“No hay na­da más sexy que la li­ber­tad”

Clarin - Viva - - Entrevista Exclusiva - POR PA­BLO SCHANTON FOTOS: PUIG AR­GEN­TI­NA,

Dos muer­tos y tres he­ri­dos. Un mi­li­tan­te eu­ro­peo del ISIS ( uno de los ase­si­na­dos) ma­tó a dos po­li­cías mo­to­ri­za­dos y a una tu­ris­ta en París, la tar­de­ci­ta oto­ñal del 20/04/17. Su­ce­dió mien­tras los can­di­da­tos a pre­si­den­te dis­cu­tían por te­le­vi­sión. Pe­ro, ¿qué ha­ce­mos tres pe­rio­dis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos –por un pe­lín a sal­vo– acá, en la ave­ni­da Champs Ely­sées, vien­do re­pro­du­cir­se au­tos de po­li­cía a nues­tro la­do? Ate­rri­za­mos por­que el lla­ma­do “ni­ño te­rri­ble de la mo­da”, Jean Paul Gaul­tier, pre­sen­ta su nue­va fra­gan­cia fe­me­ni­na, Scan­dal, que re­cién es­te mes co­men­za­rá a ven­der­se en la Ar­gen­ti­na.

El mo­dis­to –que a los 18 ya era asis­ten­te de Pie­rre Car­din, en los ‘90 le cal­zó co­nos en los pe­chos a Ma­don­na y pu­so hom­bres a des­fi­lar con po­lle­ras– nos in­vi­tó a co­no­cer su ver­sión de la Ciu­dad Luz. Mar­có cen­tro en Pi­ga­lle, la zo­na me­nos lu­mi­no­sa, la más noc­tur­na. La de los ca­ba­rets. Ya al­mor­za­mos en el pa­que­te Pa­vi­llon Le­do­yen, ahí don­de un pe­rio­dis­ta grabó a es­con­di­das la prue­ba de co­rrup­ción del can­di­da­to Fran­co­is Fi­llon. Y ce­na­mos en un ca­ba­ret no tan tu­rís­ti­co, más cer­ca de la sub­cul­tu­ra travesti ci­ta­da aquí por el gru­po Ca­viar que del Mou­lin Rou­ge. Ca­da lu­gar adon­de nos lle­va la gen­te de Gaul­tier es­tá cal­cu­la­do a ni­vel con­cep­tual. Es­ta­mos in­mer­sos en el la­do B más de­ca­den­tis­ta de Fran­cia, el de la noc­tur­ni­dad he­do­nis­ta y la co­rrup­ción po­lí­ti­ca. Así nos con­ta­gian la idea de es­cán­da­lo que bus­ca re­fle­jar es­te per­fu­me, cu­yo fras­co se ta­pa con dos pier­ni­tas de mu­jer en al­to.

Pe­ro, cla­ro, hoy la reali­dad mun­dial pro­du­ce es­cán­da­los más cruen­tos y te­rri­bles. Así y to­do, no cun­de el pá­ni­co. En una pun­ta de la ave­ni­da don­de tu­vo lu­gar el ti­ro­teo, el Ar­co de Triun­fo si­gue ilu­mi­na­do. En la otra, una vuel­ta al mun­do gi­ra to­da­vía. Ya en Mont­mar­tre, en­tre el rui­do que pro­mue­ve el al­cohol, cien­tos for­man fi­la por una me­sa en la fon­da Char­tier. La re­sis­ten­cia pa­re­ce con­sis­tir en que la vi­da con­ti­núe del mo­do más pla­cen­te­ro po­si­ble. En que la cla­se me­dia con­ti­núe su mo­do de vi­da cueste lo que cueste. Si nos ata­can, que no se no­te. En­tre el ex­tre­mo del “bár­ba­ro te­rror” y la cal­ma ci­vi­li­za­da, los fran- ceses pa­re­cen in­ter­po­ner el he­do­nis­mo. Mien­tras tan­to, se mul­ti­pli­can los car­te­les de la ul­tra­con­ser­va­do­ra Ma­ri­ne Le Pen. Su con­sig­na: “Pon­ga­mos a Fran­cia en or­den”.

Gaul­tier le te­me a Le Pen

(to­da­vía no sa­be que triun­fa­rá el cen­tris­ta Em­ma­nuel Ma­cron). “Es­ta­mos an­te una vo­ta­ción in­mi­nen­te y si ga­na es­ta mu­jer el mun­do se llenará de po­de­ro­sos que na­da tie­nen de gay-friendly: Pu­tin, Trump...”, ad­vier­te es­te Po­pe­ye re­en­car­na­do en Tin­tín, que no ra­ti­fi­ca los 65 años que tie­ne. “Pe­ro cuan­do pien­so es­pe­cí­fi­ca­men­te en la mo­da y mi mé­tier, no creo que el pro­ble­ma cen­tral ven­ga por ahí: hay una cri­sis eco­nó­mi­ca que se no­ta en la ro­pa que usa la gen­te. Cuan­do em­pe­cé a me­dia­dos de los ‘70, to­dos aho­rra­ban pa­ra com­prar pren­das ca­ras, aho­ra ya no. Cla­ro que si­gue ha­bien­do gen­te de di­ne­ro o fas­hio­nis­tas que bus­can di­se­ños es­pe­cia­les, pe­ro des­de ha­ce vein­te años, la ma­yo­ría va a Za­ra, a H&M, a Uniq­lo, to­dos em­po­rios in­ter­na­cio­na­les que ofre­cen mer­ca­de­ría low cost. Hoy una per­so­na de cla­se me­dia pre­fie­re in­ver­tir la pla­ta en un ce­lu­lar úl­ti­mo mo­de­lo o en via­jes. Por lo me­nos aquí en Fran­cia, la gen­te pa­re­ce que es­tá to­do el tiem­po de va­ca­cio­nes, yen­do de acá pa­ra allá.”

La carcajada no lo desacelera. Ca­mi­se­ta de mo­ti­vo ca­mu­fla­do, cam­pe­ra con pin­ti­tas, jeans ajus­ta­dos: aquí te­ne­mos en­fren­te a un ra­pe­ro que ha­bla en franc­glish. “La co­sa es que en es­pa­ñol les pue­do ha­blar ve­ra­men­te, pe­ro cuan­do es­toy tan fa­ti­gue, a es­ta ho­ra de la tar­de, el ita­liano mio me pren­de, por­que es tan si­mi­lar”, nos acla­ra al es­pe­cia­lis­ta me­xi­cano y a es­te enviado de Vi­va, los úni­cos la­ti­nos aquí en el tea­tro Grand Rex (1932, es­ti­lo de­có, di­vino).

Su en­tu­sias­mo per­si­gue ve­lo­ci­dad:

ha­bla atro­pe­llán­do­se en un in­glés al que se le caen las plu­mas de las con­so­nan­tes más du­ras. Y có­mo le gus­ta apa­bu­llar sol­tan­do ar­gu­men­ta­cio­nes. Por ejem­plo: “En Oc­ci­den­te la ofer­ta de con­su­mis­mo ha in­va­di­do la vi­da de las per­so­nas. Hoy exis­ten más co­sas pa­ra ven­der que gen­te que pue­da com­prar­las. Hay una cri­sis en el plano eco­nó­mi­co de la mo­da. Cuan­do hay de­ma­sia­da ro­pa, de­ma­sia­das co­lec­cio­nes, el sis­te­ma co­lap­sa. Por eso, só­lo di­se­ño al­ta cos­tu­ra, ya de­jé atrás la ro­pa de ca­lle. Hoy las gran­des com­pa­ñías so­lo quie­ren cre­cer más y más y eso es in­jus­to con los di­se­ña­do­res. Por ejem­plo, aho­ra se ha­ce mu­cha ro­pa prêt-à-por­ter que se sa­be que só­lo se ven­de­rá en las ba­ra­tas de Na­vi­dad. ¿Có­mo pue­de ser que el 22 de di­ciem­bre la mis­ma pren­da cueste la mi­tad que el día an­te­rior? An­tes por lo me­nos ha­bía que es­pe­rar un año has­ta que la pren­da ba­ja­ra de pre­cio. Por eso, pa­ra mí, es me­jor es­tar fue­ra de ese círcu­lo vi­cio­so, per­dón.”

Po­drá ser to­do lo afec­ta­do que se ima­gi­nan,

pe­ro su voz sa­le cuar­tea­da, gra­ve, gu­tu­ral, tan­gue­ra. Es tan mus­cu­lar y fi­bro­sa co­mo él, un rús­ti­co re­fi­na­do, cu­yo mo­de­lo de hom­bre siem­pre res­pon­de al del ma­ri­ne­ro. Lo pue­den com­pro­bar si ven el fras­co-tor­so de su clá­si­ca fra­gan­cia Le Ma­le (la­van­da, vai­ni­lla, al­miz­cle), to­da­vía un best se­ller en­tre los per­fu­mes mas­cu­li­nos del mun­do. ¿Pe­ro no era Gaul­tier el que desafió los bi­na­ris­mos en­tre lo mas­cu­lino y lo femenino, el que lle­gó a pe­gar­le bi­go­tes a sus chi­cas?

El año pa­sa­do, cuan­do el fran­cés pa­só por Bue­nos Ai­res, Mo­ria Ca­sán ase­gu­ró: “Co­mo mu­jer-hom­bre que soy, me sien­to iden­ti­fi­ca­da con su mo­da”. Cuen­tan que al prin­ci­pio, él la con­fun­dió con una travesti, co­sa que a ella le enor­gu-

... “HOY UNA PER­SO­NA DE CLA­SE ME­DIA PRE­FIE­RE IN­VER­TIR MAS EN UN CE­LU­LAR Y EN VIA­JES, QUE EN RO­PA DE DI­SE­ÑO.”

... “FAL­TAN MO­DE­LOS DE ELE­GAN­CIA Y ATRE­VI­MIEN­TO QUE SEAN PO­PU­LA­RES, CO­MO FUE EVA PERON EN LA AR­GEN­TI­NA.”

lle­ce­ría. “De­fi­ni­ti­va­men­te pien­so que eso es lo bueno: que un hom­bre pue­da mos­trar­se más dé­bil y una mu­jer ex­hi­bir for­ta­le­za”, mo­no­lo­ga. “Yo fui un hi­jo úni­co cria­do por su abue­la. Ella siem­pre fue co­mo un mo­de­lo de mu­jer pa­ra mí. Era en­fer­me­ra, por eso po­día ser tier­na y ama­ble cuan­do era ne­ce­sa­rio, pe­ro fuer­te y de­ci­di­da cuan­do ha­bía que cu­rar a un he­ri­do. Yo ad­mi­ro an­tes que na­da a las mu­je­res. Co­mo no me in­tere­sa el fút­bol, ten­go me­nos hom­bres pa­ra ido­la­trar (ri­sas). Lo que más odio son los es­te­reo­ti­pos, que una mu­jer ten­ga que ser be­lla y es­tú­pi­da, y un hom­bre, fuer­te, y siem­pre preo­cu­par­se por el po­der y el di­ne­ro. El tí­pi­co ma­chis­ta.” ¿Cuál se­ría el lu­gar del hom­bre en la mo­da pa­ra vos? Cuan­do pre­sen­té mi pri­me­ra co­lec­ción mas­cu­li­na la lla­mé El Hom­bre Ob­je­to. ¿Qué pa­sa­ría si un hom­bre fue­ra usa­do por una mu­jer sin me­diar se­duc­ción? La idea tam­po­co es que un hom­bre sea una fal­sa mu­jer, ojo, sino que pue­da sen­tir­se más mas­cu­lino usan­do una po­lle­ra. ¿Por qué el hom­bre es­tá ex­clui­do de la mo­da? Pe­ro lo me­jor de es­ta épo­ca no só­lo es que las mu­je­res pue­dan ver hom­bres des­nu­dos, sino te­ner sus pro­pios ‘ boy toys’ y di­ver­tir­se.

¿ Por qué esa ob­se­sión con las “pu­tas”?

En el tour París se­gún Gaul­tier al que nos in­vi­ta­ron, la guía nos lle­vó a lu­ga­res don­de la pros­ti­tu­ción era par­te de la his­to­ria de Fran­cia, que in­clu­ye la vi­da clan­des­ti­na de Na­po­león. “Me in­tere­sa ese mun­do, por­que ahí la aris­to­cra­cia y la ba­ja vi­da se cru­zan. ¿Vis­te? Al fi­nal, los ex­tre­mos siem­pre se to­can.” En­cen­di­do, de cer­ca, ve­mos a un hom­bre que atra­ve­só mu­ta­cio­nes; la prue­ba es­tá en que ese co­pe­te re­co­rrió un lar­go ca­mino so­bre su fren­te: del bei­ge al gris de hoy, pa­san­do por ese blan­co chan­tilly que lo hi­zo fa­mo­so. Es di­fí­cil de­te­ner­lo en su dis­cur­so; ni Mirt­ha po­dría con él. “Y ese es un buen signo de vi­ta­li­dad. En la cul­tu­ra gay tam­bién se en­cuen­tran di­fe­ren­tes ni­ve­les so­cia­les. Esa mez­cla li­bre es lo que siem­pre qui­se lo­grar con mi ro­pa: unir la te­la de jean con la se­da de al­ta cos­tu­ra, la es­té­ti­ca de los mo­to­que­ros con lo aris­to­crá­ti­co, lo fino con lo trash. Me gus­ta ju­gar a en­con­trar un nue­vo equi­li­brio de ele­gan­cia en­tre dos opues­tos.” ¿Y en tu nue­vo per­fu­me esas opo­si­cio­nes có­mo se re­fle­jan?

Es­ta “na­riz” fran­ce­sa tra­ba­ja no só­lo pa­ra mar­cas de “ni­cho” (de au­tor), tam­bién creó Amour de Ken­zo y va­rias fra­gan­cias pa­ra Is­sey Mi­ya­ke. Fue con­vo­ca­da por Gaul­tier por ter­ce­ra vez pa­ra que hi­cie­ra Scan­dal. La ta­rea le lle­vó 4 años. “La cla­ve de es­te per­fu­me es la no­ta de miel”, ex­pli­ca. “Ese in­gre­dien­te re­pre­sen­ta el uni­ver­so de Jean Paul: es ge­ne­ro­sa y dul­ce, pe­ro cuan­do es in­ten­sa se vuelve ex­ce­si­va y has­ta un po­co ani­mal. Es par­te de los re­cuer­dos ol­fa­ti­vos de su vi­da: cuan­do era chi­co, fu­mó y se pu­so a to­ser y llo­rar. Se sen­tía ex­clui­do del mun­do del mun­do de los ma­chos, la fuer­za y la vi­ri­li­dad, por eso, pre­fe­ría co­mer una tor­ta gi­gan­te de cre­ma an­tes que fu­mar. Es un bon vi­vant, un ti­po epi­cú­reo, que ama la co­mi­da y los dul­ces”, ex­pli­ca. El otro in­gre­dien­te es la gar­de­nia. “Siem­pre es­tu­vo el con­cep­to de una París bur­gue­sa os­cu­ra, de la vi­da lo­ca de la no­che pa­ri­si­na. Te­nía que te­ner en la ca­be­za la per­so­na­li­dad de una mu­jer fuer­te, au­daz e in­de­pen­dien­te, pe­ro que no de­ja de ser fe­me­ni­na. Por eso, la gar­de­nia, que tam­bién tie­ne esa zo­na fron­te­ri­za en­tre lo agra­da­ble y lo cre­mo­so más in­va­si­vo, aun­que sea más lu­mi­no­sa que la miel. Scan­dal tie­ne pat­chou­li tam­bién, por­que que­ría una no­ta más ani­mal y ama­de­ra­da.” Acos­tum­bra­da a fa­bri­car per­fu­mes ex­clu­si­vos, no le re­sul­tó fá­cil tra­ba­jar pa­ra un pú­bli­co ma­si­vo e in­ter­na­cio­nal. “¿Có­mo gus­tar­le a una mu­jer ja­po­ne­sa y a una ar­gen­ti­na al mis­mo tiem­po? Lo pri­me­ro que hi­ce fue no que­dar­me en un so­lo in­gre­dien­te: al ser una fra­gan­cia más fa­ce­ta­da, le pue­de gus­tar a más gen­te. El desafío es crear un aro­ma con fuer­te per­so­na­li­dad, que sea au­daz y di­fe­ren­te, pe­ro acep­ta­ble, re­co­no­ci­ble y co­mer­cial. Es muy di­fí­cil ser no con­ven­cio­nal y al mis­mo tiem­po atrac­ti­vo pa­ra to­dos. Siem­pre pen­sé que lo más ex­ci­tan­te es una fru­ta prohi­bi­da: al­go dul­ce pe­ro pe­li­gro­so.” Daph­ne sa­be pen­sar los per­fu­mes tan­to en tér­mi­nos quí­mi­cos co­mo poé­ti­cos. “Soy ca­paz de tra­du­cir sen­ti­mien­tos al ha­cer fra­gan­cias. Jean Paul me pi­dó des­cri­bir a una mu­jer es­qui­zo­fré­ni­ca, di­vi­di­da en­tre su vi­da diur­na y su vi­da noc­tur­na. Y yo en­se­gui­da me acor­dé de la his­to­ria de La be­lla y la bes­tia. Con Scan­dal cum­plo mi ob­se­sión de com­bi­nar en una fra­gan­cia a la be­lla (lo femenino) y la bes­tia (lo ani­mal). Tam­bién ten­go otra for­ma de tra­ba­jar. Pue­de ser una ex­pe­rien­cia la que te ins­pi­re: en In­dia to­mé un ju­go que te­nía limón y eso me ins­pi­ró un acor­de ol­fa­ti­vo. Pa­ra Ken­zo Amour via­jé un mon­tón por Asia con mi no­vio, que es tam­bién per­fu­mis­ta. En Ya­kar­ta, In­do­ne­sia, fui a un tem­plo y des­cu­brí ahí el ár­bol de enebro. Re­la­cio­né el arroz, con el enebro: era tan jo­ven, tan in­ge­nua y tan ro­mán­ti­ca que es­cri­bí la pa­la­bra ‘Amor’ en un pa­pel que de­jé en el tem­plo. Tam­bién pue­de ins­pi­rar­me una mu­jer que pa­sa en la ca­lle con una fra­gan­cia an­ti­gua, que to­dos co­no­ce­mos, pe­ro me ayu­da a pre­gun­tar­me qué pue­do ha­cer con ella de nue­vo y por qué es atrac­ti­va. Me in­tri­ga sa­ber dón­de es­tá su an­zue­lo.” A Scan­dal lo ima­gi­né pa­ra una mu­jer bi­po­lar. Hi­ce un clip pro­mo­cio­nal don­de se ve que ella es po­lí­ti­ca de día, pe­ro de no­che se vuelve una chi­ca que ama las fies­tas. De no­che, dis­co­te­cas, y de día, el mi­nis­te­rio. No bus­qué una fra­gan­cia que re­fle­ja­ra se­xo, sino li­ber­tad. No hay na­da más sexy que la li­ber­tad. No hi­ce una fra­gan­cia pa­ra que una mu­jer se­du­je­ra a un hom­bre an­tes de ir a la ca­ma. Cuan­do apa­re­ció la po­lle­ra mi­ni, mu­cha gen­te no en­ten­día que las mu­je­res la usa­ran sin in­ten­cio­nes de pro­vo­car al hom­bre, sino sim­ple­men­te por­que se sen­tían me­jor. Re­pre­sen­ta­ba una for­ma más li­bre, sim­ple y di­rec­ta de vi­vir. De a po­co, la mu­jer de­jó de de­cir por fue­ra “No, no, no”, mien­tras por aden­tro gri­ta­ba “Sí, sí, sí”. Hoy es una mu­jer que di­ce sí o no, si­guien­do su de­seo. Eso es to­mar la ac­ti­tud que siem­pre tu­vie­ron los hom­bres: “A ver, ¿nos acos­ta­mos o no?” Yo ado­ro a esas mu­je­res fuer­tes y de­ci­di­das. Al re­vés de los que re­du­cen la mo­da a una fri­vo­li­dad de mer­ca­do, vos siem­pre qui­sis­te acer­car­la a la po­lí­ti­ca. Por­que creo to­tal­men­te que a tra­vés de un ti­po de ro­pa uno pue­de pro­vo­car y ha­cer pen­sar a la gen­te. Ese es el as­pec­to po­lí­ti­co de la mo­da. Pe­ro re­pi­to: hoy día có­mo ha­cer­lo cuan­do es­tas gran­des mar­cas es­tán usan­do a es­tre­llas de Holly­wood pa­ra ven­der sus di­se­ños, mos­tran­do que ellos tam­bién usan eso. Yo pien­so más en las es­tre­llas ex­cén­tri­cas del pa­sa­do, co­mo una Ma­ría Fé­lix, esa me­xi­ca­na ex­tra­va­gan­te que fue la ima­gen de jo­yas Car­tier y la ins­pi­ra­ción de Cha­nel. Otra es Mar­le­ne Die­trich. Fal­tan mo­de­los de ele­gan­cia y atre­vi­mien­to que son po­pu­la­res tam­bién, co­mo lo fue Eva Pe­rón en la Ar­gen­ti­na. Por otro la­do, hay di­se­ña­do­res que só­lo re­ci­clan lo ya re­ci­cla­do. Es­te es el mo­men­to más es­qui­zo­fré­ni­co de la mo­da, por­que no se sa­be adón­de ir: la idea es new, new, new y next, next, next; ade­lan­tos y ade­lan­tos, pe­ro de qué y pa­ra

ir adón­de. Es un caos. Pa­ra mi gus­to va de­ma­sia­do rá­pi­do. ¿Ten­drías al­gu­na fór­mu­la de la ele­gan­cia? An­tes que na­da hay que sa­ber en­con­trar be­lle­za en to­dos la­dos. Se di­ce que uno pue­de ver un va­so me­dio lleno o me­dio va­cío: es to­do cues­tión de pun­to de vis­ta. Por eso, siem­pre acon­se­jo ha­cer el ejer­ci­cio de la nu­be. Cuan­do ves una nu­be, po­dés dis­tin­guir una an­cia­na, un oso, un hom­bre, en fin, for­mas dis­tin­tas. La cla­ve es cam­biar de pers­pec­ti­va. Mi­rá, cuan­do em­pe­za­ba en la mo­da, me da­ba cuen­ta de que si mi­ra­bas bien de cer­ca a la gen­te de la al­ta so­cie­dad, que era con­si­de­ra­da ele­gan­te só­lo por­que era ri­ca y fa­mo­sa, ¡veías que no es­ta­ba bien ves­ti­da pa­ra na­da! Las re­vis­tas a ve­ces creen que los ri­cos son si­nó­ni­mo de buen gus­to. Y no es así. Por eso, pre­fie­ro con­tem­plar có­mo se vis­te una per­so­na co­mún y sim­ple, o al­guien jo­ven que sa­le a la ca­lle con ac­ti­tud. ¿No exis­ten cá­no­nes de be­lle­za en­ton­ces? Mi­rá, des­pués de que su­pe que San­ta Claus no exis­tía, du­dé si Dios exis­tía, y lue­go usé esa re­la­ti­vi­dad pa­ra en­ten­der que lo que hoy es bueno y ele­gan­te, ma­ña­na qui­zás no lo sea, y lo que hoy es “gra­sa”, lo mis­mo. Pa­ra ha­cer mo­da, hay que sa­ber cam­biar de pun­to de vis­ta per­ma­nen­te­men­te y en­con­trar be­lle­za en don­de no se es­pe­ra. ¿Có­mo apli­cás esa tác­ti­ca a tu pro­pio tra­ba­jo? Una vez, mien­tras le da­ba de co­mer a mi ga­to, me de­tu­ve a mi­rar la la­ta don­de ve­nía el ali­men­to y de pron­to la vi con otros ojos: des­cu­brí que ahí ha­bía un bra­za­le­te de los que usan las mu­je­res afri­ca­nas. Eso ya me dio una idea nue­va. ¿Por qué no ver una la­ta va­cia­da co­mo si fue­ra una jo­ya? En mi co­lec­ción de 1981, una de las pri­me­ras don­de im­pu­se el unisex, col­ga­ba ca­bles y cir­cui­tos a la ro­pa. La crea­ti­vi­dad de­pen­de del pun­to de vis­ta: ¡un ca­ble pue­de ser ele­gan­te se­gún co­mo se use! Le po­nía pe­que­ñas lu­ces led a las cam­pe­ras de cue­ro pa­ra que el cuer­po pa­re­cie­ra un cir­cui­to eléc­tri­co. La mez­cla ines­pe­ra­da, ca­si su­rrea­lis­ta, se­ría par­te de tu es­té­ti­ca. Siem­pre qui­se mez­clar lo que pa­re­cía opues­to: lo ro­mán­ti­co y lo roc­ke­ro, por­que en la mez­cla tam­bién se pue­de des­cu­brir be­lle­za. Una co­sa pue­de no ser au­to­má­ti­ca­men­te lin­da, por eso me gus­tan los con­tras­tes. Al­go pue­de te­ner pro­por­cio­nes per­fec­tas, pe­ro aun así bus­co un con­tras­te,crear pa­ra­do­jas. Y vos, sien­do di­se­ña­dor, ¿có­mo ha­cés pa­ra ves­tir­te? Odio ir de shop­ping, odio pro­bar­me las pren­das, eso de per­der tiem­po en un pro­ba­dor y, peor aún, si un ven­de­dor se me­te a dar­te con­se­jos. Só­lo lo acep­to si vie­ne un ami­go sin­ce­ro que me di­ce “te ves ri­dícu­lo” o “te ves co­que­to”. Pe­ro lo que no me gus­ta es sen­tir que tra­ba­jo cuan­do com­pro ro­pa. Al­gu­nos de tus com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción, co­mo Clau­de Mon­ta­na, han que­da­do en el ca­mino, ¿có­mo lo­gras­te man­te­ner­te jo­ven y vi­gen­te? To­do se lo de­bo a la ci­ru­gía plás­ti­ca (car­ca­ja­das). Es por­que to­da­vía amo la mo­da, y aun­que de­jé la ro­pa de ca­lle, ado­ro ha­cer al­ta cos­tu­ra por­que me per­mi­te ima­gi­nar es­ti­los nue­vos. Pe­ro a es­ta al­tu­ra de mi vi­da, no po­dría tra­ba­jar só­lo por el már­ke­ting, pa­ra man­te­ner una mar­ca. Pre­fie­ro crear per­fu­mes, por­que sé que se ven­den. Cuan­do pa­sa al­guien que lo usa, soy fe­liz.

LA ESTETICA DE ESCANDALO

Gaul­tier in­ven­tó el per­so­na­je de la Se­ño­ra Mi­nis­tra, que de no­che se con­vier­te en una chi­ca noc­tám­bu­la y he­do­nis­ta, pa­ra el clip pro­mo­cio­nal de la fra­gan­cia Scan­dal. Ella te­me que los pa­pa­raz­zi la cap­tu­ren en ple­na fies­ta y se ar­me el... es­cán­da­lo. La mo­de­lo ele­gi­da es la hún­ga­ra Va­ne­sa Axen­te. Pue­de ver­se en You­Tu­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.