Mé­xi­co Por las pla­yas del Pa­cí­fi­co

Iti­ne­ra­rios. En la cos­ta oes­te, Puer­to Va­llar­ta y Ri­vie­ra Na­ya­rit com­bi­nan to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra unas bue­nas va­ca­cio­nes ba­jo el sol: mar atrac­ti­vo, na­tu­ra­le­za, bue­na in­fra­es­truc­tu­ra y el co­lor de la cul­tu­ra me­xi­ca­na.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Car­los Sac­chet­to Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

En­tre los es­ta­dos de Jalisco y Na­ya­rit, en la cos­ta oes­te de Mé­xi­co, la Bahía de Ban­de­ras se ha con­ver­ti­do en uno de los más atrac­ti­vos des­ti­nos tu­rís­ti­cos de pri­mer ni­vel in­ter­na­cio­nal so­bre el océano Pa­cí­fi­co. La puer­ta de en­tra­da es una ciu­dad que su­ma el fuer­te acer­vo cul­tu­ral me­xi­cano a la be­lle­za na­tu­ral de sus pla­yas, una ve­ge­ta­ción atra­pan­te des­de las mon­ta­ñas al llano y, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, un mar con aguas tan cá­li­das co­mo las del Ca­ri­be.

La pri­me­ra recomendación al tu­ris­ta es apro­ve­char las cor­tas dis­tan­cias y com­bi­nar la vi­si­ta a Puer­to Va­llar­ta con un re­co­rri­do por los pue­blos de la Ri­vie­ra Na­ya­rit (ver pág. 12), ca­da uno con sus ca­rac­te­rís­ti­cas y cen­tros de in­te­rés. En to­da la re­gión, la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio es de 27 gra­dos, y en agos­to y sep­tiem­bre el cli­ma ofre­ce llu­vias re­fres­can­tes en­tre los atar­de­ce­res y las noches.

De aquel pue­blo de pes­ca­do­res que se lla­mó Las Pe­ñas, por don­de en­tra­ban los car­ga­men­tos de sal pa­ra re­fi­nar la pla­ta que ex­plo­ta­ban las em­pre­sas mi­ne­ras en las mon­ta­ñas, has­ta es­ta ciu­dad re­bau­ti­za­da Puer­to Va­llar­ta, de don­de sa­len y lle­gan vue­los in­ter­na­cio­na­les, la trans­for­ma­ción ha si­do asom­bro­sa. La ra­zón no es otra que el desa­rro­llo del tu­ris­mo, una in­dus­tria que hoy re­pre­sen­ta el 90% de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca lo­cal.

Has­ta el ma­le­cón

Ins­ta­la­do en Puer­to Va­llar­ta, el vi­si­tan­te tie­ne to­do por ha­cer. Ca­mi­nar por la ciu­dad, es­pe­cial­men­te en el cen­tro his­tó­ri­co, es una ex­pe­rien­cia por de­más pin­to­res­ca. Una ar­qui­tec­tu­ra an­ti­gua y co­lo­ri­da, de ca­sas ba­jas, ca­lles de ado­qui­nes y la pre­sen­cia cons­tan­te de ve­ge­ta­ción exó­ti­ca, ha­cen del pa­seo un es­ce­na­rio ci­ne­ma­to­grá­fi­co. En ese iti­ne­ra­rio hay que lle­gar al ma­le­cón, que se ex­tien­de a lo lar­go de un ki­ló­me­tro fren­te al mar y es un es­pa­cio pú­bli­co con ac­ta­do ce­so a lo­ca­les de ar­te­sa­nías, tien­das, ca­fés y res­tau­ran­tes.

Allí se eri­gen las es­cul­tu­ras que más re­pre­sen­tan a la ciu­dad: des­de del­fi­nes y tor­tu­gas, has­ta ale­go­rías co­mo “La Nos­tal­gia” o el “Án­gel de la Es­pe­ran­za”, tra­ba­jos to­dos de im­por­tan­tes ar­tis­tas me­xi­ca­nos. El ma­le­cón es una ga­le­ría de ar­te al ai­re li­bre.

En ese am­bien­te de cul­tu­ra es bueno re­cor­dar que en el mis­mo es­ta­do de Jalisco, en el pue­blo San Ga­briel, na­ció uno de los más no­ta­bles es­cri­to­res de Mé­xi­co, el inol­vi­da­ble Juan Rul­fo. Al­can­zó fa­ma mun­dial co­mo au­tor, en­tre otras obras, de los cuen­tos “El llano en lla­mas” y la no­ve­la “Pe­dro Pá­ra­mo”. De és­ta úl­ti­ma in­vi­ta a re­fle­xio­nar su fra­se: “Ha­cía tan­tos años que no al­za­ba la ca­ra, que me ol­vi­dé del cie­lo”.

Las aven­tu­ras

Des­pués de vi­si­tar -en po­cos me­tros a la re­don­da- la pla­za prin­ci­pal, la igle­sia de Gua­da­lu­pe y el fa­ro de la ca­lle Ma­ta­mo­ros, des­de don­de se tie­ne una idea ca­bal del pai­sa­je que ofre­ce Puer­to Va­llar­ta, el vi­si­tan­te pue­de afron­tar al­gu­nos pla­cen­te­ros desafíos. Uno de ellos, que va­le pa­ra to­dos los des­ti­nos de es­te país, es el de des­cu­brir la ex­tra­or­di­na­ria can­ti­dad de sa­bo­res que ofre­ce la gastronomía me­xi­ca­na.

Hay un tour que se ha­ce ca­mi­nan­do con un guía ofi­cial y que re­co­rre pues­tos ca­lle­je­ros y pe­que­ños co­me­do­res, don­de pue­den sa­bo­rear­se, al pa­so, va­rias es­pe­cia­li­da­des de ta­cos que con­ser­van tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res. Eso sí, hay que te­ner cui­da­do con el ade­re­zo que se eli­ge por­que el chi­le o pi­can­te -el muy pi­can­te- es el pre­fe­ri­do de los me­xi­ca­nos y es­tá siem­pre al al­can­ce de la mano.

El re­co­rri­do gas­tro­nó­mi­co in­clu­ye ta­cos de jai­ba, que es un can­gre­jo de agua dul­ce, tam­bién de car­ne asa­da, de ca­be­za de res y de mar­lín ahu­ma­do, un pes­ca­do que se cap­tu­ra en la zo­na. No fal­tan ta­cos de ma­ris­cos y al Pas­tor. To­dos tie­nen agua­ca­te (nues­tra pal­ta), tra­ta­da de di­fe­ren­tes for­mas. Pa­ra ce­rrar la ex­pe­di­ción se pue­de al­mor­zar o ce­nar en La Ma­ra, con ex­qui­si­tos ce­vi­ches de au­tor, y lue­go, co­mo pos­tre, unos chu­rros en la es­qui­na de las ca­lles Uru­guay y Pe­rú, o de­li­cio­sos choco­la­tes ar­te­sa­na­les en la ca­lle Libertad.

El tour gas­tro­nó­mi­co es ori­gi­nal, de ba­jo cos­to y ayu­da a co­no­cer el pa­la­dar de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad que se agol­pan en esos pues­tos ca­lle­je­ros, co­men a su gus­to y si­guen su ac­ti­vi­dad. Por cier­to, es­tas es­pe­cia­li­da­des ser­vi­das al pa­so no se en­cuen­tran en los gran­des res­tau­ran­tes y me­nos en los ho­te­les de lu­jo, que con­ser­van la tra­di­ción gas­tro­nó­mi­ca me­xi­ca­na pe­ro con pla­tos re­fi­na­dos y ca­li­dad gour­met.

En libertad

La otra aven­tu­ra que se tor­na apa­sio­nan­te pa­ra los que aman la na­tu­ra­le­za es el con­tac­to con la fau­na lo­cal. En una bre­ve ex­cur­sión ha­cia el in­te­rior del mar se pue­den avis­tar gru­pos de del­fi­nes na­riz de bo­te­lla en es- sal­va­je. La lan­cha se acer­ca y es po­si­ble lan­zar­se al agua pa­ra na­dar jun­to a ellos con la con­di­ción de no to­car­los. La ex­pe­rien­cia es ex­ci­tan­te y vi­vir­la en mar abier­to agre­ga una do­sis ma­yor de adre­na­li­na.

En los fon­dos del ho­tel Ma­rriot cual­quier per­so­na, aun­que no es­té alo­ja­da allí, pue­de des­cu­brir el vi­ve­ro de hue­vos de tor­tu­gas y pre­sen­ciar la li­be­ra­ción ha­cia el mar de las que aca­ban de na­cer. Es­to ayu­da a la con­ser­va­ción de la va­rie­dad Gol­fi­na, cu­yos ejem­pla­res lle­gan a me­dir 80 cen­tí­me­tros y vi­ven más de 100 años.

Pe­ro don­de es po­si­ble dis­fru­tar a pleno lo na­tu­ral es en Las Ca­le­tas, una pla­ya ex­clu­si­va a la que se lle­ga por mar en una ex­cur­sión que du­ra sie­te ho­ras, con co­mi­da in­clui­da. Allí hay mon­ta­ñas sel­vá­ti­cas con in­fi­ni­dad de es­pe­cies de pá­ja­ros y ani­ma­les di­ver­sos, pe­ro no es un zoo­ló­gi­co. Es­tán li­bres y el tu­ris­ta pue­de fo­to­gra­fiar­se jun­to a lo­bos ma­ri­nos, tor­tu­gas, fla­men­cos, pa­pa­ga­yos y has­ta con un hal­cón po­sa­do en su bra­zo.

Hay ac­ti­vi­da­des de aven­tu­ras pa­ra gran­des y chi­cos y có­mo­das pla­yas pa­ra el des­can­so. Cuan­do era to­da­vía agres­te, de ese lu­gar se enamo­ró el di­rec­tor nor­te­ame­ri­cano John Hus­ton, quien construyó allí su ca­sa en los años 60. En 1964 fil­mó en esos es­ce­na­rios “La no­che de la Igua­na”, con Ri­chard Bur­ton, De­bo­rah Kerr y Ava Gard­ner. Co­mo Bur­ton vi­vía un tor­men­to­so ro­man­ce con la re­cor­da­da Eli­za­beth Tay­lor, y ella lo acom­pa­ñó du­ran­te el ro­da­je, la pren­sa in­ter­na­cio­nal ayu­dó a que Puer­to Va­llar­ta se co­no­cie­ra en to­do el mun­do.

El res­to de las pla­yas cer­ca­nas a la ciu­dad, en­tre otras Pla­ya de los Muer­tos, Pla­ya Ca­ba­llo y Bo­ca de To­ma­tes, tie­nen to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar de un mar ami­ga­ble, tan­to en la tem­pe­ra­tu­ra del agua co­mo en los ser­vi­cios. Ha­ma­cas te­ji­das, re­po­se­ras, som­bri­llas y có­mo­dos si­llo­nes, per­mi­ten de­jar pa­sar el tiem­po ba­jo ese so­ni­do in­con­fun­di­ble de las olas, el sol do­ran­do los cuer­pos y un tra­go en mano que -eso sí- de­be­rá in­cluir un ra­zo­na­ble to­que de te­qui­la.

TU­RIS­MO PUER­TO VA­LLAR­TA

Cha­pu­zón. Pla­ya Ca­ba­llo, al sur de Puer­to Va­llar­ta, se ca­rac­te­ri­za por el olea­je sua­ve y las aguas co­lor tur­que­sa.

Pa­ra ena­mo­rar­se del pai­sa­je. A la iz­quier­da, una panorámica de Puer­to Va­llar­ta y su ma­le­cón. Arri­ba, la to­rre de la igle­sia de Gua­da­lu­pe y la bahía. Aba­jo, una tor­tu­ga marina: la es­pe­cie po­ne hue­vos en es­ta zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.