Ve­ne­cia le de­cla­ra la gue­rra a los tu­ris­tas mal­edu­ca­dos

No quie­ren via­je­ros low cost y bus­can prohi­bir que la gen­te se sien­te en el pi­so y las es­ca­li­na­tas.

Clarin - Viajes - - TENDENCIAS ITALIA -

Ve­ne­cia es­tá en pie de gue­rra con­tra lo que al­gu­nos lla­man "tu­ris­mo bo­rra­cho" o "mal­edu­ca­do" ("ca­fo­ne", en ita­liano), por lo que la co­mu­na eva­lúa co­men­zar a prohi­bir el sen­tar­se y acos­tar­se en las ca­lles de la ciu­dad, apli­can­do una to­le­ran­cia ce­ro con­tra los vi­si­tan­tes low cost, que en­su­cian y ocu­pan el es­pa­cio pú­bli­co.

Por aho­ra las au­to­ri­da­des lo­ca­les de es­ta ciu­dad de Ita­lia es­pe­ran po­der apro­bar el nue­vo re­gla­men­to de la po­li­cía y la se­gu­ri­dad urbana.

En ca­so de aprobarse la me­di­da, se su­ma­rá a una lar­ga lis­ta de prohi­bi­cio­nes en Ve­ne­cia, que sue­le re­ci­bir unos 25 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año. An­te el “des­ca­ro” de al­gu­nos tu­ris­tas, el ob­je­ti­vo de la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal es “sal­va­guar­dar el or­den y el de­co­ro”.

La prohi­bi­ción in­clui­ría po­der sen­tar­se o acos­tar­se so­bre los ma­seg­ni

(las an­ti­guas y tra­di­cio­na­les bal­do­sas), que re­cu­bren las ca­lles, como así tam­bién en las es­ca­li­na­tas o gra­de­rías de las igle­sias.

Po­lé­mi­ca

Las nue­vas re­glas no con­ven­cen a los di­ver­sos gru­pos de la asam­blea mu­ni­ci­pal.la aten­ción se cen­tra en el ar­tícu­lo 35, que prohí­be no so­lo acam­par en el cen­tro his­tó­ri­co, sino tam­bién acos­tar­se o sim­ple­men­te sen­tar­se so­bre el pa­vi­men­to o en las gra­das de los mo­nu­men­tos, así como usar ban­cos como áreas de pic­nic. Algo muy usual en pri­ma­ve­ra o ve­rano en que la gen­te de­ci­de to­mar­se un ra­to ba­jo el sol pa­ra descansar y re­cu­pe­rar el alien­to tras jor­na­das in­ten­sas de re­co­rri­da.

De aprobarse es­ta nor­ma­ti­va, las mul­tas -que co­men­za­rán so­lo en ca­so de vio­la­ción reite­ra­da, des­pués de la pri­me­ra ad­ver­ten­cia de los agen­tes mu­ni­ci­pa­les- par­ti­rán des­de los 50 eu­ros, e in­clu­so po­dría lle­gar a 500.

Tam­bién exis­te el Das­po ur­bano, una he­rra­mien­ta que per­mi­ti­ría ex­pul­sar du­ran­te 48 horas (un des­tie­rro mo­derno) a quie­nes co­me­tan ac­tos gro­se­ros o mo­les­ten a vi­si­tan­tes y ciu­da­da­nos, ade­más de pre­ver las in­de­fec­ti­bles mul­tas.

Ha­ce al­gu­nos días, por ejem­plo, dos jó­ve­nes ter­mi­na­ron en el ca­la­bo­zo por ha­ber­se zam­bu­lli­do en el Gran Ca­nal, un he­cho que su­ce­de por enési­ma vez en la ciu­dad

Fren­te a es­te ti­po de si­tua­cio­nes, la co­mu­na adop­tó una or­de­nan­za en ma­te­ria de cir­cu­la­ción acuá­ti­ca y unas me­di­das ur­gen­tes apli­ca­bles du­ran­te los fi­nes de se­ma­na de más afluen­cia de es­te mes, am­bas apli­ca­das des­de el 1 de agos­to. En­tre otras nor­mas, la po­li­cía lo­cal es­tá au­to­ri­za­da a "im­pe­dir tem­po­ral­men­te el trán­si­to a no re­si­den­tes", "ins­ti­tuir sen­ti­dos úni­cos de mar­cha", "in­hi­bir el ac­ce­so a de­ter­mi­na­das áreas", so pe­na de mul­tas de en­tre 25 y 500 eu­ros. Tam­bién se im­pe­di­rá el uso de em­bar­ca­cio­nes ti­po ka­yak, ca­noas, patines y si­mi­la­res en el Gran Ca­nal.

De es­te mo­do Ita­lia bus­ca lí­mi­tes a los ex­ce­sos tu­rís­ti­cos y fren­te al pe­li­gro por el que atra­vie­sa Ve­ne­cia, las au­to­ri­da­des in­ten­tan sal­var­la a es­ta ciu­dad de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la UNES­CO an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de.

Jun­to al Gran Ca­nal. Ita­lia ha­ce fren­te a los ex­ce­sos de los vi­si­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.