La ma­gia de un ho­tel clá­si­co de Ma­llor­ca

En las Islas Ba­lea­res, San­tos Ni­xe Pa­la­ce re­cu­pe­ra la tra­di­ción de los lu­jo­sos hos­pe­da­jes del si­glo XX.

Clarin - Viajes - - PRIMERA CLASE | ESPAÑA -

Ubi­ca­do en una ex­clu­si­va po­si­ción jun­to a la lí­nea de pla­yas de Ca­la Ma­jor -a cor­ta dis­tan­cia de Pal­ma de Ma­llor­ca, Es­pa­ña- el ho­tel San­tos Ni­xe Pa­la­ce tie­ne, ade­más de sus cin­co es­tre­llas, una lar­ga his­to­ria.

De he­cho, es un sím­bo­lo tu­rís­ti­co en las Islas Ba­lea­res des­de que se inau­gu­ró en 1957 pa­ra atraer a las ce­le­bri­da­des de esa épo­ca. To­tal­men­te re­no­va­do en 1996 cuan­do lo com­pró la ca­de­na ho­te­le­ra es­pa­ño­la San­tos, aho­ra dis­po­ne de 133 ha­bi­ta­cio­nes con co­ne­xion wi-fi en to­do el ho­tel, tres res­tau­ran­tes con me­núes de co­ci­na me­di­te­rrá­nea, gim­na­sio, spa, pi- le­tas de na­ta­ción in­ter­nas y ex­ter­nas, so­la­rium, can­chas de golf y cin­co sa­las de reunio­nes con vis­ta al mar, en­tre otros ser­vi­cios. El ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Pal­ma es­tá ubi­ca­do a 20 ki­ló­me­tros del ho­tel, mien­tra el cen­tro de Pal­ma de Ma­llor­ca se le­van­ta a unos 5 ki­ló­me­tros.

Con te­rra­zas orien­ta­das ha­cia el mar y no­ta­bles vis­tas pa­no­rá­mi­cas, el ho­tel San­tos Ni­xe Pa­la­ce es­tá en la mis­ma pla­ya jun­to al Pa­la­cio de Ma­ri­vent, que es la re­si­den­cia ve­ra­nie­ga de la fa­mi­lia real es­pa­ño­la des­de ha­ce años. Es­ta ve­cin­dad con la reale­za tam­bién jue­ga su parte en la his­to­ria del ho­tel. Es que la go­ber­nan­ta del Pa­la­cio Ma­ri­vent ve­nía a bus­car el desa­yuno al ho­tel Ni­xe cuan­do el rey Juan Carlos I vi­si­ta­ba Ma­llor­ca.

Se sa­be que el ho­tel se lla­ma así en re­cuer­do del ve­le­ro “Ni­xe” que lle­gó a Ma­llor­ca en el año 1872 con un aris­to­crá­ti­co pa­sa­je­ro, el ar­chi­du­que Luis Sal­va­dor de Aus­tria. Es­ta vi­si­ta ayu­dó a di­fun­dir en Eu­ro­pa el atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de las Islas Ba­lea­res. Fon­dea­do du­ran­te años en la bahía de Ca­la Ma­jor, don­de es­tá la pla­ya más cer­ca­na a la ciu­dad de Pal­ma de Ma­llor­ca, el “Ni­xe” que­dó en la me­mo­ria de mu­chos. Es que lle­va­ba el nom­bre de una si­re­na ubi­ca­da tra­di­cio­nal­men­te en la proa de las na­ves.

El 5 de ju­nio de 1957, con el nom­bre de Ni­xe Pa­la­ce, el ho­tel abrió al pú­bli­co por primera vez. Pron­to con­vo­ca­ría a ce­le­bri­da­des co­mo Gra­ce Kelly, Ri­ta Hay­worth, Errol Flynn, Sa­ra Montiel y Con­cha Ve­las­co, en­tre otras per­so­na­li­da­des. Eran los años en que las Islas Ba­lea­res des­pe­ga­ban en Es­pa­ña co­mo des­tino del jet set.

La es­tu­dio­sa Delia Guz­mán (eje­cu­ti­va de ventas y com­mu­nity ma­na­ger del ho­tel San­tos Ni­xe Pa­la­ce), es­tá es­cri­bien­do una his­to­ria del es­ta­ble­ci­mien­to. Ella cuen­ta que to­do em­pe­zó por ini­cia­ti­va del en­ton­ces al­cal­de de Pal­ma de Ma­llor­ca, Ga­briel Al­za­mo­ra y el ar­qui­tec­to Fran­cis­co Ca­sas. En esos años, el per­so­nal del ho­tel era di­ri­gi­do por Ni­co­lás Ben­sa y su es­po­sa, am­bos eran mi­li­ta­res ve­te­ra­nos de la Re­sis­ten­cia Fran­ce­sa en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Aquel ho­tel ce­rró en el año 1987 y de­jó el re­cuer­do de un es­ta­ble­ci­mien­to con más de 50 as­cen­so­ris­tas y 15 bo­to­nes. El tu­ris­mo de esa épo­ca lle­ga­ba de In­gla­te­rra y Sue­cia en­tre otros paí­ses del nor­te eu­ro­peo. Era una clien­te­la que gas­ta­ba mu­cho y tam­bién era exi­gen­te con la ca­li­dad de los ser­vi­cios y el per­so­nal.

Otros em­plea­dos que tra­ba­ja­ron en aque­llos años, re­cuer­dan que al en­trar al vie­jo Ni­xe por la puer­ta prin­ci­pal -que hoy es gi­ra­to­ria- se sen­tía el aro­ma de los crois­sants re­cién he­chos. Los bo­to­nes de esa épo­ca te­nían uni­for­me con go­rra, guan­tes y el lo­go NP bor­da­do en la cha­que­ta. Los hués­pe­des de­ja­ban sus za­pa­tos afue­ra de sus ha­bi­ta­cio­nes, en los pa­si­llos, pa­ra que los em­plea­dos se en­car­ga­ran de lus­trar­los. En el hall del Ni­xe ha­bía ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas y cuan­do lla­ma­ban por te­lé­fono a un hués­ped, el bo­to­nes lo i ba a bus­car al res­tau­ran­te pa­seán­do­se con un car­tel y un tim­bre. Eran otros tiem­pos.

En 1996, la ca­de­na ho­te­le­ra San­tos se in­tere­só por la reaper­tu­ra. La fa­mi­lia San­tos es due­ña de im­por­tan­tes ho­te­les en Bar­ce­lo­na, Granada, Ma­drid, Má­la­ga, Mur­cia, San­tan­der, Va­len­cia y Za­ra­go­za, en­tre otras ciu­da­des de Es­pa­ña. Co­mo ano­ta Delia Guz­mán, Jo­sé Luis San­tos re­co­rrió el lu­gar acom­pa­ña­do por un an­ti­guo em­plea­do, Pa­co Mo­ren­te, na­ti­vo de Má­la­ga que des­de 1960 ha­bía tra­ba­ja­do en el Ni­xe Pa­la­ce co­mo téc­ni­co. Con el tiem­po, Mo­ren­te se­ría ho­me­na­jea­do con un ce­ni­ce­ro de pla­ta y una pla­ca evo­ca­do­ra de los pri­me­ros tiem­pos, “Mis­ter Ni­xe 1961”.

Hoy en día, al en­trar al ho­tel, los vi­si­tan­tes se en­cuen­tran con un gran lobby jun­to al sa­lón con piano bar y te­rra­zas con vis­tas al mar. Las 133 ha­bi­ta­cio­nes es­tán di­vi­di­das en dis­tin­tas ca­te­go­rías (Clá­si­ca, Su­pe­rior y Pre­mium) y tam­bién hay sui­tes dis­po­ni­bles. Las ha­bi­ta­cio­nes es­tán de­co­ra­das en una pa­le­ta de co­lo­res cho­co­la­te y cre­ma, con mue­bles de cao­ba, ca­mas y am­plios es­pa­cios pa­ra guar­dar la ro­pa. Es­tán equi­pa­das con má­qui­nas de ca­fé, ca­ja de se­gu­ri­dad, te­le­vi­sor y mi­ni­bar. Las pa­re­des de los ba­ños son de már­mol y tie­nen pro­duc­tos de to­ca­dor L´oc­ci­ta­ne, ade­más de pan­tu­flas y sa­li­das de ba­ño.

Los ni­ños tie­nen un Club Ni­xi­to, con su­per­vi­so­res y en­tre­te­ni­mien­tos pre­vis­tos. El res­tau­ran­te más gran­de del ho­tel, “A Po­pa Sea Club”, so­bre la pla­ya y con aro­ma a mar, ofre­ce una ba­rra de ta­pas gourmet, pes­ca­dos, arroz y ma­ris­cos fres­cos. “Bis­tro 269” es­tá en la te­rra­za prin­ci­pal del ho­tel, con va­rie­da­des de co­mi­das li­ge­ras ti­po snacks y sand­wi­ches. Lo de­más que­da a car­go del sol de Ma­llor­ca. ■

Ícono. Una pa­no­rá­mi­ca del ho­tel San­tos Ni­xe Pa­la­ce, con sus ha­bi­ta­cio­nes y te­rra­zas con vis­ta al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.