Jazz del me­jor y ca­lor hu­mano

Con­fie­so que he via­ja­do

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA -

Adrián Iaies Mú­si­co

Qui­zás por­que me to­mó por sor­pre­sa o des­pre­ve­ni­do –la tí­pi­ca gi­ra que te sa­ca de tu ca­sa en el mo­men­to en que desea­rías que­dar­te-, el via­je que hi­ce a Sudáfrica a fin de ju­nio de 2018 con mi nue­vo gru­po “El Co­le­gia­les” ter­mi­nó sien­do de los más mo­vi­li­za­do­res en mu­chos años.

Fui­mos a to­car en Dur­ban (don­de vi­vió Gand­hi du­ran­te va­rios años), Johan­nes­bur­go y, muy es­pe­cial­men­te, un gran fes­ti­val en Grahams­town, cer­ca de Port Eli­za­beth, una ciu­dad pe­que­ña, muy pin­to­res­ca y con tí­pi­cas cons­truc­cio­nes in­gle­sas de prin­ci­pios de si­glo XX, que sue­le ser se­de de mu­chos fes­ti­va­les. Allí nos que­da­mos va­rios días. El fes­ti­val de jazz es par­te del Na­tio­nal Arts Fes­ti­val, el más im­por­tan­te del país. Allí mis­mo, en Grahams­town, es­tá la ma­yor fá­bri­ca de ka­lim­ba (ins­tru­men­to mu­si­cal tí­pi­co de Áfri­ca) del mun­do, don­de pen­sé que se que­da­ría a vi­vir nues­tro per­cu­sio­nis­ta Facundo Gue­va­ra.

Co­mo ca­si siem­pre, las ma­yo­res im­pre­sio­nes no me las lle­vo de la ar­qui­tec­tu­ra o los pai­sa­jes na­tu­ra­les de los lu­ga­res a los que voy, ya que, en ese sen­ti­do, en ca­si cual­quier lu­gar uno va a en­con­trar al­go lin­do pa­ra ad­mi­rar. Más bien me im­por­ta la gen­te, sus con­duc­tas, há­bi­tos y pe­cu­lia­ri­da­des. En­con­tré en ca­da una de esas ciu­da­des las per­so­nas más ama­bles que uno pue­da ima­gi­nar­se. Son­ríen to­do el tiem­po, bien pre­dis­pues­tas a ayu­dar, y pa­re­cen fe­li­ces de re­ci­bir a ca­da vi­si­tan­te que lle­ga.

Nel­son Man­de­la es­tá siem­pre pre­sen­te. No im­por­ta el co­lor de piel del in­ter­lo­cu­tor, to­dos coin­ci­den en que la his­to­ria del país es “un an­tes y un des­pués de NM”, in­clu­so en cuan­to al desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país.

Con más de 60 mil ha­bi­tan­tes, Grahams­town es­tá re­la­ti­va­men­te cer­ca de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de la pro­vin­cia, co­mo Porth Eli­za­beth -con más de un millón de ha­bi­tan­te­so East Lon­don, más chi­ca. Pe­ro Grahams­town se enor­gu­lle­ce de te­ner la uni­ver­si­dad más an­ti­gua del país. En la Pla­za de la Igle­sia se des­ta­ca la Ca­te­dral de San Jor­ge y San Mi­guel. Es la Dió­ce­sis An­gli­ca­na, con una bella to­rre de más de 50 me­tros de al­tu­ra.

Pe­ro el da­to más lla­ma­ti­vo es la re­la­ción de to­dos los sud­afri­ca­nos con la mú­si­ca. Es­tá pre­sen­te to­do el tiem­po, se fil­tra en ca­da even­to de su vi­da dia­ria y ocu­pa un lu­gar muy im­por­tan­te en la edu­ca­ción. Ca­si to­dos to­can un ins­tru­men­to o can­tan. Pa­re­cie­ra que no ne­ce­si­tan ir a nin­gún la­do, co­mo que rei­na una cier­ta pa­cien­cia exis­ten­cial. Es po­si­ble es­cu­char­los to­can­do el mis­mo rit­mo por un ra­to lar­go o sim­ple­men­te ju­gan­do con dos acor­des. Pro­du­cen una mú­si­ca im­preg­na­da de ese ben­di­to “olor a tie­rra” y de una cier­ta sim­ple­za, que se po­dría con­fun­dir con in­ge­nui­dad o rus­ti­cis­mo. Es­toy ha­cien­do pla­nes pa­ra vol­ver a to­car, gra­bar con mú­si­cos sud­afri­ca­nos y apren­der de ellos. De­ci­dí de­di­car a esa pa­cien­cia ad­mi­ra­ble el fla­man­te dis­co de “El Co­le­gia­les Trío”. Es un don que so­lo anida en los co­ra­zo­nes de aque­llos que con­si­guie­ron la paz lue­go de pa­sar por un pro­ce­so te­rri­ble. Una vez ob­te­ni­do ese preciado te­so­ro, no pre­ci­san ir a nin­gún otro la­do.

Porth Eli­za­beth. “La mú­si­ca es­tá muy pre­sen­te en­tre los sud­afri­ca­nos, se fil­tra en ca­da even­to de la vi­da dia­ria”, des­ta­ca Iaies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.