El Leon­ci­to, tu­ris­mo aven­tu­ra en­tre mon­ta­ñas y es­tre­llas

De ac­ce­so gra­tui­to, el Par­que Nacional ofre­ce sen­de­ros pa­ra trek­king, avis­ta­je de fauna y dos ob­ser­va­to­rios as­tro­nó­mi­cos.

Clarin - Viajes - - ECOTURISMO SAN JUAN - Gus­ta­vo Ng Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Un ra­to des­pués se­gui­mos co­men­tan­do el car­tel que da­ba con­se­jos pa­ra el ca­so de en­con­trar­se fren­te a fren­te con un pu­ma. “No co­rrer, gri­tar fuer­te, agi­tar los bra­zos”. “Avi­sar al guar­da­par­ques”, por­que es­ta­mos

en el Par­que Nacional El Leon­ci­to.

Sin em­bar­go Ariel, el guar­da­par­ques, di­ce que nin­gún vi­si­tan­te ha vis­to un pu­ma, y en cam­bio, cuan­do nos de­te­ne­mos a descansar jun­to a una cas­ca­da que ru­ge en­tre las pie­dras, los pa­ja­ri­tos se acer­can tan­to que uno pue­de ver la ima­gen pro­pia, apun­tán­do­le con una cá­ma­ra de fo­tos, re­fle­ja­da en sus gran­des ojos.

Lle­ga­mos al Par­que Nacional El Leon­ci­to -que pue­de vi­si­tar­se en las cua­tro es­ta­cio­nes del año y el ac­ce­so es gra­tui­to- lue­go de un via­je de po­co más de tres horas des­de la ciu­dad de San Juan. Ha­bía­mos to­ma­do la ru­ta 40 y lue­go la ru­ta pro­vin­cial 149, por un pai­sa­je de mul­ti­co­lor añe­jo. Los pa­jo­na­les, de un ama­ri­llo den­so, los ála­mos se­cos ce­ni­cien­tos, aquí y allá unas ma­tas de ro­jo óxi­do. Otras plan­tas, del ver­de óxi­do de co­bre, cu­bren to­do como un re­ba­ño gi­gan­te. En con­tras­te, el cie­lo es de un azul tan pu­ro y tan in­ten­so que pa­re­ce só­li­do. En el ho­ri­zon­te es­pe­ran las os­cu­ras mon­ta­ñas tras un ve­lo ce­les­te, con sus cum­bres ta­pa­das de nie­ve.

Ha­ce­mos ba­se en Ba­rreal, don­de las ca­sas pa­re­cen acha­ta­das por el pe­so de sus te­chos. Te­ne­mos cla­ro que es­ta­mos en zo­na sís­mi­ca, así que lo me­jor es no ale­jar­se de la tie­rra. El sol es in­cle­men­te y la sies­ta pa­re­ce du­rar to­do el día. Hay 350 días de sol al año, pe­ro jun­to a la vi­lla co­rre el Río de los Pa­tos, cu­yas aguas flu­yen por las ace­quias y nu­tren una su­per­abun­dan­cia de ár­bo­les.

Vi­si­ta­mos a Do­ña Sil­via, que tie­ne fru­ta­les y de los du­raz­nos, mem­bri­llos e hi­gos que co­se­cha ha­ce dul­ces (“Don Eli­zar­do”). Son como go­tas de miel en el de­sier­to.

De pa­seo

Des­de Ba­rreal ha­ce­mos un tour a El Al­cá­zar, un con­jun­to de to­rres que ema­nan de una mon­ta­ña, re­don­dea­das por el agua, el vien­to y los mi­le­nios, has­ta for­mar un es­ce­na­rio de alu­ci­na­ción, des­nu­dan­do res­tos geo­ló­gi­cos de 200 mi­llo­nes de años.

A po­cos ki­ló­me­tros hay otro pai­sa­je de otro pla­ne­ta, la Pam­pa del Leon­ci­to, una su­per­fi­cie per­fec­ta­men­te li­sa de 12 ki­ló­me­tros de lar­go. Allí es don­de se prac­ti­ca el ca­rro­ve­lis­mo de oc­tu­bre a mar­zo.

Ha­cia el nor­te, a po­cos ki­ló­me­tros es­tá Tam­be­rías, un pue­bli­to que en es­te mo­men­to po­ne en va­lor las ca­sas más an­ti­guas de la zo­na. Cons­trui­das de ado­be, con téc­ni­cas que al­gu­nas ten­den­cias ar­qui­tec­tó­ni­cas es­tán res­ca­tan­do con en­tu­sias­mo, se res­tau­ran una es­cue­la, un ci­ne, una igle­sia, ca­sas de fa­mi­lia. Son an­ti­guas construcciones que irrum­pen en es­te si­glo des­de un pa­sa­do lar­ga­men­te

su­mer­gi­do. Más allá, es­tán las villas de Ca­lin­gas­ta y Co­rral. Ha­cia el sur, la ru­ta 149 en­tra en Mendoza has­ta lle­gar a Us­pa­lla­ta.

En el par­que

Ba­rreal es el lu­gar don­de con­vie­ne que­dar­se pa­ra a co­no­cer el Par­que Nacional El Leon­ci­to, a 25 minutos en au­to. Es­tá en­tre los 1.900 y los 4.400 me­tros so­bre el ni­vel del mar, su te­rri­to­rio se des­plie­ga en las eco­rre­gio­nes mon­te, pu­na y al­toan­di­na, su mi­sión es pro­te­ger las es­pe­cies que só­lo vi­ven allí y su va­lor es­pe­cial, que nin­gún otro par­que tie­ne, es el de con­ser­var la ca­li­dad del ai­re.

Quie­nes vi­vi­mos a ni­vel del mar,

ob­ser­va­mos a los pa­ja­ri­tos más te­me­ra­rios -como pun­ti­tos ne­gros- vo­lar arri­ba lejos, den­tro del cie­lo. El Leon­ci­to es­tá en esa al­tu­ra. Se ubi­ca en la sie­rra del Ton­tal, den­tro de una lar­ga fran­ja de tie­rra en­ce­rra­da en­tre la pre­cor­di­lle­ra y la ma­jes­tuo­sa cor­di­lle­ra de los An­des.

Sen­ti­mos rá­pi­da­men­te en los la­bios la se­que­dad, su­fri­mos la al­tu­ra en la res­pi­ra­ción agi­ta­da, el sol nos ata­ca di­rec­ta­men­te: “Us­te­des es­tán sin­tien­do que lle­ga­ron al lu­gar del pla­ne­ta don­de el ai­re es per­fec­to”, di­ce Ariel, el guar­da­par­ques.

Den­tro del par­que se pue­den vi­si­tar pun­tos pa­no­rá­mi­cos y ha­cer ca­mi­na­tas de di­fe­ren­tes gra­dos de di­fi- cul­tad. Es ac­ce­si­ble pa­ra to­dos la vi­si­ta a la cas­ca­da El Rin­cón y el sen­de­ro Pai­sa­jes de Agua. Por otro la­do, en dos horas de trek­king de di­fi­cul­tad me­dia se lle­ga a la ci­ma del ce­rro El Leon­ci­to, ca­mi­nan­do, tre­pan­do, pa­san­do por des­fi­la­de­ros an­gos­tos y por al­gu­nas cor­ni­sas. En ca­da tra­mo del sen­de­ro apa­re­cen imá­ge­nes de una so­le­dad y una be­lle­za in­fi­ni­ta, de mon­ta­ñas que se ale­jan, de som­bras, cau­ces se­cos, que­bra­das, va­lles, hon­do­na­das. Es un pai­sa­je be­llo y po­bla­do de fan­tas­mas. Uno no se asom­bra­ría si des­cu­brie­ra a los hom­bres de San Mar­tín mar­chan­do en co­lum­na, a lo lejos, le­van­tan­do pol­vo.

Al prin­ci­pio to­das las ro­cas son de un par­do rui­no­so, pe­ro con el an­dar se des­cu­bre que unas son blan­cas y otras gri­ses, otras ro­ji­zas, ne­gras, ver­des, vio­le­tas. Ariel pro­nun­cia el nom­bre de ca­da una, y tam­bién di­ce que mu­chas de las plan­tas que ve­mos se lla­man ja­ri­lla. Nos se­ña­la una y ex­pli­ca: “Es­ta es la nor­te­ra, las usan los ba­quia­nos pa­ra orien­tar­se. Si mi­ran bien, las ho­jas es­tán la­dea­das y siem­pre un la­do da al oes­te y el otro al es­te, y así es como mar­ca el nor­te”.

Se­ña­la los agu­je­ros que se ven en to­das par­tes: son las ma­dri­gue­ras de unos roe­do­res lla­ma­dos tu­cu-tu­cu. “Esos se co­men so­lo una par­te de la plan­ta, pa­ra que nun­ca se les ter­mi­ne; en cam­bio la lie­bre eu­ro­pea se co­me to­do. Y ellas son el ali­men­to prin­ci­pal de los pu­mas”. En­ton­ces, ca­si mi­la­gro­sa­men­te, des­cu­bri­mos una lie­bre co­rrien­do por la la­de­ra de un ce­rri­to. Lue­go agre­ga que “el su­ri ma­cho, de la fa­mi­lia del ñan­dú, tie­ne un ha­rén. Sus es­po­sas po­nen has­ta 60 hue­vos en un lu­gar y él los em­po­lla to­dos”, y las chi­cas del gru­po fes­te­jan el co­men­ta­rio. Lo que ha­bía si­do un de­sier­to muer­to, fue co­bran­do vi­da.

Una cla­se de as­tro­no­mía

Den­tro del Par­que Nacional ope­ran los ob­ser­va­to­rios as­tro­nó­mi­cos Ces­co y El Leon­ci­to, que es­tán abier­tos a las vi­si­tas. Lue­go de fo­to­gra­fiar un atar­de­cer de en­sue­ño en la Cor­di­lle­ra, con el sol po­nién­do­se so­bre el co­lo­sal Ce­rro Mer­ce­da­rio, nos en­ca­mi­na­mos a la Es­ta­ción As­tro­nó­mi­ca Car­los Ul­ri­co Ces­co. Ha­ce­mos un in­ci­tan­te pa­seo en la os­cu­ri­dad y, al fi­nal, nos en­con­tra­mos en una te­rra­za al ai­re li­bre. Un guía nos anun­cia, como si di­gi­ta­ra la noche, que mien­tras él nos con­ta­rá que el ai­re más lim­pio del mun­do y la al­tu­ra ha­cen de es­ta zo­na el lu­gar ideal pa­ra la as­tro­no­mía, ire­mos vien­do có­mo se en­cien­den las es­tre­llas. Efec­ti­va­men­te, lle­ga un mo­men­to en que el cie­lo ar­de de es­tre­llas pun­zan­tes, gé­li­das, de di­fe­ren­tes co­lo­res, unas pe­que­ñas, otras enor­mes, unas rí­gi­das, otras pal­pi­tan­tes. La Vía Lác­tea es una nu­be tri­di­men­sio­nal de una blan­cu­ra den­sa que se nos vie­ne en­ci­ma.

Si creía­mos sa­ber algo del te­ma, nos fas­ci­na­rá en­te­rar­nos que Ve­nus “hoy tie­ne cuer­ni­tos, como la Lu­na”. Que los me­teo­ri­tos que ve­mos en el cie­lo “no vie­nen, sino que es la Tie­rra la que los cho­ca”, que hay un Punto Po­lar, en torno al cual gi­ra to­do el cie­lo de la noche.

Lo con­mo­ve­dor es que ca­da ex­pli­ca­ción que es­cu­cha­mos, la “ve­mos” en un te­les­co­pio plan­ta­do en la mi­tad de la pla­ta­for­ma. So­mos unas mi­nús­cu­las cria­tu­ras so­bre una pe­que­ña pla­ta­for­ma aba­jo del in­fi­ni­to. ■

PAR­QUES NA­CIO­NA­LES

Cie­lo lim­pio. Den­tro del par­que es­tán los ob­ser­va­to­rios as­tro­nó­mi­cos Ces­co y El Leon­ci­to, abier­tos a las vi­si­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.