Bio­di­ver­si­dad con vis­ta al mar

Crea­do en 2012, el Par­que Na­cio­nal Les Ca­lan­ques es con­ti­nen­tal, is­le­ño y ma­rino a la vez.

Clarin - Viajes - - ECOTURISMO FRANCIA - Ma­ría de la Paz Gar­cía Es­pe­cial pa­ra Cla­rín 140 es­pe­cies te­rres­tres y 60 es­pe­cies ma­ri­nas en­dé­mi­cas.

Un pai­sa­je má­gi­co en el que rei­nan los acan­ti­la­dos de pie­dra ca­li­za y una fas­ci­nan­te bio­di­ver­si­dad se gua­re­ce a 40 ki­ló­me­tros de Aix-en-pro­ven­ce y a 15 ki­ló­me­tros de Mar­se­lla, al sur de

Fran­cia. Es el Par­que Na­cio­nal Les

Ca­lan­ques, crea­do en abril de 2012, con 8.500 hec­tá­reas te­rres­tres y 43.500 hec­tá­reas ma­ri­nas.

El más re­cien­te de los diez par­ques na­cio­na­les fran­ce­ses es, ade­más, el pri­mer y úni­co es­pa­cio pe­riur­bano de Eu­ro­pa que in­cor­po­ra un am­bien- te “an­fi­bio”. A su vez, es el úni­co par­que na­cio­nal con­ti­nen­tal, is­le­ño y ma­rino en el en­torno me­di­te­rrá­neo.

La po­lu­ción de la ciu­dad, el ries­go de in­cen­dios y el des­con­tro­la­do trán­si­to de vi­si­tan­tes fue­ron al­gu­nos de los pun­ta­piés pa­ra la crea­ción del par­que y la pre­ser­va­ción de las 60 es­pe­cies ma­ri­nas en­dé­mi­cas que allí ha­bi­tan, así co­mo de las 140 es­pe­cies te­rres­tres y ve­ge­ta­les que ese rin­cón pro­te­ge.

Rum­bo a la na­tu­ra­le­za

El ac­ce­so des­de Mar­se­lla es bien sen­ci­llo y pue­de ha­cer­se en bus: una de las puer­tas de en­tra­da al par­que na­cio­nal es la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria Lu­miny, don­de los via­je­ros pue­den em­pren­der una ca­mi­na­ta fá­cil por un sen­de­ro que pri­me­ro se in­ter­na en los bos­ques pa­ra lue­go dar pa­so, a tra­vés de un ca­mino al­go si­nuo­so, a mag­ní­fi­cas pa­no­rá­mi­cas de los ma­ci­zos de pie­dra ca­li­za y el con­tras­te con el ver­de y azul del mar.

Es­ta ver­sión del pa­seo co­nec­ta con la ca­lan­que de Su­gi­ton, una de las en­se­na­das que en­glo­ba el par­que, y a la te­rra­za del mis­mo nom­bre, tam­bién co­no­ci­da co­mo la Tour d’orient, que re­ga­la vis­tas al Mont Pu­get, de 565 me­tros, y sus al­re­de­do­res.

Otra op­ción es ac­ce­der por vía ma­rí­ti­ma, des­de el Vieux-port de Mar­se­lla, el puer­to de La Cio­tat o el de Cas­sis, pa­ra co­no­cer dis­tin­tos per­fi­les y re­co­ve­cos de las múl­ti­ples ca­las.

Del trek­king al bu­ceo

Les Ca­lan­ques re­ci­be unos 2 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes por año, so­bre to­do de per­so­nas que disfrutan de ha­cer trek­king, moun­tain bi­ke, es­ca­la­da en ro­ca, pes­ca de­por­ti­va, ka­yak, na­ve­ga­ción a vela y bu­ceo. En­tre Mar­se­lla y Cas­sis, más de 30 sen­de­ros pa­ra re­co­rrer a pie o en bi­ci en­tre las ro­cas blan­cas se des­plie­gan a lo lar­go de más de 20 km de li­to­ral me­di­te­rrá­neo.

La por­ción marina del par­que na­cio­nal re­pre­sen­ta el 90% del área pro­te­gi­da y en sus aguas pue­den ver­se es­pe­cies co­mo sa­le­mas, sar­gos, hi­po­cam­pos y don­ce­llas. Y en­tre los in­ver­te­bra­dos se des­ta­can el puer­coes­pín ma­rino, un eri­zo con púas de has­ta 10 cen­tí­me­tros, y la na­cra, el mo­lus­co más gran­de del Me­di­te­rrá­neo, que pue­de me­dir un me­tro de lar­go. Al­go más le­jos de la cos­ta ha­bi­tan las tor­tu­gas bo­bas, los del­fi­nes na­riz de bo­te­lla, los del­fi­nes lis­ta­dos y las ba­lle­nas de ale­ta, o ror­cua­les co­mu­nes, se­gun­do ani­mal más gran­de del pla­ne­ta.

El pa­tri­mo­nio na­tu­ral te­rres­tre y del li­to­ral in­clu­ye 80 es­pe­cies de aves, de las cua­les 67 es­tán pro­te­gi­das en to­da Fran­cia, co­mo el águi­la per­di­ce­ra. La ga­vio­ta pa­tia­ma­ri­lla tam­bién pue­de ver­se en esos acan­ti­la­dos, al igual que los frai­le­ci­llos y cor­mo­ra­nes mo­ñu­dos. En­tre los ma­mí­fe­ros, al­ber­ga 13 es­pe­cies de mur­cié­la­gos, co­mo el mur­cié­la­go ra­bu­do, uno de los de ma­yor ta­ma­ño de Eu­ro­pa.

To­das esas es­pe­cies hi­cie­ron de ese es­ce­na­rio de pie­dras se­di­men­ta­rias su há­bi­tat. El ma­ci­zo de Les Ca­lan­ques, for­ma­do du­ran­te los pe­río­dos ju­rá­si­co y cre­tá­ci­co, fue ero­sio­nán­do­se y frac­tu­rán­do­se a lo lar­go de los años. El re­sul­ta­do de ese pro­ce­so in­clu­yó ríos sub­te­rrá­neos y cue­vas, co­mo la gru­ta Cos­quer, a la que ac­tual­men­te so­lo se pue­de ac­ce­der si uno se su­mer­ge a 35 me­tros de pro­fun­di­dad. Las pin­tu­ras ru­pes­tres des­cu­bier­tas allí de­mues­tran que los hom­bres prehis­tó­ri­cos fre­cuen­ta­ban el ma­ci­zo mu­cho an­tes de que el mar au­men­ta­ra su ni­vel y mol­dea­ra los pai­sa­jes ac­tua­les.

En­tre los te­so­ros del par­que na­cio­nal tam­bién se cuen­tan va­rios nau­fra­gios de los si­glos IV a.c., VI a.c., XVI y XVIII, así co­mo los res­tos del avión en que des­apa­re­ció An­toi­ne de Sain­te­xu­péry en 1944, en la fo­sa de Cas­si­daig­ne.

Sol, pos­ta­les inol­vi­da­bles y con­tac­to pleno con la na­tu­ra­le­za con­vier­ten a Les Ca­lan­ques en un ver­da­de­ro oa­sis a po­cos mi­nu­tos de la ciu­dad.

Y si una ex­cur­sión de un día pa­re­ce po­co, el lu­gar ofre­ce dos op­cio­nes de alo­ja­mien­to, en la ca­la de Sa­me­na, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal. Una es­ta­día so­ña­da con vis­ta al mar.

Pie­dra y agua. Les Ca­lan­ques, el más nue­vo de los par­ques na­cio­na­les fran­ce­ses, pro­te­ge

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.