa que sig­ni­fi­ca pro­bar al­go nue­vo- se ven so­bre la lo­za blan­ca unos tro­zos de po­llo ma­ri­na­do en una sal­sa es­pe­cia­da en el ho­tel Me­liá Bra­co Vi­lla­ge, parte del dis­tri­to Río Bueno de Mon­te­go Bay, Ja­mai­ca. Des­pués, el sa­bor se re­pi­te en los pues­tos ca­lle­je­ros y en cual­quier res­tau­ran­te de la is­la. Al pro­bar el po­llo al jerk so­bre­vie­ne el sa­bor in­ten­so del pi­can­te. Co­mo di­jo un poe­ta sal­te­ño, “se sien­te la ra­bia de Dios, go­tean­te y ro­ja; los in­cen­dios y enojos quie­tos”.

La re­ce­ta in­clu­ye car­ne -pue­de ser de po­llo o de cer­do- co­ci­na­da a fue­go len­to y ma­ri­na­da con ce­bo­lla, to­mi­llo, ajo, ce­bo­lla y pi­mien­ta de Ja­mai­ca. Pe­ro, más allá de su pre­pa­ra­ción, el pla­to con­den­sa una parte de la his­to­ria de la is­la ca­ri­be­ña de 240 ki­ló­me­tros por 80 ki­ló­me­tros de an­cho. Se re­mon­ta a las pe­nu­rias de los es­cla­vos afri­ca­nos, que es­ca­pa­ron de los con­quis­ta­do­res in­gle­ses ha­cia la mon­ta­ña du­ran­te la in­va­sión de 1655. El fue el me­jor pro­ce­so pa­ra man- te­ner las car­nes en las tra­ve­sías y con tem­pe­ra­tu­ras al­tas.

Vi­si­tar Ja­mai­ca es en­con­trar­se con al­gu­nas de es­tas his­to­rias, que mez­clan un pa­sa­do de ex­plo­ta­ción es­pa­ño­la y bri­tá­ni­ca. Lo­gró la In­de­pen­den­cia en 1962 aun­que aún es parte del Com­mon­wealth, la Co­mu­ni­dad Bri­tá­ni­ca de Na­cio­nes. Co­no­cer es­tas tie­rras es tam­bién me­ter­se de lleno en una cul­tu­ra ri­quí­si­ma, que va de los ori­gi­na­rios pobladores taí­nos a in­mi­gran­tes afri­ca­nos, chi­nos e hin­dúes. Acá van cua­tro op­cio­nes del nor­te de la is­la, pa­ra dis­fru­tar de la cul­tu­ra y la na­tu­ra­le­za en la cu­na de Bob Mar­ley -sím­bo­lo de la cul­tu­ra ras­ta y el reg­gae- y el atle­ta Usain Bolt.

Fal­mouth, ciu­dad cla­ve

Ubi­ca­da en­tre Mon­te­go Bay y Ocho Ríos -dos de los pun­tos turísticos más atrac­ti­vos del nor­te de Ja­mai­ca-, Fal­mouth es una ciu­dad de ca­si 250 años de an­ti­güe­dad, que tu­vo agua co­rrien­te an­tes que Nue­va York y un pa­pel im­por­tan­te en la épo­ca de oro de la ca­ña de azú­car, cuan­do Ja­mai­ca era uno de los gran­des pro­duc­to­res mun­dia­les. Des­de su nom­bre, Fal­mouth Food Tour ofre­ce una pro­pues­ta de gas­tro­no­mía, pe­ro el re­co­rri­do de tres ho­ras de du­ra­ción va mu­cho más allá de pro­bar al­gu­nos pla­tos tí­pi­cos. El guía Ste­ve Wat­son se preo­cu­pa por re­la­cio­nar ca­da sa­bor con la his­to­ria y la ar­qui­tec­tu­ra del lu­gar, que con­ser­va edi­fi­cios de la épo­ca geor­gia­na.

A lo lar­go de seis pa­ra­das, la ca­mi­na­ta va del edi­fi­cio de la Cor­te de 1817 al mer­ca­do Al­bert & Geor­ge. Cons­trui­do en 1894 y bau­ti­za­do con el nom­bre de dos nie­tos de la rei­na Vic­to­ria, fue un cen­tro de subasta de es­cla­vos. Las pau­sas, por su­pues­to, tam­bién son gas­tro­nó­mi­cas, de gran sencillez en su ofer­ta. En una ca­mio­ne­ta, un hom­bre ofre­ce, co­mo en aque­llos años, sus ca­ñas de azú­car. Al­guien, des­de una ca­rre­ta, ha­ce lo pro­pio con plá­tano ma­cho y de gui­neo y scotch bon­net, un po­ten­te ají, de esos que qui­tan la res­pi­ra­ción. En otro rin­cón, un hom­bre ama­ble, que se pre­sen­ta co­mo “Doc­tor Sa­muel”, mues­tra su va­rie­dad de pro­duc­tos na­tu­ra­les, que -se­gún ase­gu­ra- tie­nen pro­pie­da­des me­di­ci­na­les. Lo ex­pli­ca en una mez­cla de in­glés con la len­gua crio­lla pa­tois. Otra pa­ra­da obli­ga­da es una tien­da que ofre­ce pat­ties, una suer­te de sand­wich de em­pa­na­da muy sa­bro­sa, que na­ció lue­go de un tor­neo de cric­ket en la dé­ca­da del 20. Si quie­re al­go dul­ce, siem­pre hay a mano un ro­llo de ca­ne­la o pan de ba­na­na. Una de las úl­ti­mas pa­ra­das es, qui­zá, la más sig­ni­fi­ca­ti­va en la his­to­ria del país. Wi­lliam Knibb Bap­tist no só­lo es una pe­que­ña igle­sia sino que, ade­más, re­la­ta el tra­ba­jo de uno de los hom­bres cla­ve pa­ra la li­be­ra­ción de los es­cla­vos en la is­la, cu­ya tum­ba se pue­de vi­si­tar.

Dunn’s Ri­ver Falls

Los es­pa­ño­les co­no­cían la zo­na co­mo Las Cho­rre­ras, una de las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del país jun­to al par­que Holly­well, en Blue Moun­tains. Muy cer­ca de Ocho Ríos, las cas­ca­das del río se trans­for­man en ma­ra­vi­llo­sas te­rra­zas des­de las cua­les se apre­cia el mar tur­que­sa. Sus aguas desem­bo­can en una pla­ya, don­de se pue­de des­can­sar des­pués de la aven­tu­ra de es­ca­lar por las ro­cas has­ta 180 me­tros de al­tu­ra. Con­vie­ne lle­gar tem­prano pa­ra apro­ve­char el día.

Con gran pa­cien­cia, los guías van for­man­do ca­de­nas hu­ma­nas. To­ma­dos de las ma­nos va­mos su­bien­do

por ca­mi­nos es­tre­chos del río. Hay una cuo­ta de adre­na­li­na y mu­cho de pla­cer en los cha­pu­zo­nes en las pe­que­ñas lagunas y cuan­do los guías con­du­cen has­ta un “ma­sa­jea­dor na­tu­ral”, un gran cho­rro de agua tan re­la­jan­te co­mo el rit­mo ska que sa­le dis­pa­ra­do de los par­lan­tes de los au­tos. Al fi­nal de la tra­ve­sía que­da­mos to­dos fe­li­ces, con una ale­gría que so­lo pue­den brin­dar agua y vér­ti­go.

Yaa­man, bos­ques a la vis­ta

An­tes de lle­gar al par­que Yaa­man Ad­ven­tu­re, des­de la ven­ta­ni­lla del avión se ob­ser­va el ver­de in­ten­so de los bos­ques ja­mai­qui­nos. El 31 por cien­to de su su­per­fi­cie es­tá cu­bier­to por bos­ques. Y una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les del país es la agri­cul­tu­ra. Otra for­ma de co­no­cer Ja­mai­ca es vi­si­tan­do un cam­po. El par­que Yaa­man Ad­ven­tu­re -de mil hec­tá­reas- es una mues­tra de esa pro­duc­ción. A bordo de un trac­tor se pue­den ver plan­ta­cio­nes de plá­ta­nos, man­dio­ca, ca­ña de azú­car, ca­fé y, por su­pues­to, pi­mien­ta de Ja­mai­ca, en­tre otros cul­ti­vos. Al fi­nal del re­co­rri­do, en una casona del si­glo XVIII se ofre­ce una cla­se de co­ci­na pa­ra aprender a pre­pa­rar fes­ti­val (bo­llos fri­tos de ha­ri­na de maíz le­ve­men­te dul­ces) y po­llo al jerk, con mar­ga­ri­na, ce­bo­lla, ajo y un to­que de cer­ve­za.

Arre­ci­fes, acan­ti­la­dos y más

Las pla­yas de Ja­mai­ca tie­nen to­do lo que el ima­gi­na­rio pi­de so­bre una pla­ya del Ca­ri­be: agua cris­ta­li­na, are­nas blan­cas y tem­pe­ra­tu­ras idea­les, en un mar­co de co­co­te­ros y cie­los lím­pi­dos. Ade­más, ofre­ce di­fe­ren­tes pai­sa­jes, que van des­de las bahías a los acan­ti­la­dos pa­san­do por los arre­ci­fes. Des­de el re­sort Me­liá Bra­co Vi­lla­ge se or­ga­ni­zan ex­cur­sio­nes pa­ra ha­cer snor­kel y bar­cos con pi­so de cris­tal. En un re­po­se­ra, con un tra­go en la mano, se pue­de es­cu­char el dul­ce rit­mo del reg­gae que re­ga­la una ban­da que hon­ra a Bob Mar­ley. Es una des­pe­di­da más que dig­na de es­ta is­la po­bla­da de atrac­ti­vos. ■

De ca­ra al mar. Una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de ho­tel Me­liá Bra­co Vi­lla­ge, ubi­ca­do en Mon­te­go Bay.

Ba­jo el sol. Pla­yas paradisíacas y ex­ce­len­te in­fra­es­truc­tu­ra, si­nó­ni­mo de va­ca­cio­nes per­fec­tas en Ja­mai­ca.

Sa­bo­res. Abun­dan las es­pe­cia­li­da­des con car­ne de po­llo y de cer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.