Fe­li­ci­dad en Sal­va­dor de Bahía

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Pa­tri­cia Suá­rez Es­cri­to­ra

Ha­ce po­co co­no­cí San Sal­va­dor de Bahía, en Bra­sil. An­tes de via­jar me de­di­qué a leer con fer­vor to­dos los li­bros de Jorge Ama­do que re­fie­ren a esa ciu­dad, es­pe­cial­men­te el Pe­lou­rin­ho, don­de él te­nía su ca­sa, hoy mu­seo. Lle­va­ba con­mi­go la “Guía de Bahía” que es­cri­bió Ama­do y que des­cri­be ca­da una de las 365 igle­sias que se di­ce que hay allí. “So­mos muy pe­ca­do­res los bahia­nos -nos di­jo un ta­xis­ta; por eso te­ne­mos una igle­sia pa­ra ca­da día”. Me gus­ta es­pe­cial­men­te co­no­cer las igle­sias y el ar­te re­li­gio­so de los si­tios que pi­so porque ha­blan del al­ma y del sen­tir de un pue­blo.

En Bra­sil se tra­ta de una cultura re­li­gio­sa sin­cré­ti­ca del ca­to­li­cis­mo con el can­dom­blé, la re­li­gión de los es­cla­vos que ve­nían de Áfri­ca. La Igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio de los Ne­gros tie­ne en sus al­ta­res imá­ge­nes de san­tos ne­gros co­mo San Be­ni­to y San An­to­nio de Ca­te­ge­ró. La Igle­sia de Nues­tro Se­ñor del Buen Fin tie­ne la más gran­de can­ti­dad de ex­vo­tos y agra­de­ci­mien­tos que he vis­to, fo­to­gra­fías, men­sa­jes, pier­nas de ce­ra. Nues­tra vi­si­ta coin­ci­dió con la fes­ti­vi­dad de San­ta Bár­ba­ra, el 4 de di­ciem­bre, con gran­des pre­pa­ra­ti­vos. Desde la Es­ta­ción de Bom­be­ros del Pe­lou­rin­ho, la san­ta es lle­va­da en an­das y aga­sa­ja­da por un lar­go ca­mino. Una mul­ti­tud la se­guía con ca­mi­se­tas ro­jas o com­ple­ta­men­te ves­ti­da de ro­jo, el co­lor de San­ta Bár­ba­ra -pa­tro­na de los mi­li­ta­res y los que car­gan pól­vo­ra­re­la­cio­na­do con el ra­yo y el fue­go. Pe­ro San­ta Bár­ba­ra es la dio­sa u ori­xá um­ban­da de los vien­tos, Ian­sá, una prin­ce­sa ni­ge­ria­na del 1450 ac.

Por el ca­mino de vuel­ta co­mi­mos las tí­pi­cas aca­ra­jé, un bo­llo fri­to en acei­te de pal­ma de ha­ri­na de gar­ban­zo y re­lleno de ca­ma­ro­nes. Di­cen que la re­ce­ta es se­cre­ta -aun­que es­té a la vis­ta de to­dos en Wi­ki­pe­dia- y que las bahia­nas se pa­san de unas a otras co­mo un cul­to sa­gra­do.

No fue me­nos no­ve­les­co el ca­ran­gue­jo que pe­dí en un res­tau­ran­te de la pla­ya de Ba­rra, pen­san­do que me ser­vi­rían al­go con car­ne de can­gre­jo y no a un can­gre­jo re­cién co­ci­do en una olla con ho­ji­tas de men­ta y al que ha­bía que co­mer aplas­tán­do­lo con una es­pe­cie de cor­ta­fie­rro. La­men­té la de­silu­sión que cau­sé a mi com­pa­ñe­ro de via­je, que ha­bía te­ni­do ga­nas esa no­che de sa­lir del ho­tel a ex­pe­ri­men­tar pla­tos nue­vos. Le die­ron ca­ma­ro­nes con pa­ti­tas, an­te­nas y ojos, que él tra­gó sin tan­to es­cán­da­lo. Vol­ví con ham­bre -pé­si­ma tu­ris­ta- pa­ra pi­co­tear una en­sa­la­da Cé­sar con cai­pi­rin­ha. An­dan­do por el aris­to­crá­ti­co ba­rrio Vi­tó­ria rom­pí una san­da­lia ta­co chino y mi pa­re­ja me com­pró el ter­cer par de zapatos del via­je. Sal­va­dor no es una ciu­dad pa­ra ta­cos al­tos.

En los de­sa­yu­nos de­vo­ré pa­pa­yas, una fru­ta que tie­ne la tex­tu­ra de un be­so. Bahía es don­de más fe­liz fui en mi vi­da, un lu­gar al que no du­da­ría en vol­ver pa­ra ha­cer de él una lu­na de miel del mar y los dio­ses del can­dom­blé, de la fru­ta dul­ce. Iría a ce­le­brar de nue­vo, con mi ma­ri­do, el hom­bre más bueno y va­lien­te, que no te­me co­mer ca­ma­ro­nes con ojos, can­gre­jos a ma­che­ta­zos ni com­prar mil pa­res de zapatos pa­ra que si­ga a su la­do an­dan­do con el co­ra­zón.

El me­jor re­cuer­do. “Bahía es don­de más fe­liz fui en mi vi­da, un lu­gar al que no du­da­ría en vol­ver”, de­cla­ra Pa­tri­cia Suá­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.