Es­pa­ña

Un re­co­rri­do por Ga­li­cia dis­fru­tan­do de sa­bo­res tí­pi­cos, las pla­yas de la is­la La To­ja y la ría de Arou­sa.

Clarin - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR - Ma­ría del Carmen Poo Vi­ve en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y via­jó a Es­pa­ña en mar­zo de 2012.

En una vi­si­ta a Ga­li­cia (Es­pa­ña), du­ran­te un tour que com­par­tí con un gru­po de ami­gos, re­co­rrí el Ca­mino del Vino de Al­ba­ri­ños, cu­ya be­bi­da más tí­pi­ca tie­ne el gus­to jus­to, en­tre fres­co y áci­do, con una trans­pa­ren­cia do­ra­da que nos in­vi­ta­ba a se­guir to­man­do vino y oru­jo (aguar­dien­te). Tam­bién nos de­lei­ta­mos con el tra­di­cio­nal pas­tel de San­tia­go, una tar­ta de al­men­dras, azú­car y hue­vo muy hú­me­da y ri­ca y con mi­les de ca­lo­rías.

La de­gus­ta­ción in­clu­yó pla­tos, co­pas y chu­pi­tos. To­do el gru­po -de­li­ca­da­men­te al prin­ci­pio y ca­si con de­ses­pe­ra­ción des­pués- dio cuen­ta de, pas­te­les, galletas, oru­jos blan­cos, de hier­bas y de dis­tin­tos sa­bo­res, vino blan­co y tin­to, ca­ra­me­los, al­men­dras y li­co­res de to­dos los gus­tos po­si­bles. El pa­seo fue una fies­ta de brin­dis in- ter­mi­na­bles. Nos in­vi­ta­ron a re­co­rrer La To­ja, pa­ra ad­mi­rar las pla­yas de esa is­la, pal­me­ras y ca­sas her­mo­sas y muy ca­ras. Se des­ta­ca una man­sión del can­tan­te es­pa­ñol Ju­lio Igle­sias.

Fren­te a un par­que apa­re­ció una igle­sia pe­que­ña y muy blan­ca, reves- ti­da de con­chi­llas de viey­ras. Con mis ma­nos sen­tí ese ex­tra­ño re­lie­ve de las pa­re­des y sa­qué de­ce­nas de fotos.

Se­guí mi ca­mino y lle­gué has­ta una zo­na de ba­ños ter­ma­les. Es el si­tio don­de se fa­bri­can los mun­dial­men- te fa­mo­sos ja­bo­nes, ge­les y co­lo­nias La To­ja. Pe­ro no me que­dé mu­cho tiem­po allí por­que to­dos los pro­duc- tos que se ven­dían eran muy ca­ros. Un pe­que­ño ja­bón cos­ta­ba 5 eu­ros.

Un ra­to des­pués, un bar­qui­lle­ro me atur­dió con su gri­to: “¡Bar­qui­llos que ha­go de no­che y ven­do de día! ¡Bar- qui­llos de tía Ma­ría! ¡bar­qui­llos con ca­ne­la, co­mo le gus­tan a la abue­la!”. An­tes de vol­ver a su­bir al bus, por un eu­ro me com­pré un bar­qui­llo bien cro­can­te. Ya nos ha­bían anun­cia­do que nues­tro si­guien­te des­tino era un puer­to de mar, en una pe­nín­su­la de la ría de Arou­sa. Un ra­to des­pués zar­pa­mos del em­bar­ca­de­ro de O Gro­ve en un ca­ta­ma­rán y na­ve­ga­mos co­mien­do me­ji­llo­nes y viey­ras, una pi­ca­da sen­sa­cio­nal re­ga­da con vino blan­co a dis­cre­ción, en me­dio del mar sin olas y de­ce­nas de bar­qui­tos de co­lo­res que se ha­ma­ca­ban.

El vien­to me aca­ri­cia­ba la ca­ra y mi pe­lo vo­la­ba, las ga­vio­tas ca­si nos ro­za­ban y lle­ga­mos a unas pla­ta­for­mas flo­tan­tes, don­de nos mos­tra­ban có­mo se cria­ban los me­ji­llo­nes, viey­ras y os­tras. La mú­si­ca co­men­zó con un pa­so­do­ble y nos cau­ti­va­ron las can­cio­nes ga­lle­gas. Cuan­do des­em­bar­qué, des­pués de can­tar, bai­lar y brin­dar, es­ta­ba hen­chi­da de go­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.