Bru­jas del ran­cho Skin­wal­ker

Clarin - Viajes - - ITINERARIOS -

Aquí sí que hubo de to­do: fan­tas­mas, ac­ti­vi­dad pol­ter­geist, ov­nis, mu­ti­la­cio­nes de ga­na­do, ex­tra­ños círcu­los en los cam­pos, bo­las de luz inex­pli­ca­bles y “apa­ri­cio­nes de for­mas inusua­les de vi­da”. Sin du­da, es­te ran­cho po­dría ser el “lu­gar en el mun­do” pa­ra los aman­tes de lo so­bre­na­tu­ral y los mis­te­rios.

El pri­mer mis­te­rio es que no se di­vul­ga su ubi­ca­ción exac­ta, aun­que se sa­be que es­tá en una me­se­ta se­mi­de­sér­ti­ca de Utah, cer­ca de las ciu­da­des de Roo­se­velt y Ver­nal (se di­ce que lo ocul­ta­ron pa­ra que no se lle­na­ra de fa­ná­ti­cos new age).

Se­gún le­yen­das de los in­dí­ge­nas

Ute, se tra­ta de tie­rras “mal­di­tas o pe­li­gro­sas” que con­vie­ne evi­tar, por­que son ha­bi­ta­das por skin­wal­kers, unas bru­jas que cambian su for­ma a vo­lun­tad. Pa­ra los Na­va­jo, son es­pí­ri­tus que no forman par­te del mun­do de los vi­vos.

El ran­cho fue cons­trui­do por co­lo­nos, y a lo lar­go del tiem­po su­frió siem­pre el mis­mo des­tino: fue aban­do­na­do por sus mo­ra­do­res. En 1951 Ju­nior Hicks, pro­fe­sor de cien­cia de una es­cue­la cer­ca­na, ob­ser­vó jun­to con sus alum­nos un ex­tra­ño ob­je­to vo­la­dor so­bre el lu­gar, e ini­ció una in­ves­ti­ga­ción que do­cu­men­tó más de 400 fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les.

En­tre los úl­ti­mos ha­bi­tan­tes es­tu­vo la fa­mi­lia Sher­man, que com­pró el ran­cho en los 90, pe­ro el te­rror co­men­zó en­se­gui­da: ga­na­do mu­ti­la­do, ob­je­tos que se mo­vían, vien­tos fríos, pa­sos, pre­sen­cias… in­clu­so lle­ga­ron a

ver ar­te­fac­tos des­co­no­ci­dos que vo­la­ban, pro­pul­sa­dos por “fuer­zas inex­pli­ca­bles”. Tam­bién di­je­ron que más de una vez se acer­có un lo­bo “anor­mal­men­te” gran­de, que de­ja­ba que lo aca­ri­cia­ran. Pe­ro cuan­do in­ten­ta­ron ma­tar­lo pa­ra que no ata­ca­ra al ga­na­do, las ba­las no lo da­ña­ron.

En el año 2000 el ran­cho fue ad­qui­ri­do por el Ins­ti­tu­to Nacional pa­ra la Cien­cia del Des­cu­bri­mien­to (NIDS), ins­ti­tu­ción pri­va­da que lue­go se di­sol­vió. Una ver­sión con bas­tan­te asi­de­ro afir­ma que es­ta se­ría una zo­na de prue­bas militares de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro en el lu­gar no ol­vi­dan las le­yen­das que di­cen que las tie­rras per­te­ne­ce a en­ti­da­des os­cu­ras, bru­jos que “via­jan” en­tre dis­tin­tas di­men­sio­nes. Hoy, el que mu­chos con­si­de­ran el lu­gar más “em­bru­ja­do” de los Es­ta­dos Uni­dos es un re­cin­to pri­va­do, cer­ca­do con va­llas de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.