BEBES A BOR­DO

Dul­ce es­pe­ra. La ro­pa no tie­ne por qué ser abu­rri­da. Ideas de looks que se adap­tan a los nue­ve me­ses.

Clarin - Viva - - Moda - POR MARIELA GOVEA FOTOS: GENTILEZA AXIS, DI­SE­ÑO UR­BANO, LUZ NA­TAL, MAA MATERNITY, MOONS, ¿QUE SE­RA?

Las mu­je­res atra­vie­san mu­chas trans­for­ma­cio­nes du­ran­te el em­ba­ra­zo: cam­bios de hu­mor y tam­bién cam­bios de ta­lles. El cuer­po mo­di­fi­ca su eje, el om­bli­go ya no es­tá en el lu­gar de siem­pre lo que se tra­du­ce en un ma­les­tar con su guar­da­rro­pas. Al­gu­nas usan su ro­pa es­tán­dar has­ta es­ti­rar­la, y des­pués las pren­das ya no sir­ven más.

¿Es po­si­ble es­pe­rar un be­bé y al mis­mo tiem­po es­tar a la mo­da? Cuan­do la due­ña de Di­se­ño Ur­bano, In­du­men­ta­ria pa­ra em­ba­ra­za­das, Van­na Ono­fri, es­ta­ba es­pe­ran­do su pri­mer hi­jo, se plan­teó la ne­ce­si­dad de se­guir vis­tien­do su pro­pio es­ti­lo. Fue en­ton­ces cuan­do dio a luz aque­lla pri­me­ra tem­po­ra­da.

“Cuan­do pen­sé en la mu­jer em­ba­ra­za­da, en­ten­dí que un em­ba­ra­zo suma, al­guien se in­cor­po­ra a nues­tra vi­da. Fue en ese mo­men­to cuan- do me pre­gun­té ¿por qué las mu­je­res te­ne­mos que cam­biar nues­tro es­ti­lo, por el so­lo he­cho de es­tar em­ba­ra­za­das? Así na­ció el con­cep­to de la mar­ca. Y con la ayu­da de un mar­ke­ting apo­ya­do en ce­le­bri­ties lo­ca­les , el ne­go­cio des­pe­gó y se con­so­li­dó como una de las me­jo­res mar­cas de su seg­men­to. Su co­lec­ción tie­ne 4 lí­neas: Re­tro, Fas­hion Vic­tim, Cos­mo­po­li­ta y Nuit. Hay re­me­ras, muscu­losas, ca­mi­sas, sa­cos, abri­gos y cam­pe­ras, fal­das, pan­ta­lo­nes, jeans y cal­zas anató­mi­cas que es­ti­li­zan las pier­nas. Tam­bién hay len­ce­ría con sos­tén pa­ra la pan­za y con­jun­tos es­pe­cia­les pa­ra ama­man­tar, pi­ja­mas, y ca­mi­so­li­nes des­mon­ta­bles. Pen­san­do en lo que ne­ce­si­ta la fu­tu­ra ma­má, di­se­ña­ron dos kits. Un “set de su­per­vi­ven­cia pa­ra em­ba­ra­za­das” pen­sa­do pa­ra los 9 me­ses del em­ba­ra­zo, con un ves­ti­do, una fal­da, una re­me­ra y un par de cal- zas. Por otro la­do, el “set pa­ra par­tos” in­clu­ye un ca­mi­so­lín des­mon­ta­ble, ba­ta, bol­so y pan­tu­flas. Vie­ne en dis­tin­tos co­lo­res y ta­lles. Tam­bién hay al­gu­nos ha­llaz­gos como un so­bre ani­mal print pa­ra la no­che, con ter­mi­na­cio­nes de pe­dre­ría .

Por su par­te, Maa Maternity, co­men­zó como “una mar­ca pa­ra em­ba­ra­za­das pen­sa­da a par­tir de la co­mo­di­dad de las pren­das del pri­mer em­ba­ra­zo”, cuen­ta la due­ña Lau­ra Fer­nán­dez. La mar­ca se des­ta­ca por desa­rro­llar pren­das de mo­da. Nues­tras co­lec­cio­nes son pen­sa­das pa­ra que quie­nes nos eli­gen se sien­tan igual de can­che­ras y bien ves­ti­das que siem­pre, sin re­sig­nar con­fort” ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra. El ítem más ven­di­do es el jean: ca­da año agre­gan mo­de­los y la­va­dos nue­vos.Hay chu­pi­nes, rec­tos, se­mi Ox­fords, con ta­jos y des­gas­ta­dos y to­do ti­po de op­cio­nes. Ha­ce dos años

agre­ga­ron los en­go­ma­dos sí­mil cue­ro y hoy son un bá­si­co. Las mu­je­res se arries­gan ca­da vez más a nue­vos mo­de­los me­nos tra­di­cio­na­les. Las jog­gi­ne­tas, sú­per can­che­ras pa­ra los fi­nes de se­ma­na, los tra­jes de ba­ño que com­bi­nan con los shorts de jean des­fle­ca­dos y los sué­te­res de hi­lo que com­ple­men­tan cual­quier out­fit, si­gue vi­gen­tes. Tam­bién pren­das de no­che pa­ra al­gún even­to so­cial. Es­ta nue­va tem­po­ra­da tra­ba­ja­ron con va­rios es­tam­pa­dos y tex­tu­ras .

Ma­ría Lau­ra Ro­drí­guez, je­fa de pro­duc­to de Axis ex­pli­ca: “Pen­sa­mos en el em­ba­ra­zo como un pro­ce­so y por eso te­ne­mos pren­das pa­ra ca­da tri­mes­tre. En to­dos los ca­sos evi­ta­mos los te­ji­dos de­ma­sia­do rí­gi­dos que pue­dan fa­vo­re­cer ro­za­du­ras o mo­les­tias en los plie­gues”. Pa­ra es­ta mar­ca, la pren­da co­mo­dín es el jar­di­ne­ro, en to­das sus ver­sio­nes, ve­rano, in­vierno, jean, shorts. Con bo­to­nes la­te­ra­les y el lar­go de los bre­te­les, sir­ven du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo.

La nue­va mar­ca Moons, aten­ta a la com­pe­ten­cia, ofre­ce “bá­si­cos” que vis­ten a las mu­je­res du­ran­te to­dos los me­ses del em­ba­ra­zo. Di­se­ño, ca­li­dad y ta­lles va­ria­dos, com­po­nen la pro­pues­ta con pren­das atem­po­ra­les, li­bres de eti­que­tas y de cos­tu­ras mo­les­tas. Con­fec­cio­na­das con span­dex, las pren­das se adap­tan a las mu­ta­cio­nes del cuer­po en las di­fe­ren­tes eta­pas de ges­ta­ción. “La pro­pues­ta es que la ro­pa pa­ra em­ba­ra­za­das cam­bie a la par de la evo­lu­ción del rol de la mu­jer en la so­cie­dad”, di­ce Mel Ro­bles, la due­ña de la mar­ca Moons. Por lo ge­ne­ral, los pro­duc­tos vie­nen en co­lor ne­gro, al­gu­nos ítems tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en blan­co o gris me­lan­ge. Ade­más, ofre­cen una prác­ti­ca mo­chi­la pa­ra uso fa­mi­liar que in­clu­ye cam­bia­dor y gan­cho por­ta chu­pe­te.

Luz Na­tal es otra de las mar­cas lí­de­res del mer­ca­do. Ma­ría del Ro­sa­rio Ga­brie­lli, so­cia fun­da­do­ra, ex­pli­ca, “la mar­ca pre­ten­de crear ro­pa pa­ra sen­tir­se lin­da du­ran­te el em­ba­ra­zo y lue­go de te­ner al be­bé. Pe­ro fun­da­men­tal­men­te, nos apa­sio­na pro­mo­ver la lac­tan­cia ma­ter­na y ayu­dar a las ma­más a vi­vir una ma­ter­ni­dad li­bre y pla­cen­te­ra, con pro­duc­tos in­no­va­do­res que fa­ci­li­ten el pro­ce­so”. Hay flo­ta­do­res pa­ra ba­ñar al re­cién na­ci­do que de­jan las ma­nos li­bres pa­ra aca­ri­ciar al be­bé, ni­dos con­te­ne­do­res que si­mu­lan la pan­za de ma­má, man­ti­tas con cor­de­ri­to abri­ga­di­to y sua­ve y de­co pa­ra la ha­bi­ta­ción del be­bé, to­dos son hi­poa­ler­gé­ni­cos.

“Di­se­ña­mos pren­das que per­mi­tan ama­man­tar en cual­quier lu­gar y en cual­quier mo­men­to. Es­tán crea­das pa­ra po­der ser usa­das du­ran­te el em­ba­ra­zo y tam­bién des­pués del par­to. Hay re­me­ras pa­ra lac­tan­cia, mo­nos ma­ter­na­les, cal­zas pa­ra em­ba­ra­zo, y len­ce­ría ma­ter­nal. Nos mo­ti­va ge­ne­rar es­pa­cios pa­ra la in­ti­mi­dad den­tro de la ma­ter­ni­dad”, con­clu­ye Ga­brie­lli. Tam­bién ven­den ro­pa pa­ra be­bés y pa­ra chi­cos un po­co más gran­des.

SE­GUIR EL PRO­PIO ES­TI­LO MÁS ALLÁ DE LA PAN­ZA, ES LA CON­SIG­NA. HAY PREN­DAS PA­RA DI­FE­REN­TES LOOKS, SEGUN LA PERSONALIDAD. —

SPORTY. Muscu­losa y pan­ta­lón es­ti­lo ba­bu­cha. Có­mo­dos y can­che­ros. ( Maa Maternity).

CLASICO. El tí­pi­co jar­di­ne­ro se de jean que pan­za adap­ta a la mien­tras cre­ce, si­gue vi­gen­te. ( Axis). CAMISON. las Ideal pa­ra que ma­más se sien­tan re­la­ja­das du­ran­te la lac­tan­cia. ( Luz Na­tal).

ENAGUACAMISON. con Sú­per sexy, el elas­ti­za­do en fren­te pa­ra dar­le am­pli­tud. ( Di­se­ño Ur­bano). DOSPIEZAS Blu­sa con vo­la­dos y pan­ta­lón ¿Qué elas­ti­za­do. ( se­rá?).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.