Una atrac­ción en Orien­te

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Leo Gar­zón Mú­si­co

Cuan­do mis tres co­le­gas y yo lle­ga­mos a Co­rea del Sur se ini­cia­ron las sor­pre­sas. Una gran ciu­dad, Seúl, que te re­ci­be en el mo­derno ae­ro­puer­to de In­cheon. El al­fa­be­to tie­ne ca­rac­te­res ex­tra­ños pa­ra no­so­tros, los oc­ci­den­ta­les. Vi­mos lu­ces e imá­ge­nes a mon­to­nes, edi­fi­cios con re­fle­jos de me­tal y cris­ta­les a la dis­tan­cia. Otro mun­do. Da­do que no ha­bla­ba el idio­ma co­reano, con­sul­tar por la me­jor ma­ne­ra de ac­ce­der al sub­te de Seúl era una aven­tu­ra gra­cio­sa. Te­nía to­dos los ingredientes: un po­co de ex­pre­sión cor­po­ral con ges­tos exa­ge­ra­dos, ma­pas, ono­ma­to­pe­yas, di­bu­jos e imá­ge­nes del Me­tro de Seúl to­ma­das con el ce­lu­lar. To­do era útil pa­ra ha­cer­se en­ten­der.

Me asom­bró la lim­pie­za de las ca­lles de Seúl, las an­chas ve­re­das y la pu­bli­ci­dad en enor­mes car­te­les lu­mi­no­sos. La ca­pi­tal de Co­rea del Sur es cos­mo­po­li­ta y los ras­ca­cie­los ul­tra­mo­der­nos es­tán a la par de los an­ti­guos pa­la­cios y tem­plos bu­dis­tas. Así es que el pa­la­cio Chang­deok, la for­ta­le­za Hwa­seong, las tum­bas de la di­nas­tía Jo­seon y el san­tua­rio Jognm­yo con­vi­ven con las lu­ces de los car­te­les pu­bli­ci­ta­rios que mues­tran mo­der­nos au­tos, té­le­fo­nos ce­lu­la­res y cá­ma­ras de vi­deo.

Abun­dan los pues­tos de ven­de­do­res en las ca­lles. El ba­rrio Dong­dae­mun tie­ne ca­si un shop­ping por cua­dra, mien­tras las ca­lles cer­ca­nas es­tán lle­nas de ne­go­cios don­de se consigue ro­pa pa­ra to­dos los gus­tos. El mer­ca­do más gran­de de la ciu­dad es el Nam­dae­mun, con las ca­lles de los al­re­de­do­res lle­nas de pues­tos que ofre­cen ro­pas de marcas in­ter­na­cio­na­les a buen pre­cio. El ar­te del re­ga­teo tie­ne mu­chos prac­ti­can­tes.

Cla­ro que hay otra Seúl, la que per­mi­te ver ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal co­rea­na ha­nok, por ejem­plo en el ba­rrio Buk­chon. Por allí es­tá Baek In-je, la ca­sa de 1913 don­de vi­vió un mé­di­co famoso. Si­guen en pie las ha­bi­ta­cio­nes pa­ra hom­bres y mu­je­res, la co­ci­na y las ti­na­jas pa­ra guar­dar acei­te o agua po­ta­ble. Muy cer­ca es­tá Gahoe, un ba­rrio con cons­truc­cio­nes en es­ti­lo ha­nok, con más de no­ve­cien­tas ca­sas tra­di­cio­na­les y ca­lles es­tre­chas que su­ben y ba­jan. En esa zo­na abun­dan las pe­que­ñas fá­bri­cas de per­fu­mes, esen­cias y ve­las.

Di­cen que los co­rea­nos son en­tu­sias­tas del ka­rao­ke, co­sa que pu­de com­pro­bar en los ta­xis, las ca­lles y al­gu­nos ba­res. En cuan­to a las co­mi­das, bien pron­to uno pue­de sen­tir­se un co­reano más con el kim­chi, un pla­to que com­bi­na ajíes, ra­ba­ni­tos y pe­pi­nos. En las ca­lles he vis­to nu­me­ro­sos pues­tos de co­mi­da con gran­des pe­ce­ras. Allí hay lan­gos­tas y otros bi­chos de mar que uno pue­de ele­gir, aun­que con con­di­men­tos muy pi­can­tes.

El ba­rrio mo­derno es Gan­gnam ¿quién pue­de ol­vi­dar el “Gan­gnam Sty­le” di­fun­di­do en In­ter­net? Hay in­nu­me­ra­bles ca­fés de moda y cen­tros co­mer­cia­les. El ko­rean pop sue­na en to­das par­tes. Pe­ro cuan­do me to­có can­tar en el Teatro Na­cio­nal de Co­rea del Sur co­mo so­lis­ta del Co­ro Mu­si­ca Quán­ti­ca, hi­ce so­nar un bom­bo le­güe­ro y to­dos se emo­cio­na­ron. Así, el idio­ma, las co­mi­das pi­can­tes y las dis­tan­cias de­ja­ron de ser una ba­rre­ra.

Otro mun­do. “Me asom­bró la lim­pie­za de las ca­lles de Seúl, las an­chas ve­re­das y enor­mes car­te­les pu­bli­ci­ta­rios”, se­ña­la Gar­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.