Las es­fe­ras del del­ta del Di­quís

Clarin - Viajes - - ITINERARIOS -

En 2014, la Unes­co eli­gió el con­jun­to de asen­ta­mien­tos pre­co­lom­bi­nos con las fa­mo­sas es­fe­ras de pie­dra de Di­quís como Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Y el mis­mo año, la Asam­blea Le­gis­la­ti­va de Cos­ta Ri­ca las de­cla­ró “sím­bo­lo nacional”. Pe­ro lo cier­to es que no se sa­be quié­nes hi­cie­ron es­tas es­fe­ras de pie­dra, ni có­mo hi­cie­ron pa­ra lo­grar­las con tan­ta per­fec­ción, si­glos atrás.

Las es­fe­ras de pie­dra o es­fe­ras de Di­quís (por­que la gran ma­yo­ría se ha­lló en el del­ta del río Di­quís, aun­que tam­bién al­gu­nas en la is­la del Ca­ño) se con­si­de­ran la ma­ni­fes­ta­ción ar­tís­ti­ca por ex­ce­len­cia de la es­cul­tu­ra pre­co­lom­bi­na cos­ta­rri­cen­se. Las más pe­que­ñas tie­nen un diá­me­tro de 10 cen­tí­me­tros; las más gran­des lle­gan a 2,6 me­tros y 16 to­ne­la­das de pe­so.

Des­de el prin­ci­pio, ade­más de la can­ti­dad, su ta­ma­ño y per­fec­ción, lla­ma­ron la aten­ción el fino aca­ba­do de sus su­per­fi­cies y el ha­llaz­go de va­rios con­jun­tos o agru­pa­cio­nes de es­fe­ras, que apa­ren­te­men­te for­ma­ban ali­nea­cio­nes o fi­gu­ras geo­mé­tri­cas.

Se es­ti­ma que fue­ron en­con­tra­das ini­cial­men­te por los in­dí­ge­nas de la zo­na en­tre el 300 ac y el 300 dc, pe­ro el tra­ba­jo es­cul­tó­ri­co aún no ha po­di­do ser da­ta­do con cer­te­za. Se hi­cie­ron co­no­ci­das en el mun­do, sin em­bar­go, en 1939, cuan­do la em­pre­sa Uni­ted Fruit co­men­zó a de­fo­res­tar par­te de la sel­va pa­ra plan­tar ba­na­nos. Des­de en­ton­ces son un gran mis­te­rio, al que se le otor­gó dis­tin­tos sig­ni­fi­ca­dos; des­de teo­rías eso­té­ri­cas y vin­cu­la­ción con ex­tra­te­rres­tres has­ta sím­bo­los de ran­go, jar­di­nes as­tro­nó­mi­cos o un sen­ti­do mí­ti­co re­li­gio­so que se re­la­cio­na con Tlach­que, dios del trueno, y dio­ses del vien­to y los hu­ra­ca­nes (ser­kes) de la mi­to­lo­gía ta­la­man­que­ña.

Tam­bién se lle­gó a afir­mar que fue­ron he­chas por des­cen­dien­tes de la mí­ti­ca Atlán­ti­da, que en el cen­tro tie­nen una se­mi­lla de ca­fé o que for­ma­rían par­te de ejes ener­gé­ti­cos com­ple­men­ta­rios a las Lí­neas de Naz­ca y la is­la de Pas­cua, en­tre mu­chas otras ver­sio­nes sin com­pro­ba­ción.

Las teo­rías más acep­ta­das di­cen que la fun­ción de es­tas es­fe­ras fue la de de­mar­car “jar­di­nes as­tro­nó­mi­cos” que fun­cio­na­ban como ca­len­da­rios agrí­co­las, o que ser­vían pa­ra es­ta­ble­cer el ran­go so­cial den­tro de una tri­bu. Aun­que, cla­ro tam­bién es­tán quie­nes cues­tio­nan es­tas teo­rías.

Hoy se pue­den ver en el Mu­seo Fin­ca 6, de­pen­dien­te del Mu­seo Nacional de Cos­ta Ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.