LA COLUMNA DEL DOCTOR ABDALA -

PREGUNTA - Ten­go 87 años, no tu­ve hi­jos y ha­ce 4 años mu­rió mi ma­ri­do. Tam­po­co ten­go her­ma­nos, todos fue­ron par­tien­do. Me acom­pa­ña mi pe­rro Pe­ri­co, que pa­re­ce que se die­ra cuen­ta cuan­do es­toy peor por­que se ace­rCa y me la­me la pier­na. No sa­be el po­bre el

Clarin - Viva - - Sumario - POR NORBERTO ABDALA

El fe­to den­tro del úte­ro ma­terno es­tá en con­tac­to ín­ti­mo y com­ple­to con el úte­ro ma­terno, unión que al na­cer se rom­pe de ma­ne­ra brus­ca y de­fi­ni­ti­va. Desde en­ton­ces todo in­di­vi­duo bus­ca­rá, aun­que sea de for­ma par­cial o sim­bó­li­ca, el res­ta­ble­ci­mien­to de esa si­tua­ción ideal.

Todo re­cién na­ci­do ne­ce­si­ta del víncu­lo hu­mano para so­bre­vi­vir, cre­cer y desa­rro­llar­se. Es un he­cho que de­mos­tró Hans Spitz (1956) al com­pro­bar có­mo la pri­va­ción afec­ti­va en el ni­ño pue­de lle­var­lo a la muerte a pe­sar de es­tar cu­bier­tas sus ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias y tam­bién las fí­si­cas.

Y, desde en­ton­ces, ese im­pul­so acom­pa­ña­rá du­ran­te to­da la vi­da ya que es una ne­ce­si­dad tan o más im­por­tan­te como re­ci­bir agua o co­mi­da. Mu­cho más si ese con­tac­to es tierno, afec­tuo­so, sin­ce­ro y desea­do. Un con­tac­to que se tra­du­ce en una ca­ri­cia, la cual ex­pre­sa una com­ple­ji­dad emo­cio­nal y sim­bó­li­ca ge­ne­ra­do­ra de una po­de­ro­sa co­mu­ni­ca­ción afec­ti­va tan­to en­tre quien la da como en quien la re­ci­be. Qui­zás, la ma­yor cau­sa de do­lor psí­qui­co la pa­dez­ca quien sien­ta lo que se de­no­mi­na ham­bre de ca­ri­cias, un nu­trien­te fun­da­men­tal para sen­tir­se que­ri­do, acep­ta­do y va­lo­ra­do. Sin amor, no hay vi­da.

Las ca­ri­cias ejer­cen una po­de­ro­sa ac­ción por man­dar se­ña­les quí­mi­cas al ce­re­bro y li­be­rar una fas­ci­nan­te hor­mo­na lla­ma­da oxi­to­ci­na, que es­tá in­vo­lu­cra­da en el re­co­no­ci­mien­to fa­cial, el apren­di­za­je, la me­mo­ria, en el registro de las emo­cio­nes de los otros e in­du­cir una cá­li­da sen­sa­ción de bie­nes­tar en­tre quie­nes se vin­cu­lan. El ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co es la ma­má que ama­man­ta a su be­bé: en am­bos se pro­du­ce mu­cha oxi­to­ci­na. Tal es su im­por­tan­cia que los pe­que­ños pri­va­dos de con­tac­to fí­si­co, por fal­ta de ella, no se desa­rro­llan de ma­ne­ra nor­mal por­que cier­tas co­ne­xio­nes en el ce­re­bro tien­den a des­apa­re­cer y ge­ne­rar más tar­de adul­tos agre­si­vos o an­ti­so­cia­les.

Esta hor­mo­na fue des­cu­bier­ta en 1954 por el bio­quí- mi­co ame­ri­cano Vin­cent du Vig­neaud y un año des­pués la pu­do sin­te­ti­zar, ra­zón por la cual ese mis­mo año re­ci­bió el pre­mio No­bel por su in­ves­ti­ga­ción en el área de la bio­quí­mi­ca.

La oxi­to­ci­na es una mo­lé­cu­la muy pe­que­ña que cons­ta de só­lo nue­ve ami­noá­ci­dos. Se pro­du­ce en el hi­po­tá­la­mo y desde ahí se des­pla­za a la hi­pó­fi­sis pos­te­rior don­de se al­ma­ce­na para ser se­cre­ta­da cuan­do se ne­ce­si­ta.

“En su pa­pel como neu­ro­trans­mi­sor es­tá im­pli­ca­da en com­por­ta­mien­tos re­la­cio­na­dos con la con­fian­za, el al­truis­mo, la ge­ne­ro­si­dad, la for­ma­ción de víncu­los, los com­por­ta­mien­tos de cui­da­do, la em­pa­tía o la com­pa­sión, pe­ro hay mu­cho más: tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en el com­por­ta­mien­to ma­ter­nal y se­xual y su pre­sen­cia in­ter­vie­ne en la re­gu­la­ción del mie­do, eli­mi­nan­do las res­pues­tas de pa­rá­li­sis”, afir­ma la bió­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra Ire­ne Gar­cía Pe­ru­le­ro.

Así, las ca­ri­cias – aun de ani­ma­les– con fre­cuen­cia ex­pre­san lo que las palabras son in­ca­pa­ces de de­cir: re­con­for­tan, re­fuer­zan la iden­ti­dad, in­cre­men­tan la au­to­es­ti­ma, tran­qui­li­zan, brin­dan pla­cer, evi­tan el sen­ti­mien­to de so­le­dad, ha­cen sen­tir­se que­ri­do, ofre­cen pro­tec­ción, otor­gan fe­li­ci­dad, for­ta­le­cen los víncu­los y el sen­ti­do de per­te­nen­cia.

Qui­zás, la ma­yor cau­sa de do­lor psí­qui­co la pa­dez­ca quien sien­ta ham­bre de ca­ri­cias, un nu­trien­te fun­da­men­tal para sen­tir­se que­ri­do.

Las ca­ri­cias ex­pre­san lo que las palabras son in­ca­pa­ces de de­cir: re­con­for­tan, re­fuer­zan la iden­ti­dad, tran­qui­li­zan, brin­dan pla­cer y pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.