An­tes de brin­dar con un buen vino, na­da me­jor que re­mar y re­la­jar­se

Lu­ján de Cu­yo es el es­ce­na­rio pa­ra una es­ca­pa­da que com­bi­na raf­ting, bo­de­gas y una vi­si­ta a las ter­mas.

Clarin - Viajes - - ITINERARIOS MENDOZA - Die­go Je­mio Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

“Bien­ve­ni­dos a mi ofi­ci­na”, di­ce el guía, Jor­ge Mo­roa­ga, mien­tras pre­pa­ra el bo­te pa­ra ha­cer raf­ting. Su “des­pa­cho” ofre­ce me­jo­res vis­tas que el fon­do de pan­ta­lla de una compu­tado­ra de cual­quier es­cri­to­rio: el río Men­do­za, las ele­va­cio­nes de la pre­cor­di­lle­ra y, más allá, el agua cal­ma del Di­que Po­tre­ri­llos. To­dos va­mos ves­ti­dos con neo­pre­ne, buzo po­lar y guan­tes, pa­ra no su­frir con el frío. “Pe­ro es in­vierno...” agre­ga Jor­ge, co­mo si hi­cie­se fal­ta acla­rar que la tec­no­lo­gía apli­ca­da a las pren­das no pue­de con­tra to­do. Hay char­la de ins­truc­ción en tie­rra, un re­mo pa­ra ca­da uno y allá va­mos.

Los rá­pi­dos del río Men­do­za son só­lo una de las al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­fru­tar de Lu­ján de Cu­yo. El de­par­ta­men­to, ubi­ca­do a só­lo 18 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal men­do­ci­na, es una bue­na sín­te­sis de Men­do­za. ¿Bus­ca adre­na­li­na? Hay un am­plio me­nú de ac­ti­vi­da­des, co­mo ti­ro­le­sa, rap­pel, ka­yak y es­ca­la­da en ro­ca. ¿Quie­re des­can­sar y dis­fru­tar del si­len­cio? El lu­gar ofre­ce aguas ter­ma­les y ho­te­les con spa, de gran ca­te­go­ría. ¿Lo su­yo es el buen co­mer y be­ber? Bien, és­ta es la tie­rra del mal­bec, con una gran can­ti­dad de bo­de­gas re­co­no­ci­das, co­mo Ca­sa­re­na, Nie­to Se­ne­ti­ner, Vis­tal­ba, Ca­te­na Za­pa­ta y Ca­vas Ro­sell Boher -e ntre otras-, ade­más de la des­ti­le­ría Ania­pa.

En es­tas lí­neas, en­ton­ces, un po­si­ble re­co­rri­do a una de las tie­rras más ben­de­ci­das de Men­do­za.

Adre­na­li­na

Mo­roa­ga da las ins­truc­cio­nes bá­si­cas de res­ca­te y nos lan­za­mos a las aguas de des­hie­lo de los An­des. El río Men­do­za es Cla­se III -en el raf­ting se cla­si­fi­ca a los ríos del uno al seis, se­gún el gra­do de di­fi­cul­tad-, pe­ro en in­vierno vie­ne bas­tan­te cal­mo.

“En es­ta épo­ca del año, el dis­fru­te es más pai­sa­jís­ti­co”, di­ce el guía, mien­tras va dan­do ins­truc­cio­nes. “Atrás”, di­ce pri­me­ro. “Ade­lan­te”, or­de­na lue­go. “Re­mos arri­ba”, su­gie­re más tar­de pa­ra al­guien que dis­pa­re fo­tos des­de una ro­ca.

Los rá­pi­dos ofre­cen al­go de adre­na­li­na du­ran­te el des­cen­so, que tie­ne unos 12 ki­ló­me­tros y lle­va po­co más de una ho­ra. En el in­vierno se apre­cian me­jor las ro­cas del pai­sa­je y el pa­seo re­sul­ta ideal pa­ra la fa­mi­lia, que qui­zá pre­fie­re un río sin tan­to cau­dal. Mien­tras un gru­po dis­fru- ta del raf­ting y de la char­la de Mo­roa­ga so­bre el río y so­bre la vi­da en es­ta zo­na de la cor­di­lle­ra, otros pre­fie­ren las es­ta­cio­nes adre­na­lí­ni­cas de la ti­ro­le­sa. Por mo­men­tos, el río es una ru­ta lle­na de vér­ti­go. Y en otros ofre­ce su ca­ra más man­sa, que in­vi­ta a mi­rar el cie­lo lím­pi­do y res­pi­rar el ai­re pu­ro, mien­tras los bra­zos re­man con la or­den del guía.

Pa­ra los que disfrutan de la bi­ci­cle­ta, Bac­cus Bi­king (www.bac­cus­bi king.com) es una em­pre­sa que ofre­ce plá­ci­dos pa­seos por las bo­de­gas de Cha­cras de Co­ria y Vis­tal­ba, con el tí­pi­co pai­sa­je men­do­cino de ála­mos en hi­le­ras y el ru­mor de las ace­quias co­mo so­ni­do de fon­do.

A pu­ro re­lax

En los pa­si­llos del ho­tel y spa Ter­mas Ca­cheu­ta hay al­gu­nas fo­to­gra­fías que son dig­nas de un mu­seo. Pro­po­nen un re­co­rri­do his­tó­ri­co de es­tas ter­mas, que fue­ron inau­gu­ra­das a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1910. En un ar­tícu­lo, por ejem­plo, apa­re­ce el eterno bon vi­vant Adol­fo Bioy Ca­sa­res ha­blan­do de las bon­da­des de sus aguas. Tam­bién hay fo­tos de se­ño­res y se­ño­ras con lar­gos atuen­dos de épo­ca.

Aho­ra, lo que en­ton­ces eran sim­ples ex­ca­va­cio­nes en la mon­ta­ña se con­vir­tie­ron en un ho­tel de tres es­tre­llas y spa, con un cir­cui­to de sau­nas en cue­vas y pis­ci­nas de ro­ca tér­mi­ca, al­gu­nas cu­bier­tas y otras des­cu­bier­tas, con el pri­vi­le­gio de la vis­ta a la mon­ta­ña. La tem­pe­ra­tu­ra del agua en los dis­tin­tos ma­nan­tia­les va de los 28 a los 40 gra­dos.

Ade­más, en los úl­ti­mos años, el em­pren­di­mien­to su­mó un par­que de agua, con per­fil más po­pu­lar y pre­cios más ac­ce­si­bles ($ 230 pe­sos por per­so­na los fi­nes de se­ma­na) pa­ra que to­dos pue­dan dis­fru­tar del pai­sa­je y de las aguas ter­ma­les. Y se agre­ga un pe­que­ño cir­cui­to de ti­ro­le­sa pa­ra los chi­cos.

Si la idea es con­ti­nuar con el plan de re­lax, En­tre Cie­los es una de las al­ter­na­ti­vas ex­clu­si­vas que ofre­ce Lu­ján de Cu­yo. Es un ho­tel bou­ti­que y spa que se pre­sen­ta co­mo “el úni­co

ha­mam au­tén­ti­co de Amé­ri­ca La­ti­na”. El tra­di­cio­nal ba­ño tur­co es pre­sen­ta­do con di­fe­ren­tes “es­ta­cio­nes” -de la uno a la ocho- pa­ra re­la­jar el cuer­po y la men­te. La cons­truc­ción es­tá ins­pi­ra­da en los mo­de­los ar­qui­tec­tó­ni­cos de Tur­quía, y ade­más, el spa pro­po­ne un am­plio me­nú de ma­sa­jes -hay con pie­dras ca­lien­tes y a cua­tro ma­nos-, aro­ma­te­ra­pia y re­fle­xo­lo­gía, en­tre otros tra­ta­mien­tos.

La bue­na me­sa

Es im­po­si­ble pen­sar en Men­do­za sin vino. La pro­vin­cia es la prin­ci­pal pro­duc­to­ra del país y se con­vir­tió en la gran em­ba­ja­do­ra del mal­bec en el mun­do. Los tu­ris­tas que lle­gan, des­de el afi­cio­na­do al más co­no­ce­dor, quie­ren sa­ber có­mo se ha­cen esos sa­bro­sos vi­nos que to­man en sus ca­sas o en los res­tau­ran­tes. Y la ofer­ta de la pro­vin­cia no de­cep­cio­na; en ge­ne­ral, de­ja a to­do el mun­do contento.

¿Quién di­jo que hay que es­pe­rar al me­dio­día pa­ra co­men­zar con las de­gus­ta­cio­nes? La bo­de­ga Ca­sa­re­na arranca la vi­si­ta gui­ta­da en su te­rra­za, con vis­ta a la ma­jes­tuo­sa mon­ta­ña y una co­pa de es­pu­man­te, cuan­do los sa­bo­res del de­sa­yuno es­tán to­da­vía fres­cos. En la vi­si­ta, sa­ca­mos el vino di­rec­ta­men­te de las ba­rri­cas, y to­mar­lo así, sin fil­tro y sin el pro­ce­so de em­bo­te­lla­do, da una sen­sa­ción de pla­cer pri­ma­rio.

En la co­no­ci­da bo­de­ga Nie­to Se­ne­ti­ner apues­tan por las ex­pe­rien­cias si­mi­la­res, ofre­cien­do un bre­ve pa­seo por la ca­va his­tó­ri­ca. “La his­to­ria de la bo­de­ga se re­mon­ta a 1888”, cuen­ta la guía, Agus­ti­na De­cur­gez, mien­tras mues­tra un vino Ca­dus de 1997 y cuen­ta có­mo la bo­de­ga se fue es­pe­cia­li­zan­do en la va­rie­dad Bo­nar­da. Eso sí, la de­gus­ta­ción va del Mal­bec al Ca­ber­net Sau­vig­non, pa­san­do por la aci­dez de un Char­don­nay, en­tre otras ce­pas.

Co­mo otras bo­de­gas, Vis­tal­ba bus­ca di­fe­ren­ciar­se con el bo­nus de un buen res­tau­ran­te. El me­nú de­gus­ta­ción de cin­co pa­sos es un via­je de sa­bo­res que va del conejo es­ca­be­cha­do al cor­de­ro, pa­san­do por el pes­ca­do y un due­to de que­so azul y re­mo­la­cha. De pos­tre lle­ga un bar­qui­llo cru­jien­te de cho­co­la­te y ma­ní con he­la­do. En ca­da uno de los pa­sos, la som­me­lier pro­po­ne vi­nos de las lí­neas To­me­ro y Vis­tal­ba Cor­te B, y es­pu­man­tes pa­ra ma­ri­dar los pla­tos.

Ca­so­na Per­driel es otro de los lu­ga­res en­can­ta­do­res pa­ra al­mor­zar o ce­nar en Lu­ján de Cu­yo, con una ten­ta­do­ra car­ta de pas­tas ca­se­ras, pes­ca­dos, ma­ris­cos y car­nes.

Cae la no­che cuan­do re­gre­sa­mos en la com­bi. Des­pués del vino, to­dos so­mos se­res lo­cua­ces. A tra­vés del vi­drio se ve el cie­lo es­tre­lla­do, y bas­ta con abrir la ven­ta­ni­lla pa­ra sen­tir el ai­re pu­ro y es­cu­char el mur­mu­llo las ho­jas de los al­ti­vos ála­mos mo­vién­do­se con una bri­sa sua­ve: mú­si­ca de Men­do­za. ■

Ba­rro cor­di­lle­rano. Uno de los tra­ta­mien­tos del ho­tel y spa Ter­mas Ca­cheu­ta, a 40 km de Men­do­za ca­pi­tal.

Adre­na­li­na. El raf­ting en el río Men­do­za es un im­per­di­ble en la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.