Por fin en­tré a la Ca­sa Mí­ni­ma

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Por Diana Pa­zos dpa­zos@cla­rin.com

La ci­ta es un do­min­go a las 13.15. Por fin voy a en­trar a la Ca­sa Mí­ni­ma. Lle­go a San Tel­mo en el 29, apu­ro el pa­so y ace­le­ro el pul­so. Des­de el em­pe­dra­do de la ca­lle De­fen­sa, a me­tros del Zan­jón de Gra­na­dos, veo a unas vein­te per­so­nas en el Pa­sa­je San Lo­ren­zo 380. Por fin voy a en­trar a la Ca­sa Mí­ni­ma. La an­sie­dad tu­rís­ti­ca se ha­ce bu­lli­cio -al­gu­nos ha­blan en por­tu­gués-, mien­tras pa­go la vi­si­ta guia­da que ha­bía des­cu­bier­to días an­tes en Facebook. ¡Por fin voy a en­trar a la Ca­sa Mí­ni­ma!

¿Cuántas fo­tos me ha­bré sa­ca­do en la puer­ta de dos ho­jas de ma­de­ra pin­ta­das de ver­de? ¿Cuántas ve­ces son­reí en los 2,30 me­tros de esa fa­cha­da blan­ca con bal­cón en lo al­to? Có­mo sa­ber­lo.

“La ca­sa más pe­que­ña de Bue­nos Ai­res... Yo no voy a de­cir el nú­me­ro. El que quie­ra, que la bus­que”, es­cri­bió al­gu­na vez el poe­ta Bal­do­me­ro Fer­nán­dez Mo­reno so­bre es­te ícono del ba­rrio por­te­ño, al que tam­bién des­cri­bió como “una fi­su­ra que lle­na­ron de la­dri­llo y cal pa­ra que no se vea el azul del cie­lo”. Pa­ra ce­rrar un círcu­lo que abrí por al­gu­na ra­zón des­co­no­ci­da, le man­do una foto a mi ma­má, que es­tá de va­ca­cio­nes en Gre­cia y que es ex alum­na de la Es­cue­la de Co­mer­cio N° 4 Bal­do­me­ro Fer­nán­dez Mo­reno, de San Tel­mo. “¿Otra vez en la Ca­sa Mí­ni­ma?”, me res­pon­de des­de la is­la de Ro­das. “¡Pe­ro es­ta vez voy a en­trar!”, le di­go en­tu­sias­ma­da. Mi ma­má ya no tie­ne wi-fi.

El­sa es la guía que abre la puer­ta y, al su­bir los es­ca­lo­nes del za­guán, cuen­ta que la ca­lle ori­gi­nal se en­con­tra­ba a esa al­tu­ra por­que la zo­na se inun­da­ba, “no por el río -que co­rría por la ave­ni­da Pa­seo Co­lón- sino por el ria­cho del Zan­jón”. Nos de­te­ne­mos en las bal­do­sas blan­cas y ne­gras del pa­tio, mi­ra­mos la co­ci­na va­cía e ima­gi­na­mos una le­tri­na. Las mi­ra­das se con­cen­tran en la es­ca­le­ra, re­cons­trui­da con una ba­ran­da ap­ta pa­ra el tu­ris­mo, pe­ro ins­pi­ra­da en la pin­tu­ra “El Pa­tio” del uru­gua­yo Pe­dro Fi­ga­ri. Subimos.

El 90% de la ha­bi­ta­ción es ori­gi­nal, in­clu­yen­do el ado­be de las pa­re­des y el bal­cón. El te­cho es nue­vo por­que, cuan­do los ac­tua­les due­ños com­pra­ron es­te pre­dio en 1994, to­da la es­qui­na es­ta­ba muy de­te­rio­ra­da y a cie­lo abier­to.

¿Y el es­cla­vo li­ber­to? ¿Cuán­do em­pie­za con la Ca­si­ta del Es­cla­vo? El­sa des­tie­rra mi­tos sin pie­dad y, a pura his­to­ria, en­fren­ta las teo­rías de la re­vis­ta “Bue­nos Ai­res Nos Cuen­ta”. El­sa ha­bla de Juan de Ga­ray, An­tón de Po­rras, An­to­nio Se­rrano, Fran­cis­co de la Pe­ña Fer­nán­dez, los des­cen­dien­tes que cons­tru­ye­ron tres con­ven­ti­llos en la es­qui­na... Y a la “pie­ci­ta en al­to” se le hi­zo otra en­tra­da pa­ra al­qui­lar­la en for­ma in­de­pen­dien­te.

“Es la fa­cha­da más an­gos­ta de la ciu­dad”, re­pi­to y, des­de la ventana de la Ca­sa Mí­ni­ma, veo pa­sar a los ven­de­do­res que ar­ma­rán sus pues­tos so­bre De­fen­sa. Hoy soy tu­ris­ta en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.