Ale­ma­nia

Si­tios his­tó­ri­cos, la uni­ver­si­dad más an­ti­gua del país y un cas­ti­llo de la épo­ca me­die­val, al­gu­nos atrac­ti­vos imperdibles du­ran­te una vi­si­ta a Heidelberg.

Clarin - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR -

A prin­ci­pios de es­te año tu­ve la po­si- bi­li­dad de vi­si­tar Heidelberg con mi

gast­fa­mi­lie (fa­mi­lia an­fi­trio­na) en el mar­co de un via­je de es­tu­dios or­ga- ni­za­do por mi es­cue­la ale­ma­na. Mo- ritz y Ch­ris­ti­ne me lle­va­ron a cono- cer es­te lu­gar es­pec­ta­cu­lar, don­de la ju­ven­tud de los ha­bi­tan­tes se en­tre- mez­cla con lo pin­to­res­co del pa­sa­do.

Pri­me­ro vi­si­ta­mos la Uni­ver­si­dad, la más an­ti­gua de Ale­ma­nia, inau­gu- ra­da en 1386. Se di­vi­de en tres par­tes y no­so­tros co­men­za­mos con la me- jor: la Cár­cel de Es­tu­dian­tes. En­tre 1823 y 1914 eran en­ce­rra­dos allí los es- tu­dian­tes que al­te­ra­ban el or­den pú- bli­co. Has­ta 1886 era la pro­pia Uni- ver­si­dad la que te­nía la po­tes­tad de im­po­ner los cas­ti­gos. Los de­li­tos más co­mu­nes eran to­mar cer­ve­za y con- ver­sar a los gri­tos por la ca­lle. Los in- frac­to­res po­dían pa­sar has­ta cua­tro se­ma­nas en pri­sión aun­que con la po­si­bi­li­dad de se­guir asis­tien­do a cla­ses. Es­te cas­ti­go se po­pu­la­ri­zó en­tre los es­tu­dian­tes y era vis­to co­mo un des­ho­nor no ha­ber pi­sa­do ni si­quie­ra una vez la cár­cel. Una vez en­ce­rra­dos, los re­bel­des de­ja­ban su hue­lla en las pa­re­des. Se pue­den ob­ser­var graffitis de di­fe­ren­tes es­ti­los. Si­lue­tas, es­cu­dos de dis­tin­tas re­gio­nes, si­llas ta­lla­das y poe­mas aca­pa­ran la aten­ción del vi­si­tan­te y ha­cen del lu­gar un es­pa­cio bien ori­gi­nal don­de el chi­rriar de las ma­de­ras del pi­so re­tro­trae a los tu­ris­tas a aque­llos años en­tre re­jas.

Ac­ce­di­mos al Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio. Allí, lo que más aca­pa­ró mi aten­ción fue­ron unos bas­to­nes ele­gan­tes que usa­ban los rec­to­res y sim­bo­li­za­ban fuer­za y res­pe­to. Tam­bién hay fo­tos de su­ce­sos des­ta­ca­dos du­ran­te el si­glo XX, co­mo la ad­mi­sión de mu­je­res en la Uni­ver­si­dad.

Ter­mi­na­mos de ex­plo­rar en el Au­la An­ti­gua, un re­cin­to lu­jo­so y una sa­la de con­fe­ren­cias mag­ní­fi­ca, don­de las pin­tu­ras del te­cho re­pre­sen­tan las cua­tro fa­cul­ta­des: Teo­lo­gía, De­re­cho, Me­di­ci­na y Fi­lo­so­fía. Se­gui­mos nues­tro re­co­rri­do por la ca­lle Haups­traße de es­ta pre­cio­sa ciu­dad, don­de el em­pe­dra­do del as­fal­to nos con­du­jo en­tre ca­sas co­lo­ri­das y lin­das pla­zas.

Por úl­ti­mo subimos en fu­ni­cu­lar al Cas­ti­llo, ícono de Heidelberg, atraí­dos por esas im­pac­tan­tes rui­nas me­die­va­les. Las pie­dras ro­ji­zas si­guen de pie pe­se a su an­ti­güe­dad, ra­yos des­truc­to­res, ata­ques fran­ce­ses e in­cen­dios. Una vez ahí ad­mi­ra­mos bas­tan­te abri­ga­dos el río Nec­kar y las nu­me­ro­sas cú­pu­las de igle­sias. En el Cas­ti­llo se en­cuen­tra al bo­de­gón más gran­de del mun­do, con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar 220 mil li­tros de vino.

Nos des­pe­di­mos de Heidelberg y a la no­che fui­mos con Mo­ritz al Sch­mut­zig Don­ners­tag (SMUDO), una fies­ta de dis­fra­ces bi­za­rra de­ba­jo de una au­to­pis­ta, en un pue­blo ru­ral y con 5 gra­dos ba­jo ce­ro. Así ce­rra­mos aquel día alu­ci­nan­te.

León Calvo Es­tu­dian­te. Vi­ve en Con­gre­so y via­jó a Ale­ma­nia a comienzos de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.