Asa­do, dan­zas fol­cló­ri­cas, pa­seos y otros pla­ce­res

En Lu­ján, el res­tau­ran­te Ro­di­zio Campo se des­ta­ca por su ex­qui­si­ta gas­tro­no­mía y las va­ria­das ac­ti­vi­da­des.

Clarin - Viajes - - ESCAPADAS PROVINCIA DE BUENOS AIRES - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

El le­ga­do im­pe­re­ce­de­ro de San­tia­go Aya­la (“El Chú­ca­ro”) y Nor­ma Vio­la pa­re­ce pa­sear­se por Lu­ján pa­ra mar­car los pa­sos exac­tos que ex­hi­ben tres bai­la­ri­nes del Ba­llet Mu­ni­ci­pal de es­ta ciu­dad bo­nae­ren­se. Da­niel Ber­ge­rot, su hi­ja Del­fi­na -una fir­me pro­me­sa que aso­ma con 11 años- y Cris­ti­na La­go­mar­si­na lo­gran des­per­tar la ad­mi­ra­ción del pú­bli­co, que atra­vie­sa el par­que de 90 hec­tá­reas con la mira pues­ta en la fa­ma de las carnes asa­das del res­tau­ran­te Ro­di­zio Campo.

No bien sal­tan desde el ca­rro ti­ra- do por un trac­tor que los acer­ca desde la en­tra­da, los vi­si­tan­tes avan­zan de­ci­di­dos en di­rec­ción al sa­lón co­me­dor. Pe­ro se de­tie­nen sú­bi­ta­men­te en me­dio de los ta­rros le­che­ros y los si­llo­nes de mim­bre que de­co­ran la ga­le­ría exterior, sub­yu­ga­dos por las me­lo­días en­ca­de­na­das de un ga­to do­ble, un es­con­di­do, una cha­ca­re­ra sim­ple y un cha­ma­mé. Más que la mú­si­ca son las dan­zas, in­ter­pre­ta­das por sus me­jo­res ex­po­nen­tes, la ra­zón de fon­do que los in­du­ce a ha­cer una es­ca­la.

Aun­que se es­cu­chan pal­mas me­cha­das con gri­tos de alien­to, no es fá­cil com­pla­cer a es­tos exi­mios bai­la­ri­nes, que in­sis­ten con la pro­pues­ta de brin­dar una de­mos­tra­ción di­dác­ti­ca que de­man­da la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de to­dos los pre­sen­tes. Al­gu­nos su­pe­ran la ti­mi­dez y se lar­gan a la pis­ta co­mo au­da­ces apren­di­ces, mien­tras la ma­yo­ría pre­fie­re ob­ser­var la es­ce­na a dis­tan­cia, es­cu­da­da en las vir­tu­des de la pi­ca­da de bien­ve­ni­da.

Pa­ra esos ade­lan­ta­dos que ya dis­fru­tan del sa­bor de las em­pa­na­das crio­llas, el sa­la­me y los que­sos de Mer­ce­des, los sand­wi­ches de bon­dio­la y la inigua­la­ble be­ren­je­na al es­ca­be­che -la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción del chef co­rren­tino Ri­car­do Aran­da-, la cla­se abierta de rit­mos fol­cló­ri­cos se re­du­ce a un le­ve me­neo del cuer­po y al­gún pa­so fa­lli­do, ca­si im­per­cep­ti­ble, so­bre el sen­de­ro de la­dri­llos.

El seg­men­to ar­tís­ti­co del día de campo -en­cen­di­do por el za­pa­teo y el za­ran­deo- mol­dea el es­pí­ri­tu ani­ma­do que im­pe­ra­rá hasta el fi­nal de la jor­na­da, anun­cia­do pa­ra las 18. Así, la ex­ce­len­cia gas­tro­nó­mi­ca de la ca­sa pa­sa a ser una pie­za más de un pro­gra­ma tan nu­tri­do que de­ja asig­na­tu­ras pen­dien­tes, una bue­na ex­cu­sa pa­ra re­pe­tir la vi­si­ta.

El en­tu­sias­mo de los que se ano­ta­ron pa­ra el con­cur­so de ar­que­ría no se con­di­ce un ra­to des­pués con la es­ca­sa puntería de los par­ti­ci­pan­tes. Pe­ro en la agra­da­ble at­mós­fe­ra que aquí se res­pi­ra no hay lu­gar pa­ra frus­trar­se. La di­ver­sión es la con­sig­na y una ca­bal­ga­ta, un desafío en moun­tain bi­ke y un cir­cui­to de ti­ro­le­sa de 300 me­tros en­tre las co­pas de los ár­bo­les más por­ten­to­sos con­tri­bu­yen pa­ra que el áni­mo no de­cai­ga.

El campo vas­to plas­ma­do a la som­bra de ár­bo­les cen­te­na­rios es una ex­ten­sión del tí­pi­co pai­sa­je de la pampa hú­me­da que acom­pa­ña a Al­ci­des Scar­du­lla en su tra­yec­to de 22 ki­ló­me­tros en bi­ci­cle­ta desde el pue­blo La Fra­ter­ni­dad. “Tra­ba­jo aquí desde 1992 y pue­do de­cir que na­die se va de acá in­sa­tis­fe­cho des­pués de pro­bar los on­ce cor­tes de asa­do ser­vi­dos a la es­pa­da”, sos­tie­ne el mo­zo más ve­te­rano. Las loas a la es­pe­cia­li­dad de Ro­di­zio son un so­la­pa­do re­co­no­ci­mien­to a Pe­dro Viz­ga­rra, que ya era un re­nom­bra­do pa­rri­lle­ro cuan­do de­jó Mon­te Que­ma­do, su pue­blo na­tal en San­tia­go del Es­te­ro.

Co­mo un há­bil es­pa­da­chín que sa­le a es­ce­na pa­ra afron­tar el desafío ma­yor, Scar­du­lla suel­ta so­bre los pla­tos una abun­dan­te por­ción de mo­lle­ja y re­gre­sa pa­ra de­lei­tar a sus hués­pe­des con cho­ri­zo, mor­ci­lla, ti­ra de asa­do, va­cío, co­li­ta de cua­dril y el sa­bro­so le­chón que co­ro­na la fae­na. Res­tan cin­co pie­zas del re­per­to­rio, pe­ro -al me­nos pa­ra es­te pri­vi­le­gia­do cro­nis­ta- por es­ta vez es su­fi­cien­te. El ve­re­dic­to del cen­te­nar de co­men­sa­les es uná­ni­me: apro­ba­do, con la irre­sis­ti­ble ten­ta­ción de re­in­ci­dir.

Lu­ces te­nues y cua­dros ilus­tra­dos con mo­ti­vos cam­pes­tres com­ple­tan el mar­co que acom­pa­ña el al­muer­zo. La aus­te­ra de­co­ra­ción del co­me­dor de es­ti­lo co­lo­nial es un acier­to: no con­vie­ne per­der de vis­ta los in­ten­sos sa­bo­res que su­gie­ren el buf­fet frío y las carnes ni la se­cuen­cia de cua­dros na­tu­ra­les que se cue­la desde el par­que. Ha­cia esos ven­ta­na­les car­ga­dos de ver­des in­ten­sos apun­tan las mi­ra­das de la gen­te, plá­ci­da­men­te en­tre­ga­da al pla­cer de la so­bre­me­sa. Afue­ra ru­ge el mo­tor del trac­tor, que espera tras­la­dar a sus pa­sa­je­ros hasta la gran­ja. Otra cla­se ma­gis­tral espera allí. La guía Ma­ca­re­na en­se­ña la téc­ni­ca pa­ra or­de­ñar una va­ca y lue­go ins­tru­ye so­bre la for­ma más de­li­ca­da de va­ciar las ma­ma­de­ras en las bo­cas de­man­dan­tes de cin­co cor­de­ros.

El pre­vi­si­ble al­bo­ro­to de los chi­cos plan­ta­dos ca­ra a ca­ra con los ani­ma­les se aquie­ta y el en­tre­na­dor Eze­quiel Gómez con­du­ce hasta el es­ta­blo don­de re­po­san cin­co ca­ba­llos ára­bes ap­tos pa­ra com­pe­tir en ca­rre­ras de re­sis­ten­cia de 100 ki­ló­me­tros. El ve­loz FG Sua­ve­ci­ta aca­ba de re­tri­buir la de­di­ca­ción de su men­tor al ad­ju­di­car­se una com­pe­ten­cia en Bra­ga­do. A pu­ro chi­lli­do, un pa­vo real, un ga­llo de ri­ña y una lla­ma tam­bién de­man­dan aten­ción y se­ña­lan los pa­sos fi­na­les de los tu­ris­tas, que ca­mi­nan en­tre los corrales co­mo ri­gu­ro­sos ca­ta­do­res, dis­pues­tos a lle­var­se en las re­ti­nas hasta el úl­ti­mo de­ta­lle que sa­le a la luz en Ro­di­zio Campo.w

Pri­mer pa­so. An­tes de dis­fru­tar del al­muer­zo se sir­ve una sa­bro­sa pi­ca­da en el par­que y en la ga­le­ría exterior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.