La Rio­ja Pa­sión por ex­plo­rar

La his­to­ria de la Tie­rra, los pai­sa­jes ári­dos y apa­sio­nan­tes, y las tra­di­cio­nes lo­ca­les for­man par­te de un re­co­rri­do por el oes­te de la pro­vin­cia de La Rio­ja. El Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya y la Re­ser­va La­gu­na Bra­va, en­tre las pro­pues­tas.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Gri­sel Isaac gi­saac@cla­rin.com

Iti­ne­ra­rios. Va­lle­ci­to En­can­ta­do, la Re­ser­va La­gu­na Bra­va, el Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya y Co­ro­na del In­ca son al­gu­nos de los pai­sa­jes que iden­ti­fi­can el oes­te rio­jano. Una guía con lo que hay que ver en ca­da lu­gar.

Pai­sa­jes on­du­la­dos, quie­bres abrup­tos, pa­re­do­nes que te cie­rran el pa­so y tam­bién ho­ri­zon­tes am­plios, ve­ge­ta­ción acha­pa­rra­da sal­pi­can­do mon­ta­ñas ver­des, ma­rro­nes, ro­ji­zas o ne­gras de mo­do ar­mó­ni­co, co­mo si fue­ra una pin­tu­ra. Un man­chón de nie­ve. Frío y ca­lor, se­gún la al­tu­ra y el mo­men­to del día, con po­cas ho­ras de di­fe­ren­cia. Acei­tu­nas, nue­ces, du­raz­nos, mem­bri­llo, que­si­llo de ca­bra y dul­ce de ca­yo­te. Un buen vino to­rron­tés y tam­bién mal­bec o ca­ber­net. La mís­ti­ca de la Ruta 40. Una ca­mi­na­ta de un par de ho­ras y una ex­cur­sión en 4x4. His­to­rias de cau­di­llos y ni­ños mi­la­gro­sos. Dos ci­clis­tas que sa­lu­dan, aun­que el es­fuer­zo de la su­bi­da ten­sio­na los cuer­pos. Eras geo­ló­gi­cas que se leen en el pai­sa­je. Se­que­dad en la piel. Pie­dras que ma­ra­vi­llan por su per­fec­ta re­don­dez, for­mas ca­pri­cho­sas que ins­pi­ran la ima­gi­na­ción.

Res­pi­ra­ción que se agi­ta en la al­tu­ra. Una la­gu­na que ru­ge. Mú­si­ca en un ca­ña­dón cuan­do sue­na una cha­ya rio­ja­na. Ecos aquí y allá. Gen­te ama­ble que te re­ci­be con una son­ri­sa. Un cie­lo de mu­chas es­tre­llas, im­pe­ca­ble. Es­ta­mos en la pro­vin­cia de La Rio­ja, en la zo­na oes­te, jun­to a la Cor­di­lle­ra. To­das es­tas postales des­or­de­na­das van con­for­man­do un via­je inol­vi­da­ble.

Con ba­se en la ciu­dad de Vi­lla Unión y con el ob­je­ti­vo de or­ga­ni­zar tan­tas imá­ge­nes, pai­sa­jes, sa­bo­res y ac­ti­vi­da­des, aquí va una guía con im­per­di­bles pa­ra des­cu­brir la ri­que­za in­fi­ni­ta del lu­gar. Y enamo­rar­se.

Vi­lla Unión

Pue­de ser la ba­se, el pun­to de par­ti­da pa­ra ex­plo­rar la zo­na. Es la ca­be­ce­ra del de­par­ta­men­to Ge­ne­ral Fe­li­pe Va­re­la, que tie­ne 1.200 ca­mas en­tre ho­te­les, po­sa­das y ca­ba­ñas (700 co­rres­pon­den a Vi­lla Unión).

¿Qué ver acá ade­más de hos­pe­dar15 se? El Em­bal­se La­te­ral, na­ci­do por ne­ce­si­dad pa­ra el rie­go y de­ve­ni­do en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co; el Mi­ra­dor La Lo­ma -hay que su­bir 136 es­ca­lo­nes­pa­ra ob­te­ner bue­nas postales del Va­lle del Ber­me­jo; y la Igle­sia Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio.

En el ce­men­te­rio lo­cal es­tá el san­tua­rio del An­ge­li­to Mi­la­gro­so: es la tum­ba de Mi­guel Án­gel Gai­tán, un ne­ne que mu­rió por me­nin­gi­tis en 1967, cuan­do te­nía un año. Sus res­tos se ex­hi­ben en es­te lu­gar, hasta don­de lle­ga gen­te de to­do el país pa­ra lle­var­le ofren­das, pi­dien­do fa­vo­res y agra­de­cien­do mi­la­gros. La bó­ve­da es­tá lle­na de ju­gue­tes, di­bu­jos, flo­res, cha­pas re­cor­da­to­rias, car­tas. No es el úni­co. Muy cer­ca, en el ce­men­te­rio de Ban­da Flo­ri­da des­can­sa otra ni­ña mi­la­gro­sa, Ma­ri­ta, tam­bién ro­dea­da de ofren­das.

A ocho ki­ló­me­tros es­tá el Ca­ñón de An­chum­bil. La pro­pues­ta de los guías lo­ca­les es ca­mi­nar den­tro del ca­ñón, des­cu­brir un hi­lo de agua que acom- pa­ña el re­co­rri­do, ver pin­tu­ras ru­pes­tres y de­jar­se lle­var por la sen­sa­ción de es­tar en otro mun­do.

Ca­ñón del Triá­si­co

Ban­da Flo­ri­da es un pue­blo al que se lle­ga cru­zan­do el río Ber­me­jo. Se ca­rac­te­ri­za por sus ca­sas de ado­be y tie­rras con ár­bo­les fru­ta­les. Den­tro de la Re­ser­va Mu­ni­ci­pal Ban­da Flo­ri­da, a seis ki­ló­me­tros de Vi­lla Unión, es­tá el Ca­ñón del Triá­si­co un cir­cui­to inau­gu­ra­do en 2015 que pro­po­ne tran­si­tar en vehícu­los 4x4 por le­chos de ríos se­cos.

El cir­cui­to tie­ne 25 ki­ló­me­tros en to­tal y sie­te hi­tos o pun­tos de de­ten­ción, co­mo “Ro­cas Me­ta­mór­fi­cas”, “Ca­ñón del Oso”, “Con­glo­me­ra­dos”, “Los Ba­yos” o “Can­cha de Bo­chas”. Va­le la pe­na de­te­ner­se en es­te úl­ti­mo lu­gar que es in­creí­ble: pa­re­ce que al­guien hu­bie­ra des­pa­rra­ma­do in­fi­ni­tas ro­cas con for­ma de pe­lo­ta, per­fec­ta­men­te re­don­dea­das. Co­mo fon­do, en­mar­can­do el pai­sa­je, el Fa­ma­ti­na.

Ac­tual­men­te, las ex­cur­sio­nes sue­len in­cluir cua­tro pa­ra­das den­tro del pa­seo. Ade­más, se ofre­cen vi­si­tas noc­tur­nas que su­man el fuer­te atrac­ti­vo de la as­tro­non­mía en un lu­gar don­de el cie­lo se con­vier­te en una pan­ta­lla per­fec­ta pa­ra ver las es­tre­llas. Las sa­li­das in­clu­yen te­les­co­pios pa­ra dis­fru­tar a pleno del es­pec­tácu­lo noc­turno.

Va­lle­ci­to En­can­ta­do

To­man­do la Ruta 40 rum­bo al oes­te, a un cos­ta­do apa­re­ce Va­lle­ci­to En­can­ta­do. Lo de “va­lle­ci­to” le va de ma­ra­vi­llas: es una hon­do­na­da don­de las geo­for­mas dan rien­da li­bre a la ima­gi­na­ción. Ca­da uno pue­de en­con­trar­le nom­bre al ta­lla­do ca­pri­cho­so que ad­quie­ren las pie­dras en es­te lu­gar. Ló­gi­ca­men­te, hay al­gu­nos hi­tos fa­mo­sos con los que to­dos quie­ren la fo­to. Es el ca­so de la Co­pa del Mun­do o el Som­bre­ro Me­xi­cano.

Va­lle­ci­to En­can­ta­do se pue­de com­bi­nar con una vi­si­ta a Guan­da­col, a ki­ló­me­tros, se­gun­da ciu­dad en im­por­tan­cia del de­par­ta­men­to don­de se pue­de ver la Ca­sa de Fe­li­pe Va­re­la que con­ser­va sus pa­re­des de ado­be y es­tá ca­mino a con­ver­tir­se en mu­seo­ya que el cau­di­llo te­nía tie­rras en es­ta zo­na; la igle­sia San Ni­co­lás de Ba­ri, que tie­ne más de 200 años; el Oli­vo His­tó­ri­co -di­cen que ba­jo su som­bra des­can­sa­ron las tro­pas que iban ca­mino a Chi­le pa­ra unir­se al Ge­ne­ral San Martín. Hay que to­mar­se un ra­to y vi­si­tar a las te­le­ras de Unay, una coo­pe­ra­ti­va que res­ca­ta el an­ti­guo y tra­di­cio­nal ar­te del te­ji­do en te­la­res crio­llos pa­ra evi­tar que se pier­dan sa­be­res que ha­cen a la iden­ti­dad del lu­gar.

En las afue­ras, la Que­bra­da del Ala­zán -un cir­cui­to que tam­bién se ca­rac­te­ri­za por sus for­ma­cio­nes ex­tra­ñasy a la an­ti­gua mi­na San Bernardo, que al­re­de­dor de 1890 co­men­zó a ope­rar ex­tra­yén­do­se plo­mo y pla­ta. Con el pa­so de los años fue cam­bian­do de ma­nos y de nom­bre. Tam­bién co­men­zó a ex­traer­se ba­ri­ti­na de es­te

lu­gar (un mi­ne­ral que se usa pa­ra la in­dus­tria de la ce­rá­mi­ca y el pa­pel). En 1990 ce­rró de­fi­ni­ti­va­men­te.

Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya

Es el des­tino es­tre­lla de la re­gión y tam­bién uno de los 28 fi­na­lis­tas que bus­can ser ele­gi­dos co­mo Ma­ra­vi­llas Na­tu­ra­les de la Ar­gen­ti­na. Ta­lam­pa­ya re­ci­be unos 70.000 vi­si­tan­tes por año y tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad: to­dos los cir­cui­tos se rea­li­zan con guía, sea a pie, en bus o en bi­ci.

¿Có­mo fun­cio­na? To­dos los vi­si­tan­tes de­ben abo­nar la en­trad al par­que (ver Miniguía). Esa en­tra­da in­clu­ye una op­ción de pa­seo en vehícu­lo de una hora y cuar­to, con ho­ra­rio fi­jo, que re­quie­re re­ser­va pre­via on­li­ne. Ade­más, jun­to a las ofi­ci­nas es­tá el Sen­de­ro del Triá­si­co: un cir­cui­to en­tre­te­ni­do, ideal pa­ra los chi­cos, que mues­tra cro­no­ló­gi­ca­men­te, las dis­tin­tas es­pe­cies de di­no­sau­rios que ha­bi­ta­ban es­ta zo­na.

An­tes de ex­plo­rar, un po­co de his­to­ria so­bre la pro­tec­ción de es­ta área. El Par­que Pro­vin­cial se creó en 1975. En 1997 se con­vir­tió en Par­que Na­cio­nal y en 2000, Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad, jun­to con Is­chi­gua­las­to, en San Juan.

El Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya tie­ne 215.000 ha. Su em­ble­ma es la ma­ra o lie­bre pa­ta­gó­ni­ca jun­to con los pe­tro­gli­fos, el al­ga­rro­bo y la geo­for­ma del rey Ma­go. Pro­te­ge una mues­tra de la eco­rre­gión del Mon­te de las sie­rras y bol­so­nes, ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos y pa­leon­to­ló­gi­cos de im­por­tan­cia mun­dial. El ac­ce­so es­tá en la ruta 76. El área de ser­vi­cio Ca­ñón de Ta­lam­pa­ya es­tá a 59 km de Vi­lla Unión y 30 km de Pa­gan­ci­llo. Tam­bién hay una en­tra­da, Ca­ñón del Ar­co Iris, a 74 ki­ló­me­tros de Vi­lla Unión.

Una ca­mi­na­ta por la Que­bra­da de Don Eduar­do o un pa­seo en un camión 4x4 con asien­tos en el te­cho, al ai­re li­bre (over­land), con va­rias pa­ra­das. Sea cual fue­re la op­ción ele­gi­da pa­ra ex­plo­rar, to­dos los rin­co­nes del par­que asom­bran más aún si uno to­ma con­cien­cia de que to­do lo que nos ro­dea es tes­ti­mo­nio de lo que pa­só en la Tie­rra ha­ce mi­llo­nes de años. P

Guías y guar­da­par­ques re­mar­can la im­por­tan­cia del lu­gar, un par­que de di­ver­sio­nes pa­ra pa­leon­tó­lo­gos: es la úni­ca área co­no­ci­da que con­tie­ne una se­cuen­cia com­ple­ta de se­di­men­tos con­ti­nen­ta­les con abun­dan­te flo­me­tro ra y fau­na del Triá­si­co. Un pe­río­do que re­pre­sen­ta el ori­gen de los ma­mí­fe­ros y de los di­no­sau­rios.

Una op­ción di­fe­ren­te: las vi­si­tas a Ta­lam­pa­ya ba­jo la luz de la Lu­na (con­sul­tar las fe­chas de ca­da mes).

Cues­ta de Miranda

Vol­va­mos a la Ruta 40, pe­ro yen­do ha­cia el es­te. Una pri­me­ra pa­ra­da de­be­ría ser en Ai­cu­ña, un en­can­ta­dor pue­blo mí­ni­mo de me­nos de 400 ha­bi­tan­tes que pa­re­ce de­te­ni­do en el tiem­po con su ca­lle de tie­rra, pir­cas, no­ga­les y hasta una bodega. No hay se­ñal de ce­lu­lar, so­lo wi­fi.

Lue­go sí, es tiem­po de en­ca­rar la Cues­ta de Miranda, una cir­cui­to pa­no­rá­mi­co -con­si­de­ra­do uno de los diez me­jo­res pai­sa­jes de la Ruta 40y, hay que acla­rar­lo, as­fal­ta­do, lo cual fa­ci­li­ta el pa­seo.

Del otro la­do, Chi­le­ci­to, con sus bo­de­gas y la mi­na La Me­ji­ca­na, en­tre otros atrac­ti­vos.

La­gu­na Bra­va

Im­per­di­ble el tra­yec­to, im­per­di­ble el lu­gar. La aven­tu­ra co­mien­za sa­lien­do de Vi­lla Unión por la ruta 76 rum­bo a la Re­ser­va La­gu­na Bra­va (190 km). Pa­sa­mos por Vin­chi­na, un pue­blo con ca­sas de ado­be de 300 o 350 años. Una de ellas tie­ne un cu­rio­so bal­cón. Cuen­tan que per­te­ne­cía a un tal Martínez, que lo cons­tru­yó pa­ra que su es­po­sa lo vie­ra ir­se con el arreo y re­gre­sar. Sa­lien­do del pue­blo, hay que de­te­ner­se en la “es­tre­lla dia­gui­ta”, si­tio ri­tual de los ca­pa­ya­nes.

Se pa­sa por la Que­bra­da de la Tro­ya, ideal pa­ra ver los es­tra­tos de la Tie­rra, con in­cli­na­cio­nes de 45 gra­dos. Y lue­go Al­to Ja­güé, pue­blo a 1.850 me­tros de al­tu­ra y al que le di­cen “la Ve­ne­cia rio­ja­na”: ca­da vez que llue­ve, la ca­lle prin­ci­pal se trans­for­ma en un río cau­da­lo­so. Vi­si­te la Igle­sia, pre­gun­te la his­to­ria. Com­pre una tor­ta fri­ta o una em­pa­na­da en la pla­za que es­tá cru­zan­do la ca­lle.

Una vez que el vehícu­lo de­ja atrás el río Pe­ñón, se in­gre­sa en la Re­ser­va La­gu­na Bra­va. Con 405.000 ha, se creó en 1980 pa­ra pro­te­ger a la vicuña. Desde 2003 es Si­tio Ram­sar. Ade­más de vi­cu­ñas, gua­na­cos y fla­men­cos, hay zo­rro co­lo­ra­do, chin­chi­llón, lie­bre y aves. Se ven al­gu­nos de los 13 re­fu­gios de arrie­ros cons­trui­dos en­tre 1864 y 1873, con for­ma de ni­do de hor­ne­ro. Ya cer­ca de la la­gu­na, la al­tu­ra su­pera los 4.000 m y hay mu­cho vien­to. Ha­ce frío. Hay que mo­ver­se con len­ti­tud por la al­tu­ra. La la­gu­na tie­ne 17 km de lar­go por 4 de an­cho y un y me­dio de pro­fun­di­dad. Pe­ro más que una la­gu­na, pa­re­ce un sa­lar. Ru­ge, “es­tá enoja­da”, di­cen los guías. Por eso le di­cen “bra­va”. En al­gu­nos sec­to­res se ven fla­men­cos.

Co­ro­na del In­ca

Pa­san­do La­gu­na Bra­va, otra pro­pues­ta es Co­ro­na del In­ca. Es más una ex­pe­di­ción, otro ti­po de tra­ve­sía pa­ra la que se ne­ce­si­ta sa­lir mu­cho más tem­prano y con otro equi­pa­mien­to. Tam­bién la al­tu­ra es ma­yor ya que su­pera los 5.500 me­tros. El si­tio es un círcu­lo de vol­ca­nes -en­tre ellos Ve­la­de­ro, Bo­ne­te y Pis­sis- que ro­dean un crá­ter en el que se es­con­de una in­creí­ble la­gu­na azul ali­men­ta­da por gla­cia­res. El lu­gar pue­de vi­si­tar­se en­tre di­ciem­bre y abril. Fue­ra de esa épo­ca es di­fí­cil ac­ce­der por el vien­to blan­co y la nie­ve blo­quean­do el pa­so.

SE­CRE­TA­RÍA TU­RIS­MO DPTO. FE­LI­PE VA­RE­LA

En las al­tu­ras. Co­ro­na del In­ca es una ex­pe­di­ción que se rea­li­za en­tre di­ciem­bre y abril. Se al­can­zan los 5.500 me­tros y las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res.

FE­LI­PE VA­RE­LA SE­CRE­TA­RÍA DE TU­RIS­MO DPTO.

To­do pa­ra ver. A la iz­quier­da, el Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya, des­tino es­tre­lla de la zo­na. Pa­ra re­co­rrer­lo se ofre­cen ex­cur­sio­nes a pie, en bi­ci­cle­ta o en bus ti­po over­land. Arri­ba, la Re­ser­va La­gu­na Bra­va. El lu­gar es tan es­pec­ta­cu­lar co­mo el tra­yec­to desde Vi­lla Unión.Aba­jo, el Som­bre­ro Me­xi­cano, una de las ex­tra­ñas for­ma­cio­nes de Va­lle­ci­to En­can­ta­do, a 15 ki­ló­me­tros de Guan­da­col.

Cues­ta de Miranda. En zig­zag y as­fal­ta­do, es­te ca­mino es uno de los pai­sa­jes más lin­dos de la Ruta 40. Tie­ne 19 ki­ló­me­tros y 400 cur­vas.

Pa­re­do­nes ro­ji­zos. En la Que­bra­da Don Eduar­do, uno de los cir­cui­tos del Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.