Un rin­cón del Vé­ne­to don­de la his­to­ria te atra­pa a ca­da pa­so

Fa­mo­sa por los fres­cos de Giot­to y la Ba­sí­li­ca de San An­to­nio, Pa­dua se im­po­ne con sus pla­zas y mag­ní­fi­cos pa­la­cios.

Clarin - Viajes - - POSTALES ITALIA - San­dra Lion Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Aquí hay es­pa­cio, am­pli­tud y, sin du­da, mu­cha his­to­ria. Es la pri­me­ra sen­sa­ción que tie­ne el via­je­ro al lle­gar a la be­llí­si­ma Pa­dua, ciu­dad de­co­ra­da por gran­des pla­zas, ca­na­les y edi­fi­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos ma­jes­tuo­sos. Al re­co­rrer al­gu­nos de sus atrac­ti­vos más ca­rac­te­rís­ti­cos se con­fir­ma esa per­cep­ción: los cen­tros de in­te­rés más im­por­tan­tes, mu­chos de los cua­les os­ten­tan el tí­tu­lo de ser los más an­ti­guos del mun­do, son real­men­te enor­mes y la gran can­ti­dad de per­so­nas que los re­co­rren pa­san ab­so­lu­ta­men­te des­aper­ci­bi­das.

Ubi­ca­da en la re­gión del Vé­ne­to, a me­nos de 40 ki­ló­me­tros de Ve­ne­cia y a 235 km de Mi­lán, Pa­dua se con­vier­te en un pa­seo obli­ga­do pa­ra quien vi­si­ta el no­res­te de Ita­lia.

La pla­za más gran­de

El re­co­rri­do se ini­cia en Pra­to de­lla Va­lle, la pla­za más gran­de de Eu­ro­pa, con más de 90 mil me­tros cua­dra­dos. Es­ta piaz­za de la épo­ca de Na­po­león tie­ne un di­se­ño muy ca­rac­te­rís­ti­co: oval, con una ace­quia de agua que de­li­mi­ta el pe­rí­me­tro del área con cés­ped y estatuas so­bre las pa­re­des del ca­nal con 78 per­so­na­jes no­ta­bles que na­cie­ron o vi­vie­ron en la ciu­dad. Se des­ta­can las de Ga­li­leo Ga­li­lei, Tor- cua­to Tas­so y An­to­nio Ca­no­va.

Des­de el Pra­to pue­de ver­se a po­cos me­tros de allí una de las cons­truc­cio­nes más fa­mo­sas de Pa­dua, la Ba­sí­li­ca de San An­to­nio. Il San­to, co­mo la lla­man los lo­ca­les, es la igle­sia más im­por­tan­te de la ciu­dad y una de las de ma­yor ta­ma­ño del mun­do. Su ar­qui­tec­tu­ra, de gran com­ple­ji­dad, mez­cla di­ver­sos es­ti­los de dis­tin­tas épo­cas y re­gio­nes dan­do lu­gar a un edi­fi­cio úni­co, obli­gan­do al via­je­ro a de­te­ner­se en su es­truc­tu­ra, tan­to a ni­vel ma­cro co­mo en los más pe­que­ños de­ta­lles. Así des­cu­bri­rá que su fa­cha­da es ro­má­ni­ca, con los ar­cos gó­ti­cos, cú­pu­las tí­pi­cas del bi­zan­tino y cam­pa­ni­les del arte is­lá­mi­co. Una ver­da­de­ra obra de arte.

La Ba­sí­li­ca co­men­zó a cons­truir­se en 1231, in­me­dia­ta­men­te des­pués de la muer­te de San An­to­nio de Pa­dua, en­te­rra­do aquí den­tro, en una ca­pi­lla. Tam­bién es fun­da­men­tal re­co­rrer la igle­sia en bus­ca de las obras del pres­ti­gio­so es­cul­tor ita­liano Do­na­te­llo: un ma­jes­tuo­so cru­ci­fi­jo de bron­ce y dis­tin­tas estatuas, don­de re­sal­ta la Ma­don­na con el Bam­bino.

A cin­co mi­nu­tos a pie se en­cuen­tra el jar­dín bo­tá­ni­co más an­ti­guo del pla­ne­ta, fun­da­do en 1545 con el ob­je­ti­vo de cultivar plan­tas me­di­ci­na­les pa­ra es­tu­diar sus pro­pie­da­des an­tes de ser ad­mi­nis­tra­das co­mo re­me­dio na­tu­ral. Si el via­je­ro tie­ne un po­co más de una ho­ra pa­ra re­co­rrer­lo, va­le la pe­na ca­mi­nar en­tre las 6.000 es­pe­cies de plan­tas, en­tre las que se des­ta­can los ejem­pla­res ve­ne­no­sos.

Fe­ria de ali­men­tos

El pa­seo con­ti­núa a unos 15 mi­nu­tos de aquí, por la Piaz­za de­lle Er­be. An­ti­gua­men­te era lla­ma­da Pla­za de la Jus­ti­cia, ya que era es­ce­na­rio de eje­cu­cio­nes ca­pi­ta­les; tam­bién re­ci­bió el nom­bre de Pla­za de los Vi­nos y Pla­za de la Car­ne, de­bi­do a los gran­des mer­ca­dos que se ubi­ca­ban a lo lar­go y an­cho de su su­per­fi­cie. Ac­tual­men­te con­ti­núa al­ber­gan­do una gran can­ti­dad de pues­tos de ali­men­tos aco­mo­da­dos al­re­de­dor de la fuen­te cen­tral. De no­che, la Piaz­za de­lle Er­be se ani­ma con las pro­pues­tas de mu­chos ba­res don­de se pue­de pro­bar el tí­pi­co spritz de la zo­na.

El edi­fi­cio más des­ta­ca­do es el Pa­laz­zo de­lla Ra­gio­ne, uti­li­za­do a lo lar­go de su his­to­ria co­mo se­de de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y co­mo Pa­la­cio de Jus­ti­cia, de don­de de­ri­va su nom­bre. Lo más lla­ma­ti­vo de es­ta cons­truc­ción es el Sa­lo­ne, la plan­ta su­pe­rior que Gio­van­ni de­gli Er­mi­ta­ni trans­for­mó: sa­có las di­vi­sio­nes de los tres am­bien­tes del pi­so su­pe­rior y la con­vir­tió en una ha­bi­ta­ción úni­ca, lo­gran­do uno de los am­bien­tes ele­va­dos (en pri­mer pi­so) más gran­des del mun­do. Su te­cho fue re­cons­trui­do es­pe­cial­men­te por el in­ge­nie­ro na­val Bar­to­lomeo Riz­zo, quien di­se­ñó una in­men­sa bó­ve­da de ma­de­ra si­mi­lar al cas­co in­ver­ti­do de un bar­co. En las pa­re­des del sa­lón se en­cuen­tran fres­cos que des­cri­ben las teo­rías as­tro­ló­gi­cas de Pie­tro d’abano. El Pa­laz­zo de­lla Re­gio­ne, ade­más, di­vi­de la Piaz­za de­lle Er­be de la Piaz­za dei Frut­ti, don­de con­ti­núa el mer­ca­do de ali­men­tos.

El au­la de Ga­li­leo Ga­li­lei

A 300 me­tros se en­cuen­tra el Pa­la­cio Bo, se­de des­de el si­glo XV de la Uni­ver­si­dad de Pa­dua, se­gun­da ca­sa de es­tu­dios más an­ti­gua de Ita­lia, a la que acu­die­ron Ni­co­lás Co­pér­ni­co y Ga­li­leo Ga­li­lei co­mo es­tu­dian­tes. Es ab­so­lu­ta­men­te re­co­men­da­ble con­tra­tar una vi­si­ta guia­da, lo que per­mi­te ac­ce­der al Au­la Mag­na –don­de en­se­ñó Ga­li­leo- y al ma­ra­vi­llo­so Tea­tro Ana­tó­mi­co, el an­fi­tea­tro de di­sec­ción más an­ti­guo del mun­do. Se ca­rac­te­ri­za por su for­ma elíp­ti­ca y por sus seis ni­ve­les ta­lla­dos en no­gal con es­pa­cio pa­ra 300 per­so­nas de pie, quie­nes tie­nen una vis­ta per­fec­ta ha­cia la me­sa de di­sec­ción, don­de se co­lo­ca­ban los ca­dá­ve­res has­ta el año 1872. An­tes de par­tir hay que de­te­ner­se a ob­ser­var la fra­se ta­lla­da en el si­glo XVI: “Hic lo­cus ubi mors east gau­det suc­cu­rre­re vi­tae”, que sig­ni­fi­ca ‘Es­te es el lu­gar don­de los muer­tos es­tán en­can­ta­dos de ayu­dar a los vi­vos.”

La ciu­dad es re­co­no­ci­da por la obra de Giot­to, es­pe­cí­fi­ca­men­te aque­lla rea­li­za­da en la Ca­pi­lla de los Scro­veg­ni. Pa­ra po­der in­gre­sar es im­pres­cin­di­ble re­ser­var la vi­si­ta con an­te­la­ción y ac­ce­der pri­me­ro a una sa­la pa­ra ad­qui­rir la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral que se so­li­ci­ta. Los mag­ní­fi­cos fres­cos le sir­vie­ron ade­más de ins­pi­ra­ción a Da Vin­ci, Mi­guel Án­gel y Ra­fael, y na­rran la Pa­sión de Cris­to y la his­to­ria de Ma­ría y Je­sús, a lo lar­go de tres pa­re­des; en la cuar­ta, la his­to­ria con­clu­ye con la re­den­ción hu­ma­na re­pre­sen­ta­da en un gran­dio­so Jui­cio Uni­ver­sal. ■

Arte a cie­lo abier­to. Las es­cul­tu­ras son par­te de Pra­to de­lla Va­lle, la pla­za más gran­de de Eu­ro­pa.

Se­ño­rial. El au­la de la Uni­ver­si­dad don­de en­se­ña­ba Ga­li­leo Ga­li­lei.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.